EL TU­RIS­TA DE CIU­DAD

VOGUE (Spain) - - En Vogue - Por ANA GAR­CÍA SIÑERIZ

Pa­sa­da ya la ebre de las va­ca­cio­nes, su­pe­ra­do el trau­ma de la vuel­ta y bien ins­ta­la

dos en el con­fort del ho­gar –qué pa­lo esa bien­ve­ni­da a car­go de un limón moho­so en la ne­ve­ra y cua­tro­cien­tos mos­car­do­nes muer­tos a los pies de las ven­ta­nas– lle­ga el mo­men­to de echar la vis­ta atrás y re exio­nar so­bre nues­tro otro yo. El yo tu­ris­ta. Esa es­pe­cie en­dé­mi­ca y de­pre­da­do­ra que con­ta­mi­na to­do lo que to­ca, con­vir­tien­do el des­tino ur­bano en oro pa­ra hoy y cha­ta­rra pa­ra ma­ña­na. Ese otro yo que to­dos lle­va­mos den­tro se ma­ni es­ta es­ta­cio­nal­men­te, en los puentes, y de ju­lio a sep­tiem­bre y, co­mo mu­chos ex­per­tos ma­ni es­tan y va­ti­ci­nan, es res­pon­sa­ble de la trans­for­ma­ción de las ciu­da­des, sea en par­ques te­má­ti­cos, sea en cas­ca­ro­nes va­cíos de ver­da­de­ra vi­da lo­cal. Hay quien in­clu­so ha­bla de pla­ga. Y ya te­ne­mos pa­la­bro: tu­ris­mo­fo­bia. Lo peor es que to­dos so­mos los tu­ris­tas de al­guien en al­gún otro lu­gar.

Par­te del pla­cer de via­jar con­sis­te en con­ver­tir­nos en ex­tran­je­ros, pe­ro por po­co tiem­po. Per­der­se allí don­de ni las obli­ga­cio­nes pro­fe­sio­na­les ni los com­pro­mi­sos so­cia­les o fa­mi­lia­res nos ace­chan. So­mos otros. Po­de­mos mo­ver­nos a nues­tras an­chas sin mie­do al qué di­rán ni a los ho­ra­rios. To­do se disculpa gra­cias a la di­fe­ren­cia cul­tu­ral. Aun­que en el tu­ris­mo tam­bién exis­ten li­mi­ta­cio­nes. El de pla­ya tie­ne sus có­di­gos, in­clui­dos los ves­ti­men­ta­rios. No ha­ce­mos la mis­ma ma­le­ta pa­ra Ibi­za que pa­ra los Ham­ptons.

LA AC­TRIZ ELLE FAN­NING EN L.A. Y LA MO­DE­LO HEI­DI KLUM.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.