La be­lle­za de Pa­lo­ma El­ses­ser.

VOGUE (Spain) - - Sumario - Fo­to­gra­fía PAO­LA KUDACKI Rea­li­za­ción JUAN CE­BRIÁN Tex­to PA­LO­MA ABAD

Tie­ne el don de con­se­guir que lo que to­ca pa­rez­ca mo­derno y ape­te­ci­ble, aun­que, con­fie­sa, lu­cha ca­da día con­tra sus pro­pios com­ple­jos. Pa­lo­ma El­ses­ser, que se es­tre­nó co­mo mo­de­lo en 2015 de la mano de la le­gen­da­ria ma­qui­lla­do­ra Pat McG­rath y ha tra­ba­ja­do con Rihan­na, Ni­ke y Glos­sier, ha­ce de es­ta in­dus­tria al­ta­voz úni­co para de­fen­der sus va­lo­res. Y no es­tá dis­pues­ta a de­jar­se ame­dren­tar.

Cuan­do era pe­que­ña, no me sen­tía par­te de na­da. Con una ma­dre afro­ame­ri­ca­na y un pa­dre chi­leno (cria­do en Sui­za), no era ni lo su­fi­cien­te­men­te blan­ca ni lo su­fi­cien­te­men­te ne­gra para cual­quie­ra de las dos co­mu­ni­da­des. Ade­más, cre­cí en Los Án­ge­les, un lu­gar don­de el ideal de la be­lle­za es muy dog­má­ti­co. La ma­yo­ría de mis ami­gos eran del­ga­dos, ru­bios y ri­cos... to­do lo con­tra­rio a mí», re­la­ta la mo­de­lo Pa­lo­ma El­ses­ser (Los Án­ge­les, 1992), sen­ta­da có­mo­da­men­te en un so­fá de un es­tu­dio fo­to­grá­fi­co en Brooklyn. Con­fie­sa que tar­dó tiem­po en en­con­trar su ca­mino y sen­tir­se có­mo­da con su anato­mía. Sin em­bar­go no fue por­que en ca­sa no le in­cul­ca­ran va­lo­res más allá del cul­to a la es­té­ti­ca. «Des­de muy pe­que­ña su­pe que era di­fe­ren­te, y me es­for­cé por es­tar se­gu­ra de mi cuer­po, de mi ro­pa, de en­trar en una sa­la lle­na de gen­te... No creas que he su­pe­ra­do es­tas in­se­gu­ri­da­des. Aún a día de hoy le doy vuel­tas a los mis­mos pen­sa­mien­tos y ten­go con­flic­tos cuan­do en­tro en las re­des sociales y veo los co­men­ta­rios de la gen­te, o cuan­do com­par­to es­ce­na­rio con una mo­de­lo con la ima­gen por la que ten­go es­te com­ple­jo. Es ca­si dra­má­ti­co es­tar al la­do de una chi­ca que es to­do lo que yo nun­ca se­ré. So­mos di­fe­ren­tes, pe­ro to­da­vía ten­go que ha­cer el es­fuer­zo de re­pe­tir­me que no por eso ten­go me­nos va­lor».

Nin­gu­na de es­tas dia­tri­bas so­bre la au­to­es­ti­ma im­pi­dió que la le­gen­da­ria ma­qui­lla­do­ra Pat McG­rath se fi­ja­ra en su sin­gu­lar es­ti­lo (la des­cu­brió a tra­vés de su cuen­ta de Ins­ta­gram, @pa­lo­mi­ja, en la que acu­mu­la ca­si 150.000 se­gui­do­res). Con su ta­lla 44, de­fen­día con igual or­gu­llo crop tops de vo­lan­tes, co­lo­ri­dos pan­ta­lo­nes ajus­ta­dos, su­da­de­ras an­chas y vi­se­ras, im­preg­nan­do ca­da post de la red so­cial con una per­so­na­lí­si­ma fres­cu­ra es­té­ti­ca. A di­fe­ren­cia de otras mo­de­los, co­mo Ash­ley Graham y Ta­ra Lynn, que jue­gan sus car­tas de­fen­dien­do que ser sexy no es cues­tión de ta­lla, el ele­men­to di­fe­ren­cia­dor de El­ses­ser en la in­dus­tria es ese fac­tor cool tan an­ge­lino por el que cual­quier es­ti­lis­mo que en otros pa­re­ce­ría ho­rri­ble y pa­sa­do de mo­da, en ella re­sul­ta in­creí­ble­men­te mo­derno y ape­te­ci­ble. «La ele­gí por­que me en­can­ta su es­ti­lo y se­gu­ri­dad. Es de­ter­mi­na­da, ins­pi­ra­do­ra y ra­bio­sa­men­te in­de­pen­dien­te», ex­pli­ca­ba la bri­tá­ni­ca en 2015, tras el lan­za­mien­to de su mar­ca cos­mé­ti­ca epó­ni­ma, Pat McG­rath Labs, del que El­ses­ser fue ima­gen inau­gu­ral.

