SU­CE­DIÓ EN MA­YO DEL 68

EL MO­VI­MIEN­TO SO­CIAL MÁS IM­POR­TAN­TE DEL SI­GLO XX CUMPLE 50 AÑOS. DESPOLITIZADO SU DIS­CUR­SO Y CON­VER­TI­DO EN EL MI­TO DE UNA PRI­MA­VE­RA ETER­NA, SU IMA­GI­NA­RIO VI­SUAL Y SU LE­GA­DO CUL­TU­RAL PER­VI­VEN EN LA SO­CIE­DAD DE CON­SU­MO CO­MO LA RE­VO­LU­CIÓN QUE IN­VEN­TÓ LA JU­VE

VOGUE (Spain) - - Agenda - Al­ba Co­rrea

En mar­ke­ting, un océano azul es un sec­tor de mer­ca­do que to­da­vía no ha si­do ex­plo­ta­do. La re­vo­lu­ción que sa­cu­dió las pla­zas y au­las en la pri­ma­ve­ra fran­ce­sa de 1968 pro­me­tía en su cé­le­bre es­lo­gan que ba­jo los ado­qui­nes de las ca­lles ya­cía la pla­ya, co­mo si las ba­rri­ca­das se le­van­ta­sen con­tra los va­lo­res del pa­sa­do y abrie­sen, en el ges­to y ori­gen mis­mo de su cons­truc­ción, un fu­tu­ro li­be­ra­do de las tram­pas de la so­cie­dad de con­su­mo. Sin que lo su­pie­ran, el sis­te­ma con­tra el que pro­yec­ta­ban su voz re­cal­cu­la­ba la ru­ta y di­bu­ja­ba en el ros­tro de su enemi- go el per­fil de un nue­vo con­su­mi­dor. Ba­jo los ado­qui­nes, la pro­fun­di­dad ce­rú­lea del océano. To­da una po­bla­ción de con­su­mi­do­res no de­tec­ta­da, no do­mes­ti­ca­da, se reivin­di­ca­ba a ojos del mun­do blan­dien­do sus de­man­das, sus ras­gos úni­cos, sus ne­ce­si­da­des in­sa­tis­fe­chas. La ju­ven­tud flo­re­cía en la car­to­gra­fía so­cial en pri­ma­ve­ral cro­ma­tis­mo. 50 años des­pués, la mo­da aún acu­de a la uto­pía para avi­var sus pro­pios có­di­gos de mo­der­ni­dad. Así lo ha he­cho Ma­ria Gra­zia Chiu­ri, quien para la pri­ma­ve­ra de Dior via­jó has­ta el 68 y a «la vi­ta­li­dad de es­te mo­men­to his­tó­ri­co ex­pre­sa­da en la fuer­za y de­ter­mi­na­ción de mu­je­res jó­ve­nes y cons­cien­tes». Por su par­te, Ju­lie de Li­bran, di­rec­to­ra crea­ti­va de So­nia Ry­kiel, re­vi­si­ta el na­ci­mien­to de la fir­ma ha­ce me­dio si­glo, a la lum­bre de las pro­tes­tas: «So­nia Ry­kiel creó su mai­son en ma­yo del 68 co­mo una pro­pues­ta ori­gi­nal para el ar­ma­rio de las mu­je­res ba­sa­do en la li­ber­tad, co­lor, ra­yas y pun­to fá­cil de lle­var. Adop­tó la ener­gía de los jó­ve­nes fran­ce­ses que so­ña­ban con una nue­va so­cie­dad».

En la Fran­cia de los 60, la ju­ven­tud se po­li­ti­za al ca­lor de las ga­ran­tías ma­te­ria­les del sis­te­ma. La con­tra­cul­tu­ra ex­por­ta­da des­de Es­ta­dos Uni­dos im­pac­ta

la sus­tan­cia gris de una ge­ne­ra­ción baby­boo­mer con ma­yor ni­vel de es­co­la­ri­za­ción que sus pa­dres.

