¡CÓ­MO HE­MOS CAM­BIA­DO!

DES­DE 1988, AÑO EN QUE NA­CIÓ VO­GUE ES­PA­ÑA, HE­MOS PA­SA­DO DE BRIN­DAR UN DES­ME­SU­RA­DO CUL­TO AL FÍ­SI­CO A UNA CA­DA VEZ MÁS EN­TU­SIAS­TA DE­FEN­SA DE LA DI­VER­SI­DAD Y LA IN­DI­VI­DUA­LI­DAD. EN­TRA­MOS EN LA ERA DEL BIE­NES­TAR IN­TE­GRAL.

VOGUE (Spain) - - Belleza -

Ha­ce tres dé­ca­das, la in­dus­tria de la be­lle­za an­da­ba al­go ofus­ca­da en dar unas so­lu­cio­nes un po­co cán­di­das a lo que du­ran­te años se ha­bían con­si­de­ra­do los dos gran­des es­tig­mas fe­me­ni­nos: la ce­lu­li­tis y las arru­gas. Y lo ha­cía con unos men­sa­jes más en­fo­ca­dos a utó­pi­cas pro­me­sas que a reali­da­des po­si­bles. Ya se vis­lum­bra­ba un cam­bio en un sec­tor que se re­ve­la­ba ca­da vez más po­de­ro­so e in­flu­yen­te, así co­mo en una con­su­mi­do­ra más exi­gen­te y cu­rio­sa. Así, lo que pa­re­cía que iba a ser una tran­si­ción tran­qui­la se ha con­fir­ma­do co­mo una re­vo­lu­ción, sus­ten­ta­da por unas fór­mu­las cos­mé­ti­cas ava­la­das por lo más gra­na­do de la in­ves­ti­ga­ción y unos tra­ta­mien­tos mé­di­coes­té­ti­cos ca­pa­ces de me­jo­rar y mo­de­lar a la car­ta ros­tros y cuer­pos has­ta lí­mi­tes nun­ca ima­gi­na­dos. Na­da de es­to hu­bie­ra si­do po­si­ble sin unos la­bo­ra­to­rios en­tre­ga­dos a la cau­sa, así co­mo a una trans­ver­sa­li­dad de co­no­ci­mien­tos que es­ta in­dus­tria ha aprehen­di­do co­mo una alum­na aven­ta­ja­da y he­cho su­yos con ma­trí­cu­la de ho­nor.

A fi­na­les de los 80, los ges­tos bá­si­cos del cui­da­do fa­cial se ce­ñían a lim­piar, hi­dra­tar y ma­qui­llar. Ni si­quie­ra pro­te­ger. En cues­tio­nes de cuer­po, el plan era aún más bá­si­co: de­pi­la­ción a la ce­ra y el pun­tual uso de an­ti­ce­lu­lí­ti­cos pa­ra pre­pa­rar una ope­ra­ción bi­qui­ni cu­ya re­com­pen­sa fi­nal era lo­grar el más mo­reno to­da­vía. Las más so­fis­ti­ca­das re­cu­rrían a los cen­tros de be­lle­za pa­ra lim­pie­zas de cu­tis y po­co más; y so­lo al­gu­nas con po­si­bles re­cu­rrían al bis­tu­rí. Al gim­na­sio se iba a ha­cer ae­ró­bic, co­mo Ja­ne Fon­da, y a echar el bo­fe has­ta lo­grar el utó­pi­co 90-60-90 de las mo­de­los del mo­men­to.

Aho­ra, to­do es di­fe­ren­te. Pa­ra em­pe­zar, la ofer­ta cos­mé­ti­ca es am­plí­si­ma y la tec­no­lo­gía per­mi­te ac­ce­der, des­de el sa­lón de ca­sa, a un sin­fín de mar­cas, pro-

duc­tos, tex­tu­ras y for­ma­tos, ca­pa­ces de sa­tis­fa­cer ca­da de­seo o ne­ce­si­dad, por in­só­li­tos que sean. La de­man­da va por otros de­rro­te­ros y las no­ve­da­des bus­can se­du­cir y sor­pren­der a unos con­su­mi­do­res ca­da vez más im­pa­cien­tes y proac­ti­vos.

