VI­DA DE UN RE­BEL­DE.

El es­pí­ti­ru reivin­di­ca­ti­vo del va­que­ro.

VOGUE (Spain) - - En Portada - C.S.

E n la Eu­ro­pa di­vi­di­da por el Te­lón de Ace­ro, los pan­ta­lo­nes va­que­ros se con­vir­tie­ron en un ar­tícu­lo de con­tra­ban­do. Ca­si inal­can­za­bles –en el mer­ca­do ne­gro, su pre­cio era de unos 200 ru­blos, el equi­va­len­te a un suel­do men­sual–, sim­bo­li­za­ban pa­ra esos jó­ve­nes cu­rio­sos por ver el mun­do, to­do aque­llo que se ocul­ta­ba al oes­te de las fron­te­ras y los mu­ros. El fi­ló­so­fo fran­cés Ré­gis De­bray, co­le­ga del Che por las sel­vas de Bo­li­via, lo re­su­mi­ría en 1986 en una so­la fra­se: «Hay más po­der en el rock y los jeans que en to­do el Ejér­ci­to Ro­jo».

Los pan­ta­lo­nes va­que­ros –cu­yo ori­gen se re­mon­ta­ba a dos te­ji­dos sur­gi­dos en Nî­mes (Fran­cia) y Ge­noa (Ita­lia)– fue­ron el uni­for­me de los mi­ne­ros lle­ga­dos a la Ca­li­for­nia de la fie­bre del oro en bus­ca de pe­pi­tas de for­tu­na. Es­pe­cial­men­te des­de que el 20 de ma­yo de 1873, Ja­cob Da­vis, un sas­tre de Reno (Ne­va­da), y el pro­vee­dor de te­ji­dos Le­vi Strauss & Com­pany, con ba­se en San Fran­cis­co, pa­ten­ta­ran los re­ma­ches. «Aña­dir­los en lu­ga­res de car­ga, co­mo los bol­si­llos, hi­zo que los pan­ta­lo­nes de tra­ba­jo du­ra­ran más», re­la­ta Tra­cey Pa­nek, his­to­ria­do­ra y di­rec­to­ra de los ar­chi­vos de Le­vi’s. «Pe­ro a pe­sar de que los 501 co­men­za­ron co­mo una pren­da la­bo­ral, en los años trein­ta y cua­ren­ta se con­vir­tie­ron en si­nó­ni­mo del atuen­do de los va­que­ros del oes­te». Las fic­cio­nes del gé­ne­ro wes­tern –con Wi­lliam Hart y John Way­ne co­mo prin­ci­pa­les em­ba­ja­do­res–, así co­mo los sol­da­dos que par­ti­ci­pa­ron en las gue­rras con Eu­ro­pa y Ja­pón, ha­rían que los jeans die­ran la vuel­ta al mun­do. En su idea­li­za­ción se con­ci­bie­ron no co­mo el uni­for­me de los pro­le­ta­rios, sino co­mo pa­ra­dig­ma del ti­po du­ro.

«Hé­roes en jeans, co­mo los tra­ba­ja­do­res que cons­tru­ye­ron Es­ta­dos Uni­dos, hi­cie­ron de es­te te­ji­do un sím­bo­lo de au­ten­ti­ci­dad cul­tu­ral», apun­ta Sa­muel Trot­man, edi­tor

se­nior de denim de la agen­cia de aná­li­sis de tendencias WGSN. «Lue­go ico­nos co­mo Mar­lon Bran­do, Ja­mes Dean y Ma­rilyn cam­bia­ron la per­cep­ción de su iden­ti­dad al lle­var­los a la cul­tu­ra po­pu­lar e in­clu­so ha­cién­do­los acep­ta­bles pa­ra las mu­je­res», con­ti­núa. La apro­pia­ción de Holly­wood, a tra­vés de es­tre­llas jó­ve­nes y be­llas, aña­di­ría al azul ín­di­go una pá­ti­na de se- duc­ción. Des­de en­ton­ces, to­dos los re­bel­des, con cau­sa o sin ella, lle­va­rían va­que­ros.

