Be­lle­zas la­ti­nas.

VOGUE (Spain) - - Su­ma­rio -

IN­VIER­TEN EN COS­MÉ­TI­COS MÁS QUE LA ME­DIA, DE­FIEN­DEN SUS RAÍ­CES Y REIVIN­DI­CAN SU DI­VER­SI­DAD. LAS MU­JE­RES HIS­PA­NAS DE AMÉ­RI­CA, APA­SIO­NA­DAS DE LA BE­LLE­ZA CO­MO VÍA DE EX­PRE­SIÓN, SE HAN CON­VER­TI­DO EN LA GRAN PRO­ME­SA DE LA INDUSTRIA MAR­CAN­DO SUS PRO­PIAS TEN­DEN­CIAS.

1 Ma­qui­lla­je pa­ra

to­das. Mien­tras que las ven­tas han des­cen­di­do por­cen­tual­men­te en Es­ta­dos Uni­dos, el seg­men­to de po­bla­ción la­ti­na ha au­men­ta­do su gas­to en be­lle­za. En­tre 2014 y 2015, se­gún un es­tu­dio de Niel­sen, los his­pa­nos asen­ta­dos en el país nor­te­ame­ri­cano com­pra­ron un 7,4% más de cos­mé­ti­cos y ma­qui­lla­je que en el mis­mo tiem­po del ejer­ci­cio an­te­rior. El re­to de las mar­cas con­sis­te en abar­car la cre­cien­te di­ver­si­dad de to­nos de piel. Rihan­na, con Fenty Beauty, fue pio­ne­ra en pre­sen­tar ba­ses de ma­qui­lla­je pa­ra la ri­que­za de co­lo­res de su pú­bli­co, con­vir­tién­do­se en un éxi­to de crí­ti­ca y ven­tas.

2 Bis­tu­rí y po­der

Bra­sil es el se­gun­do país del mun­do con ma­yor nú­me­ro de ope­ra­cio­nes de ci­ru­gía es­té­ti­ca al año. So­lo su­pe­ra­do por Es­ta­dos Uni­dos, el país sud­ame­ri­cano li­de­ra el in­te­rés por es­cul­pir al cuer­po a se­me­jan­za de los idea­les, con pre­di­lec­ción por los au­men­tos de pe­cho y tra­se­ro. Co­lom­bia, un re­fe­ren­te, ha con­se­gui­do crear una industria de ci­ru­ja­nos ex­per­tos, fo­men­tan­do el tu­ris­mo mé­di­co. La­ti­noa­mé­ri­ca, más que nin­gún otro lu­gar, aso­cia la be­lle­za con el po­der. Y se per­si­gue in­clu­so a cos­ta de ho­ras de qui­ró­fano.

3 Be­lle­za en las ma­nos.

«El as­pec­to per­so­nal es muy es­pe­cial pa­ra los la­ti­nos: se sien­ten va­lo­ra­dos y me­jo­ran su au­to­es­ti­ma cuan­do se ha­cen un nue­vo pei­na­do o lle­van fra­gan­cias, cre­mas o cos­mé­ti­ca», de­ta­lla­ba re­cien­te­men­te un aná­li­sis de Niel­sen. Es­to in­clu­ye tam­bién el nail art, una ten­den­cia cre­cien­te al sur de Es­ta­dos Uni­dos. Gra­cias a su pre­cio ase­qui­ble, las ma­ni­cu­ras son so­li­ci­ta­das por fé­mi­nas de to­dos los es­tra­tos so­cia­les. Los di­se­ños tri­di­men­sio­na­les, el glit­ter o los es­tam­pa­dos do­mi­nan el ca­tá­lo­go. Fren­te al con­ser­va­du­ris­mo de Cos­ta Ri­ca u Hon­du­ras, en paí­ses co­mo Mé­xi­co triun­fa el más es más.

4 Or­gu­llo del ‘pe­lo ma­lo’.

Du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes, las mu­je­res afro­la­ti­nas han acu­di­do al sa­lón de be­lle­za pa­ra ali­sar­se el ca­be­llo, pre­fe­ri­do so­bre la me­le­na na­tu­ral a la que lla­man ‘pe­lo ma­lo’. Pe­ro hoy, ca­da vez más jó­ve­nes reivin­di­can sus orí­ge­nes. Ca­ro­li­na Con­tre­ras, fun­da­do­ra de la pe­lu­que­ría Miss Ri­zos en San­to Do­min­go, o Joe­mi Pi­men­tel, de la tien­da di­gi­tal Curly Mar­ket, con pro­duc­tos es­pe­cia­li­za­dos en ca­be­llo afro­la­tino, en­ca­be­zan la cau­sa.

5 Más allá del car­mín.

La can­tan­te e icono de los no­ven­ta Se­le­na Quin­ta­ni­lla (fa­lle­ci­da en Te­xas en 1995), ade­más de por su po­ten­te voz, se ca­rac­te­ri­za­ba por sus la­bios ro­jo pa­sión. En 1997 fue in­ter­pre­ta­da en la gran pan­ta­lla por Jen­ni­fer Lo­pez, que he­re­dó su ado­ra­ción por los pin­ta­la­bios de to­nos ul­tra­lla­ma­ti­vos. Fir­mas co­mo Melt Cos­me­tics, con un aba­ni­co de pig­men­tos equi­pa­ra­ble a la guía Pan­to­ne, acu­mu­la 2,7 mi­llo­nes de se­gui­do­res en Ins­ta­gram gra­cias a ha­ber sa­bi­do de­tec­tar el po­ten­cial del ma­qui­lla­je co­lo­ris­ta.

La ac­triz y can­tan­te me­xi­ca­na Ei­za Gon­zá­lez es re­fe­ren­te es­té­ti­co de la co­mu­ni­dad la­ti­na en Amé­ri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.