CAR­TA DE LA DI­REC­TO­RA

VOGUE (Spain) - - Sumario - E U GE NI AD ELATORRI EN TE

A BRA­ZOS QUE NO SE ROM­PEN

Coin­ci­dí con Cindy Craw­ford en una ce­na en Pa­rís el de sep­tiem­bre de . Nos sen­ta­ron jun­tas en una me­sa del an­gos­to res­tau­ran­te Cas­tel y, cla­ro, ha­bla­mos del in­mi­nen­te aniver­sa­rio de Vo­gue Es­pa­ña y de nues­tra pri­me­ra por­ta­da, que ella ha­bía pro­ta­go­ni­za­do en ­€€. La char­la, en la que par­ti­ci­pa­ba de for­ma in­ter­mi­ten­te su ma­ri­do Ran­de Ger­ber, se en­ca­mi­nó ha­cia có­mo ha­bía cam­bia­do el mun­do y la in­dus­tria des­de en­ton­ces. Ella es­ta­ba en Pa­rís pro­mo­cio­nan­do su co­la­bo­ra­ción con los va­que­ros Re/Do­ne y acom­pa­ñan­do a su hi­ja Kaia en una pri­me­ra tem­po­ra­da de des­fi­les cu­yo éxi­to des­bor­dó cual­quie­ra de sus ex­pec­ta­ti­vas. Cindy era a la vez una mo­de­lo ex­pe­ri­men­ta­da to­da­vía en ac­ti­vo y una ma­dre preo­cu­pa­da, pi­dien­do con­se­jo so­bre có­mo de­bía con­du­cir su hi­ja ado­les­cen­te sus si­guien­tes pa­sos en el ne­go­cio.

De aque­lla con­ver­sa­ción en Pa­rís sur­ge la por­ta­da de es­te nú­me­ro, la quin­ta de Cindy Craw­ford en Vo­gue Es­pa­ña. Me gus­ta que sea­mos ca­pa­ces de te­jer re­la­cio­nes lar­gas y pro­fun­das con los per­so­na­jes que for­man par­te de nues­tra his­to­ria y que si­ga­mos com­par­tien­do sus ex­pe­rien­cias en dis­tin­tas eta­pas vi­ta­les. Que lo nues­tro con las mu­je­res en las que cree­mos no sea co­sa de una no­che, sino que cons­tru­ya­mos víncu­los du­ra­de­ros. Que sea­mos ca­pa­ces de pro­te­ger­nos y de cui­dar­nos mu­tua­men­te co­mo lo ha­ría una fa­mi­lia. Y co­mo, aho­ra mis­mo, pa­re­ce dis­pues­ta a ha­cer la mo­da.

Di­ga­mos que des­en­tra­ñar el men­sa­je que te man­dan las pa­sa­re­las es más com­pli­ca­do unas ve­ces que otras. Y, co­mo bien ex­pli­ca Ra­fa Ro­drí­guez en el re­por­ta­je Ins­tin­to de

pro­tec­ción, es­ta tem­po­ra­da la so­lu­ción al enig­ma re­sul­ta­ba bas­tan­te ob­via. Con­fort, se­gu­ri­dad, abrigo. Es­te oto­ño nos sepulta con ca­pas de plu­mí­fe­ros que, co­mo los col­cho­nes api­la­dos de la prin­ce­sa del gui­san­te, no son su­fi­cien­tes pa­ra im­pe­dir que sin­ta­mos la in­co­mo­di­dad del tiem­po que vi­vi­mos. Pe­ro que, al me­nos, nos ofre­cen un mu­lli­do res­guar­do ba­jo el que aguan­tar el cha­pa­rrón.

La ro­pa es muy a me­nu­do una ar­ma­du­ra, un es­cu­do de de­fen­sa. Nos blin­da y nos per­mi­te en­fren­tar­nos al mun­do co­mo si fue­ra un ca­pa­ra­zón o un se­gun­do ho­gar. Y es esa vo­ca­ción la que aho­ra se lle­va a la hi­pér­bo­le con el fer­vor por lu­cir los cua­dros, el de­nim o el pun­to de la ca­be­za a los pies y con la re­cu­pe­ra­ción de pa­sa­mon­ta­ñas, abri­gos-man­ta, ves­ti­dos mo­na­ca­les y ca­pu­chas. Ese echár­se­lo to­do en­ci­ma y cu­brir­se has­ta el pa­ro­xis­mo con­si­gue, ob­via­men­te, el efec­to con­tra­rio al de pa­sar inad­ver­ti­do y se con­vier­te en una for­ma bas­tan­te cla­mo­ro­sa de ex­pre­sar cuán­to ne­ce­si­ta­mos un abra­zo.

Se po­dría de­cir que hay al­go ca­ri­ño­so en es­ta idea del ves­tir tan cá­li­da, tan dis­pues­ta a abri­gar­nos y a cui­dar­nos. Es el la­do más afa­ble y hos­pi­ta­la­rio de los di­se­ña­do­res, ale­ja­dos de la mo­da que in­co­mo­da, aprie­ta y ara­ña. Es­ta tem­po­ra­da pa­re­ce aco­ger­te en su seno y no exi­gir­te de­ma­sia­dos sacrificios. Es­to re­pre­sen­ta to­da una no­ve­dad pa­ra un sis­te­ma que no sue­le va­lo­rar la co­mo­di­dad y que tan a me­nu­do se ali­nea con una cé­le­bre ci­ta de Karl La­ger­feld que de­fien­de que «el chán­dal es un signo de de­rro­ta». Por eso tuvimos po­cas du­das, al vol­ver del cir­cui­to de pre­sen­ta­ción de co­lec­cio­nes de oto­ño/ in­vierno, de que a es­te asun­to de­bía­mos de­di­car el nú­me­ro de no­viem­bre.

A tí­tu­lo per­so­nal no creo que va­ya a en­tre­gar­me a las fau­ces de un plu­mí­fe­ro mas­to­dón­ti­co a cor­to pla­zo, pe­ro sí es muy po­si­ble que me de­je lle­var por las mo­na­ca­les ten­ta­cio­nes que su­gie­re el edi­to­rial Un mun­do apar­te, fir­ma­do por Txe­ma Yes­te y Juan Ce­brián. Un buen ejem­plo de nues­tra ob­se­sión, aho­ra co­mo ha­ce años, por re­fle­jar el mo­men­to y la mo­da que nos ha to­ca­do vi­vir des­de un pun­to de vis­ta Vo­gue œ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.