UN DÍA EN EL BACKSTAGE

Co­mo de cos­tum­bre, su­ce­dió en Ve­ro­na. Cal­ze­do­nia con­vir­tió el backstage de su des­fi­le en una fies­ta. No te pierdas la ver­da­de­ra esen­cia del ve­rano.

VOGUE (Spain) - - Voguie España - Car­la Sie­rra

Por fin lle­gó, es­te es el gran mo­men­to. El tra­ba­jo que Cal­ze­do­nia lle­va pre­pa­ran­do des­de ha­ce tiem­po va a lu­cir an­te to­do el mun­do. Y lo hi­cie­ron su­mer­gién­do­nos en un pa­raí­so tro­pi­cal de sol y pla­ya re­vi­vien­do las in­ten­sas emo­cio­nes del ve­rano. El des­fi­le, ce­le­bra­do el pa­sa­do 11 de abril en Ve­ro­na, fue uno de los acon­te­ci­mien­tos más ins­ta­gra­mea­dos y di­ver­ti­dos de la tem­po­ra­da. Pe­ro más di­ver­ti­do aún fue el backs

ta­ge del des­fi­le. El mo­men­to en el que di­se­ña­do­res, es­ti­lis­tas, ma­qui­lla­do­res y pe­lu­que­ros vi­ven las ho­ras más es­tre­san­tes, por­que to­dos los looks que han crea­do so­bre el pa­pel y en sus men­tes... ¡se ha­cen por fin reali­dad! Pa­ra las mo­de­los sue­le ser un mo­men­to di­ver­ti­do e inol­vi­da­ble, a pe­sar de los ner­vios an­tes de des­fi­lar an­te ce­le

bri­ties de to­do el mun­do co­mo Sa­ra Car­bo­ne­ro, que ocu­pó un pues­to de ho­nor en el front row. Aun­que las mo­de­los tam­bién son ce­le­bri­ties, mu­chas de ellas

EN EL BACKSTAGE SE VI­VEN MO­MEN­TOS DI­VER­TI­DOS Y LLE­NOS DE ENER­GÍA. LAS MO­DE­LOS COMBATEN LOS NER­VIOS PRE­VIOS A SUS SA­LI­DAS CON SEL­FIES, HU­MOR, BE­LLE­ZA... Y MU­CHA PA­CIEN­CIA

tam­bién son muy re­co­no­ci­das en el mun­do de Instagram. De­von Wind­sor es una de ellas. Con más de un mi­llón de se­gui­do­res, es un re­fe­ren­te en mo­da, via­jes y vi­da sa­lu­da­ble. La vi­mos im­pe­ca­ble con bi­ki­ni tur­que­sa, me­le­na efec­to mo­ja­do, tur­ban­te y lla­ma­ti­vos com­ple­men­tos. Otra gran pro­ta­go­nis­ta fue Joa­na Sanz, ca­na­ria, de 23 años y es­po­sa del fut­bo­lis­ta del FC Bar­ce­lo­na Dani Al­ves. Se dio a co­no­cer a los 17 años, tras ha­ber ga­na­do el con­cur­so

Su­per­mod el oft he World. Y no nos ol­vi­de­mos de Cindy Bru­na, una be­lle­za exó­ti­ca, co­no­ci­da por ser la pri­me­ra mo­de­lo de co­lor que ha des­fi­la­do ex­clu­si­va­men­te pa­ra Cal­vin Klein. Mi­ra có­mo fue to­do el even­to en re­des so­cia­les, a tra­vés del hash­tag #Cal­ze do ni a Su mm er Show, y úne­te ala ce­le­bra­ción del ve­rano.

