La lu­cha por las mo­de­los de Sa­ra Ziff

SA­RA ZIFF HA­BLA CON SU COM­PA­ÑE­RA EDIE CAMP­BELL DE SU MI­SIÓN DE ME­JO­RAR LAS CON­DI­CIO­NES LA­BO­RA­LES DE LAS JÓ­VE­NES MU­JE­RES DE LA MO­DA Y PRO­TE­GER­LAS DEL ABU­SO.

VOGUE (Spain) - - Sumario -

Ya se ha es­cri­to bas­tan­te so­bre ello, #MeToo. To­dos sa­be­mos ya lo que es. Pe­ro el #MeToo no es un nue­vo mo­vi­mien­to. Igual que Ta­ra­na Bur­ke ha es­ta­do usan­do la frase ‘Me Too’ [ Yo tam­bién] du­ran­te más de diez años, en la mo­da Sa­ra Zi tra­ba­ja des­de que fun­da­ra Mo­del Allian­ce en 2012 en in­ten­tar pro­te­ger a las mo­de­los y re­gu­lar una in­dus­tria no re­gu­la­da. Sus es­fuer­zos pue­den ha­ber al­can­za­do una cús­pi­de en los úl­ti­mos seis me­ses, pe­ro aho­ra es más im­por­tan­te que nun­ca. Por­que des­pués de que las es­ta­tuas se de­rro­quen y el shock dis­mi­nu­ya, ¿ha cam­bia­do al­go en reali­dad? ¿Va a cam­biar al­go?

Sa­ra fue des­cu­bier­ta en la ca­lle a los 14 años, y em­pe­zó a tra­ba­jar en se­rio co­mo mo­de­lo a los 18. Su no­vio del mo­men­to era un es­tu­dian­te de cine en la es­cue­la de ar­te Tisch, en Nue­va York, y la pa­re­ja ad­qui­rió la cos­tum­bre de gra­bar los pen­sa­mien­tos y con­ver­sa­cio­nes de es­ta mien­tras na­ve­ga­ba el mun­do de la mo­da. Co­mo las cá­ma­ras fue­ron pa­san­do a sus ami­gas pa­ra do­cu­men­tar sus vi­das, el me­tra­je cre­ció has­ta con­ver­tir­se en un do­cu­men­tal de lar­ga du­ra­ción, Pic­tu­re Me, que se es­tre­nó en 2010.

A pe­sar de que la cin­ta con­te­nía un buen nú­me­ro de re­ve­la­cio­nes so­bre la has­ta en­ton­ces re­ser­va­da in­dus­tria de la mo­da, y las ex­pe­rien­cias de al­gu­nas de sus tra­ba­ja­do­ras más jó­ve­nes, nun­ca se pla­neó que ai­rea­se na­da. «Real­men­te, fue más una ma­ne­ra, pa­ra mí, de in­ten­tar en­con­trar­le sen­ti­do a mi ex­pe­rien­cia mien­tras tra­ba­ja­ba en la in­dus­tria», ex­pli­ca Sa­ra. «Di­mos cá­ma­ras a ami­gas mías y ellas ha­bla­ron sin ltro so­bre sus ex­pe­rien­cias, tan­to de las bue­nas co­mo de las ma­las». Aun así, en un mo­men­to an­te­rior a las re­des so­cia­les y las his­to­rias de Ins­ta­gram, «real­men­te no era ‘apro­pia­do’ co­men­tar tu ex­pe­rien­cia en la in­dus­tria». Así, a pe­sar de que mu­chas de las re­ve­la­cio­nes más es­tre­me­ce­do­ras re­la­cio­na­das con abu­sos se­xua­les fue­ron eli­mi­na­das, cuan­do la pe­lí­cu­la se es­tre­nó el te­lé­fono «fun­da­men­tal­men­te de­jó de so­nar». Sa­ra ba­jó las re­vo­lu­cio­nes de su ca­rre­ra co­mo mo­de­lo y se ma­tri­cu­ló en la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia.