«La quie­ro mu­chí­si­mo, más allá de lo pro­fe­sio­nal. Me pa­re­ce, ade­más, que ama su tra­ba­jo, y que ha con­se­gui­do triun­far en un sec­tor en el que, por no ser va­rón y blan­co, lo te­nía muy di­fí­cil. Cuan­do me lla­mó, en 2015, yo es­ta­ba en Phi­la­delp­hia, tra­ba­jan­do co­mo tour ma­na­ger en la gi­ra de unos ami­gos mú­si­cos, y lo de­jé to­do. El día de la se­sión, me sen­tí muy especial. Me hi­zo sen­tir que per­te­ne­cía al pro­yec­to y ate­so­ro con mu­cho ca­ri­ño ese re­cuer­do, por­que he es­ta­do en mu­chas se­sio­nes des­pués y, a ve­ces, pa­re­ce que ten­go que de­fen­der mi po­si­ción en ca­da una de ellas», cuen­ta El­ses­ser. An­tes de eso, ha­bía co­que­tea­do con la mo­da de ma­ne­ra pun­tual («mi ami­ga Ste­vie [Dan­ce, di­rec­to­ra de mo­da de Pop

Magazine], a la que co­no­cí gra­cias a unos ami­gos co­mu­nes ska­ters en un par­que en Nue­va York, siem­pre me de­cía que era muy gua­pa y de­be­ría ser mo­de­lo, pe­ro yo lo ha­cía so­lo para ga­nar­me un di­ne­ro y po­der pa­gar­me la ca­rre­ra de Psi­co­lo­gía», di­ce), pe­ro tras ser un­gi­da por McG­rath, vis­lum­bró en el ho­ri­zon­te un sen­de­ro pro­fe­sio­nal ca­paz de pro­por­cio­nar­le un buen suel­do y, al mis­mo tiem­po, un po­ten­te al­ta­voz des­de el que de­fen­der sus cau­sas. «Lo que más me lle­na de es­to es el com­po­nen­te so­cial. Me gus­ta la idea de es­tar crean­do un es­pa­cio abier­to para quie­nes se sien­ten poco re­pre­sen­ta­dos en los me­dios y en la pu­bli­ci­dad, e in­vi­tar­los a com­par­tir­lo. Quie­ro po­der sen­tir­me or­gu­llo­sa, y lle­var la de­fen­sa de la di­ver­si­dad a to­dos los ám­bi­tos que pue­da: des­de la ro­pa has­ta la li­te­ra­tu­ra», di­ce la mo­de­lo, que ha co­la­bo­ra­do en nu­me­ro­sas oca­sio­nes con la edi­ción es­ta­dou­ni­den­se de Vo­gue.

En ve­rano de 2016 pro­ta­go­ni­zó, en­fun­da­da en un su­je­ta­dor de­por­ti­vo blan­co, su pri­me­ra cam­pa­ña para Ni­ke, que la pre­sen­ta­ba co­mo «crea­do­ra de cul­tu­ra y re­fe­ren­te de es­ti­lo». Era la pri­me­ra mo­de­lo de su ta­lla en lo­grar­lo. Al año si­guien­te, en 2017, de­fen­dió la va­rie­dad cro­má­ti­ca de la lí­nea de ma­qui­lla­je de Rihan­na, Fenty Beauty, a tra­vés del ví­deo de lan­za­mien­to ro­da­do por Inez & Vi­nood, tan so­lo unas se­ma­nas an­tes de que la mar­ca cos­mé­ti­ca Glos­sier (aca­so la más po­pu­lar en­tre las es­ta­dou­ni­den­se mi­lé­ni­cas, con un cre­ci­mien­to in­ter­anual de más de un 600%) fo­rra­ra los es­pa­cios pu­bli­ci­ta­rios de Nue­va York con fotos de ella to­tal­men­te des­nu­da y tum­ba­da en el sue­lo con mo­ti­vo del lan­za­mien­to de su hi­dra­tan­te cor­po­ral, Body He­ro. «Ver­me ex­pues­ta de una ma­ne­ra tan pú­bli­ca fue muy du­ro para mí. Era la pri­me­ra vez que ha­cía al­go así y en la se­sión has­ta llo­ré de los ner­vios. Creo que se no­ta en la ima­gen fi­nal. Co­mo ves, si­go sien­do in­se­gu­ra, y si­go te­nien­do mis mie­dos, pe­ro de es­ta for­ma tan ex­tra­ña me di cuen­ta de que aún en lo más vul­ne­ra­ble de uno mis­mo pue­de ha­ber ar­te».