Vía re­vo­lu­cio­na­ria

En la dé­ca­da de los cin­cuen­ta, el es­pí­ri­tu bohe­mio e in­con­for­mis­ta de au­to­res beat co­mo Jack Ke­rouac o Allen Gins­berg plas­ma­ría so­bre el va­que­ro –más por de­sin­te­rés que por la bús­que­da de un ves­tua­rio par­ti­cu­lar– su poé­ti­ca idea­lis­ta. Y he­re­de­ros de aque­llos, co­mo los hip­pies y los jó­ve­nes que pro­tes­ta­ban en los cam­pus ame­ri­ca­nos y las ca­lles, ha­rían del denim un lien­zo so­bre el que plas­mar sus gri­tos re­vo­lu­cio­na­rios. «En es­ta épo­ca», con­ti­núa Trot­man, «la cu­rio­sa ju­ven­tud es­ta­dou­ni­den­se es­ta­ba es­cu­chan­do los so­ni­dos de la nue­va mú­si­ca psi­co­dé­li­ca y ex­pe­ri­men­tan­do con dro­gas psi­coac­ti­vas, el amor li­bre y nue­vas mo­das sar­to­ria­les. El pe­lo se hi­zo más lar­go; los

jeans, más an­chos, y la pa­le­ta to­mó un dis­tin­ti­vo ai­re psi­co­dé­li­co a la vez que las men­tes se ex­pan­dían y se per­día la inocen­cia». La cus­to­mi­za­ción, con di­bu­jos y bor­da­dos, na­cía.

En un cli­ma so­cio­po­lí­ti­co mar­ca­do por la lu­cha por los de­re­chos ci­vi­les, los afro­ame­ri­ca­nos co­men­za­ron a lle­var los mo­nos va­que­ros de los es­cla­vos del sur. «An­ge­la Da­vis (a la que se im­pu­so el ves­ti­do en la pri­sión en 1970-1971) le con­fie­re una di­men­sión po­lí­ti­ca, al mis­mo tiem­po que ve en él una pren­da me­nos in­có­mo­da que to­das las que se im­po­nían en­ton­ces a las mu­je­res», re­cuer­da la his­to­ria­do­ra Ch­ris­ti­ne Bard en el li­bro His­to­ria po­lí­ti­ca del pan­ta­lón. Cuan­do Mar­tin Lut­her King fue arres­ta­do en Bir­ming­ham, en 1963, lle­va­ba va­que­ros. Los su­pre­ma­cis­tas blan­cos

ata­ca­ban la mo­ral de los hom­bres y, es­pe­cial­men­te, de las mu­je­res de co­lor, es­cru­tan­do la ma­ne­ra en que se pre­sen­ta­ban an­te la so­cie­dad y, por su­pues­to, su in­du­men­ta­ria. Pe­ro al­gu­nos re­vo­lu­cio­na­rios re­sis­tie­ron pa­ra de­mos­trar que no exis­tía una eti­que­ta pa­ra ser ‘so­cial­men­te acep­ta­bles’. Dé­ca­das des­pués, Tu­pac Sha­kur re­cu­pe­ra­ría esa es­té­ti­ca. D e los jó­ve­nes apos­ta­dos en las uni­ver­si­da­des fran­ce­sas en ma­yo del 68 –«la sim­pli­ci­dad pro­le­ta­ria es de ri­gor», es­cri­be Bard– a los va­que­ros ro­tos de los punks en el Nue­va York de los 70, su his­to­ria dis­cu­rre en pa­ra­le­lo a la de los prin­ci­pa­les mo­vi­mien­tos cul­tu­ra­les. Con 1.240 mi­llo­nes de

jeans ven­di­dos al año –y pre­cios que en­tre los 10 € de un mo­de­lo de su­per­mer­ca­do y los más de mil de unos de lu­jo–, hoy es una pren­da de­mo­crá­ti­ca. «Pue­des en­con­trar a gen­te con va­que­ros de cual­quier edad o back­ground, en ca­si cual­quier lu­gar del mun­do», afir­ma Pa­nek. Pe­ro su con­si­de­ra­ción no es uni­ver­sal. El año pa­sa­do, el abo­ga­do egip­cio Na­bih Al-Wahsh de- cla­ró que era un ‘de­ber na­cio­nal’ vio­lar a mu­je­res con jeans ro­tos. En un país en el que –co­mo afir­ma un es­tu­dio de Na­cio­nes Uni­das de 2013– el 99,3% de las mu­je­res ha si­do aco­sa­da se­xual­men­te, eran, a su pa­re­cer, sím­bo­lo de fal­ta de de­co­ro.

