IN­CLU­SIÓN.

La mo­da de­rri­ba ba­rre­ras so­cia­les.

VOGUE (Spain) - - En Portada - Ra­fa Ro­drí­guez

DE TO­DAS LAS ASIG­NA­TU­RAS PEN­DIEN­TES QUE TIE­NE LA MO­DA EN TÉR­MI­NOS DE IGUAL­DAD, ES­TA ES, DE­FI­NI­TI­VA­MEN­TE, LA QUE MÁS LE­JOS ES­TÁ AÚN DE APRO­BAR. UNA MI­SIÓN IM­PO­SI­BLE, O CA­SI, PA­RA UN SIS­TE­MA QUE TRAE LA DIS­CRI­MI­NA­CIÓN SO­CIAL Y ECO­NÓ­MI­CA IM­PRE­SA EN SUS GE­NES.

Ame­ri­ca­na so­bra­da de ta­lla. Pan­ta­lón de chán­dal o va­que­ro de cin­tu­ra al­ta (ce­ñi­do por un cor­dón). Ca­mi­se­tas y su­da­de­ras de pro­pa­gan­da. Ca­pas y ca­pas de pren­das en­ce­bo­lla­das por un plu­mí­fe­ro. He aquí, a gran­des ras­gos, la ima­gen más ex­ci­tan­te pro­yec­ta­da por la mo­da en los úl­ti­mos tres años. Una pos­tal des­de el fi­lo de la mi­se­ria y la mar­gi­na­li­dad, en reali­dad. Por eso a las an­ti­guas re­pú­bli­cas so­vié­ti­cas de don­de es ori­gi­na­ria la es­tam­pa no les ha­ce gra­cia que se la re­cuer­den. Gop­nik, le de­cían, el es­ti­lo de aque­lla ju­ven­tud obre­ra, hi­ja de los des­he­re­da­dos de la Pe­res­troi­ka, que me­dró so­bre to­do en las ca­lles mos­co­vi­tas a gol­pe de vio­len­cia y de­lin­cuen­cia a prin­ci­pios de los no­ven­ta, de re­pen­te con­ver­ti­do en el úl­ti­mo gri­to del lu­jo. Sin iro­nías. Por suer­te.

La au­sen­cia de hi­rien­tes fil­tros pos­mo­der­nos y pre­ten­sio­nes guays es lo que sal­va el dis­cur­so de esa ge­ne­ra­ción de vi­sio­na­rios del es­te eu­ro­peo que es­tá agi­tan­do la per­cep­ción in­du­men­ta­ria del vie­jo y ca­du­co oc­ci­den­te. «Mal gus­to, gran es­ti­lo», re­za el le­ma de una cau­sa en­ca­be­za­da por crea­do­res del (ac­tual) al­can­ce de Dem­na Gva­sa­lia, Max Bash­kaev o Gos­ha Rub­chins­kiy, que han he­cho de su pro­pia per­cep­ción de cla­se un ge­nuino mo­tor de cam­bio. De he­cho, su na­rra­ti­va es tan au­to­cons­cien­te –to­dos vie­nen de aquel mo­men­to en que el co­mu­nis­mo abra­zó el be­ce­rro de oro del ca­pi­ta­lis­mo tras la caí­da del Mu­ro de Ber­lín, en 1989– que, más allá de que se com­pre o no la pro­pues­ta es­té­ti­ca, éti­ca­men­te no ad­mi­te re­pro­che. Véa­se, pa­ra el ca­so, la co­la­bo­ra­ción en­tre Rub­chins­kiy y Bur­berry: un alar­de de iden­ti­dad so­cial vi­si­bi­li­za­da a tra­vés de un sím­bo­lo cla­sis­ta, el pro­ver­bial es­tam­pa­do de cua­dros de la ca­sa bri­tá­ni­ca. «Ten­go mu­chos ami­gos fut­bo­le­ros pa­ra los que Bur­berry re­pre­sen­ta to­do lo que son», ex­pli­ca­ba el

di­se­ña­dor tras el des­fi­le de o/i 2018-19, se­gun­da en­tre­ga, tras la de es­ta p/v, de una co­lec­ción cáp­su­la que ape­la por igual a am­bos gé­ne­ros. «Fue la pri­me­ra gran mar­ca oc­ci­den­tal que en­tró en Ru­sia tras el co­lap­so so­vié­ti­co, por eso es im­por­tan­te pa­ra no­so­tros». En­ten­di­do. Pe­ro ¿y pa­ra Bur­berry?

A la fir­ma to­da­vía se le echa en ca­ra el ata­que de pá­ni­co que su­frió en los al­bo­res del nue­vo mi­le­nio, cuan­do los

chavs, la mu­cha­cha­da de ba­rria­da obre­ra, tan eco­nó­mi­ca­men­te de­pri­mi­da co­mo so­cial­men­te de­pri­men­te y hoo

li­ga­nes­ca, se apro­pió del clá­si­co check pa­ra ho­rror de sus ele­va­dos usua­rios na­tu­ra­les. El re­sul­ta­do fue una cri­sis de iden­ti­dad de mar­ca que ca­si ba­rrió el tar­tán de ma­rras de sus co­lec­cio­nes. «Me en­tu­sias­ma com­pro­bar que te­ne­mos es­te ti­rón de­mo­crá­ti­co», di­ría Ch­ris­top­her Bai­ley en 2008, él, fi­cha­do sie­te años an­tes con la mi­sión de de­vol­ver­le el lus­tre eli­tis­ta a la eti­que­ta. Lás­ti­ma que el que fue­ra di­rec­tor crea­ti­vo (y has­ta eje­cu­ti­vo) de la en­se­ña ya no es­té pa­ra de­fen­der­la de los nue­vos pa­los que le llue­ven, es­ta vez por hi­pó­cri­ta: el gop­nik de Rub­chins­kiy que abra­za hoy no de­ja de ser la ver­sión ru­sa del chav in­glés.

