OB­JE­TI­VO: EL CAM­BIO

Ocho mu­je­res ac­ti­vis­tas y com­ba­ti­vas cuen­tan su his­to­ria per­so­nal.

VOGUE (Spain) - - Sumario - Fo­to­gra­fía PA­BLO ZA­MO­RA Rea­li­za­ción SA­RA FER­NÁN­DEZ Tex­to MA­RIO XIMÉNEZ

BELEN RUE­DA: «EL EJER­CI­CIO DE SA­BER QUE HAS APOR­TA­DO AL­GO EN LA LU­CHA ES UNA CU­RA VI­TAL».

La vi­da de la ac­triz ma­dri­le­ña, na­ci­da en 1965, cam­bió drás­ti­ca­men­te cuan­do su hi­ja fa­lle­ció con so­lo un año de vi­da a cau­sa de una car­dio­pa­tía, en 1997. Le­jos de ami­la­nar­se, te­jió una red de apo­yos con los pa­dres que se ha­bía cru­za­do en aque­llos pa­si­llos, eri­gien­do una fun­da­ción de fun­da­cio­nes co­nec­ta­das bau­ti­za­da Pe­que­ños Co­ra­zo­nes. «Hoy mi hi­ja ten­dría 21 años y si ha­ce 20 años el 90% de los ni­ños con car­dio­pa­tías se­ve­ras fa­lle­cían, aho­ra el 85% so­bre­vi­ven. Me re­con­for­ta sa­ber que he apor­ta­do mi gra­ni­to de are­na a es­te cam­bio en las ci­fras». La crea­ción de sa­las que des­po­jen lo asép­ti­co de un hos­pi­tal y la psi­co­lo­gía fa­mi­liar son al­gu­nos de los pro­yec­tos que Rue­da ha ayu­da­do a ges­tio­nar en es­tos 20 años, al tiem­po que se em­bar­ca­ba en pro­yec­tos co­mo Mar aden­tro (2004) o Los ojos de Ju­lia (2010). Su­ma­dos a la lla­ma­da que ha­ce cua­tro años re­ci­bió de Mi­guel Bo­sé, ins­tán­do­le a pre­sen­tar la Ga­la Si­da que se ce­le­bra anual­men­te en Bar­ce­lo­na pa­ra re­cau­dar fon­dos des­ti­na­dos a in­ves­ti­gar so­bre la va­cu­na con­tra el VIH. «Am­bas cau­sas son dis­tin­tas pe­ro tie­nen al­go en co­mún: se­gui­mos tra­tan­do a los en­fer­mos co­mo un su­je­to ta­bú, in­có­mo­do y os­cu­ro. El día que sea­mos me­nos egoís­tas y les tra­te­mos de la ma­ne­ra más nor­mal po­si­ble, es­ta­re­mos un po­co más cer­ca de ser una me­jor so­cie­dad».

CH­RIS­TI­NA ROSENVINGE: «EL 8 DE MAR­ZO FUE LA ECLO­SIÓN DE UN MO­VI­MIEN­TO QUE LLE­VÁ­BA­MOS AÑOS INCUBANDO».

El Ca­mino Sch­midt es un sen­de­ro de mon­ta­ña que trans­cu­rre en­tre el Puer­to de Na­va­ce­rra­da y el Va­lle de Fuen­fría. La can­tan­te (Ma­drid, 1964) re­co­rrió sus 7 ki­ló­me­tros ves­ti­da con ro­pas de su pa­dre y can­tó a su lle­ga­da Ro­man­ce de la pla­ta, una ele­gía a su pro­ge­ni­tor que se­ría el pun­to de par­ti­da de su nue­vo ál­bum, Un hom­bre ru­bio. «Can­ción y ál­bum son tan so­lo un cam­bio de tor­nas en la con­cep­ción del fe­mi­nis­mo, del que lle­vo sin­tién­do­me par­te más de cua­tro dé­ca­das», ar­gu­ye. Des­de la ma­ni­fes­ta­ción que tu­vo lu­gar el 8 de mar­zo, Rosenvinge ob­ser­va un cam­bio en las mu­je­res que hoy les to­ca con­ti­nuar a los hom­bres. «Si la fe­mi­ni­dad ha si­do un cor­sé du­ran­te to­da la his­to­ria, ¿por qué no ha­bla­mos del yu­go de lo vi­ril que a tan­tos hom­bres ha he­ri­do?». Pio­ne­ra en la de­nun­cia so­cial sa­tí­ri­ca, pro­vo­có la fu­ria del sec­tor con­ser­va­dor cuan­do su efí­me­ro dúo Alex y Ch­ris­ti­na pu­bli­có El sou­ve­nir, un te­ma con­tra el ma­tri­mo­nio tra­di­cio­nal. «El ma­chis­mo si­gue tan ino­cu­la­do en la so­cie­dad hoy co­mo en 1989. Mien­tras sea así to­das las can­cio­nes que se es­cri­ban se­rán siem­pre po­cas».

