Cum­plir años hoy.

¿35 AÑOS O 50? LA BRE­CHA EN­TRE AM­BAS EDA­DES HOY QUE­DA DI­LUI­DA EN UNA GE­NE­RA­CIÓN DE MU­JE­RES QUE SE SIEN­TEN BIEN EN SU PIEL, SE CUI­DAN A FON­DO Y SE RE­BE­LAN CON­TRA LA IN­VI­SI­BI­LI­DAD SO­CIAL.

VOGUE (Spain) - - Sumario - C. L.

E n 2020 ha­brá 500 mi­llo­nes de mu­je­res ma­yo­res de 60 años; lo que su­po­ne un 15% de la po­bla­ción mundial. Son las lla­ma­das boo­mers, una ge­ne­ra­ción pre­cur­so­ra de la fe­mi­ni­dad mo­der­na, que ha tra­ba­ja­do a lo lar­go de to­da su vi­da y sen­ta­do nuevas ba­ses de su re­la­ción con el amor, el pla­cer y su pa­pel en el mun­do. Más rea­li­za­das pro­fe­sio­nal y per­so­nal­men­te; y tam­bién más dis­pues­tas a dis­fru­tar y cui­dar­se que las ge­ne­ra­cio­nes pre­ce­den­tes, se sien­ten, sin em­bar­go, co­mo una ma­yo­ría si­len­cio­sa y poco en­ten­di­da por una so­cie­dad que to­da­vía ja­lea la ju­ven­tud y las con­tem­pla con cier­to des­dén.

No obs­tan­te, asis­ti­mos a un mo­vi­mien­to glo­bal de op­ti­mi­za­ción per­so­nal que se ha ma­te­ria­li­za­do en una ac­ti­tud ha­cia la au­to­pre­ser­va­ción y el bie­nes­tar. «En el pa­sa­do he­mos vi­vi­do ob­se­sio­na­dos por pa­re­cer más jó­ve­nes. Aho­ra, la vi­sión del en­ve­je­ci­mien­to es di­fe­ren­te. Que­re­mos pre­ser­var nues­tro pa­tri­mo­nio de be- lle­za o nues­tra longevidad, sin que­rer ser jó­ve­nes a to­da cos­ta. Al­gu­nos ex­per­tos en be­lle­za quie­ren des­te­rrar el tér­mino ‘an­ti­edad’ para re­for­zar el men­sa­je de que el en­ve­je­ci­mien­to no es una con­di­ción con­tra la que de­ba­mos lu­char», ex­pli­ca­ba re­cien­te­men­te Me­re­dith Smith, di­rec­to­ra de es­tra­te­gia de The Fu­tu­re La­bo­ra­tory.

Por eso, jun­to a la pu­jan­te co­mu­ni­dad mi­lé­ni­ca exis­te una no me­nos po­ten­te po­bla­ción ma­du­res­cen­te, de mu­je­res que han su­pe­ra­do los 50 pe­ro se re­sis­ten a la in­vi­si­bi­li­dad so­cial y re­cla­man su es­pa­cio en la so­cie­dad. Tie­nen ade­más la ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca y la si­tua­ción emo­cio­nal

«AHO­RA, QUE­RE­MOS PRE­SER­VAR NUES­TRO PA­TRI­MO­NIO DE BE­LLE­ZA O NUES­TRA LONGEVIDAD, SIN QUE­RER SER JÓ­VE­NES A TO­DA COS­TA». MEREDI T H SMI T H

para sen­tir­se atraí­das por to­das aque­llas pro­pues­tas orien­ta­das a me­jo­rar su be­lle­za y bie­nes­tar. Mu­chas mar­cas han en­ten­di­do el men­sa­je. En­tre ellas, L’Oréal Pa­ris, pio­ne­ra en fi­char, en 2006, a una Ja­ne Fon­da a pun­to de cum­plir los se­ten­ta co­mo em­ba­ja­do­ra de su lí­nea Age Per­fect, di­ri­gi­da a mu­je­res post­me­no­páu­si­cas. Más re­cien­te­men­te, Lan­cô­me se ha su­ma­do a es­ta co­rrien­te con una Isa­be­lla Ros­se­lli­ni de 65 años co­mo ima­gen de su úl­ti­mo tra­ta­mien­to de lu­mi­no­si­dad. Con ella, la fir­ma fran­ce­sa pre­ten­de co­nec­tar y dar res­pues­ta «a esas mu­je­res que cuan­do se le­van­tan por la ma­ña­na no­tan que el es­ta­do de su piel ya no acom­pa­ña la ener­gía que sien­ten», ex­pli­ca Vé­ro­ni­que Del­vig­ne, di­rec­to­ra cien­tí­fi­ca de la mar­ca. Y afir­ma: «Cuan­to más se evo­lu­cio­na, las mu­je­res pa­re­cen que tie­nen diez años me­nos que su edad real. Tie­nen ener­gía, vi­da, pro­yec­tos...». Los re­cien­tes co­no­ci­mien­tos so­bre el en­ve­je­ci­mien­to es­tán abrien­do nuevas vías de ac­tua­ción cos­mé­ti­ca. «Es cues­tión

de leer no so­lo la bio­lo­gía sino la so­cie­dad. No se tra­ta so­lo de in­no­var sino de po­der ofre­cer eso que nos per­mi­te vi­vir en sa­lud así co­mo en­ve­je­cer sa­nas y be­llas. Por­que la be­lle­za no es cues­tión de edad, sino de ac­ti­tud», con­clu­ye Del­vig­ne.

Es­ta fi­lo­so­fía ha im­preg­na­do tam­bién al cam­po de la me­di­ci­na es­té­ti­ca, un mer­ca­do que mue­ve más de cin­co mil mi­llo­nes de eu­ros en el mun­do y ha sa­bi­do re­co­ger el guan­te de es­ta co­mu­ni­dad de mu­je­res dis­pues­ta a con­tra­de­cir lo que mar­ca el ca­len­da­rio. Su pa­pel más ac­ti­vo en la so­cie­dad las ha lle­va­do a te­ner una ne­ce­si­dad de sen­tir­se más jó­ve­nes, sa­nas y be­llas, con­si­de­ran­do su apa­rien­cia co­mo un ejer­ci­cio de au­to­es­ti­ma e in­de­pen­den­cia. Los pro­ce­di­mien­tos es­té­ti­cos for­man ya par­te de la nor­ma­li­dad de los cui­da­dos. Las téc­ni­cas ca­da vez más sim­ples, per­so­na­li­za­bles, se­gu­ras y ac­ce­si­bles lo han he­cho po­si­ble. La idea que sub­ya­ce en to­do es­to no es pa­re­cer una ado­les­cen­te a cual­quier pre­cio, sino en­ve­je­cer bien

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.