UNSOIVLEDRASDAOL

LAS RECLAMAS SO­CIA­LES Y EL EM­PO­DE­RA­MIEN­TO FE­ME­NINO SON EL CA­BA­LLO DE BA­TA­LLA CON EL QUE EL DI­SE­ÑA­DOR DE ORI­GEN NEPALÍ PRA­BAL GU­RUNG REIVIN­DI­CA EL PO­DER DE LA ES­TÉ­TI­CA APLI­CA­DA CON CON­CIEN­CIA.

VOGUE (Spain) - - Vogue Espía - Á.F.-E.

La mo­da es un len­gua­je del que las mu­je­res se sir­ven pa­ra co­mu­ni­car quié­nes son y cuá­les son sus va­lo­res. Es un ins­tru­men­to muy po­de­ro­so». A es­ta na­rra­ti­va es a la que el di­se­ña­dor Pra­bal Gu­rung (Sin­ga­pur, 1979) lle­va apor­tan­do su pro­pia ter­mi­no­lo­gía du­ran­te ca­si una dé­ca­da, des­de que de­bu­ta­ra en la es­ce­na neo­yor­qui­na en fe­bre­ro de 2009 con una co­lec­ción de oto­ño que re­for­mu­la­ba la sen­sua­li­dad de la ves­ti­men­ta fe­me­ni­na lle­ván­do­la al te­rreno del uti­li­ta­ris­mo con­tem­po­rá­neo. «Per­so­nal­men­te no en­cuen­tro na­da más im­pac­tan­te y lla­ma­ti­vo que una mu­jer ves­ti­da de co­lor, en to­da su ple­ni­tud. No obs­tan­te, la pre­ten­sión que ten­go con mi mar­ca es ofre­cer múl­ti­ples op­cio­nes es­té­ti­cas pa­ra que ca­da una pue­da ce­le­brar su pro­pia exu­be­ran­cia e in­ter­pre­tar su fe­mi­ni­dad co­mo más có­mo­da se sien­ta».

Cria­do en Ne­pal, país con el que man­tie­ne un víncu­lo muy es­pe­cial, se ma­tri­cu­ló en la Uni­ver­si­dad de Nue­va Del­hi, In­dia, pe­ro aban­do­nó an­tes de li­cen­ciar­se pa­ra ini­ciar una ca­rre­ra co­mo es­ti­lis­ta que le lle­vó has­ta la es­cue­la Par­sons de Nue­va York, de don­de sa­lió con un tí­tu­lo en di­se­ño de mo­da, prác­ti­cas en el es­tu­dio de Don­na Ka­ran y, fi­nal­men­te, una ofer­ta co­mo di­rec­tor crea­ti­vo de Bill Blass, pues­to que ocu­pó cin­co años.

El ac­ti­vis­mo so­cial ha si­do la tó­ni­ca ge­ne­ral en el dis­cur­so de Gu­rung, te­ji­do con sa­bi­du­ría en el en­tra­ma­do de sus crea­cio­nes, es­pe­cial­men­te en­fo­ca­do ha­cia el fe­mi­nis-

mo. «El mun­do se­ría un lu­gar me­jor si hu­bie­ra más mu­je­res en el po­der, ha­bría más jus­ti­cia, más equi­dad y más com­pa­sión. Mi con­cep­ción del fe­mi­nis­mo pa­sa por es­cu­char a las mu­je­res, com­pren­der sus ne­ce­si­da­des y en­ten­der que, co­mo hom­bre, no te­ne­mos to­das las res­pues­tas y de­be­mos otor­gar­les el de­re­cho pa­ra que sean tra­ta­das con el mis­mo res­pe­to, igual­dad de sa­la­rios y de opor­tu­ni­da­des», afir­ma.