ISA­BEL BERZ: «MO­DA Y COOPE­RA­CIÓN DE­BE­RÍAN VI­VIR MU­CHO MÁS UNI­DAS»

Es­ta di­se­ña­do­ra, que desa­rro­lló su fir­ma ho­mó­ni­ma en la dé­ca­da de los no­ven­ta y di­ri­gió el IED de Ma­drid en­tre 2004 y 2015 te­nía un an­he­lo pen­dien­te. «La mo­da ha de re­fle­jar el lap­so de una so­cie­dad, pe­ro en la ac­tual a muy po­cos les im­por­ta la pro­ce­den­cia de la mis­ma», ra­zo­na. Suer­te que, en 2012, Berz y su equi­po die­ran con la ONG Mo­vi­mien­to Ma­nue­la Ra­mos, que tra­ba­ja des­de ha­ce 50 años por el em­po­de­ra­mien­to de la mu­jer pe­rua­na. «Jun­to al Re­search Cen­ter del IED, di­se­ña­mos co­lec­cio­nes con­jun­tas con la al­pa­ca de la re­gión de Puno, que ven­de­mos en las me­cas del lu­jo, de­vol­vien­do el im­por­te ín­te­gra­men­te a su ori­gen».

MA­BEL LO­ZANO: «YO NO SOY AC­TI­VIS­TA, SOY UNA GUE­RRI­LLE­RA».

Mo­de­lo, ac­triz, pre­sen­ta­do­ra oca­sio­nal. Nin­guno de es­tos ad­je­ti­vos ha­cen jus­ti­cia a la pa­sión con la que Lo­zano na­rra su his­to­ria des­de que es­ta die­ra un vuel­co, en 2007. Su pri­mer do­cu­men­tal co­mo di­rec­to­ra, Vo­ces con­tra la tra­ta de mu­je­res, ini­ció una tra­yec­to­ria que si­guió con La teo­ría del es­pi­ra­lis­mo (2009), Las sa­bias de la

tri­bu (2010) o Ma­dre (2012), so­bre la ma­ter­ni­dad en el si­glo XXI. Pe­ro fue el lar­go­me­tra­je Chi­cas nue­vas 24 ho­ras (2015), so­bre el trá­fi­co y ex­plo­ta­ción de mu­je­res en Es­pa­ña, Ar­gen­ti­na, Co­lom­bia, Pa­ra­guay y Pe­rú, lo que des­per­tó su ver­da­de­ra vo­ca­ción. «Es­te te­ma lle­gó a mi vi­da de la mano de Iri­na, una jo­ven ru­sa, cap­ta­da y ven­di­da por su no­vio y traí­da a un club de ca­rre­te­ra de las afue­ras de Ma­drid. Du­ran­te me­ses, mu­chos hom­bres pa­ga­ron por sus ser­vi­cios en con­tra de su vo­lun­tad y na­die le pres­tó ayu­da en do­ce años. Cuan­do la co­no­cí en un ma­ni­fies­to con­tra la vio­len­cia de gé­ne­ro, qui­se de­di­car­me a con­tar su via­je. Pe­ro yo era un ros­tro te­le­vi­si­vo y eso no ju­gó en mi fa­vor, en prin­ci­pio», re­la­ta. El te­són y cons­tan­cia de Ma­bel han aca­ba­do con­vir­tién­do­la en to­do lo con­tra­rio: una ins­ti­tu­ción res­pal­da­da por su li­bro El pro­xe­ne­ta, pu­bli­ca­do en 2017, que mu­ta­rá en la gran pan­ta­lla el pró­xi­mo año. «Mis pi­la­res son se­guir de­nun­cian­do, evi­tar la por­no­gra­fía del do­lor hu­mano y sa­lir a la ca­lle, siem­pre. Le­jos de ablan­dar­me, ca­da vez soy más du­ra y com­ba­tien­te».

