UNA GRAN FAE­NA

CON CO­RRI­DA –UNA CO­LEC­CIÓN LLE­NA DE TO­ROS, RE­LI­GIÓN Y VO­LÚ­ME­NES HIPERBÓLICOS– DIO UN GOL­PE AR­TÍS­TI­CO EN LA ME­SA. FIES­TA NA­CIO­NAL ES LA TRA­DUC­CIÓN CO­MER­CIAL DE ES­TA PRO­PUES­TA CON LA QUE LEAN­DRO CANO LE TO­MA EL PUL­SO A LA CA­LLE.

VOGUE (Spain) - - Vogue Espía -

El bai­le de com­pás de la ma­no­le­ti­na so­bre el al­be­ro; las fi­li­gra­nas del hi­lo de oro so­bre la cha­que­ti­lla; la mís­ti­ca del to­ro de li­dia. Lean­dro Cano ( Ven­tas del Ca­rri­zal, Jaén), que no ha­bía pi­sa­do una pla­za en su vi­da, abra­zó sus ob­se­sio­nes y se lan­zó al rue­do con la co­lec­ción CO­RRI­DA oto­ño/in­vierno 18-19 pre­sen­ta­da en la pa­sa­da edi­ción de MBFWM. No sa­tis­fe­cho con eso, el jie­nen­se re­ma­ta aho­ra la fae­na con Fies­ta Na­cio­nal; la tra­duc­ción co­mer­cial de una co­lec­ción que ju­gó con vo­lú­me­nes inusi­ta­dos, ri­cos bor­da­dos, te­ji­dos no­bles y el cru­ce en­tre ar­te­sa­nía y téc­ni­cas 3D co­mo si no hu­bie­ra un ma­ña­na; y que a la vo­la­ti­li­dad in­he­ren­te a los te­mas que ma­ne­ja­ba –un de­li­ca­do cru­ce en­tre tau­ro­ma­quia y re­li­gión– le con­fi­rió una di­fi­cul­tad aña­di­da, la de su tras­la­ción a la ca­lle. En otras pa­la­bras, no se lo pu­so fá­cil. Lean­dro se ríe asin­tien­do. «Du­dé mu­cho an­tes de de­ci­dir­me a abor­dar los te­mas que me ron­da­ban; la fi­gu­ra de Ma­no­le­te, esa ele­gan­cia del to­reo, la muer­te. Has­ta que, he­cho un mar de du­das, fui a ca­sa de un ami­go en bus­ca de con­se­jo. Y ahí es­ta­ban, col­ga­dos en su pa­si­llo, los gra­ba­dos de la se­rie Tau­ro­ma­quia de Go­ya. Me lo to­mé co­mo una se­ñal». El ga­na­dor de la VI edi­ción del cer­ta­men Who’s on Next hi­zo ca­so de aquel im­pul­so crea­ti­vo del mis­mo mo­do que su­po que aque­lla fan­ta­sía go­yes­ca, hi­per­bó­li­ca y cos­tum­bris­ta ne­ce­si­ta­ba de su con­si­guien­te ca­ble a tie­rra; una co­lec­ción

prêt-à-por­ter que in­ter­pre­ta­ra en un có­di­go más cer­cano a la con­su­mi­do­ra aquel de­vo­to uni­ver­so su­yo. E l de Cano no es un ca­so ais­la­do. Ca­sas co­mo Va­len­tino y Ale­xan­der McQueen en­ca­be­zan un fe­nó­meno que va más allá de la dra­ma­ti­za­ción de la pues­ta en es­ce­na de sus shows y al­can­za a las

