CAR­TA DE LA DI­REC­TO­RA

VOGUE (Spain) - - SUMARIO - EU­GE­NIA DE LA TORRIENTE

Aca­ba­mos de en­con­trar un gran la­go de agua ba­jo el hie­lo de Mar­te y ya te­ne­mos al pri­mer tu­ris­ta es­pa­cial en­tre­nan­do pa­ra vo­lar al­re­de­dor de la Lu­na. De to­do ello nos en­te­ra­mos mien­tras ca­mi­na­mos por la ca­lle, ya que va­mos car­gan­do con to­do el co­no­ci­mien­to de la hu­ma­ni­dad en la palma de la mano gra­cias a un te­lé­fono que po­dría ser nues­tro me­jor ami­go si no fue­ra por la com­pe­ten­cia de un asis­ten­te per­so­nal en­cap­su­la­do en un al­ta­voz. En­chu­fa­mos nues­tro co­che a la co­rrien­te y lee­mos la co­rres­pon­den­cia en un re­loj, po­de­mos rea­li­zar tras­plan­tes de ca­ra y clo­nar mo­nos. Si al­guien tie­ne al­gu­na du­da de que el fu­tu­ro es aho­ra, so­lo tie­ne que abrir –per­dón, des­car­gar– un pe­rió­di­co.

No es de ex­tra­ñar que la mo­da, tan permea­ble a las an­sie­da­des de su tiem­po, nos en­fren­te al he­cho de que aque­llas fan­ta­sías fu­tu­ris­tas son ya una reali­dad. La ho­ra de ves­tir­nos de as­tro­nau­tas iri­dis­cen­tes ha lle­ga­do. Cuan­do una con­tem­pla, des­fi­le tras des­fi­le, te­ji­dos me­ta­li­za­dos, abri­gos de Ma­trix, plu­mí­fe­ros es­pa­cia­les y bo­tas pa­ra la ex­plo­ra­ción lu­nar es im­po­si­ble no ga­ra­ba­tear FUTURISMO en la li­bre­ta (en el du­do­so ca­so de que al­guien car­gue ya con tan ar­cai­co ar­te­fac­to). Lo in­tere­san­te, co­mo bien se­ña­la Car­la Sie­rra en el es­tu­pen­do aná­li­sis El fu­tu­ro no es lo

que era, es que to­do ello tie­ne mu­cho más de nos­tal­gia que de an­ti­ci­pa­ción. No es­ta­mos for­mu­lan­do tan­to una nue­va hi­pó­te­sis so­bre có­mo ves­ti­re­mos en el ma­ña­na co­mo re­cu­pe­ran­do la fan­ta­sía que el pa­sa­do tu­vo so­bre nues­tra épo­ca. Hay en es­te re­tro­fu­tu­ris­mo que nos ocu­pa más de lo pri­me­ro que de lo se­gun­do. La evo­ca­ción de Pa­co Ra­ban­ne o An­dré Cou­rrè­ges nos de­vuel­ve a un tiem­po en el que el fu­tu­ro se mi­ra­ba con más inocen­cia de la que hoy, sen­sa­ta­men­te, po­de­mos man­te­ner so­bre nues­tro pro­pio de­ve­nir.

El futurismo de los años se­sen­ta te­nía un pun­to op­ti­mis­ta del que nues­tro tiem­po ca­re­ce. La idea­li­za­ción del fu­tu­ro (¡año !) que rea­li­za­ba la pe­lí­cu­la Bla­de Run­ner de no era pre­ci­sa­men­te ha­la­güe­ña pe­ro al me­nos te­nía una cier­ta es­pe­ran­za de re­fi­na­mien­to y so­fis­ti­ca­ción es­té­ti­ca. La ver­sión de la pe­lí­cu­la que se es­tre­nó el año pa­sa­do y que se si­tua­ba en es­ta­ba cu­bier­ta de un pol­vo y de una su­cie­dad tan an­gus­tio­sos que ni si­quie­ra la lu­mi­no­sa apa­ri­ción de Ana de Ar­mas con­se­guía ai­rear. De una for­ma pa­re­ci­da, los di­se­ña­do­res que hoy se la jue­gan de ver­dad al pen­sar en có­mo vi­vi­re­mos y ves­ti­re­mos de aquí en ade­lan­te se aden­tran en un te­rri­to­rio mu­cho me­nos re­lu­cien­te, brillante y ae­ro­es­pa­cial que los que re­crean postales de cien­cia fic­ción de su in­fan­cia. Es el ca­so de Raf Si­mons quien, con su ter­ce­ra co­lec­ción pa­ra Cal­vin Klein, en­tre­ga es­te oto­ño una cer­te­ra re­fle­xión so­bre nues­tros mie­dos y es­pe­ran­zas ins­pi­ra­da en el fil­me Sa­fe, de Todd Hay­nes, en la que una ama de ca­sa se vuel­ve inex­pli­ca­ble­men­te «alér­gi­ca al siglo XX».

El ho­rror en es­ta pe­lí­cu­la no ne­ce­si­ta de mons­truos ni de na­ves es­pa­cia­les y, de su mano, la co­lec­ción de Si­mons se con­vier­te tam­bién en un rea­lis­ta re­fle­jo de nues­tros di­le­mas co­ti­dia­nos. Sin ir más le­jos, mi hi­ja de cua­tro años es alér­gi­ca; de acuer­do que un ali­men­to no es lo mis­mo que el siglo XX, aun­que tal vez no re­sul­te tan dis­tin­to. Es im­po­si­ble no ob­ser­var có­mo es­tas reac­cio­nes pro­li­fe­ran hoy en­tre los ni­ños de una for­ma inusi­ta­da en las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res, sin de­ma­sia­da ex­pli­ca­ción y acer­cán­do­nos pe­li­gro­sa­men­te a la fábula de Hay­nes. Cuan­do se tie­nen hi­jos, pen­sar en el fu­tu­ro es­tá inevi­ta­ble­men­te aso­cia­do a ellos . Eso com­por­ta una cier­ta desa­zón so­bre el mun­do que les de­ja­re­mos, pe­ro tam­bién su­po­ne una fuer­za inago­ta­ble de es­pe­ran­za y ener­gía.

Mien­tras es­cri­bo es­ta car­ta, es­cu­cho una can­ción que siem­pre con­si­gue trans­mi­tir­me ese sen­ti­do de ur­gen­cia vi­tal, de vo­lup­tuo­si­dad y de dis­fru­te por el mo­men­to pre­sen­te. The Ti­me Is Now, de Mo­lo­ko, es un can­to al he­do­nis­mo –pu­bli­ca­do jus­to en el arran­que de es­te in­quie­tan­te siglo XXI– que abo­ga por en­tre­gar­te al aho­ra y, así, ha­cer­lo per­du­ra­ble. Eso es lo que me gus­ta­ría que ins­pi­ra­ra tam­bién es­te nú­me­ro en el que re­fle­xio­na­mos so­bre el futurismo con en­tu­sias­mo. Lo ha­ce­mos ya des­de su mis­ma por­ta­da, en la que una mu­jer co­mo Lu­pi­ta Nyong’o trans­for­ma la pos­tal dis­tó­pi­ca de Raf Si­mons en una ima­gen be­lla y po­de­ro­sa de lo que hoy somos y de lo que po­de­mos al­can­zar si pe­lea­mos por aque­llo en lo que creemos. El fu­tu­ro es aho­ra. Y el mo­men­to de dis­fru­tar­lo, tam­bién

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.