JAR­DÍN IN­TE­RIOR.

El nue­vo re­fu­gio ma­dri­le­ño de Am­pa­ro Cor­si­ni.

VOGUE (Spain) - - Sumario - Fo­to­gra­fía ELE­NA OLAY Rea­li­za­ción ISA­BEL LLAN­ZA

La ex­qui­si­ta nue­va vi­vien­da ma­dri­le­ña de Am­pa­ro Cor­si­ni se ti­ñe del azul y el ver­de del con­ti­guo Jar­dín Bo­tá­ni­co. Un ver­gel de di­se­ño, ar­te y mo­da idea­do con la ayu­da de Isa­bel López-Que­sa­da y pen­sa­do pa­ra afian­zar las raí­ces de la fa­mi­lia en Es­pa­ña.

Es­ta me­sa ha vi­vi­do gran­des juer­gas» ex­cla­ma di­ver­ti­da Am­pa­ro Cor­si­ni fren­te a la pie­za que ar­ti­cu­la su co­me­dor. El an­ti­cua­rio Fernando Fau­quié, quien se la ven­dió, le con­tó que per­te­ne­cía a la pa­re­ja que te­nía la ac­triz Ava Gard­ner en el sa­lón de su pi­so de Ma­drid en los años cin­cuen­ta. Es un mue­ble mag­ní­fi­co, pe­ro ni si­quie­ra con se­me­jan­te pá­ti­na de anéc­do­ta con­si­gue lle­var­se to­do el pro­ta­go­nis­mo de una es­tan­cia en la que el vi­si­tan­te se ve in­me­dia­ta­men­te atraí­do por el ex­te­rior. Di­fí­cil no que­dar hip­no­ti­za­do por el po­der del exu­be­ran­te Real Jar­dín Bo­tá­ni­co de Ma­drid que se cue­la por las gran­des ven­ta­nas.

Al­go pa­re­ci­do le su­ce­dió a la in­quie­ta Am­pa­ro y a su ma­ri­do, el ban­que­ro Ma­no­lo Fal­có, la pri­me­ra vez que pu­sie­ron un pie en el que –un año y me­dio atrás– se con­vir­tió en su nue­vo pi­so. «Al en­trar y des­cu­brir las vis­tas sen­ti­mos un au­tén­ti­co fle­cha­zo», ase­gu­ra ella. «Tu­vi­mos muy cla­ro que lo que­ría­mos». El tras­la­do de la pa­re­ja y de sus tres hi­jos a es­ta nue­va vi­vien­da bus­ca­ba am­pliar el es­pa­cio pa­ra una fa­mi­lia «muy via­je­ra» que quie­re que sus raí­ces en Ma­drid es­tén bien an­cla­das y que los ni­ños,

es­co­la­ri­za­dos en Lon­dres, deseen siem­pre vol­ver a su ciu­dad na­tal. «Por­que co­mo en Es­pa­ña no se vi­ve en nin­gún si­tio», ase­ve­ra con­ven­ci­da.

La que sin du­da es una de las mu­je­res más es­ti­lo­sas de Ma­drid, de­jó hue­lla a su pa­so por Vo­gue Es­pa­ña. Du­ran­te nue­ve años for­mó par­te del equi­po co­mer­cial de la re­vis­ta, tras pa­sar por An­te­na 3 y Ca­nal Plus, has­ta que en 2010 dio un gi­ro a su vi­da. «A Ma­no­lo le ofre­cie­ron una bue­na opor­tu­ni­dad la­bo­ral en Lon­dres y yo me que­dé en una si­tua­ción par­ti­cu­lar, con un pie en ca­da ciu­dad». Am­pa­ro ha que­ri­do apro­ve­char es­te pa­rén­te­sis vi­tal pa­ra for­mar­se. «Cuan­do eres ma­dre jo­ven, ca­si to­do tu tiem­po se di­vi­de en­tre tra­ba­jo y fa­mi­lia, y que­dan po­cos mo­men­tos pa­ra desa­rro­llar otros in­tere­ses. Lon­dres es una ciu­dad muy vi­va cul­tu­ral­men­te, así que aho­ra he te­ni­do la gran suer­te de po­der de­di­car­me a es­tu­diar Hu­ma­ni­da­des, al­go que siem­pre me ha atraí­do». No des­car­ta vol­ver pron­to a tra­ba­jar y en­tre las ideas que ba­ra­ja hay al­gún pro­yec­to re- la­cio­na­do con la mo­da, un mun­do que le apa­sio­na y que ya vi­vió de cer­ca en sus años en

Vo­gue Es­pa­ña. En­vuel­ta en la ma­ra­vi­llo­sa luz de pri­me­ra ho­ra de la tar­de que en­tra a rau­da­les por las ven­ta­nas del sa­lón, Am­pa­ro re­pa­sa con de­ta­lle la his­to­ria de los ob­je­tos que la ro­dean. Al­gu­nos lle­van to­da la vi­da con la fa­mi­lia, co­mo el biom­bo Co­ro­man­del que en­mar­ca el es­pa­cio, un re­ga­lo que la pa­re­ja re­ci­bió por su re­cor­da­da bo­da en 1999. Otros son apor­ta­cio­nes re­cien­tes que le ilu­sio­nan, co­mo la me­sa y la lám­pa­ra de

bron­ce de Os­sa­na Vis­con­ti di Mo­dro­ne, la jo­ye­ra y di­se­ña­do­ra de mo­bi­lia­rio que co­la­bo­ra con To­mas Maier pa­ra Bot­te­ga Ve­ne­ta. Allí y allá cris­ta­les que ve­lan por la ener­gía de una ca­sa que ob­ser­va las in­di­ca­cio­nes del Feng Shui.