EL­VI­RA SAS­TRE: «QUIEN DI­GA QUE MI GE­NE­RA­CIÓN NO LEE, MIEN­TE».

En mu­chas oca­sio­nes se alu­de al nú­me­ro de se­gui­do­res de un per­so­na­je pa­ra jus­ti­fi­car su pres­ti­gio, pe­ro en es­te ca­so la his­to­ria se es­cri­be a la in­ver­sa. Cuan­do es­ta poe­ta se­go­via­na es­cri­be una crea­ción li­te­ra­ria, sus 181.000 se­gui­do­res re­fle­xio­nan so­bre la mis­ma en lu­gar de pre­gun­tar por la fir­ma de sus za­pa­tos. Una ca­ram­bo­la que ha pues­to a Sas­tre, au­to­ra de cin­co poe­ma­rios a sus pas­mo­sos 26 años, en un lu­gar pri­vi­le­gia­do pa­ra de­fen­der la cul­tu­ra des­de su vér­ti­ce pre­di­lec­to. «Em­pe­cé a es­cri­bir con so­lo do­ce años, gra­cias a la obra de Gus­ta­vo Adol­fo Bec­quer. Y des­de en­ton­ces ya no he pa­ra­do», de­fien­de con­ven­ci­da. En­con­trar un au­tor con el que pu­die­ra iden­ti­fi­car­se fue cla­ve, al­go que cree que no se po­ten­cia des­de las au­las es­co­la­res. «Com­pren­do que re­sul­ta com­pli­ca­do que a los jó­ve­nes de hoy en día, so­bre­es­ti­mu­la­dos por to­das par­tes, les in­tere­sen Gar­ci­la­so de la Vega u otros au­to­res clá­si­cos. Por eso no creo en la lec­tu­ra obli­ga­to­ria, sino en con­quis­tar a los jó­ve­nes a tra­vés de obras ac­ce­si­bles que les guíen ha­cia otras en el fu­tu­ro», zan­ja.

ANAS­TA­SIA BENGOECHA: «EL HU­MOR SIEM­PRE EN­CIE­RRA UNA CRÍ­TI­CA Y, MU­CHAS VE­CES, UNA DE­NUN­CIA».

Su nom­bre es ape­nas una anéc­do­ta en com­pa­ra­ción con lo co­lo­sal de su pseu­dó­ni­mo. Ben­goe­chea (Bar­ce­lo­na, 1982) es, a ojos de la blo­gos­fe­ra y las re­des so­cia­les, Mons­truo Es­pa­gue­ti, una au­to­ra sa­tí­ri­ca y có­mi­ca que tra­za un ma­pa cer­te­ro por los gra­ves pro­ble­mas que ata­can al pri­mer mun­do. «Em­pe­cé di­bu­jan­do to­do aque­llo que no me atre­vía a de­cir a al­gu­nas per­so­nas a la ca­ra, y he aca­ba­do ha­blan­do de lo que a mí me pa­re­cen in­jus­ti­cias des­de la li­ber­tad». Sus ilus­tra­cio­nes abor­dan des­de el fe­mi­nis­mo a la la­cra de las re­des so­cia­les. «Soy una mu­jer que ha­bla de lo que ob­ser­va, par­te de una ba­ta­lla que so­lo ha em­pe­za­do a fra­guar­se. Y si pue­do reír­me de ello es que las co­sas to­da­vía no es­tán tan mal».

GEENA RO­MÁN: «SO­BRE LA TRAN­SE­XUA­LI­DAD, LA EDU­CA­CIÓN ES EL ERROR ESEN­CIAL».

El ca­mino de la al­me­rien­se Geena Ro­mán arran­ca el día que el di­rec­tor de ci­ne Fernando Gon­zá­lez Mo­li­na ( Tres me­tros so­bre el cie­lo,

