Ralph Lau­ren ce­le­bra el 50 aniver­sa­rio de su pri­me­ra co­lec­ción

El di­se­ña­dor Ralph Lau­ren ce­le­bra los años de su pri­me­ra co­lec­ción en ple­na for­ma. Char­la­mos con es­ta le­yen­da de la mo­da, que en­car­na co­mo na­die el sue­ño ame­ri­cano, mien­tras la pa­re­ja for­ma­da por el ac­tor Patrick Sch­war­ze­neg­ger y la mo­de­lo Abby Cham­pio

VOGUE (Spain) - - Sumario - Fo­to­gra­fía THO­MAS WHITESIDE Rea­li­za­ción D JUNA BEL Tex­to EU­GE­NIA DE LA TORRIENTE

En las úl­ti­mas dos dé­ca­das no ha si­do fá­cil en­tre­vis­tar a Ralph Lau­ren. La úl­ti­ma vez que Vo­gue Es­pa­ña se sen­tó a con­ver­sar con él fue en . A los po­cos mi­nu­tos de ini­ciar nues­tra char­la, en su ofi­ci­na de la Ave­ni­da Ma­di­son de Nue­va York, se adi­vi­nan los mo­ti­vos de es­ta re­ser­va. Con las per­sia­nas echa­das pa­ra ate­nuar el ar­dien­te sol de ju­nio, abri­ga­do con un grue­so jer­sey de la­na y con un tono de voz que pa­re­ce un ron­ro­neo, Ralph Lau­ren te abre las puer­tas de su in­ti­mi­dad con una de­li­ca­de­za y un can­dor inusua­les en el ac­tual cir­co de la mo­da. Sus aco­ge­do­res mo­da­les y su ga­lan­te­ría cons­tan­te pun­túan un re­la­to que se desen­vuel­ve sin pri­sa, co­mo si vi­vie­ra ajeno a nues­tras mun­da­nas preo­cu­pa­cio­nes. No hay ras­tro de te­lé­fono mó­vil ni or­de­na­dor en su des­pa­cho, que, en cam­bio, es­tá cu­bier­to has­ta el úl­ti­mo rin­cón por osos de pe­lu­che, ma­que­tas de co­ches, re­cuer­dos, fotos, li­bros y mi­núscu­los za­pa­tos que cues­ta adi­vi­nar si son de ni­ño o de mu­ñe­co. Un caos en­ter­ne­ce­dor y con­gruen­te con el ca­rác­ter de al­guien que pro­nun­cia pa­la­bras co­mo bon­dad y ro­man­ti­cis­mo con una fre­cuen­cia inusi­ta­da. «Me gus­tan los ob­je­tos y los ju­gue­tes. Aque­llo que en­tre­tie­ne mi vis­ta. Es­te des­pa­cho no es­tá de­co­ra­do con in­ten­ción, so­lo ates­ta­do de co­sas que me ins­pi­ran», ex­pli­ca sen­ta­do en una mu­lli­da bu­ta­ca de cue­ro tos­ta­do con re­po­sa­bra­zos de fi­bra de car­bono au­to­mo­vi­lís­ti­ca y que fue di­se­ña­da por él mis­mo.

La ra­zón de que Ralph Lau­ren ha­ya en­tra­do aho­ra, y con fuer­za, al jue­go de las en­tre­vis­tas es la ce­le­bra­ción es­te oto­ño del Ž aniver­sa­rio de su pri­me­ra co­lec­ción. Un des­fi­le de Ralph Lau­ren Co­llec­tion y una ce­na de ga­la en Cen­tral Park el  de sep­tiem­bre de es­te año han con­me­mo­ra­do el me­dio si­glo de una de las his­to­rias más exi­to­sas de la mo­da es­ta­dou­ni­den­se. Un ven­de­dor de cor­ba­tas, hi­jo de in­mi­gran­tes ju­díos de Bie­lo­ru­sia, que ter­mi­na con­ver­ti­do en ti­tán em­pre­sa­rial y ár­bi­tro de la ele­gan­cia gra­cias a su pro­pio es­fuer­zo, su­po­ne una en­car­na­ción tan per­fec­ta del sue­ño ame­ri­cano y del es­pí­ri­tu de es­te país co­mo tie­rra de opor­tu­ni­da­des que so­bre un guion re­sul­ta­ría ca­si in­ve­ro­sí­mil. Al co­no­cer a Lau­ren se com­pren­de que la can­di­dez de la mi­ra­da so­bre la his­to­ria de su país es un buen re­fle­jo de su ta­lan­te, que en­sal­za y com­bi­na la es­té­ti­ca eu­ro­pei­za­da de Nue­va In­gla­te­rra, el mi­to del cow­boy so­li­ta­rio que re­co­rre pra­de­ras, la ri­que­za de la tra­di­ción in­dí­ge­na y, por su­pues­to, la ele­gan­cia de los años do­ra­dos de Holly­wood. Una fór­mu­la –in­mu­ta­ble des­de ˜™š› y hoy per­fec­ta­men­te iden­ti­fi­ca­ble en to­do el pla­ne­ta– que se ha con­ver­ti­do en una cons­truc­ción y re­crea­ción cul­tu­ral de lo es­ta­dou­ni­den­se a la al­tu­ra del hom­bre Marl­bo­ro de Ri­chard Prin­ce o de los per­so­na­jes de Scott Fitz­ge­rald que tan­to ad­mi­ra el di­se­ña­dor y a los que él mis­mo vis­tió en la ver­sión ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de El Gran Gatsby de ˜™ž.