No se han he­cho gran­des cam­bios en la es­truc­tu­ra y la re­for­ma –que es­ta­ba fir­ma­da por la afa­ma­da in­terio­ris­ta Isa­bel López-Que­sa­da–, ape­nas al­gu­nos de­ta­lles de dis­tri­bu­ción. Y, a par­tir de ahí, se ha ju­ga­do con la de­co­ra­ción y los co­lo­res pa­ra im­preg­nar el in­te­rior de la po­de­ro­sa com­bi­na­ción de ver­de y azul que do­mi­na el ex­te­rior.

Isa­bel, que es ade­más una gran ami­ga de Am­pa­ro des­de ha­ce más de 20 años, ha con­tri­bui­do tam­bien a la de­co­ra­ción del pi­so. «He mon­ta­do ya va­rias ca­sas y, con el tiem­po y la ex­pe­rien­cia vas en­ten­dien­do con qué te sien­tes có­mo­da», re­fle­xio­na Am­pa­ro. «Isa­bel tie­ne un don in­creí­ble pa­ra su tra­ba­jo. Yo par­to de las ideas cla­ras y un gus­to muy de­fi­ni­do, pe­ro ella me ayu­da a no equi­vo­car­me y siem­pre me ha­ce mi­rar las co­sas con un pris­ma di­fe­ren­te, al­go muy en­ri­que­ce­dor».

López-Que­sa­da, que abrió su es­tu­dio ha­ce 35 años, y la co­no­ce tam­bién co­mo clien­te tras va­rios pro­yec­tos jun­tas, ha res­pe­ta­do sus de­seos y su per­so­na­li­dad. «Ha­ce­mos muy buen equi­po. A Am­pa­ro le cues­ta con­fiar, pe­ro cuan­do lo ha­ce es de ver­dad. Man­te­ne­mos un buen diá­lo­go y sa­ca­mos lo me­jor la una de la otra. Esa es la ma­ne­ra de que las ca­sas que­den mag­ní­fi­cas. Y ca­da vez nos sa­len me­jor. No hay obras bue­nas sino bue­nos clien­tes. Y eso es al­go que se no­ta en el re­sul­ta­do».

«Una ca­sa nun­ca se aca­ba», re­fle­xio­na Am­pa­ro cues­tio­na­da por la fe­cha en que dio el pro­ce­so de re­mo­de­la­ción por fi­na­li­za­do. «Lo de dar­la por ter­mi­na­da es un po­co an­ti­guo, co­mo de la épo­ca de nues­tros abue­los, cuan­do man­te­nías to­do ina­mo­vi­ble de por vi­da. Un pi­so tie­ne que evo­lu­cio­nar al rit­mo que lo ha­cen quie­nes vi­ven den­tro. Me en­can­ta mo­ver co­sas, traer re­cuer­dos de al­gún via­je…».

A Am­pa­ro le di­vier­ten las mez­clas y se no­ta en to­dos los rin­co­nes: un cua­dro del si­glo XVIII se com­bi­na con fo­to­gra­fías de Wolf­gang Till­mans en el cuar­to de la te­le­vi­sión; un bus­to de ala­bas­tro, com­pra­do a Ch­ris­ti­ne Reiff, se mi­ra con una lám­pa­ra de pa­pel del mo­der­ní­si­mo co­lec­ti­vo fran­cés Well Well De­sig­ners en el sa­lón. Su cu­rio­si­dad es­té­ti­ca se nu­tre de los tra­ba­jos de sus ami­gos de­co­ra­do­res, pe­ro so­bre to­do de Pin­te­rest e Instagram, «un mun­do de des­cu­bri­mien­tos que no tie­ne fin»; no tan­to de las po­pu­la­res subas­tas di­gi­ta­les. «Al­gu­na vez las con­sul­to. Pe­ro me di­vier­te la fe­ria, el mer­ca­di­llo a pie de ca­lle y el con­tac­to di­rec­to con el ven­de­dor. Soy asi­dua al Ras­tro, en Ma­drid, y a las tien­das de Pim­li­co Road, en Lon­dres. En mi ru­ta fi­ja es­tan Be­re­nis, Ramón Por­tuon­do, Tiem­pos Mo­der­nos y Jon Ur­goi­ti.

La me­sa de Ava Gard­ner ocu­pa el pri­me­ro de los tres sa­lo­nes en­ca­de­na­dos que for- man un úni­co y am­plio es­pa­cio de es­tar abier­to al ex­te­rior. En las zo­nas pri­va­das los pa­pe­les y te­las es­tam­pa­dos a mano por pe­que­ñas com­pa­ñías que a Am­pa­ro le di­vier­te ras­trear dan un ca­rác­ter sin­gu­lar a ca­da cuar­to. En es­pe­cial a su rin­cón fa­vo­ri­to, su ba­ño y ves­ti­dor con ba­ñe­ra de hie­rro, tam­bién inevi­ta­ble­men­te abo­ca­do al jar­dín e idea­do pa­ra ale­jar­se un po­co del mun­do. «Nos en­can­ta ha­cer pla­nes fa­mi­lia­res jun­tos, pe­ro he­mos in­ten­ta­do que ca­da uno ten­ga su es­pa­cio. Es im­por­tan­te pa­sar tiem­po con uno mis­mo», son­ríe

Am­pa­ro Cor­si­ni po­sa fren­te a unas fo­to­gra­fías de Wolf­gang Till­mans con ca­mi­sa de Equip­ment (380 €); pan­ta­lón de Jo­seph (215 €); y za­pa­tos May­sa­le, de Ma­no­lo Blah­nik (695 €). Las flo­res son de Inés Urquijo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.