Des­de la fun­da­ción de Mo­del Allian­ce en 2012, ha aten­di­do lla­ma­das y da­do apo­yo y con­se­jo a mo­de­los en asun­tos que van de las preo­cu­pa­cio­nes por no ha­ber si­do pa­ga­das du­ran­te me­ses, ha­ber si­do ani­ma­das a te­ner há­bi­tos ali­men­ti­cios des­truc­ti­vos, o el abu­so se­xual. Co­mo es­tu­dian­te en Har­vard, re­co­pi­ló da­tos so­bre las con­di­cio­nes la­bo­ra­les de cen­te­na­res de mo­de­los y ha reuni­do gru­pos de ex­per­tos en tra­ba­jo, des­ór­de­nes ali­men­ti­cios y de­re­chos ci­vi­les. Y ha lo­gra­do la apro­ba­ción de una nue­va le­gis­la­ción en el es­ta­do de Nue­va York que cla­si - ca a las mo­de­los me­no­res de 18 años co­mo ac­to­res in­fan­ti­les, po­nien­do así a su al­can­ce la pro­tec­ción que es­ti­pu­lan las le­yes que re­gu­lan el tra­ba­jo de los me­no­res. Es el fru­to de mu­chos años de es­fuer­zo, re­tro­ce­dien­do con­tra una in­dus­tria que a me­nu­do se nie­ga a ad­mi­tir los pro­ble­mas que al­ber­ga.

Aun­que Mo­del Allian­ce ha in­da­ga­do en las con­di­cio­nes la­bo­ra­les de las mo­de­los, con­si­guien­do co­sas co­mo áreas pri­va­das pa­ra cam­biar­se en el backs­ta­ge de los des les, la in­dus­tria de la mo­da –has­ta aho­ra– ha ig­no­ra­do, en su gran ma­yo­ría, sus lla­ma­das a rea­li­zar cam­bios más pro­fun­dos y fun­da­men­ta­les. La es­pe­ran­za es que aho­ra, en es­te aman­te nue­vo mun­do que es­ta­mos vien­do, que se for­ma tras la to­ma de con­cien­cia de Weins­tein, pue­de ha­ber más ham­bre de cam­bio. Que la ne­ce­si­dad de cam­bio se sien­ta. Con la caí­da de los hom­bres po­de­ro­sos de los me­dios, se des­ve­la que su po­der no es más que una cons­truc­ción so­cial, una ilu­sión de in­fa­li­bi­li­dad apun­ta­la­da por los pe­lo­tas y el ‘sí, se­ñor’ que los ro­dea.

Y así, en es­ta nue­va era, Sa­ra ha pro­pues­to un cam­bio ra­di­cal que po­dría trans­for­mar la in­dus­tria del mo­de­la­je. Vie­ne en for­ma de Pro­gra­ma de res­pe

to de Mo­del Allian­ce. Es­te se ba­sa en la idea de que la in­dus­tria de la mo­da ne­ce­si­ta un ór­gano re­gu­la­dor in­de­pen­dien­te, que ne­ce­si­ta ser con­tro­la­da por un cuer­po neu­tral. El pro­gra­ma ofre­ce­ría ca­na­les pa­ra cum­pli­men­tar re­cla­ma­cio­nes que pro­te­jan a to­das las par­tes in­vo­lu­cra­das, pro­ce­sos trans­pa­ren­tes pa­ra li­diar con es­tas que­jas y dispu­tas me­dia­das.

Du­ran­te los úl­ti­mos seis años, ha re­ci­bi­do lla­ma­das tan­to de los acu­sa­dos co­mo de los acu­sa­do­res de abu­sos se­xua­les. Le han te­le­fo­nea­do fo­tó­gra­fos di­cien­do que sus ca­rre­ras han si­do des­trui­das y sus fa­mi­lias arrui­na­das. Así que ha vis­to los dos la­dos de la his­to­ria. «No es jus­to que no ten­ga­mos un sis­te­ma en vi­gor pa­ra abor­dar es­tos pro­ble­mas y te­ner que di­ri­gir­nos a las re­des so­cia­les y ha­cer un mon­tón de da­ño en el pro­ce­so. Una ra­zón sig­ni ca­ti­va pa­ra te­ner un pro­ce­so lis­to pa­ra in­ves­ti­gar es­tos asun­tos, y ha­cer se­gui­mien­to… con in­ves­ti­ga­cio­nes que sean creí­bles e im­par­cia­les».

