VO­GUE ES­PÍA

VOGUE (Spain) - - Sumario - Tex­to RA­FA RO­DRÍ­GUEZ Fo­to­gra­fía MIKAEL JANSSON

En tiem­pos de incertidumbre y pe­li­gros ame­na­zan­tes, los di­se­ña­do­res lla­man a la se­gu­ri­dad en el ves­tir. Aun­que la mo­da co­mo es­cu­do no es­tá re­ñi­da con el con­fort y la ca­li­dez, se­gún otra lec­tu­ra, me­nos alar­mis­ta, de es­tos días ex­tra­ños.

De to­das las fa­cul­ta­des que se le atri­bu­yen a la mo­da, la sin­cro­nía con los sig­nos de su tiem­po es, se­gu­ra­men­te, la más ex­tra­or­di­na­ria. In­tui­ción an­tes que abra­ca­da­bra, se­me­jan­te pre­rro­ga­ti­va le ha ser­vi­do du­ran­te lus­tros pa­ra pro­po­ner –cuan­do no ade­lan­tar– las so­lu­cio­nes in­du­men­ta­rias per­ti­nen­tes en ca­da mo­men­to. Y aun­que tam­po­co ella ha­ya po­di­do evi­tar aca­bar sien­do rehén de las con­ven­cio­nes so­cia­les, su vi­sión/ca­pa­ci­dad pa­ra po­ner en pers­pec­ti­va lo que hay que ves­tir (o no) nun­ca ha de­ja­do de ser re­le­van­te. Otra co­sa es que lue­go ter­mi­ne­mos per­dien­do el hi­lo mien­tras in­ten­ta­mos des­co­di­fi­car lo que se nos es­tá con­tan­do, en gran me­di­da por cul­pa de esos con­ven­cio­na­lis­mos que han con­tri­bui­do a per­pe­tuar cier­tas ideas (in­ter­pre­ta­cio­nes erró­neas, en reali­dad) y des­po­jar de sig­ni­fi­ca­do no po­cos ob­je­tos y sím­bo­los. Ob­viar el con­tex­to, bien por pro­pia ig­no­ran­cia, bien por­que ha si­do de­li­be­ra­da­men­te es­ca­mo­tea­do, tam­po­co ayu­da. Así que leer en­tre lí­neas cor­po­ra­les, ca­pas de te­ji­dos y su­per­po­si­cio­nes si­gue sien­do un ar­te ar­cano, o ca­si. Has­ta que lle­ga una tem­po­ra­da co­mo la ac­tual con un men­sa­je tan ob­vio que re­sul­ta un cla­mor: va a ser me­jor que nos pon­ga­mos a cu­bier­to.

Se­gu­ri­dad y pro­tec­ción son las pa­la­bras que se re­pi­ten una y otra vez al re­pa­sar las co­lec­cio­nes de oto­ño/in­vierno 2018-2019. La lec­tu­ra su­per­fi­cial, su­je­ta a lo so­cial­men­te acor­da­do, no avan­za na­da del otro jue­ves: es la épo­ca, es lo que to­ca fren­te al frío y las in­cle­men­cias del tiem­po. El en-

vol­to­rio/si­lue­ta co­coon, a lo ca­pu­llo de se­da, vuel­ve en­ton­ces por sus fue­ros pa­ra arro­par­nos con mi­mo por te­ji­dos y vo­lú­me­nes ex­tra. Cozy, lla­man a tal efec­to, aco­ge­dor/pla­cen­te­ro/ho­ga­re­ño en on­da gaz­mo­ña Mr. Won­der­ful.

Los es­ti­los, pren­das y or­na­men­tos es­te­la­res del mo­men­to res­pon­den a esa pre­mi­sa: ele­men­tos tex­ti­les api­la­dos, en una vuel­ta de tuer­ca al jue­go de su­per­po­si­cio­nes y la eter­na es­tra­te­gia de la ce­bo­lla (Ba­len­cia­ga, Pra­da, Guc­ci, Ver­sa­ce, el emer­gen­te Ri­chard Quinn); par­kas co­mo mon­ta­ñas, de ex­cen­tri­ci­dad variable en di­men­sio­nes ( Ve­te­ments, Mai­son Mar­gie­la, otra vez Ba­len­cia­ga); plu­mí­fe­ros, cha­que­tas y abri­gos air­bag, en nue­vas y acol­cha­das pro­por­cio­nes (Ale­xan­der McQueen, Sa­cai, Cha­nel); ro­pa­jes y ac­ce­so­rios ro­bus­tos ba­ja­dos di­rec­ta­men­te de an­da­mios, sus­traí­dos de ta­qui­llas de obre­ros y bom­be­ros (Bur­berry, Cal­vin Klein 205W39NYC, Pra­da); cortes, hom­bros y ador­nos de ta­ma­ño bru­tal que in­vo­can la al­ta cos­tu­ra ochen­te­ra (Marc Ja­cobs, Saint Laurent por Ant­hony Vac­ca­re­llo, Miu Miu); ca­pas (Al­ber­ta Fe­rret­ti, Etro) y has­ta sá­ba­nas (Rick Owens), edre­do­nes y man­tas (Rok­san­da). Por des­con­ta­do, los ma­te­ria­les abun­dan en tan cá­li­da in­vi­ta­ción: pun­to por un tu­bo, so­bre­di­men­sio­na­do (Her­mès, Al­tu­za­rra, Cha­nel); bo­rre­go na­tu­ral o tec­no­ló­gi­ca­men­te con­ce­bi­do (Dior, Louis Vuit­ton); pie­les, sin­té­ti­cas (Ste­lla McCart­ney, Gi­venchy, Cal­vin Klein 205W39NYC, Ralph Lau­ren, Guc­ci... y la lis­ta si­gue cre­cien­do), y la­na an­tes que ca­che­mir (el mohair es úl­ti­mo ca­ba­llo de

ba­ta­lla ani­ma­lis­ta del sec­tor). Es­ta­mos tan a gus­ti­to, o sea.