El clí­max lle­gó du­ran­te el ca­rru­sel fi­nal de su des­fi­le de oto­ño/ in­vierno 2017-18 en el que plas­mó la in­cer­ti­dum­bre y el des­con­ten­to so­cio­po­lí­ti­co que do­mi­na­ba la es­ce­na in­ter­na­cio­nal so­bre las ca­mi­se­tas que lu­cie­ron mo­de­los co­mo Be­lla Ha­did, Joan Smalls, Char­lee Fra­ser o Sa­ra Sam­paio, en las que se po­dían leer le­mas co­mo ‘El fu­tu­ro es fe­me­nino’, ‘Mi no­vio es fe­mi­nis­ta’, ‘Más fuer­te que el mie­do’, ‘Nues­tras men­tes, nues­tros cuer­pos, nues­tro po­der’ o ‘Es­te es el as­pec­to de un fe­mi­nis­ta’, con la que él mis­mo sa­lió a sa­lu­dar al pú­bli­co mien­tras Ima­gi­ne de John Len­non so­na­ba de fon­do. «Me sien­to muy afor­tu­na­do de po­der per­te­ne­cer a una in­dus­tria co­mo es­ta que me pro­por­cio­na una pla­ta­for­ma y una au­dien­cia que ob­ser­va y es­cu­cha lo que que­re­mos ex­pre­sar. Es una gran res­pon­sa­bi­li­dad po­der dis­po­ner de es­te al­ta­voz pa­ra de­nun­ciar las in­jus­ti­cias y ha­cer pre­gun­tas que pro­vo­quen un diá­lo­go cons­truc­ti­vo. Pe­ro aún más im­por­tan­te que esa ca­pa­ci­dad de al­zar la voz es to­mar ac­cio­nes». La re­per­cu­sión fue tal que, seis me­ses des­pués, la ac­ti­vis­ta Glo­ria Stei­nem con­tem­pló des­de la pri­me­ra fi­la su des­fi­le. «Fue un gran ho­nor, uno de los mo­men­tos más emo­ti­vos de mi ca­rre­ra. Ella es una he­roí­na pa­ra mí y re­pre­sen­ta to­dos los va­lo­res que quie­ro aso­ciar a las mu­je­res que re­pre­sen­ta la fir­ma».

Pe­ro el em­po­de­ra­mien­to que pro­pug­na tie­ne mu­chos más fo­cos de ac­ción. En pri­mer lu­gar la di­ver­si­dad, en lo que res­pec­ta a ra­za, ta­lla, edad y gé­ne­ro. En los cas­tings de sus des­fi­les, Tay­lor Hill se co­dea con Ash­ley Graham, Can­di­ce Huf­fi­ne o Rad­hi­ka Nair en­tre otras. Una re­pre­sen­ta­ción tan am­plia que se re­fle­ja en sus pren­das, que se pro­du­cen has­ta la ta­lla 50. En se­gun­do lu­gar, el em­po­de­ra­mien­to so­cial. Al­go que lle­va a ca­bo a tra­vés de su Fun­da­ción Shiksh­ya en Ne­pal, que creó en 2011 pa­ra pro­veer a mu­je­res y ni­ñas des­fa­vo­re­ci­das de su país de ori­gen con pro­gra­mas edu­ca­ti­vos y ser­vi­cios bá­si­cos de sub­sis­ten­cia. «Sin du­da es el pro­yec­to del que más or­gu­llo­so es­toy, en el que he de­po­si­ta­do mi al­ma y mi co­ra­zón. La in­ten­ción es crear una ma­sa de lí­de­res de opi­nión que sir­van co­mo ins­tru­men­to pa­ra re­con­du­cir la so­cie­dad y ha­cer­la más jus­ta, equi­ta­ti­va, res­pon­sa­ble, crí­ti­ca y pro­gre­sis­ta. Des­de que crea­mos la fun­da­ción, he­mos con­se­gui­do fi­nan­ciar la edu­ca­ción de 300 ni­ños y ni­ñas y se cal­cu­la que he­mos in­ci­di­do de ma­ne­ra po­si­ti­va en unas 15.000 vi­das. Na­da me enor­gu­lle­ce más que tra­ba­jar pa­ra em­po­de­rar a la si­guien­te ge­ne­ra­ción»

La mo­de­lo An­dre­ja Pe­jic, en el backstage del des­fi­le p/v de Pra­bal Gu­rung. Arri­ba, en blan­co y ne­gro, re­tra­to del di­se­ña­dor.

Ash­ley Graham, en­tre bam­ba­li­nas. Arri­ba, al­gu­nas mo­de­los lu­cen ca­mi­se­tas con men­sa­jes ac­ti­vis­tas en su des­fi­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.