Si el Pro­gra­ma de res­pe­to se im­ple­men­ta­ra, da­ría a los acu­sa­dos un jui­cio jus­to, e in­ves­ti­ga­ría y re­sol­ve­ría dispu­tas de un mo­do más con­ven­cio­nal del que hemos vis­to en es­te úl­ti­mo año. En au­sen­cia de pro­gra­mas co­mo es­te, nos en­con­tra­mos en una si­tua­ción que pue­de ser cri­ti­ca­da co­mo «una ca­za de bru­jas en re­des so­cia­les».

Lo que di­fe­ren­cia al Pro­gra­ma de res­pe­to de los va­ria­dos có­di­gos de con­duc­ta que han sur­gi­do tras el es­cán­da­lo de Weins­tein et al., es que ofre­ce­ría una mo­ti­va­ción pa­ra ha­cer las co­sas bien, y con­se­cuen­cias pa­ra quie­nes vio­la­ran esas nor­mas. Co­mo se­ña­la Sa­ra, «las nor­mas sin apli­ca­ción no son real­men­te nor­mas, son as­pi­ra­cio­nes. Así que si nos to­ma­mos en se­rio en­ca­rar es­tos pro­ble­mas, no po­de­mos te­ner di­rec­tri­ces va­gas o pro­me­sas de ha­cer­lo me­jor. Real­men­te ne­ce­si­ta­mos un Pro­gra­ma de res­pe­to, que tie­ne an­te­ce­den­tes de ha­ber fun­cio­na­do en di­fe­ren­tes in­dus­trias. No es un acer­ca­mien­to que no ha­ya si­do pro­ba­do, es un pro­gra­ma in­creí­ble­men­te efec­ti­vo».

Pa­ra unos po­cos afor­tu­na­dos, la in­dus­tria de la mo­da pue­de ser un tic­ket do­ra­do que con­duz­ca a la fa­ma y la for­tu­na; pe­ro, más fre­cuen­te­men­te, lo que ha­ce es mas­ti­car a la gen­te y es­cu­pir­la. La pro­pia Sa­ra fue agre­di­da se­xual­men­te por al­guien con quien fue en­via­da a re­unir­se pa­ra un cas

ting. Y cuan­do lo de­nun­ció, ex­pe­ri­men­tó con­se­cuen­cias muy reales: no so­lo en el lan­za­mien­to de Pic­tu­re Me, sino tam­bién cuan­do se que­jó an­te miem­bros de la in­dus­tria que no desea­ban es­cu­char. Fue tra­ta­da co­mo una pa­ria. «Prác­ti­ca­men­te de un día al si­guien­te, pa­sé de ha­cer gran­des cam­pa­ñas y ga­nar­me la vi­da bien a pa­sar apu­ros pa­ra pa­gar las fac­tu­ras. Aca­bé pi­dien­do créditos y me vi for­za­da a ven­der mi apar­ta­men­to». Los fon­dos que le que­da­ron los em­pleó en em­pe­zar Mo­del Allian­ce. Y así la chi­ca que fue ex­clui­da por no ca­llar­se es­tá de regreso pa­ra in­ten­tar cam­biar la pro­pia es­truc­tu­ra de la in­dus­tria. Pe­ro la mo­da es tris­te­men­te ce­rra­da y au­to­pro­tec­to­ra, y quie­nes es­tán den­tro son rea­cios a ex­po­ner­se a la crí­ti­ca ex­ter­na. Y por eso la pre­gun­ta que que­da es: ¿Per­mi­ti­rá la in­dus­tria de la mo­da que se con­tro­le de ese mo­do? ¿Va a cam­biar al­go?

Fo­to­gra­fía CARIN BACKOFF Tex­to EDIE CAMP­BELL

Sa­ra Zi po­sa con ves­ti­do-es­mo­quin con es­co­te dra­pea­do, de Ale­xan­der Wang.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.