Pa­ra la mo­da, una per­so­na de cla­se obre­ra es la úl­ti­ma ma­ni­fes­ta­ción del otro exó­ti­co, la fi­gu­ra del buen sal­va­je que to­da­vía le que­da por ex­plo­rar», con­ce­de al res­pec­to la an­tro­pó­lo­ga, pe­rio­dis­ta y con­sul­to­ra Ja­na Mel­ku­mo­va-Rey­nolds. La aca­dé­mi­ca pa­re­ce es­tar ha­cién­do­se eco de la vie­ja teo­ría del so­ció­lo­go y fi­ló­so­fo neo­kan­tiano Georg Sim­mel, pe­ro a la in­ver­sa: si an­tes era la éli­te la que crea­ba las mo­das a la es­pe­ra de que fue­ran emu­la­das por los es­ta­men­tos in­fe­rio­res en su de­seo de as­cen­der (la mo­vi­li­dad in­trín­se­ca al te­ji­do so­cial de la so­cie­dad ca­pi­ta­lis­ta/li­be­ral), aho­ra son los po­bres quie­nes im­po­nen su es- té­ti­ca a los ri­cos. Una ima­gen car­ga­da de jus­ti­cia poé­ti­ca, si no fue­ra por­que es una fa­la­cia. Cier­to que des­de el re­co­no­ci­mien­to ofi­cial de las sub­cul­tu­ras ur­ba­nas ju­ve­ni­les co­mo fuer­za de cam­bio, a fi­na­les de 1950, los pa­ra­dig­mas es­té­ti­cos de nues­tra so­cie­dad res­pon­den tan­to a im­pul­sos de arri­ba co­mo de aba­jo. Pe­ro, en el fon­do, la in­fluen­cia obre­ra, la pre­sun­ta de­mo­cra­cia del sis­te­ma de la mo­da que co­no­ce­mos en la ac­tua­li­dad no es sino la con­se­cuen­cia del li­bre­mer­ca­do y esos tra­ta­dos co­mer­cia­les in- ter­na­cio­na­les que han ba­rri­do fron­te­ras so­lo en nom­bre del di­ne­ro. Y lo que va del va­que­ro al chán­dal no es tan­to un si­glo de fun­cio­na­li­dad co­mo de es­no­bis­mo, re­pe­ti­do ca­da vez que to­ca re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal en­tre los con­su­mi­do­res. E n un mun­do glo­ba­li­za­do y su­per­co­nec­ta­do en el que la obre­ra se iden­ti­fi­ca ca­da vez más co­mo cla­se me­dia, la lec­tu­ra no pue­de ser, cla­ro, la mis­ma que en tiem­pos de Sim­mel. Sin em­bar­go, esa idea de que hoy ya na­die es­tá ex­clui­do de la mo­da mer­ced a cier­tas ma­nio­bras del mer­ca­do de gran con­su­mo (las co­la­bo­ra­cio­nes de los em­po­rios del fast fas­hion con los di­se­ña­do­res de la ex­clu­si­vi­dad, por ejem­plo) si­gue sien­do im­po­si­ble de di­ge­rir. De he­cho, la in­dus­tria del lu­jo an­da em­pe­ña­da en mar­car las di­fe­ren­cias con una vi­ru­len­cia co­mo no se re­cor­da­ba des­de que Louis Vuitton se des­hi­zo de Marc Ja­cobs, el di­se­ña­dor que la co­lo­có en el ma­pa del prêt-á-por­ter, pre­ci­sa­men­te por «po­pu­la­ri­zar» en ex­ce­so la di­vi­na en­se­ña del Mo­no­gram. Eso sí, si pro­ce­de aliar­se con la fa­mé­li­ca le­gión ca­lle­je­ra pa­ra ga­nar nue­vos adep­tos en loor de la au­ten­ti­ci­dad (mo­ne­ti­zan­do sím­bo­los/mar­cas de gru­pos so­cial, ra­cial, cul­tu­ral o se­xual­men­te opri­mi­dos), sea.

«El sis­te­ma so­lo per­mi­te que se pro­duz­can ‘di­fe­ren­cias co­mer­cia­li­za­bles’», ex­po­ne el fi­ló­so­fo sur­co­reano Byun­gChul Han en su úl­ti­mo en­sa­yo,

La ex­pul­sión de lo dis­tin­to (Her­der, 2017). Es­to es, acep­ta­mos ra­ro y dis­tin­to si po­de­mos sa­car­le ren­di­mien­to eco­nó­mi­co. «Así ya no hay con­tra quién di­ri­gir la re­vo­lu­ción, no hay otros de don­de pro­ven­ga la re­pre­sión». El más in­ci­si­vo de los crí­ti­cos de la ac­tual so­cie­dad de hi­per­con­su­mo, con­clu­ye: «Cuan­to más igua­les so­mos, más au­men­ta la pro­duc­ción. El neo­li­be­ra­lis­mo no fun­cio­na­ría si las per­so­nas fué­ra­mos dis­tin­tas»

De arri­ba aba­jo, looks de pri­ma­ve­ra/ve­rano 2018 de Ma­ria Ke Fis­her­man; de la co­lec­ción cáp­su­la de Gos­cha Rub­chins­kiy pa­ra Bur­berry; de Ve­te­ments; y del úl­ti­mo des­fi­le de Ch­ris­top­her Bai­ley al fren­te de Bur­berry, ce­le­bra­do el pa­sa­do mes de fe­bre­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.