Ja­mes Cos­tos y su li­bro de me­mo­rias

JA­MES COS­TOS, el em­ba­ja­dor que re­vo­lu­ciono la di­plo­ma­cia en Es­pa­na com­par­te des­de Ma­llor­ca su pri­mer li­bro de me­mo­rias

VOGUE (Spain) - - Sumario -

El ves­ti­dor es am­plio y lu­mi­no­so; po­los en to­nos em­pol­va­dos, pantalones de es­ti­lo in­for­mal y có­mo­dos mo­ca­si­nes se ali­nean con es­ti­lo en el la­do don­de Ja­mes Cos­tos (Lo­well, Mas­sa­chu­setts, ) bus­ca un sué­ter pa­ra la fo­to mien­tras co­men­ta, di­ver­ti­do: «El la­do de Mi­chael es mu­cho más am­plio. Y más ele­gan­te. Se­gu­ro que has­ta tie­ne un tu­xe­do guar­da­do en al­gún la­do». Lo­ca­li­za una bol­sa. «¿Ves? Ahí es­tá». Lo di­ce en tono triun­fan­te. Si es­ta es su ma­ne­ra de ha­cer sen­tir có­mo­da a la gen­te, fun­cio­na. Cos­tos, quien ocu­pa­ra el car­go de em­ba­ja­dor de Es­ta­dos Uni­dos en Es­pa­ña y An­do­rra des­de abril de •– — has­ta enero de •– ˜ tie­ne la mi­ra­da afa­ble, las ma­ne­ras fá­ci­les y un don pa­ra ga­nar­se a la gen­te. Re­ci­be al equi­po en la es­plén­di­da ca­sa del in­te­rior ma­llor­quín don­de él y su pa­re­ja, el re­co­no­ci­do in­terio­ris­ta Mi­chael Smith, pa­san el ve­rano en va­que­ros y es­par­den­yas y dis­po­ne so­fás y sir­ve be­bi­das con la mis­ma na­tu­ra­li­dad con la que neu­tra­li­zó el en­va­ra­mien­to pro­pio de las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas du­ran­te esos años en la embajada que aho­ra re­cuer­da en su au­to­bio­gra­fía, El ami­go ame­ri­cano. El hom­bre de Oba­ma en Es­pa­ña. Unas me­mo­rias tem­pra­nas en las que Cos­tos, que lle­ga­ba a Es­pa­ña con las exó­ti­cas cre­den­cia­les de ser abier­ta­men­te gay y te­ner un pa­sa­do co­mo eje­cu­ti­vo de HBO, re­pa­sa aque­llos años en los que prac­ti­có una di­plo­ma­cia aper­tu­ris­ta y trans­ver­sal; un per­fil dia­me­tral­men­te opues­to al que has­ta en­ton­ces acos­tum­bra­ba a cul­ti­var cual­quier em­ba­ja­dor, ame­ri­cano o no. Cos­tos se me­tió en el bol­si­llo a los ac­to­res prin­ci­pa­les de la po­lí­ti­ca, la eco­no­mía y la cul­tu­ra na­cio­na­les; su net­wor­king al­can­zó el es­ta­tus de hi­to con las vi­si­tas a Es­pa­ña de los Oba­ma y el ro­da­je de Jue­go de tro

nos; y lo­gró con­vo­car a la mis­ma pis­ta de bai­le a gran­des em­pre­sa­rios y start ups, a ar­tis­tas y mi­li­ta­res. Él mis­mo se en­car­gó, en un ges­to pio­ne­ro, de izar la ban­de­ra ar­coí­ris en la embajada un ˜ de ma­yo, Día In­ter­na­cio­nal con­tra la Ho­mo­fo­bia, y el su­yo fue, co­mo re­la­ta, «el ros­tro es­co­gi­do la pri­me­ra vez que una des­ta­ca­da pu­bli­ca­ción se de­ci­día a ha­cer una co­ver story de al­guien que no era co­no­ci­do». Pe­ro el li­bro no se li­mi­ta a con­tar lo que ya se sa­be del ru­ti­lan­te em­ba­ja­dor que un buen día lle­gó con una no me­nos des­lum­bran­te pa­re­ja a re­vo­lu­cio­nar la embajada ma­dri­le­ña. Con es­te li­bro no so­lo po­ne al al­can­ce del lec­tor esa por­ción de sa­bi­du­ría her­mé­ti­ca ce­lo­sa­men­te re­ser­va­da has­ta aho­ra so­lo pa­ra ini­cia­dos so­bre la na­tu­ra­le­za y obli­ga­cio­nes de un em­ba­ja­dor, si no que tra­ta de com­par­tir el pro­ce­so, en ab­so­lu­to pla­ni­fi­ca­do, que le lle­vó has­ta ahí. «Soy cons­cien­te de que un buen día lle­gas a un país en ca­li­dad de em­ba­ja­dor y pa­re­ce que siem­pre fuis­te em­ba­ja­dor y siem­pre