pro­pias pro­pues­tas de pa­sa­re­la, en oca­sio­nes más afi­nes a la cos­tu­ra, con la ar­te­sa­nía co­mo ele­men­to dis­tin­ti­vo y pro­pues­tas que, a ra­tos, pue­den pa­re­cer pro­duc­to de una ima­gi­na­ción fe­bril. Mo­ti­va­do en par­te por la in­ce­san­te su­ce­sión de co­lec­cio­nes que ar­man el año co­mer­cial, la pa­sa­re­la de­ja de esa ma­ne­ra de ser me­ro escaparate pa­ra con­ver­tir­se en ca­ta­li­za­dor del uni­ver­so que ar­ti­cu­la­rá du­ran­te un de­ter­mi­na­do pe­rio­do la crea­ti­vi­dad de la fir­ma. Su adap­ta­ción a los pun­tos de ven­tas es un ejer­ci­cio pa­ra­le­lo que, en el ca­so de Cano, y en sus pro­pias pa­la­bras, ha si­do esen­cial­men­te de sín­te­sis. «Y más gra­ti­fi­can­te de lo es­pe­ra­do». El di­se­ña­dor des­ti­la así las 15 pro­pues­tas ori­gi­na­les en una se­rie de 36 en la que se bus­ca la li­ge­re­za de unas pren­das ini­cial­men­te pe­sa­das tras­la­dan­do los vo­lú­me­nes –an­tes flo­tan­tes o co­mo apo­ya­dos en bas­ti­do­res–, de ma­ne­ra que se ci­ñan al cuer­po. Cano no ha que­ri­do re­nun­ciar a la evo­ca­ción tau­ri­na ni a los bor­da­dos, mar­ca de la ca­sa, que aquí se tra­du­cen en im­pre­sio­nes 3D desa­rro­lla­das por su co­la­bo­ra­dor, el ar­tis­ta Jimmy Mi­llán. El tra­ba­jo ar­te­sano que fir­ma la aso­cia­ción de mu­je­res de Ven­tas del Ca­rri­zal si­gue tam­bién tes­ti­mo­nial­men­te pre­sen­te a tra­vés de pren­das de edi­ción li­mi­ta­da. F ies­ta Na­cio­nal, he­re­de­ra es­pi­ri­tual de la ori­gi­nal en sus lí­neas esen­cia­les y a la ven­ta a fi­na­les de agos­to, no se­rá la úni­ca de­cli­na­ción de CO­RRI­DA. Vie­ne pre­ce­di­da de No­do, una bre­ve co­lec­ción cáp­su­la de 9 pie­zas (a la ven­ta des­de ma­yo) y se­rá com­ple­ta­da con una úl­ti­ma pro­pues­ta, la de ve­rano de 2019, que in­ter­pre­te pa­ra la ca­lle la otra mi­tad de Co­rri­da, el ejer­ci­cio ori­gi­nal y úni­ca co­lec­ción ar­tís­ti­ca del año. «Creo en la sos­te­ni­bi­li­dad de los te­ji­dos y de las per­so­nas», ex­pli­ca Cano, cu­ya afir­ma­ción vie­ne re­fren­da­da por su in­cli­na­ción por ma­te­ria­les co­mo la la­na, el pun­to y la se­da y su com­pro­mi­so con la ar­te­sa­nía tra­di­cio­nal. «Pe­ro tam­bién quie­ro sos­te­ni­bi­li­dad en mi tra­ba­jo. No me in­tere­sa dar­lo to­do en una co­lec­ción y te­ner que ol­vi­dar­la tres me­ses des­pués. Que­ría dis­fru­tar­la». Y pa­re­ce que lo es­tá ha­cien­do Con mo­ti­vo de la re­ti­ra­da de Ca­ro­li­na He­rre­ra, la fir­ma ce­le­bra la fi­gu­ra de su has­ta aho­ra di­rec­to­ra crea­ti­va con tres mo­de­los del

Me­tro­po­li­tan In­sig­nia Clutch, el bol­so ins­pi­ra­do en el es­pí­ri­tu del le­gen­da­rio club en el que, allá por 1981, la ve­ne­zo­la­na pre­sen­ta­ba al mun­do su pri­me­ra co­lec­ción. RE­CUER­DOS DE UNA NO­CHE EN EL CLUB N ue­va York, 1981. Andy War­hol, Dia­na Vreeland, Ru­di Cres­pi y Bian­ca Jag­ger se sa­lu­dan mien­tras una ban­da to­ca en di­rec­to can­cio­nes de Co­le Por­ter. El lu­gar de la mí­ti­ca reunión es el ex­clu­si­vo Me­tro­po­li­tan Club, y el mo­ti­vo, la pre­sen­ta­ción de la pri­me­ra co­lec­ción de Ca­ro­li­na He­rre­ra. Era el prin­ci­pio de una ca­sa que hoy es si­nó­ni­mo de ele­gan­cia de un la­do a otro del mun­do. Al cum­plir­se trein­ta y cin­co años de aquel mo­men­to, ha­ce dos, la ca­sa re­vi­só su lo­go e hi­zo de sus ini­cia­les las pro­ta­go­nis­tas de la co­lec­ción In­sig­nia. Aho­ra, tras la re­ti­ra­da de la di­se­ña­do­ra co­mo di­rec­to­ra crea­ti­va de su fir­ma el pa­sa­do enero, se pre­sen­ta un bol­so que vie­ne a com­ple­tar esa co­lec­ción tan es­pe­cial: un clutch ins­pi­ra­do en la es­té­ti­ca y el es­pí­ri­tu del le­gen­da­rio club neo­yor­quino. Con la vis­ta pues­ta en el ba­rro­quis­mo de sus sa­las, el bol­so se con­tru­ye con dis­tin­tas se­das pin­ta­das a mano emu­lan­do sus fres­cos y ri­cos bor­da­dos que re­crean sus chan­de­liers de cris­tal o los di­se­ños de sus ta­pi­ce­rías y cor­ti­na­jes. Es­tos úl­ti­mos, ela­bo­ra­dos por las ex­per­tas ma­nos que crean los tra­jes de lu­ces es­pa­ño­les. La fies­ta, sin du­da, era es­to.

Ca­po­tes en mo­vi­mien­to Te­ji­do en pun­to y ela­bo­ra­do a mano en la pro­pues­ta ar­tís­ti­ca, el mag­ne­tis­mo de es­ta pren­da tau­ri­na ha­lla su equi­va­len­cia en un va­po­ro­so ves­ti­do de al­go­dón con es­tam­pa­do en 3D.

Vo­lú­me­nes dra­má­ti­cos pa­ra una pren­da ur­ba­na El es­ca­pu­la­rio es el mo­ti­vo prin­ci­pal de la cha­que­ta de mohair na­ran­ja de CO­RRI­DA que, en la pro­pues­ta co­mer­cial, se con­vier­te en una bóm­ber con los es­ca­pu­la­rios su­je­tos de for­ma op­cio­nal.

Tres mo­de­los del nue­vo Me­tro­po­li­tan In­sig­nia Clutch, de Ca­ro­li­na He­rre­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.