PRI­MER (GRAN) ASAL­TO A LA PAN­TA­LLA

Ros­tro re­ve­la­ción del año gra­cias a la fic­ción ju­ve­nil Por tre­ce ra­zo­nes, de Net­flix, la jo­ven ac­triz aus­tra­lia­na Kat­he­ri­ne Lang­ford asu­me la fa­ma con pas­mo­sa tem­plan­za y sen­ti­do co­mún.

VOGUE (Spain) - - Agenda - Fo­to­gra­fía ROB­BIE FIMMANO Tex­to MA­RIO XIMÉNEZ

Desa­yu­nar. Ir al co­le­gio. Lle­gar tar­de a cla­se de na­ta­ción. Apu­rar el ter­cer tra­ba­jo a me­dia jor­na­da de la se­ma­na. Dor­mir, y vuel­ta a em­pe­zar. La ru­ti­na de Kat­he­ri­ne Lang­ford (Perth, 1996) no se si­tua­ría en lo más al­to del sue­ño de una po­sa­do­les­cen­te aus­tra­lia­na ha­ce ape­nas dos años, pe­ro la fac­to­ría Net­flix es­ta­ba a pun­to de cam­biar lo ano­dino de su aco­mo­da­da exis­ten­cia con un gol­pe de ti­món. La ca­ram­bo­la res­pon­de al nom­bre de Por tre­ce ra­zo­nes, la se­rie que el co­lo­so del en­tre­te­ni­mien­to lan­zó en Es­pa­ña el 31 de mar­zo en 2017, abor­dan­do de ma­ne­ra grá­fi­ca y di­rec­ta te­mas co­mo el aco­so es­co­lar, las vio­la­cio­nes o el sui­ci­dio en­tre la po­bla­ción jo­ven. Lang­ford in­ter­pre­ta a Han­nah Ba­ker, una jo­ven es­tu­dian­te que, a di­fe­ren­cia de su al­ter

ego, se sui­ci­da y de­ja 13 cin­tas de cas­set­te ar­gu­men­tan­do sus mo­ti­vos y apun­tan­do di­rec­ta­men­te a las per­so­nas que pro­vo­ca­ron su de­ci­sión. «Co­men­cé a ro­dar con ape­nas 20 años, ¿con qué ex­pe­rien­cia? ¡Nin­gu­na!», ex­cla­ma. «Pe­ro es­te ha si­do el me­jor de­but que se me ocu­rre pa­ra un ac­tor jo­ven co­mo yo por lo com­ple­jo de mi per­so­na­je, sino por to­do el apren­di­za­je que me ha re­ga­la­do la for­ma de tra­tar pro­ble­mas que, a me­nu­do, ob­via­mos e ig­no­ra­mos por com­ple­to».

Re­cién ate­rri­za­da en Ro­ma pa­ra pre­sen­tar la se­gun­da tem­po­ra­da de la se­rie (es­tre­na­da el 18 de ma­yo), en la que Han­nah Ba­ker de­ja de ser la na­rra­do­ra pa­ra dar pa­so a los 13 im­pli­ca­dos en su sui­ci­dio, con­fie­sa que las ex­pec­ta­ti­vas ge­ne­ra­das por la re­no­va­ción de la se­rie no han su­pe­ra­do sus cálcu­los. Lang­ford asu­me el cam­bio drás­ti­co que ha su­pues­to una se­rie tan ge­ne­ra­do­ra de de­ba­te y crí­ti­ca a la edu­ca­ción pa­ren­tal. «El arran­que del pri­mer ca­pí­tu­lo no es una pri­me­ra es­ce­na fic­ti­cia, sino una pre­sen­ta­ción real de lo que va­mos a abor­dar en los epi­so­dios pos­te­rio­res. Por tre­ce ra­zo­nes es una se­rie que ha­bla de co­sas du­ras y reales, y al sa­car­las a la luz, es­pe­ra­mos ayu­dar a los es­pec­ta­do­res a ha­blar so­bre ellas, y a com­par­tir­las con sus fa­mi­lias y ami­gos. Al prin­ci­pio me pa­re­ció un plan­tea­mien­to desafian­te, pe­ro los crea­do­res se to­ma­ron tan en se­rio la la­bor de in­ves­ti­ga­ción que siem­pre me su­pe en bue­nas ma­nos». La fic­ción ins­pi­ra­da en la no­ve­la de Jay As­her, ubi­ca­da en una pe­ri­fe­ria es­ta­dou­ni­den­se per­fec­ta­men­te es­te­reo­ti­pa­da, ofre­ce tras su fa­cha­da la cru­da reali­dad de có­mo los ado­les­cen­tes se ven des­ar­ma­dos an­te los desafíos ju­ve­ni­les y los pa­dres pre­fie­ren, de­ma­sia­das ve­ces, ca­mu­flar­los o ig­no­rar­los. «Des­de que se es­tre­nó en Net­flix em­pe­cé a en­ten­der cuán ne­ce­sa­ria era la pro­pues­ta. Con el tiem­po, he po­di­do ha­blar con chi­cos y chi­cas de to­do el mun­do con tra­bas si­mi­la­res, a los que de un mo­do u otro he­mos ayu­da­do a pur­gar y con­fe­sar sus pro­ble­mas en sus co­mu­ni­da­des. No ha si­do fá­cil en­car­nar a Han­nah, y sa­bía que iba a con­lle­var una res­pon­sa­bi­li­dad enor­me, pe­ro di­ría que ella me ha ayu­da­do a ser más cons­cien­te de las ba­ta­llas con las que la gen­te de mi edad li­dia a dia­rio, y eso ha si­do el me­jor re­ga­lo de to­dos».