El guardián in­vi­si­ble) se aven­tu­ró a lla­mar­la por te­lé­fono sin ape­nas co­no­cer­la. «Ha­bía es­ta­do en Ma­drid me­ses atrás, in­ten­tan­do pro­bar suer­te co­mo ac­triz en una se­rie que fi­nal­men­te no se ro­dó. Las di­rec­to­ras de cas­ting Yo­lan­da Lei­va y Eva Se­rrano le en­se­ña­ron mi au­di­ción, y me vio per­fec­ta pa­ra el pa­pel, pre­ci­sa­men­te por­que no ha­bía pa­pel». El pro­yec­to al que alu­de Ro­mán es The Best Day of my Li­fe, el do­cu­men­tal don­de el ma­dri­le­ño na­rra cin­co his­to­rias de lu­cha y su­pera­ción LGTBQ+ en una cuen­ta atrás pa­ra el Worl­dP­ri­de 2017 de Ma­drid. En­tre ellos des­ta­ca por su ho­nes­ti­dad el de Geena, que sue­ña con una vi­da don­de su gé­ne­ro no sea una tra­ba pa­ra sus pro­pó­si­tos. «El do­cu­men­tal me ha he­cho dar­me cuen­ta de que quie­ro ser una voz pa­ra el cam­bio. Pue­des con­cien­ciar des­de los me­dios, pe­ro mi me­ta es que sea en el co­le­gio don­de se pro­duz­ca esa trans­for­ma­ción».

CLA­RA LAGO: «CUAN­DO EN­CUEN­TRAS AL­GO QUE TE CAM­BIA LA VI­DA, NO HAY MAR­CHA ATRÁS».

Ocho ape­lli­dos vas­cos ba­tió to­dos los ré­cords del ci­ne es­pa­ñol des­de su es­treno, en mar­zo de 2014, con­vir­tién­do­se en la pe­lí­cu­la más ta­qui­lle­ra de la his­to­ria es­pa­ño­la, con 50,63 mi­llo­nes de eu­ros y 8,6 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res. Un hi­to so­cio­ló­gi­co que au­pó a sus pro­ta­go­nis­tas, Dani Ro­vi­ra y Cla­ra Lago, a una ubi­cui­dad me­diá­ti­ca. Pe­ro es­to, pro­me­te la ac­triz ma­dri­le­ña (To­rre­lo­do­nes, 1990), no fue exac­ta­men­te lo que cam­bió su pers­pec­ti­va de exis­ten­cia. «Du­ran­te aquel año, de­ci­di­mos que lo jus­to era ayu­dar a otras per­so­nas con la pla­ta­for­ma y la voz que nos ha­bían si­do da­das». Así na­ció Ocho­tum­bao, la fun­da­ción que ho­me­na­jea al ‘ocho’ de la pe­lí­cu­la y que, tum­ba­do, in­vo­ca al in­fi­ni­to. Des­de su crea­ción, en no­viem­bre de 2016, has­ta hoy, la fun­da­ción ha or­ques­ta­do fun­cio­nes be­né­fi­cas y her­ma­na­do con las ONGs Mi prin­ce­sa Rett o Sa­ve The Chil­dren, jun­to a la que via­ja­ron al campamento de re­fu­gia­dos rohin­yás de Ban­gla­desh. «De la pa­rá­li­sis ce­re­bral a la dro­ga­dic­ción, ya te­ne­mos mil cau­sas a po­ner en mar­cha»

BE­LÉN RUE­DA Ca­mi­sa de al­go­dón, de Cé­li­ne; pan­ta­lón tu­xe­do, de Mi­chael Kors Co­llec­tion.

GEENA RO­MÁN Ca­mi­sa de vo­lan­tes, de Gi­venchy; co­llar Di­va’s Dream de oro blan­co y dia­man­tes, de Bul­ga­ri.

CLA­RA LAGO Ca­mi­sa asi­mé­tri­ca, de Loe­we; pan­ta­lón de Em­po­rio Ar­ma­ni; ani­llo Pul­se de oro ro­sa y dia­man­tes, y ani­llo Le Cu­be Dia­mant, am­bos de Dinh Van. Ayu­dan­te de rea­li­za­ción: Pa­tri­cia López. Ma­qui­lla­je y pe­lu­que­ría: Ri­car­do Calero pa­ra Cha­nel y Bum­ble & Bum­ble; y Pe­dro Ce­de­ño (Ta­lents) pa­ra Cha­nel y ghd. Ayu­dan­te de ma­qui­lla­je y pe­lu­que­ría: Ve­ró­ni­ca Ruiz. Di­se­ño de set: Gabriel Es­cá­mez (Co­bal­to Stu­dio). Ayu­dan­te de ar­te: Ja­vier Pé­rez. Flo­res: L.A. Stu­dio. Agra­ce­di­mien­tos: Reno Spain.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.