«Fue el pre­si­den­te Oba­ma quien me di­jo ‘ve y com­par­te tu his­to­ria, es la ra­zón por la que te es­co­gí. Mués­tra­les có­mo ha­ce­mos las co­sas’»

es­tu­vis­te ahí. Pe­ro ahí de­trás hay una his­to­ria, y es la de un em­pren­de­dor». La de em­pren­de­dor es una de las no­cio­nes fa­vo­ri­tas de Cos­tos; una que a él le sien­ta co­mo un es­mo­quin a me­di­da que em­pe­za­ron a cor­tar­le ya des­de ni­ño.

Q ui­zá el ori­gen grie­go de sus abue­los le apor­tó cier­ta des­tre­za co­mer­cial; el ca­rác­ter de su ciu­dad na­tal y cu­na de la re­vo­lu­ción in­dus­trial, Lo­well, pu­do im­pri­mir­le ner­vio y el he­cho de que su pa­dre fue­ra uno de los pri­me­ros ma­ri­nes en Camp Da­vid de­bió ayu­dar a apun­ta­lar su pa­trio­tis­mo. Que Cos­tos –pri­mer li­cen­cia­do de una fa­mi­lia de cla­se me­dia– sa­bía ven­der, y que sa­bía ha­cer­lo con es­ti­lo, se de­mos­tró ya des­de su pri­mer tra­ba­jo en Nue­va York y pos­te­rior­men­te jun­to a Tod’s en el sec­tor del lu­jo. Su sal­to a la Cos­ta Oes­te so­lo re­va­li­da­ría sus ha­bi­li­da­des co­mer­cia­les de la mano de HBO y su com­pro­mi­so po­lí­ti­co, so­bre to­do cuan­do de­mos­tró que no se le caían los ani­llos por sa­lir en bus­ca de vo­tos a puer­ta fría ni le que­da­ba gran­de la ti­tá­ni­ca ta­rea de atraer ha­cia la fi­gu­ra de Ba­rack Oba­ma, un po­lí­ti­co que en un pri­mer mo­men­to se ha­bía de­cla­ra­do con­tra­rio al ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual, a una po­de­ro­sa y acau­da­la­da co­mu­ni­dad gay. Cos­tos era, en po­cas pa­la­bras, una ma­qui­na­ria di­se­ña­da a sí mis­ma de pro­ba­da efi­ca­cia y el sue­ño ame­ri­cano he­cho a la me­di­da de quien qui­sie­ra ver­lo. Y Oba­ma lo vio. En ma­yo de •– • el pre­si­den­te re­co­no­cía pú­bli­ca­men­te su cam­bio de opi­nión res­pec­to al ma­tri­mo­nio gay y, años des­pués, le da­ba el es­pal­da­ra­zo de­fi­ni­ti­vo de­sig­nán­do­le em­ba­ja­dor. «Fue él quien me di­jo: ‘Ve y com­par­te tu his­to­ria; es la ra­zón por la que te es­co­gí. Mués­tra­les có­mo es Amé­ri­ca y có­mo ha­ce­mos las co­sas’. Qui­zá por­que lle­gué aquí en •– , con la cri­sis to­da­vía pre­sen­te y una al­tí­si­ma ta­sa de des­em­pleo en­tre los más jó­ve­nes, la ne­ce­si­dad de trans­mi­tir es­ta no­ción de lo que un em­pren­de­dor pue­de lo­grar fue aún ma­yor».

