Rói­sín MURPHY

Es­ta can­tan­te ir­lan­de­sa se­rá re­cor­da­da por Mo­lo­ko, el dúo mu­si­cal con el que hi­zo bai­lar a un pla­ne­ta a las puer­tas del nue­vo mi­le­nio. Una rup­tu­ra ar­tís­ti­ca, dos hi­jos y cua­tro ál­bu­mes en so­li­ta­rio des­pués, su ex­cén­tri­co e imi­ta­dí­si­mo es­ti­lo se man­tie­ne i

VOGUE (Spain) - - Agenda -

1 En las en­tre­vis­tas sue­les ha­blar más de tu abue­la que de tu pro­pia ma­dre. ¿Qué te­nía de es­pe­cial es­ta mu­jer? Era la per­so­na más sin­gu­lar de es­te mun­do. Te­nía va­rios res­tau­ran­tes y ac­tua­ba co­mo una je­fa, de una for­ma ca­si tea­tra­li­za­da. So­lía lle­var un abri­go de piel y los la­bios siem­pre en ro­jo, con guan­tes y fal­das de tu­bo. Si eso no es sen­ti­do de la mo­da...

2 Hay can­cio­nes que se re­cuer­dan con ca­ri­ño y otras que uno pre­fie­re ol­vi­dar. ¿Cuál de tus te­mas trae los me­jo­res re­cuer­dos? Ex­ploi­ta­tion. Es el pri­mer sin­gle de Hair­less Toys, el ál­bum de mi re­torno en 2015. Es el te­ma que más he to­ca­do en di­rec­tos y fes­ti­va­les des­de en­ton­ces, y aun­que no te lo creas, aún no me he can­sa­do de él.

3 ¿Quién ejer­ció más in­fluen­cia en los lo­cos años de ado­les­cen­cia que vi­vis­te en Man­ches­ter? Kim Gor­don. So­nic Youth me abrió los oí­dos y las puer­tas a uni­ver­sos mu­si­ca­les. Me ha­bía vi­cia­do con Queen y Sis­ters of Mercy tiem­po atrás, pe­ro ver a esa mu­jer en con­cier­to a los 14 años me mar­có pa­ra siem­pre. 4 Siem­pre has te­ni­do una re­la­ción es­tre­cha y ex­cén­tri­ca con la mo­da. ¿Al­gún con­jun­to que te se­rá di­fí­cil ol­vi­dar? ¿Uno so­lo? Com­pli­ca­do. Mi ami­go, el di­se­ña­dor y som­bre­re­ro bel­ga Chris­top­he Cop­pens, que me ha crea­do las ma­yo­res lo­cu­ras. La más ab­sur­da de ellas, un tra­je con los cuer­pos de dos hom­bres a es­ca­la real re­lle­nos de al­go­dón que lle­vé en un con­cier­to en 2008.

5 Fir­mas­te tu pri­mer con­tra­to a los 19 años. ¿Nun­ca hu­bo otra op­ción so­bre la me­sa al mar­gen de la mú­si­ca? Que­ría em­pe­zar un gra­do en Be­llas Ar­tes, pe­ro ni si­quie­ra me lle­ga­ba el di­ne­ro pa­ra su­fra­gár­me­lo. Lo su­plí con un cur­so cor­to, pe­ro Mark [Bry­don, su pa­re­ja sen­ti­men­tal y ar­tís­ti­ca de 1994 a 2001, del que na­ció Mo­lo­ko] se in­ter­pu­so en mi ca­mino y ya hu­bo po­co que ha­cer.

6 ¿ Qué te gus­ta­ría cam­biar de la in­dus­tria de la que for­mas par­te? Me gus­ta­ría ser tan re­le­van­te co­mo pa­ra po­der cam­biar al­go, pe­ro la mú­si­ca es una bes­tia que avan­za a una ve­lo­ci­dad mu­cho más rá­pi­da de lo que yo po­dría al­te­rar. 7 ¿Cuál es el lu­gar más su­rrea­lis­ta que has vi­si­ta­do en tu vi­da? El re­ti­ro crea­ti­vo en el que par­ti­ci­pé ha­ce po­co en Pa­les­ti­na, con Brian Eno, Black Ma­don­na y más ar­tis­tas, en el ho­tel Wa­lled Off di­se­ña­do por Banksy. Crea­mos, in­clu­so, un ál­bum ins­pi­ra­do en aque­llos días. No voy a me­ter­me en el con­flic­to en­tre am­bos, pe­ro so­lo di­ré que si al­gún día vi­si­tas Is­rael, cru­za la fron­te­ra y co­no­ce Pa­les­ti­na.

8 El pró­xi­mo 8 de ju­nio, ac­túas en el Fes­ti­val Pa­raí­so de Ma­drid. ¿Qué que­da del es­pí­ri­tu de Woods­tock? Si me pre­gun­tas por los fes­ti­va­les ma­si­vos, na­da. Pe­ro le­jos del ‘cir­cui­to Coa­che­lla’, aún que­dan ci­tas in­tere­san­tes.

9 ¿Cuál es la me­jor lec­ción que te gus­ta­ría de­jar a tus dos hi­jos, Clo­dagh y Tadhg? Que ol­vi­den esa di­cho­sa ob­se­sión de la so­cie­dad por in­ten­tar ser ‘nor­mal’. ¿Qué na­ri­ces sig­ni­fi­ca eso? No quie­ro que ellos pre­ten­dan ser­lo. Mi ob­je­ti­vo es que no se com­pa­ren con ab­so­lu­ta­men­te na­die y sean lo más li­bres que es­te mun­do les per­mi­ta ser

Rói­sín Murphy ac­túa en la I edi­ción del Pa­raí­so Fes­ti­val, que ten­drá lu­gar el 8 y 9 de ju­nio en el cam­pus de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.