Los mo­vi­mien­tos so­cia­les, por su par­te, es­tán im­pul­san­do el desa­rro­llo de nue­vos pro­duc­tos. Por ejem­plo, uno de los gran­des ejes so­bre el que gi­ró el con­gre­so de CEW ( Cos­me­tic Exe­cu­ti­ve

Wo­men) de 2016 fue la irrup­ción del con­cep­to de lo su­per­na­tu­ral en es­te sec­tor. El de­seo de na­tu­ra­li­dad y sa­lud tan en bo­ga en to­dos los cam­pos es­tá lle­van­do a la bús­que­da y cap­tu­ra de in­gre­dien­tes na­tu­ra­les efec­ti­vos que con­ven­zan tam­bién a la in­dus­tria del lu­jo. Pa­ra­le­la­men­te, la cre­cien­te preo­cu­pa­ción por la ca­li­dad de vi­da en el en­torno ur­bano tam­bién se ha tras­la­da­do a la cos­mé­ti­ca con una ar­ti­lle­ría de fór­mu­las dis­pues­tas a de­fen­der la piel del efec­to com­bi­na­do de ra­dia­ción so­lar y con­ta­mi­na­ción. Igual­men­te, la de­man­da so­cial res­pal­da la slow beauty, una co­rrien­te que tra­ta de lo­grar una ar­mo­nía fí­si­ca y emo­cio­nal a tra­vés de ru­ti­nas cos­mé­ti­cas y hábitos sa­lu­da­bles.

Es­pa­ña es­tá de­jan­do atrás la so­cie­dad su­per­fi­cial del ha­cia fue­ra y co­mien­za a per­ci­bir una be­lle­za con al­ma y con­mo­ve­do­ra. El mo­vi­mien­to deep-in y la be­lle­za in­te­rior es­tán co­bran­do una enor­me fuer­za en el pre­sen­te», ex­pli­ca Pilar Pa­rra, di­rec­to­ra del es­tu­dio so­bre la Per­cep­ción de la be­lle­za pa­ra los es­pa­ño­les, rea­li­za­do pa­ra L’Oréal Es­pa­ña. Es­te cam­bio de pa­ra­dig­ma in­te­gra la be­lle­za en el es­ti­lo de vi­da y es­par­ce sus prin­ci­pios en­tre los cen­tros de fit­ness, con­ver­ti­dos en tem­plos de sa­lud y bie­nes­tar; la nu­tri­ción, em­pe­ña­da en con­ven­cer­nos de las bon­da­des de los su­per­ali­men­tos; o las ca­bi­nas de be­lle­za, de­di­ca­das a re­se­tear cuer­po y al­ma.

Lo que nos han traí­do tam­bién es­tos nue­vos tiem­pos es la adap­ta­ción de las tec­no­lo­gías de los cen­tros y clí­ni­cas de be­lle­za a los ho­ga­res. Te­ne­mos ya lim­pia­do­res fa­cia­les con tec­no­lo­gía só­ni­ca (Cla­ri­so­nic), apa­ra­tos de fo­to­de­pi­la­ción pa­ra uso do­mi­ci­lia­rio (Lumea, de Philips) o dis­po­si­ti­vos de luz Led pa­ra tra­tar ac­né, man­chas o fla­ci­dez (Neu­tro­ge­na, My C.L.E. de Ca­ri­ta o Unics­kin). Y es­to no ha he­cho más que em­pe­zar.

Por otro la­do, la me­di­ci­na es­té­ti­ca, tan li­mi­ta­da ha­ce trein­ta años, hoy vi­ve un boom gra­cias a tra­ta­mien­tos mí­ni­ma­men­te in­va­si­vos, re­sul­ta­dos apre­cia­bles, más o me­nos in­me­dia­tos, per­so­na­li­za­bles y du­ra­de­ros. Lo mis­mo su­ce­de con la ci­ru­gía, que, se­gún el doc­tor An­to­nio de la Fuen­te, «se ha be­ne­fi­cia­do de nue­vas téc­ni­cas de re­ju­ve­ne­ci­mien­to fa­cial, pro­ce­di­mien­tos me­nos agre­si­vos y ma­yo­res co­no­ci­mien­tos anató­mi­cos que per­mi­ten unos re­sul­ta­dos me­jo­res. Y na­tu­ra­les»

A fi­na­les de los Arri­ba, la80,mo­de­lo la be­lle­za Jus­ti­ne­se­con­si­de­ra­baAs­se­ta con pren­das­laex­pre­sión­de­la co­lec­ción 2017/de2018. un ca­non A la es­té­ti­coiz­quier­da, úni­co, Ma­ri­ne jun­to­dea cuer­pos­sus co­la­bo­ra­do­res Jus­ti­ne per­fec­tos y Se­rre,ros­tro­sPe­pijn siem­pre­van Ee­den y Axel Cor­ban. jó­ve­nes.

En la ac­tua­li­dad, el con­cep­to de be­lle­za es­tá li­ga­do a la sa­lud y el es­ti­lo de vi­da. La mu­jer bus­ca sen­tir­se bien en su piel y di­ri­ge to­dos sus cui­da­dos a lo­grar ese ob­je­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.