La ca­rre­ra de Kat­he­ri­ne se di­ría cuan­to me­nos pro­me­te­do­ra, a juz­gar por la pro­yec­ción que pla­nea so­bre su fil­mo­gra­fía re­cien­te. Po­co an­tes de ter­mi­nar la pri­me­ra tem­po­ra­da de Por tre­ce ra­zo­nes, co­men­zó a ro­dar el lar­go­me­tra­je Con

amor, Si­mon de Greg Ber­lan­ti. «Me sur­gió la opor­tu­ni­dad pe­ro im­pli­ca­ba prác­ti­ca­men­te un do­ble­te en mi agen­da, aun­que me pa­re­ció una cin­ta tan in­creí­ble que no pu­de de­cir que no». El lar­go­me­tra­je na­rra la his­to­ria de un es­tu­dian­te de 16 años que, tras co­no­cer a otro chi­co por In­ter­net y des­cu­brir que es­te tam­bién es­con­de su ho­mo­se­xua­li­dad, reúne la va­len­tía pa­ra sa­lir del ar­ma­rio con su fa­mi­lia y ami­gos. Una oda a la li­ber­tad que ya

«ES­TE NO SO­LO HA SI­DO EL ME­JOR DE­BUT CO­MO AC­TRIZ QUE ME HA OCU­RRI­DO POR SU ÉXI­TO, SINO POR­QUE ME HA EN­SE­ÑA­DO CO­SAS ESEN­CIA­LES QUE IG­NO­RA­BA»

«MI ES­TRENO EN POR TRE­CE RA­ZO­NES HA CON­DI­CIO­NA­DO TO­DO LO QUE QUIE­RO HA­CER EN EL FU­TU­RO: PRO­YEC­TOS CON AL­MA, CON UNA HIS­TO­RIA CON LA QUE CUAL­QUIE­RA PUE­DA EM­PA­TI­ZAR Y CON PER­SO­NA­JES REALES, NO EXEN­TOS DE CON­FLIC­TOS»

se ha con­ver­ti­do en un fe­nó­meno ma­si­vo en Es­ta­dos Uni­dos, y que en Es­pa­ña lle­ga­rá a los ci­nes el 22 de ju­nio. «Su­pon­go que mi de­but co­mo ac­triz ha con­di­cio­na­do lo que me se­du­ce ha­cer en el fu­tu­ro: pro­yec­tos con al­ma, con una his­to­ria con la que uno pue­da em­pa­ti­zar y que ha­ble de per­so­na­jes reales, no exen­tos de con­flic­tos in­ter­nos y ex­ter­nos», ra­zo­na. Una pas­mo­sa re­fle­xión pa­ra una in­tér­pre­te que no siem­pre vio el ci­ne co­mo una me­ta a al­can­zar. «En el co­le­gio, mi

hob­bie era la na­ta­ción has­ta que des­cu­brí los mu­si­ca­les. So­li­ci­té ma­tri­cu­lar­me en la Aca­de­mia de Ar­tes Es­cé­ni­cas de Perth, mi ciu­dad na­tal, al aca­bar el ins­ti­tu­to. Pe­ro has­ta los 18 no me pre­sen­té a una au­di­ción pa­ra un pa­pel dra­má­ti­co», re­cuer­da. «La con­clu­sión de los di­rec­to­res de cas­ting con los que me to­pé fue cla­ra: ne­ce­si­ta­ba más vi­ven­cias con las que ha­cer lo que ellos lla­man equi­pa­je vi­tal».

Un di­plo­ma en tea­tro mu­si­cal, tres tra­ba­jos a me­dia jor­na­da y una in­can­sa­ble con­ca­te­na­ción de cla­ses de tea­tro su­pu­sie­ron el an­tí­do­to a la im­pe­ri­cia que le aque­ja­ban. Un año des­pués, cuan­do va­rios agen­tes vi­si­ta­ron su es­cue­la aus­tra­lia­na en bus­ca de ta­len­to, Lan­ford ya no era la Kat­he­ri­ne ni­ña, a se­cas. «Po­co des­pués su­pe que me acep­ta­ban en la Aca­de­mia de Ar­tes Es­cé­ni­cas de Aus­tra­lia ( WAAPA), pe­ro al­gu­nos de los agen­tes que me ha­bían vis­to ya me ha­bían pe­di­do que man­da­ra cin­tas con lec­tu­ras dra­ma­ti­za­das pa­ra ver­me ac­tuar». Cuan­do re­ci­bía la pri­me­ra luz ver­de pa­ra la fic­ción que ha su­pues­to su sal­to al es­tre­lla­to pla­ne­ta­rio, el mé­to­do aca­dé­mi­co que­da­ba apar­ca­do por mo­ti­vos ob­vios.