De al­gún mo­do, el dis­cur­so de El­ses­ser, aun­que ri­co y va­ria­do, siem­pre aca­ba re­gre­san­do a los te­mas que más le preo­cu­pan: có­mo trans­mi­tir con­fian­za a las de­más mu­je­res y, al mis­mo tiem­po, có­mo ani­qui­lar sus pro­pios pre­jui­cios y com­ple­jos. «Uso la ro­pa, los li­bros e in­clu­so el mo­do en que me peino el pe­lo para co­mu­ni­car mis sen­ti­mien­tos», re­fle­xio­na. Su prin­ci­pal vía de es­ca­pe es, por su­pues­to, la cuen­ta de Ins­ta­gram que tan­to gus­tó a Pat McG­rath, «una pla­ta­for­ma úni­ca en ese sen­ti­do, a pe­sar de que en la in­dus­tria se si­gue mi­ran­do mal a quie­nes triun­fan des­de ahí. Lle­go al tra­ba­jo tem­prano, de­di­co el tiem­po que ha­ga fal­ta, soy ama­ble y me es­fuer­zo por dar lo me­jor de mí mis­ma... ¿qué pa­sa si, ade­más, es­toy crean­do una co­mu­ni­dad vir­tual con la que ha­blo a un ni­vel más per­so­nal?», de­fien­de. Ade­más de ro­pa, cos­mé­ti­ca y li­te­ra­tu­ra (es­tá le­yen­do Why I’m No Lon­ger Tal­king to Whi­te People

About Ra­ce; en es­pa­ñol, de Re­ni Ed­do-Lod­ge), tra­ta te­mas de ám­bi­to más pri­va­do, con áni­mo de vi­si­bi­li­zar­los. El pa­sa­do mar­zo, ex­pli­ca­ba a sus se­gui­do­res que lle­va­ba tres años sin me­di­car­se a cau­sa de la de­pre­sión. «Aho­ra que mi vi­da es más ple­na, la de­pre­sión no se apa­ga. Cla­ro, es más si­len­cio­sa, pe­ro a un pe­que­ño zum­bi­do de tris­te­za le en­can­ta des­li­zar­se y lle­nar los rin­co­nes de mi men­te para tra­tar de qui­tar­me esa ple­ni­tud. Es­to es una dia­tri­ba, pe­ro en un mun­do ca­ren­te de em­pa­tía, so­lo que­ría que los de­más su­pie­ran que la vi­da es di­fí­cil, los me­di­ca­men­tos pue­den ayu­dar, los me­di­ca­men­tos pue­den obs­ta­cu­li­zar. To­do es una con­ver­sa­ción», de­cía.

A sus 25 años, Pa­lo­ma El­ses­ser sa­be per­fec­ta­men­te lo que quie­re («he fi­cha­do por IMG por­que es­tán en el ne­go­cio del bran­ding y la longevidad de las mo­de­los, y quie­ro es­tar en esa ca­rre­ra con ellos», de­fien­de), y se de­ja que­rer por una in­dus­tria que la ne­ce­si­ta más que nun­ca para re­pre­sen­tar la di­ver­si­dad es­té­ti­ca que le exi­ge la so­cie­dad. «Sé que no pue­do per­so­ni­fi­car to­dos los ti­pos de cuer­po, y tam­bién soy muy cons­cien­te de que para lle­gar a don­de yo es­toy se ne­ce­si­ta te­ner unas fac­cio­nes es­pe­cí­fi­cas... pe­ro al me­nos el público pue­de ver que la mo­da es­tá tra­ba­jan­do en ello»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.