El si­guien­te pa­so de tan ma­gis­tral au­sen­cia de plan ha si­do es­cri­bir a cua­tro ma­nos es­te li­bro, una de­cla­ra­ción de amor a Es­pa­ña, jun­to a San­tia­go Ron­ca­glio­lo. «Me ha­bía en­tre­vis­ta­do en una oca­sión y me gus­tó mu­cho; fue mi pri­me­ra op­ción des­de el prin­ci­pio». El es­cri­tor pe­ruano coin­ci­de. «En­tre­vis­té a Ja­mes jus­to an­tes de que aban­do­na­se la embajada. Me fas­ci­nó su po­lí­ti­ca de aper­tu­ra, su ac­ti­vis­mo por las mi­no­rías y su in­te­rés por la cul­tu­ra. No se pa­re­cía a nin­gún di­plo­má­ti­co que hu­bie­se co­no­ci­do an­tes. Cuan­do me se­lec­cio­nó me sen­tí muy hon­ra­do». La cró­ni­ca, que a pe­sar de cen­trar­se en los años de la embajada se re­mon­ta has­ta la ni­ñez de Cos­tos, es­tá sa­zo­na­da de anéc­do­tas que van des­de el en­car­go a Mi­chael Smith pa­ra de­co­rar la Ca­sa Blan­ca a la cri­sis por el es­pio­na­je de la Agen­cia de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal es­ta­dou­ni­den­se, sin ol­vi­dar en­cuen­tros de re­lum­brón co­mo los pro­ta­go­ni­za­dos por Mi­che­lle Oba­ma y la Rei­na Le­ti­zia o vi­si­tas a la embajada tan co­men­ta­das co­mo la de An­na Win­tour. Una con­ce­sión muy

«En los mo­men­tos de an­sie­dad tu pa­re­ja aca­ba lle­ván­do­se la peor par­te. Pe­ro Mi­chael siem­pre en­ten­dió la mag­ni­tud de la pre­sión»

me­di­da por par­te de quien se­gu­ra­men­te va­le más por lo que ca­lla que por lo que cuen­ta. Cos­tos se ríe. «Ló­gi­ca­men­te no hay in­for­ma­ción sen­si­ble, pe­ro creo que com­par­to anéc­do­tas que le dan tex­tu­ra a la narración y mues­tran la cer­ca­nía de Es­ta­dos Uni­dos con Es­pa­ña». Al pa­re­cer, el mé­ri­to no es en­te­ra­men­te su­yo. «Cuan­do lo en­tre­vis­té en su día –com­par­te Ron­ca­glio­lo– se mos­tró te­rri­ble­men­te dis­cre­to. Elu­dió con la ma­yor cortesía to­das mis pre­gun­tas so­bre el es­pio­na­je de la NSA, las es­tre­llas de Holly­wood y su pro­pia vi­da per­so­nal. Cuan­do me se­lec­cio­nó pa­ra sus me­mo­rias, pu­se una con­di­ción: va­mos a ha­blar de to­do. Na­da de res­pues­tas di­plo­má­ti­cas. No pen­sa­ba fir­mar un li­bro di­cien­do so­lo co­sas bue­nas y va­cías so­bre sus ami­gos». Am­bos man­tu­vie­ron un par de con­ver­sa­cio­nes ex­plo­ra­to­rias y Ron­ca­glio­lo lo en­con­tró bien dis­pues­to. «El ‘pla­ne­ta Cos­tos’ es­tá ha­bi­ta­do por gen­te que ha­ce no­ti­cias de mu­chas ma­ne­ras. Re­co­rrer sus re­cuer­dos me lle­vó a la trastienda de esas no­ti­cias, a la co­ci­na don­de se pre­pa­ra la reali­dad. Ja­mes fue muy ge­ne­ro­so al per­mi­tir­me en­trar ahí». Cos­tos fue más allá. «Cuan­do co­men­za­mos a tra­ba­jar jun­tos San­tia­go me pro­pu­so ir en­se­ñán­do­me el ma­te­rial. Tras pen­sar­lo un po­co, de­ci­dí que no que­ría ver­me in­flui­do. Así que no leí na­da has­ta la edi­ción fi­nal». Ese sal­to sin red tie­ne bas­tan­te que ver con un ca­rác­ter cu­rio­so y au­daz al que le gus­ta sa­ber dón­de es­tá una vez ha lle­ga­do. Re­cién es­tre­na­do el pues­to, Cos­tos re­cuer­da que sus pri­me­ras ce­nas y al­muer­zos en los res­tau­ran­tes de mo­da de Ma­drid trans­cu­rrie­ron en alar­man­te so­le­dad. Has­ta que no pre­gun­tó, no le ad­vir­tie­ron de que la gen­te no al­mor­za­ba a las on­ce ni ce­na­ba a las sie­te. «Aví­sen­me si vuel­vo a so­li­ci­tar al­go ra­ro», ro­gó a su equi­po. Sus si­guien­tes me­di­das to­ma­rían la mis­ma di­rec­ción: abrir la embajada a los es­tu­dian­tes; via­jar por to­das las pro­vin­cias del te­rri­to­rio na­cio­nal; dar las fies­tas más so­na­das de la ca­pi­tal. Dan­ce­floor di­plo­macy, lo lla­ma­ron. El tér­mino lo acu­ñó la pu­bli­ca­ción bri­tá­ni­ca