Ca­da una de sus co­lec­cio­nes cuen­ta una his­to­ria, pe­ro to­das en­ca­jan en la mis­ma na­rra­ti­va épi­ca que lle­va desa­rro­llan­do años. ¿Se re­co­no­ce co­mo un au­tor?

Nun­ca fui a una es­cue­la de mo­da ni re­ci­bí for­ma­ción es­pe­cí­fi­ca. Nun­ca me ha in­tere­sa­do de­ma­sia­do la mo­da, en reali­dad. Lo que me im­por­ta es el es­ti­lo y la au­ten­ti­ci­dad. Em­pe­cé en un ca­jón en el Em­pi­re Sta­te Buil­ding, no era ni si­quie­ra una ofi­ci­na en­te­ra. Qui­se ha­cer cor­ba­tas an­chas, fa­bri­ca­das a mano y en se­da. Y las ven­dí con el nom­bre de Po­lo de tien­da en tien­da, ves­ti­do con unos va­que­ros y una cha­que­ta bom­ber, ca­si lo mis­mo que lle­vo hoy. Me com­pra­ron tien­das im­por­tan­tes que, a con­ti­nua­ción, me pre­gun­ta­ron qué otros pro­duc­tos po­día ofre­cer y así con­ti­nué. No era na­die, y me­nos com­pa­ra­do con los gran­des di­se­ña­do­res ame­ri­ca­nos y eu­ro­peos que se ha­bían aven­tu­ra­do en el ne­go­cio mas­cu­lino. Pie­rre Car­din, por ejem­plo, aca­ba­ba de apa­re­cer y era una sen­sa­ción. Yo era un des­co­no­ci­do, pe­ro mis cor­ba­tas se po­pu­la­ri­za­ron y pa­sé a ha­cer ca­mi­sas, cin­tu­ro­nes y tra­jes. Pe­ro des­de mi pun­to de vis­ta siem­pre es­ta­ba fil­man­do pe­lí­cu­las, con per­so­na­jes y una es­té­ti­ca. Es­to era nue­vo en la mo­da mas­cu­li­na don­de no ha­bía tan­tos que cons­tru­ye­ran una his­to­ria com­ple­ta. Y yo lo hi­ce, seguí mi ins­tin­to y po­co a po­co fui sien­do re­co­no­ci­do por ello.

Se le con­si­de­ra uno de los pio­ne­ros en la con­cep­ción de un es­ti­lo de vi­da com­ple­to. En  ­€‚, cuan­do to­da­vía ven­día úni­ca­men­te cor­ba­tas, ya de­cía: «Pro­mue­vo un gus­to de­ter­mi­na­do, un sen­ti­mien­to to­tal». ¿De dón­de sa­lía esa con­fian­za?

No lo sé. Na­da más em­pe­zar, en Bloo­ming­da­le’s me di­je­ron que te­nía que ha­cer las cor­ba­tas más es­tre­chas. Sa­bía que si acep­ta­ba me co­lo­ca­ría en una tien­da muy im­por­tan­te y que otras ven­drían des­pués. Pe­ro me ne­gué. Les di­je que lo sen­tía mu­cho, pe­ro no po­día ha­cer­lo. Me fui de la tien­da pen­san­do que ha­bía de­ja­do pa­sar la opor­tu­ni­dad de mi vi­da. Ni si­quie­ra sa­bía por qué lo ha­bía he­cho. Pe­ro seis me­ses des­pués vol­vie­ron a bus­car­me. Y cuan­do las cor­ba­tas lle­ga­ron a las tien­das fue­ron un éxi­to. Ahí em­pe­cé a sen­tir­me bien con­mi­go mis­mo. De­bes te­ner con­vic­ción y con­fian­za, sea cual sea el ne­go­cio al que te de­di­ques. Y creer en lo que ha­ces, aun­que los que te ro­dean no lo com­par­tan. Yo sa­bía exac­ta­men­te qué as­pec­to que­ría que tu­vie­ra mi ro­pa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.