Pe­ro su con­tro­ver­sia de­be­ría ser otra. «El denim es un ne­go­cio su­cio», re­cuer­da Trot­man, apun­tan­do a su im­pac­to me­dioam­bien­tal. «La pro­duc­ción sue­le im­pli­car el uso de quí­mi­cos pe­li­gro­sos y cau­sa mi­llo­nes de li­tros de aguas re­si­dua­les du­ran­te el te­ñi­do. De­ma­sia­do a me­nu­do, se co­sen en fá­bri­cas don­de los em­plea­dos tra­ba­jan en ma­las con­di­cio­nes. Y aun­que mu­chas mar­cas se es­tán mo­jan­do con lí­neas sos­te­ni­bles, muy po­cas es­tán ha­cien­do es­fuer­zos cons­cien­tes por me­jo­rar y cam­biar la ma­ne­ra en que los con­su­mi­do­res pen­sa­mos su com­pra y el im­pac­to que tie­ne en áreas so­cia­les y me­dioam­bien­ta­les». La es­pa­ño­la Ca­pi­tán Denim es una de ellas. Se­gun­da ge­ne­ra­ción de una fa­mi­lia fa­bri­can­te de va­que­ros –que tra­di­cio­nal­men­te co­mer­cia­li­za­ba pa­ra ter­ce­ras mar­cas, y lo si­gue ha­cien­do–, ha­ce cin­co años lan­zó fir­ma pro­pia. «Des­de ha­ce años ve­ni­mos im­ple­men­tan­do ini­cia­ti­vas co­mo fuen­tes de ener­gía re­no­va­ble y po­lí­ti­cas es­tric­tas de de­pu­ra­ción de aguas y re­si­duos, y es­ta­mos ini­cian­do pro­yec­tos con te­ji­dos or­gá­ni­cos y re­ci­cla­bles», cuen­ta Juan Gon­zá­lez, uno de sus res­pon­sa­bles. Su fá­bri­ca, si­tua­da en Al­ba­ce­te, fun­cio­na con hue­sos de me­lo­co­tón y cás­ca­ra de al­men­dra, ma­te­ria pri­ma or­gá­ni­ca que con­vier­ten en bio­ma­sa y apo­yan con ener­gía so­lar. La le­gis­la­ción es­pa­ño­la, con «co­sas tan su­rrea­lis­tas co­mo el im­pues­to al sol», no ayu­da. «Ser sos­te­ni­ble aquí es com­pli­ca­do, pe­ro a pe­sar de las ad­ver­si­da­des, lo prin­ci­pal es te­ner la di­rec­ción cla­ra pa­ra ir cam­bian­do las co­sas».

Otro de los «gran­des mo­vi­mien­tos ac­tua­les», se­ña­la Trot­man, es el upcy­cling [re­uti­li­za­ción], por el que las pren­das se crean a par­tir de pie­zas vin­ta­ge. «Las co­la­bo­ra­cio­nes de Off-Whi­te y Ve­te­ments con Le­vi’s han si­do muy co­di­cia­das, pe­ro son co­lec­cio­nes pe­que­ñas», la­men­ta. Es ahí don­de su con­te­ni­do sim­bó­li­co pue­de en­con­trar nue­vas vías de pro­tes­ta

PUE­DES EN­CON­TRAR A GEN­TE CON VA­QUE­ROS EN CA­SI CUAL­QUIER LU­GAR DEL MUN­DO. TRACY PA­NEK ( LEV I ’ S )

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.