Mo­no­cle y a Cos­tos le en­can­tó. «Fue con mo­ti­vo de la fies­ta de mi pri­mer aniver­sa­rio. Es fá­cil co­nec­tar con quien es co­mo tú, pe­ro no con quien no lo es; de ahí la in­com­pren­sión y el mie­do. Es­te tér­mino ha­ce re­fe­ren­cia al he­cho de re­unir a gen­te, a co­nec­tar­la; eso es la di­plo­ma­cia». El te­mor a que til­da­ran sus ges­tos de frí­vo­los tam­po­co lo de­tu­vo. «Ca­da even­to se di­se­ñó con un ob­je­ti­vo, lo cuen­to en el li­bro. Ca­da in­vi­ta­do re­pre­sen­ta­ba a una par­te de la so­cie­dad; yo mis­mo su­per­vi­sa­ba esas lis­tas pa­ra ase­gu­rar­me. El tra­ba­jo que hi­ci­mos con los jó­ve­nes em­pren­de­do­res me enor­gu­lle­ce es­pe­cial­men­te; fue un vehícu­lo que al­can­zó a to­dos los ni­ve­les, y se hi­zo con ayu­da de gran­des em­pre­sas e in­ver­so­res y el apo­yo de las ins­ti­tu­cio­nes y los go­bier­nos es­pa­ñol y es­ta­dou­ni­den­se. Del Rey a In­di­tex, pa­san­do por Goo­gle, lo­gra­mos re­unir a mu­cha gen­te en torno a pro­yec­tos co­mu­nes. Y nun­ca me preo­cu­pó lo que la gen­te pu­die­ra pen­sar por­que nun­ca me lo plan­teé. Siem­pre he vi­vi­do en un mun­do de di­ver­si­dad y co­nec­ti­vi­dad». Qué du­da ca­be, tam­bién su la­do más di­ver­ti­do, in­clu­so gam­be­rro, aflo­ró por el ca­mino en más de una oca­sión. Re­cien­te­men­te es­ta ca­be­ce­ra pu­bli­ca­ba un re­por­ta­je so­bre los in­vi­ta­dos per­fec­tos don­de Cos­tos y Smith com­par­tían car­tel con nom­bres con cre­den­cia­les fes­ti­vas tan no­ta­bles co­mo las de Ma­rio Va­que­ri­zo o Pa­co León. Las res­pues­tas del em­ba­ja­dor fue­ron in­quie­tan­te­men­te au­da­ces . «Oh, lo re­cuer­do per­fec­ta­men­te, creíais que ha­bía ha­bi­do un error –se ríe–. ‘¿Có­mo sa­bes que la fies­ta ha si­do un éxi­to?’. ‘Por­que la gen­te se ba­ña des­nu­da en la pis­ci­na’. ‘¿Tu ar­ma de seducción?’. ‘La co­lo­nia de Sa­rah Jes­si­ca Par­ker’. Fue un re­por­ta­je muy di­ver­ti­do. Se lo en­vié a Sa­rah, una bue­na ami­ga des­de los tiem­pos de Sex & The City y HBO, y es­tu­vi­mos un buen ra­to rién­do­nos».

