EDNE ULAN MRIENMCOÓRNI A

CO­MO HO­ME­NA­JE A SUS RAÍ­CES ES­PA­ÑO­LAS, EL DI­SE­ÑA­DOR FRAN­CÉS JU­LIEN MAR­TI­NEZ DE­BU­TA CON UNA CO­LEC­CIÓN DE CAL­ZA­DO QUE GI­RA EN TORNO A LA AR­TE­SA­NÍA Y CON UN NOSTÁLGIGO GUI­ÑO AL ES­TI­LO DE VI­DA ME­DI­TE­RRÁ­NEO.

VOGUE (Spain) - - Vogue Espía - Á.F.-E.

Los re­cuer­dos de la in­fan­cia son co­mo un te­so­ro: ob­je­tos pre­cio­sos que dan alas a la ima­gi­na­ción de los di­se­ña­do­res cuan­do los des­cu­bren. Una sen­sa­ción si­mi­lar fue la que in­va­dió a Ju­lien Mar­ti­nez ( Ver­sai­lles, 1980) cuan­do via­jó por pri­me­ra vez a un ta­ller ar­te­sano de cal­za­do ali­can­tino en 2013. «Esa vi­si­ta des- per­tó en mí la me­mo­ria de las va­ca­cio­nes fa­mi­lia­res por el sur de Es­pa­ña y las Is­las Ba­lea­res», nos cuen­ta. Su in­te­rés por la za­pa­te­ría se re­mon­ta a sus ini­cios la­bo­ra­les co­mo con­sul­tor de mo­da en Pa­rís, don­de tra­ba­jó pa­ra fir­mas co­mo Ca­rel des­de la agen­cia que él mis­mo fun­dó, La Cor­don­ne­rie Gé­né­ra­le. «Aun­que es­tu­dié di­se­ño in­dus­trial,

nun­ca pen­sé real­men­te que el cal­za­do pu­die­ra ser una op­ción. Al fi­na­li­zar la ca­rre­ra tra­ba­jé va­rios años en es­tu­dios de di­se­ño en Bar­ce­lo­na y Pa­rís sin real­men­te dis­fru­tar de lo que ha­cía. La mo­da lle­gó un día cuan­do em­pe­cé a di­bu­jar za­pa­tos en ca­sa por la no­che. ¡Fue real­men­te una re­ve­la­ción!», ase­gu­ra.

Des­pués del pri­mer con­tac­to con aque­llos ar­te­sa­nos, se ani­mó a in­ves­ti­gar con más de­ta­lle las po­si­bi­li­da­des que esas téc­ni­cas po­dían ofre­cer­me. Y de esa cu­rio­si­dad na­ció su pri­me­ra co­lec­ción. «Son nue­ve mo­de­los en­fo­ca­dos des­de dos hor­mas, una cua­dra­da muy re­tro con tres al­tu­ras di­fe­ren­tes, y otra más pun­tia­gu­da y ele­gan­te real­za­da con un ta­cón me­tá­li­co», ex­pli­ca el fran­cés.

La rai­son d’être so­bre la que se fun­da­men­ta Mar­ti­nez, co­mo ha bau­ti­za­do a su fir­ma, es la ar­te­sa­nía de fac­tu­ra ín­te­gra­men­te es­pa­ño­la, cu­ya se­ña de iden­ti­dad es el tren­za­do de re­ji­lla. Un me­ticu­loso tra­ba­jo en piel que ha con­ver­ti­do en el se­llo de iden­ti­dad de su tra­ba­jo, ya que tie­ne «ese ai­re clá­si­co que re­cuer­da al tweed pe­ro a la vez re­mi­te a las si­llas tí­pi­cas de los bis­trós pa­ri­si­nos». So­bre ella ha cons­trui­do es­ta pro­pues­ta pa­ra el ve­rano con una de­cla­ra­da es­té­ti­ca vin­ta­ge, a la ven­ta en su web

sou­liers­mar­ti­nez.com. «Por un la­do es un ho­me­na­je a los za­pa­tos que lle­va­ba mi abue­la; y, por otro, a las ac­tri­ces de las pe­lí­cu­las de Almodóvar, des­de Pe­né­lo­pe Cruz a Carmen Maura o Rossy de Pal­ma. To­das ellas re­pre­sen­tan­tes de una ele­gan­cia me­di­te­rrá­nea tan com­ple­ja co­mo sin­gu­lar, ex­cén­tri­ca, au­daz, ale­gre y siem­pre cá­li­da»

San­da­lia tren­za­da Pro­ci­da (390 €), de Mar­ti­nez.

Za­pa­tos de cor­do­nes, de Mar­ti­nez.

Ju­lien Mar­ti­nez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.