Al­gu­nos au­to­res em­pie­zan a ad­ver­tir el so­ni­do de la cri­sá­li­da res­que­bra­ján­do­se y ha­blan de cri­sis. Caen en sus ma­nos tra­duc­cio­nes de tex­tos de Mao, de Fi­del; la ra­dio les trae la música de los Ro­lling Sto­nes; la pren­sa, nuevas for­mas de pro­tes­ta so­cial; el ci­ne fran­cés se vuel­ve mi­li­tan­te en au­to­res co­mo Go­dard, que es­tre­na en 1967 La Chi­noi­se. Aun­que su re­tra­to abur­gue­sa­do de la ju­ven­tud maoís­ta es cri­ti­ca­do, la pe­lí­cu­la con­so­li­da la preo­cu­pa­ción de los ci­neas­tas de la nou­ve­lle va­gue por mol­dear nuevas psi­co­lo­gías de ju­ven­tud en la Fran­cia mo­der­na. To­dos, ele­men­tos que se su­man al de­sen­can­to ya exis­ten­te con la vi­da adul­ta pro­me­ti­da. La música y la mo­da se con­vir­tie­ron en bas­tión de la po­bla­ción con la que na­die ha­bía con­ta­do. Trans­for­ma­ron en trán­si- to el au­to­ma­tis­mo que se­pa­ra­ba la infancia de la edad adul­ta. No que­rían el mis­mo mun­do que sus pa­dres, y por eso no les ser­vía su ro­pa. La pri­me­ra fu­ga de au­to­ri­dad se pro­du­ce an­te la mi­ra­da pa­ter­na, ma­te­ria­li­za­da en con­quis­tas sim­bó­li­cas co­mo el pe­lo lar­go o la mi­ni­fal­da –el ha­llaz­go pop de Mary Quant–. Se­ña­les que en­ce­rra­ban la vo­lun­tad de cam­biar el mun­do.

Una cla­se so­cial en sí mis­ma, la ju­ven­tud ex­hi­be por fue­ra los sig­nos del cam­bio ge­ne­ra­cio­nal que lle­va por den­tro: re­cha­zo al mo­de­lo de vi­da de con­su­mo, an­ti­be­li­cis­mo, ma­ter­ni­dad vo­lun­ta­ria, el cam­bio en las for­mas de pro­duc­ción y de las re­la­cio­nes afec­ti­vas. Ellos gra­ba­ron la le­yen­da de la huel­ga ge­ne­ral co­mo un in­ten­so pa­rén­te­sis de au­to­ges­tión co­lec­ti­va que fue mu­cho más allá de los dis­tur­bios, y que hi­zo de las pla­zas, me­dian­te el mo­vi­mien­to asam­blea­rio, la­bo­ra­to­rios de trans­for­ma­ción so­cial en los que se en­sa­ya­ba un mun­do dis­tin­to. ¿Qué ocu­rrió para que la huel­ga de tra­ba­ja­do­res más im- por­tan­te de la his­to­ria, el mo­vi­mien­to so­cial que con­ge­ló un país, ha­ya que­da­do en la me­mo­ria co­lec­ti­va co­mo una ver­be­na ju­ve­nil? Tal vez su inocul­ta­ble ca­rác­ter de océano azul atra­jo la ma­qui­na­ria pen­san­te del sis­te­ma que que­ría de­rro­tar. La pri­me­ra edi­ción del fes­ti­val de Woods­tock (1969) fue la ex­plo­sión ines­pe­ra­da de ju­ven­tud y

hip­pis­mo que hi­zo his­to­ria; la se­gun­da es­tu­vo pa­tro­ci­na­da por Pep­si. De la mis­ma ma­ne­ra, Fran­cia fue tes­ti­go y cóm­pli­ce en la des­le­gi­ti­ma­ción del dis­cur­so de ma­yo del 68, al tiem­po que se re­ser­va­ba su es­té­ti­ca evo­ca­do­ra de emo­cio­nes co­mo re­cur­so al ser­vi­cio del sis­te­ma. Ma­yo, con­ver­ti­do en mi­to, apla­ca­da su ma­rea re­vo­lu­cio­na­ria, era así mu­cho me­nos pe­li­gro­so. El océano vol­vía a es­tar en cal­ma

LA MÚSICA Y LA MO­DA SE CON­VIR­TIE­RON EN EL BAS­TIÓN DE LA JU­VEN­TUD, CON LA QUE NA­DIE HA­BÍA CON­TA­DO.

A la iz­da., una ima­gen to­ma­da du­ran­te las pro­tes­tas en París. Aba­jo, de iz­da. a dcha., la por­ta­da del dis­co Beg­gars Ban­quet de The Ro­lling Sto­nes; look de Mary Quant en 1965; En la ca­rre­te­ra, de Jack Ke­rouac; y des­fi­le de pri­ma­ve­ra/ve­rano de Ch­ris­tian...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.