Pe­ro la di­plo­ma­cia tie­ne tam­bién esa co­sa com­pli­ca­da. Que al país que re­pre­sen­tas lo acu­sen de es­pio­na­je o un mi­nis­tro de ex­te­rio­res con­ver­ti­do en azo­te de la embajada no son cues­tio­nes fá­ci­les con las que desa­yu­nar­se ca­da día. Y hay que di­ge­rir­las en la in­ti­mi­dad. «Por su­pues­to; hu­bo mo­men­tos de gran an­sie­dad es­pe­ran­do a que el te­lé­fono so­na­ra en mi­tad de la no­che. Y mu­cha de esa ten­sión aca­ba­ba tras­la­dán­do­se a tu re­la­ción; tu pa­re­ja siem­pre se aca­ba lle­van­do la peor par­te. Pe­ro Mi­chael siem­pre en­ten­dió la mag­ni­tud de la pre­sión». Tam­po­co las elu­de en el li­bro que, pe­se a su pátina di­plo­má­ti­ca o qui­zá pre­ci­sa­men­te por ella, ad­quie­re por mo­men­tos una con­sis­ten­cia de th­ri­ller. «Es cier­to –coin­ci­de Cos­tos–. Ayer pre­ci­sa­men­te, ha­cien­do un po­co de hi­king por la pla­ya, Mi­chael y yo co­men­tá­ba­mos lo mis­mo: ‘Si el li­bro fue­ra una pe­li, ¿ quién in­ter­pre­ta­ría a quién?’».

A los Cos­tos-Smith les gus­ta la ac­ti­vi­dad al ai­re li­bre; des­de un por­che tra­se­ro de be­lle­za des­bor­dan­te se dis­fru­ta de una por­ción de te­rri­to­rio aún virgen por la que sue­len dar lar­gos pa­seos. Pe­ro tam­bién les gus­ta re­ci­bir; los años en la embajada no los sa­ció. Dos días an­tes, en ese mis­mo por­che, reunían a ¤¥ per­so­nas «y a un dj que dis­fru­tó enor­me­men­te de que no hu­bie­ra ve­ci­nos». Hoy el cés­ped lu­ce co­mo re­cién es­tre­na­do a la es­pe­ra de una nue­va vi­si­ta. «Mi­che­lle Oba­ma es­tá a pun­to de lle­gar, ¿no has no­ta­do mo­vi­mien­to al­re­de­dor?», di­ce con di­ver­ti­da com­pli­ci­dad. Se­gún cuen­ta en su li­bro, «cuan­do un pre­si­den­te lle­ga, lo ha­ce con una ca­ra­va­na de vehícu­los, un bún­ker, cris­tal an­ti­ba­las, sis­te­mas de co­mu­ni­ca­ción, ser­vi­cio se­cre­to am­bu­lan­cia, pa­tru­lle­ros, bom­be­ros». Pue­de que ya no sea la pri­me­ra da­ma, pe­ro si­gue sien­do Mi­che­lle Oba­ma. «Nues­tro plan es des­can­sar –le res­ta im­por­tan­cia a la píl­do­ra in­for­ma­ti­va–. Mi­che­lle tam­bién ha es­cri­to un li­bro que sa­le en oto­ño, así que ha­re­mos pues­ta en co­mún de nues­tros res­pec­ti­vos pro­ce­sos crea­ti­vos y de nues­tros gran­des pla­nes de pro­mo­ción». Re­sul­ta di­fí­cil de creer, sin em­bar­go, que dos de los an­fi­trio­nes más sol­ven­tes del pla­ne­ta no ha­yan or­ga-