An­tes de des­en­tra­ñar la se­gun­da lec­tu­ra, la que cuen­ta de ver­dad lo que es­tá pa­san­do a nues­tro al­re­de­dor, per­mí­ta­se una anéc­do­ta. Al po­co del 11-S, las ventas del em­ble­má­ti­co abrigo Slee­ping Bag de Nor­ma Ka­ma­li se dis­pa­ra­ron. Ins­pi­ra­do en un sa­co de dor­mir –la di­se­ña­do­ra neo­yor­qui­na tu­vo la vi­sión es­tan­do de cam­ping–, con­fec­cio­na­do en se­da de pa­ra­caí­das, de abra­zo li­ge­ro pe­ro con­tun­den­te, la pie­za ya se ha­bía con­ver­ti­do en un hi­to de la era dis­co co­mo mas­to­dón­ti­ca en­vol­tu­ra de los cuer­pos fes­ti­vos que aban­do­na­ban Stu­dio 54 al des­pun­tar el al­ba. Aque­lla mis­ma sen­sa­ción de re­fu­gio fue la que bus­ca­ron los es­ta­dou­ni­den­ses en el abrigo tras los aten­ta­dos de Nue­va York. Un ins­tin­to de pro­tec­ción que, amén de in­su­flar nue­va vi­da al ne­go­cio de Ka­ma­li (la crea­do­ra, de 73 años, con­ti­núa en ac­ti­vo y el Slee­ping Bag si­gue pro­du­cién­do­se con nue­vas ver­sio­nes ca­da tem­po­ra­da), ha ido re­cru­de­cién­do­se has­ta nues­tros días. Y aquí es don­de en­tra­mos, por n, en con­tex­to.

Se no­ta, se sien­te, cier­ta ame­na­za en el am­bien­te. Es­po­lea­dos por las po­lí­ti­cas del mie­do ins­tau­ra­das pa­ra ma­yor con­trol de la so­cie­dad ha­ce ca­si dos dé­ca­das, los su­ce­sos de los que te­ne­mos no­ti­cia ca­da día se per­ci­ben in­va­ria­ble­men­te in­quie­tan­tes. De las ten­sio­nes nu­clea­res a los con­ti­nuos abu­sos de po­der, pa­san­do por el au­ge del fas­cis­mo y el cam­bio cli­má­ti­co, la in­tui­ción de pe­li­gro no de­ja in­di­fe­ren- te a na­die. Mu­cho me­nos a los di­se­ña­do­res, ya se sa­be, esos se­res es­pe­cial­men­te sen­si­bles a las al­te­ra­cio­nes so­cio­cul­tu­ra­les. Qui­zá por eso sus res­pues­tas no se han he­cho es­pe­rar, con visiones de un apo­ca­lip­sis que ni sa­li­das de la re­cién es­tre­na­da tem­po­ra­da de Ame­ri­can Ho­rror Story. Co­mo en la se­rie de Ryan Murphy, pa­re­ce que los crea­do­res tam­bién vie­nen a de­cir ‘es­ta es tu opor­tu­ni­dad pa­ra so­bre­vi­vir’ con sus pro­pues­tas, em­pe­zan­do por la de Raf Si­mons. Des­de que lle­gó a Cal­vin Klein y se ins­ta­ló en Es­ta­dos Uni­dos, el bel­ga no ha pa­ra­do de pul­sar la te­cla del te­rror geo­po­lí­ti­co, que es­te oto­ño/in­vierno cul­mi­na con re­gus­to ra­diac­ti­vo, se­gún un des le que pre­sen­ta­ba a los mo­de­los co­mo su­per­vi­vien­tes de al­gún desas­tre quí­mi­co o me­dioam­bien­tal. «Se­gu­ri­dad», sal­mo­dia­ba su no­ta de pren­sa.

En Mai­son Mar­gie­la, John Ga­lliano vi­bra en sin­to­nía, dan­do pa­so a una mu­jer pro­te­gi­da de pies a ca­be­za –en su co­lec­ción, los te­ji­dos ho­lo­grá-fi­cos, las bras iri­dis­cen­tes y el PVC po­nen el acen­to fu­tu­ris­ta–. La po­ten­te fi­si­ci­dad de su gu­ra en­cuen­tra eco en Rick Owens, que va más allá con un ór­da­go dis­mór­fi­co à la Com­me des Ga­rçons que quie­re ha­cer de la anato­mía fe­me­ni­na un ge­nuino es­cu­do en tiem­pos de #MeToo. El mis­mo dis­cur­so de Miuc­cia Pra­da en su regreso a los ri­go­res del ny­lon ne­gro de sus co­mien­zos: «Mi sue­ño es que las mu­je­res sean ca­pa­ces de sa­lir a la ca­lle sin sen­tir­se asus­ta­das», afir­ma. La mo­da, esa ar­ma­du­ra co­ti­dia­na, más que nun­ca

Las her­ma­nas ge­me­las Elek­tra y Mi­ran­da Kil­bey, del dúo mu­si­cal Say Lou Lou, con to­tal looks de Cal­vin Klein 205W39NYC y Pa­co Ra­ban­ne, res­pec­ti­va­men­te.

Yas­min Wij­nal­dum, con abrigo de piel fal­sa, par­ka azul, ca­mi­sa con ca­pu­cha y fal­da pli­sa­da, to­do de Ba­len­cia­ga; y Fei Fei Sun, con abrigo, la­za­da y bu­fan­da, to­do de Marc Ja­cobs, re­tra­ta­das por Da­niel Jack­son.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.