UNA FAL­TA DE RES­PE­TO A LA PIEL

VOGUE (Spain) - - Belleza - Car­men Lan­cha­res

Hoy el ta­tua­je ha per­di­do sus con­no­ta­cio­nes ca­na­llas, tan pró­xi­mas a la trans­gre­sión, al tiem­po que ha de­ja­do de ser te­rri­to­rio ex­clu­si­vo de cier­tos cla­nes y cla­ses pa­ra con­ver­tir­se en un fe­nó­meno de ma­sas y de mo­da, li­be­rán­do­se in­clu­so de los pre­jui­cios ge­ne­ra­cio­na­les. Un cam­bio so­cial in­ne­ga­ble, con el que me cues­ta ali­near­me. Pri­me­ro, por­que me pa­re­ce un aten­ta­do con­tra la sa­lud. Se­gún al­gu­nos es­tu­dios, los ta­tua­jes pue­den po­ner en ries­go el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co. Des­de la Aca­de­mia Es­pa­ño­la de Der­ma­to­lo­gía (AEDEV) re eren que «se ha cons­ta­ta­do que bue­na par­te de la tin­ta alo­ja­da en la der­mis ini­cia de for­ma na­tu­ral un lar­go y com­ple­jo via­je, a ve­ces de va­rios años, con des­tino a los gan­glios y otros ór­ga­nos del sis­te­ma lin­fá­ti­co». Aun­que aún no hay da­tos que de­mues­tren que ello ge­ne­re más ca­sos de cán­cer, ¿có­mo des­car­tar la po­ten­cial ma­lig­ni­dad de las tin­tas ne­gras si tie­nen un al­to con­te­ni­do en hidrocarburos aro­má­ti­cos (cla­si ca­dos co­mo sus­tan­cias can­ce­rí­ge­nas 2Ay 2B)? Por otro la­do, de lo que no hay du­da, es que esos de­pó­si­tos de pig­men­tos pue­den al­te­rar los re­sul­ta­dos de prue­bas diag­nós­ti­cas. No veo, pues, nin­gún sen­ti­do a ho­ra­dar­se la piel con tin­ta cuan­do hay otras for­mas de ex­pre­sión y au­toa rma­ción –la mo­da o el ma­qui­lla­je son dos ejem­plos– me­nos la­ce­ran­tes y vin­cu­lan­tes. Pe­ro ade­más, des­de una pers­pec­ti­va es­té­ti­ca, no nie­go cier­ta aver­sión an­te esos cuer­pos pro­fu­sa­men­te ilus­tra­dos y po­li­cro­ma­dos que pa­re­cen re­ne­gar de su pro­pia piel, y que pa­ra col­mo, con el tiem­po, las arru­gas y la aci­dez per­de­rán el lus­tre ori­gi­nal. Llá­men­me con­ser­va­do­ra si quie­ren...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.