Ni­co­las GHES­QUIÈ­RE

VOGUE (Spain) - - Belleza - Fo­to­gra­fía AN­NIE LEI­BO­VITZ Ni­co­le Phelps

Afi­na­les de ma­yo de es­te año, Ni­co­las Ghes­quiè­re anun­ció a sus ca­si . se­gui­do­res en Ins­ta­gram: «Fe­liz de re­no­var mi com­pro­mi­so con la bella ca­sa de @louis­vuit­ton». Una se­ma­na más tar­de, pre­sen­ta­ba su co­lec­ción crucero pa­ra ƒ „… en la Fun­da­ción Maeght, en el sur de Fran­cia. Ins­pi­ra­do por la ex­cen­tri­ci­dad de los fun­da­do­res del mu­seo, Mar­gue­ri­te y Ai­mé Maeght, fue su pro­pues­ta pa­ra la fir­ma más li­bre y vi­vaz has­ta la fe­cha, una ecléc­ti­ca mez­cla de sas­tre­ría pre­ci­sa con­tra­pues­ta a li­ge­ros ves­ti­dos, de­li­ca­dos sal­tos de ca­ma y flo­re­cien­tes vo­lan­tes, te­ji­do va­que­ro pin­ta­do a mano, za­pa­ti­llas de bo­ta techno y bol­sos de co­lec­ción crea­dos en co­la­bo­ra­ción con Gra­ce Cod­ding­ton, de Vo­gue. Re­fle­xio­nan­do so­bre su de­ci­sión un mes más tar­de, Ghes­quiè­re de­cía: «Es­ta­mos abrien­do otro ca­pí­tu­lo en nues­tra his­to­ria, y la con­fian­za que hemos cons­trui­do en es­tos años jun­tos me es­tá ayu­dan­do a ex­plo­rar co­sas nue­vas; es un gran sen­ti­mien­to». Re­cha­zan­do la ten­den­cia de la in­dus­tria de ver có­mo los di­se­ña­do­res van y vie­nen de fir­mas pres­ti­gio­sas a una ve­lo­ci­dad ca­da vez más rá­pi­da, de­bi­li­tan­do pre­su­mi­ble­men­te tan­to a las mar­cas co­mo a los di­se­ña­do­res en ese pro­ce­so, Ghes­quiè­re re­ve­ló que ha­bía re­no­va­do su con­tra­to por va­rios años con Louis Vuit­ton.

Se tra­ta de la más in­ter­na­cio­nal de las mar­cas: es­ta­ble­ci­da en „˜™š co­mo un ma­lle­tier, o crea­dor de maletas, tie­ne al via­je en su co­ra­zón, un pun­to que Ghes­quiè­re per­pe­túa con sus co­lec­cio­nes crucero al­re­de­dor del mun­do. An­tes de la Fun­da­ción Maeght de Saint-Paul-de-Ven­ce, es­tu­vie­ron el mu­seo Miho de I.M. Pei en un bos­que a las afue­ras de Kio­to, y an­tes Ni­te­rói, en Río de Ja­nei­ro. En ca­da puer­to de es­ca­la, ca­si la mi­tad de los asis­ten­tes con­sis­tía en clientes, mu­chos de los cua­les via­ja­ban de paí­ses le­ja­nos. Pe­ro si la fir­ma es glo­bal, no siem­pre ha si­do in­clu­si­va. «Vuit­ton es un gran bar­co; es muy tra­di­cio­nal, y eso es al­go que de­be ser pro­te­gi­do: la artesanía, el sa­voir fai­re », di­ce. «Creo que mu­cha gen­te no tras­pa­sa la puer­ta de una de las tien­das por­que es de­ma­sia­do in­ti­mi­dan­te o por­que creen que no hay su­fi­cien­te ex­pe­ri­men­ta­ción. Pe­ro yo es­toy aquí pa­ra sa­cu­dir (o rom­per) las ba­rre­ras». Pro­me­te que sus pró­xi­mos cin­co años trae­rán más ex­pe­ri­men­ta­ción y un ma­yor sen­ti­do de la in­clu­si­vi­dad. «A to­dos nos preo­cu­pa la di­ver­si­dad, no so­lo en los des­fi­les de mo­da. En tér­mi­nos de ac­cio­nes y aso­cia­cio­nes y or­ga­ni­za­cio­nes al­re­de­dor del mun­do, Louis Vuit­ton pue­de ha­cer más».

Es jus­to de­cir que ha es­ta­do ha­cien­do al­go de bue­na au­to­ex­plo­ra­ción úl­ti­ma­men­te. Es­tá or­ga­ni­zan­do sus ar­chi­vos en Pa­rís, y ha con­tra­ta­do a un asis­ten­te pa­ra re­co­pi­lar las pie­zas, di­gi­tal y fí­si­ca­men­te. «Creo que me ha lle­ga­do el mo­men­to de te­ner un lu­gar bo­ni­to don­de re­unir mi tra­ba­jo», di­ce. «No es que quie­ra ser nos­tál­gi­co, pe­ro siem­pre es­tá ge­nial mi­rar ha­cia atrás y ver tus bá­si­cos. Es pro­ba­ble­men­te don­de en­cuen­tre mi fu­tu­ro» £

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.