La re­cien­te re­com­pra del ne­go­cio en la zo­na nor­te de Chi­na y el nom­bra­mien­to de Eral­do Po­let­to –pro­ce­den­te de Sal­va­to­re Fe­rra­ga­mo– co­mo CEO y pre­si­den­te de mar­ca de Stuart Weitz­man el pa­sa­do abril ra­ti­fi­can esa lí­nea tra­za­da. Ta­pestry –al que se su­mó en ju­lio de 2017 Ka­te Spa­de, en una transac­ción va­lo­ra­da en ca­si 2.000 mi­llo­nes de eu­ros– as­pi­ra a con­ver­tir­se así, tal y co­mo de­cla­ra­ría su CEO, Vic­tor Luis, en el pri­mer gru­po de lu­jo mo­derno de Nue­va York.

Pa­ra la clien­ta fi­nal, el gol­pe de ti­món tam­bién es evi­den­te, des­de pe­que­ños de­ta­lles co­mo el pac­ka­ging –la ca­ja de za­pa­tos pa­sa del clá­si­co mo­ra­do a un azul más in­ten­so que Mo­re­lli ha bau­ti­za­do ‘azul vio­le­ta’– has­ta la va­rie­dad de mo­de­los. «A la ho­ra de tra­ba­jar en una fir­ma, es im­por­tan­te en­ten­der su con­tex­to. Te­ne­mos una bue­na ba­se a la que ad­he­rir­nos, pe­ro va­mos a im­pul­sar nues­tra pro­pues­ta ha­cia una con­su­mi­do­ra más de mo­da. Par­ti­mos de una si­tua­ción en la que nues­tros esen­cia­les son las bo­tas y las san­da­lias, y va­mos a di­ri­gir- nos ha­cia el fon­do de ar­ma­rio, aun­que no bá­si­cos». Co­lo­ri­dos sa­lo­nes, san­da­lias con pe­lo, za­pa­ti­llas ti­po slip-on, lla­ma­ti­vas bo­tas de­por­ti­vas en ra­so, mo­ca­si­nes me­ta­li­za­dos... «Creo que lo bo­ni­to de es­ta mar­ca es que es trans­ver­sal a cual­quier edad y ta­lla [fa­bri­can za­pa­tos de la 34 a la 42]». La com­pra­do­ra fiel tam­bién se­gui­rá en­con­tran­do clá­si­cos co­mo la bo­ta 50/50 o el sa­lón Nu­dist (del que so­lo en el pri­mer año se ven­die­ron 75.000 pa­res), dos de sus hits.

Tam­bién la ma­nu­fac­tu­ra, que mis­ter Weitz­man es­ta­ble­ció en el área de El­da-Pe­trer (Ali­can­te), con­ti­nua­rá sien­do es­pa­ño­la. «Ado­ro Es­pa­ña, es muy fá­cil co­nec­tar con la gen­te y te­ner vi­da so­cial. Mi re­la­ción ofi­cial co­men­zó en Loe­we, don­de es­tu­ve tra­ba­jan­do has­ta abril de 2017. Iba a su fá­bri­ca de Ge­ta­fe ca­da se­ma­na, así que mi vi­da en­ton­ces era bá­si­ca­men­te Mi­lán-Pa­rís-Ma­drid». Es­ta­ble­ci­do en Nue­va York, si­gue via­jan­do re­gu­lar­men­te pa­ra vi­si­tar a los ar­te­sa­nos. Cla­ro que, mul­ti­pli­ca­da por cua­tro la dis­tan­cia, aho­ra lo ha­ce una vez al mes. Las cuen­tas no fa­llan

ÚL­TI­MOS DE­TA­LLES Las mo­de­los es­pe­ran su turno en el backstage pa­ra re­ci­bir los úl­ti­mos to­ques en su beauty­look: me­le­nas de on­das sur­fer y un pa­ñue­lo anu­da­do a mo­do de tur­ban­te.

CONSULTANDO EL FITTING Tra­jes de ba­ño co­lo­ri­dos, es­tam­pa­dos, exó­ti­cos, flo­ra­les... To­dos los cam­bios que van a des­fi­lar se prue­ban y ac­ce­so­ri­zan so­bre las mo­de­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.