M ás allá de la pu­ra fic­ción, Lang­ford dis­fru­ta de la mú­si­ca («co­men­cé can­tan­do fren­te al or­de­na­dor te­mas de Lady Ga­ga, a la que ado­ro, y no des­car­to ha­cer al­go en el fu­tu­ro») y asu­me el fe­mi­nis­mo co­mo una cau­sa in­terio­ri­za­da, ató­ni­ta an­te el de­ba­te que ha su­pues­to en la in­dus­tria de la que aho­ra par­ti­ci­pa. «Los Glo­bos de Oro del pa­sa­do año fue­ron mi pri­mer ate­rri­za­je en una al­fom­bra ro­ja. No quie­ro so­nar or­gu­llo­sa, pe­ro fue in­creí­ble que coin­ci­die­ra con una no­che en la que tan­tas mu­je­res a las que ad­mi­ro y res­pe­to se unie­ran, no so­lo a la ho­ra de ves­tir de ne­gro, sino de de­nun­ciar una si­tua­ción de des­equi­li­bro que afec­ta al ci­ne prác­ti­ca­men­te des­de su ger­men his­tó­ri­co. Es­to no ha de ser una mo­da, ha de ser una con­ver­sa­ción que ya no ce­se en el fu­tu­ro. El ca­mino es lar­go, pe­ro el mie­do ya no exis­te», ex­po­ne. Y aun­que aún no se ha alia­do con una cau­sa con­cre­ta, pre­ten­de dar fe de ello en su hue­lla en las re­des so­cia­les. La can­tan­te Se­le­na Go­mez, im­pul­so­ra y pro­duc­to­ra de Por tre­ce ra­zo­nes,

«EL FE­MI­NIS­MO EN EL CI­NE NO DE­BE SER UNA MO­DA, SINO UNA CON­VER­SA­CIÓN QUE NO CE­SE NUN­CA»

fue la en­car­ga­da de que hi­cie­ra pú­bli­co su per­fil de Instagram, y des­de en­ton­ces el le­ma #Ti­me­sUp no se ha mo­vi­do de su bio­gra­fía. «Me cues­ta usar fre­cuen­te­men­te las re­des so­cia­les, por­que siem­pre he si­do bas­tan­te ce­lo­sa de mi in­ti­mi­dad. Pe­ro sé que se me ha da­do una voz y ten­go muy cla­ro có­mo quie­ro uti­li­zar­la en el fu­tu­ro», zan­ja. Ello in­clu­ye tam­bién el pa­trón de de­ci­sio­nes a la ho­ra de acep­tar pro­yec­tos fu­tu­ros, en­tre los que fi­gu­ran la en­tre­ga de cien­cia fic­ción Spon­ta

neo­us, de Brian Duf­field. «Me sien­to un po­co pre­ten­cio­sa se­ña­lan­do un pu­ña­do de gen­te con la que me gus­ta­ría tra­ba­jar, pe­ro sí sé que se­ría muy afor­tu­na­da si pu­die­ra ha­cer­lo con Sofia Cop­po­la. Es­toy enamo­ra­da de su vi­sión del uni­ver­so fe­me­nino y de su ma­ne­ra de di­ri­gir pe­ro, en reali­dad, sé que mi ca­rre­ra irá co­bran­do for­ma a su de­bi­do tiem­po, y no quie­ro que mis ex­pec­ta­ti­vas me frus­tren. Pien­so leer ca­da uno de los guio­nes que me lle­guen y ana­li­zar ca­da pro­yec­to por se­pa­ra­do, por­que lo prin­ci­pal a lo que as­pi­ro en es­ta vi­da es a la ca­li­dad co­mo fru­to de mi tra­ba­jo. Y no quie­ro que na­da me dis­trai­ga de ello»

Lang­ford lle­va cha­que­ta de Max Mara; y ves­ti­do de Ch­ris­top­her Es­ber.

En la pá­gi­na an­te­rior, con ves­ti­do de Louis Vuitton. En es­ta pa­gi­na, con ves­ti­do de Beau­fi­lle; y pen­dien­tes de Di­no­saur De­signs. Rea­li­za­ción: Pet­ta Chua. Pe­lu­que­ría: Alan Whi­te. Ma­qui­lla­je: Pe­ter Beard. Ma­ni­cu­ra: Jes­si­ca Diez. Atre­zo: Sa­rah Cou­sens.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.