ni­za­do una agen­da a la al­tu­ra de la que se­rá la in­vi­ta­da más co­men­ta­da del ve­rano es­pa­ñol. «Bueno, es su se­gun­da vi­si­ta a la is­la, que le gus­ta tan­to co­mo a no­so­tros, así que apro­ve­cha­re­mos su es­tan­cia. Un día al­mor­za­re­mos aquí en la fin­ca con unos po­cos ami­gos y la rei­na do­ña So­fía, pe­ro tam­bién que­re­mos sa­car­la de pa­seo y lle­var­la a ce­nar al Ho­tel La Re­si­den­cia, en Deià, don­de Mi­chael y yo nos enamo­ra­mos de la is­la. Hemos al­qui­la­do un ya­te, igual que el año pa­sa­do, pa­ra lle­gar por mar a cier­tos lu­ga­res y ver las lu­ces nocturnas. Y tam­bién la lle­va­re­mos a ha­cer hi­king –apun­ta–. Los sen­de­ros en Ma­llor­ca son muy her­mo­sos y bas­tan­te du­ros, y a ella le gus­ta ese ti­po de desafíos».

Ja­mes y Mi­chael des­cu­brie­ron Ma­llor­ca ha­ce †‡ años gra­cias a unos bue­nos ami­gos, los Aran­go. Su amor por es­te país fue un se­cre­to a vo­ces des­de en­ton­ces; qui­zá un po­co más au­di­ble lle­ga­do el mo­men­to de asig­nar­le embajada. «Cuan­do el pre­si­den­te Oba­ma me plan­teó unir­me a su ad­mi­nis­tra­ción no sa­bía a dón­de me en­via­ría. Pe­ro con un po­co de mano iz­quier­da, dan­do a co­no­cer aquí y allá nues­tra de­bi­li­dad por Es­pa­ña, él mis­mo aca­bó pro­po­nién­do­me­lo. Mi res­pues­ta fue al­go así co­mo ‘qué sor­pre­sa, ¡no te­nía ni idea!’. Aho­ra un ter­cio de mi vi­da trans­cu­rre en Es­pa­ña». Cos­tos, que ase­gu­ra que si un pre­si­den­te con el que se sin­tie­ra iden­ti­fi­ca­do vol­vie­ra a lla­mar a su puer­ta di­ría «sí» sin pen­sar­lo, ha re­gre­sa­do al sec­tor pri­va­do co­mo consultor. «Co­mo ase­so­ro a mu­chas em­pre­sas eu­ro­peas y re­ci­bo a tan­ta gen­te du­ran­te mis va­ca­cio­nes aquí, to­do es fá­cil y lo dis­fru­to enor­me­men­te. Tan­to, que ten­go otro po­si­ble pro­yec­to re­la­cio­na­do con es­te país: al­guien me su­gi­rió que es­cri­bie­ra un li­bro de via­jes de Es­pa­ña, y no lo des­car­to». Exis­te un di­cho, se­gu­ra­men­te uni­ver­sal, se­gún el cual un hom­bre, pa­ra rea­li­zar­se, no ne­ce­si­ta es­cri­bir dos li­bros; con uno es su­fi­cien­te. Eso, plan­tar un ár­bol y... «Lo co­noz­co. Pe­ro creo que no va por mí, aun­que nun­ca se sa­be. En mi ca­so creo que se­ría más acer­ta­do de­cir ‘plan­tar un ár­bol, es­cri­bir un li­bro y ha­cer­se con unos cuan­tos pe­rros. Te­nía­mos uno y adop­ta­mos un par en Es­pa­ña a los que bau­ti­za­mos co­mo los pin­to­res, Gre­co y Whistler». A cam­bio, Cos­tos tu­vo que des­pe­dir­se de los Whistler que le ha­bía ce­di­do el mu­seo es­ta­dou­ni­den­se del ar­tis­ta y que te­nía en el des­pa­cho de la embajada. Si al­guien le hu­bie­ra di­cho en sus años mo­zos que iban a col­gar de sus pro­pias pa­re­des, le hu­bie­ra pa­re­ci­do una bro­ma. Pe­ro no. Y to­do vie­ne en el li­bro ž

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.