Patrick Sch­war­ze­neg­ger

VOGUE (Spain) - - Belleza -

Con cua­tro años acom­pa­ñó por pri­me­ra vez a su pa­dre a un set de ro­da­je. Una ex­pe­rien­cia que for­ja­ría su fu­tu­ro pro­fe­sio­nal. Patrick Sch­war­ze­neg­ger (Los Án­ge­les, ”••–) per­te­ne­ce a la nue­va (y pro­me­te­do­ra) ca­ma­da de la aris­to­cra­cia holly­woo­dien­se con un có­di­go ge­né­ti­co en el que con­flu­yen el his­to­rial ci­ne­ma­to­grá­fi­co del pro­ta­go­nis­ta de Terminator y la herencia, por ra­ma ma­ter­na, del clan Ken­nedy. Un cóc­tel que se ha ido agi­tan­do con la ca­den­cia jus­ta has­ta es­tre­nar­se es­ta pri­ma­ve­ra co­mo pro­ta­go­nis­ta del dra­ma ro­mán­ti­co Amor a me­dia­no­che, con el que ha es­ca­la­do en­te­ros en el po­dio de nue­vos rom­pe­co­ra­zo­nes. La fi­lan­tro­pía tam­bién es­tá en su agen­da: a los ” años co­fun­dó jun­to a su pa­dre Pro­ject–› , una lí­nea de ro­pa que do­na el ” % de sus ga­nan­cias a or­ga­ni­za­cio­nes ca­ri­ta­ti­vas. Y es que la po­si­ti­vi­dad, se­gún re­co­no­ce, es su me­jor vir­tud. Tam­bién pa­ra ad­mi­tir que su ape­lli­do nun­ca ha si­do un las­tre: «No pue­do ne­gar que me ha abier­to mu­chas puer­tas pe­ro no me ha fa­ci­li­ta­do na­da. Lle­gar so­lo es el prin­ci­pio y pa­ra man­te­ner­se hay que tra­ba­jar du­ro, te lla­mes co­mo te lla­mes», sen­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.