CO­LEC­CIÓN

La nue­va cáp­su­la de Jo­nat­han An­der­son pa­ra Loe­we.

VOGUE (Spain) - - SUMARIO - Fo­to­gra­fía MIRTA RO­JO Rea­li­za­ción MAR­TA BA­JO Tex­to RAFA RO­DRÍ­GUEZ

Jo­nat­han An­der­son vuel­ve a ape­lar al mo­vi­mien­to de­ci­mo­nó­ni­co bri­tá­ni­co Arts & Crafts en la nue­va co­lec­ción cáp­su­la de Loe­we. Un opor­tuno ho­me­na­je a Char­les Ren­nie Mac­kin­tosh y su exa­cer­ba­do sen­ti­do del in­di­vi­dua­lis­mo, en el 150 aniver­sa­rio del na­ci­mien­to del ar­qui­tec­to, pin­tor y di­se­ña­dor es­co­cés.

De­ma­sia­do al­ta, de­ma­sia­do estrecha, la House Hill nun­ca fue una si­lla pa­ra sen­tar­se. Ta­pi­za­da de ter­cio­pe­lo, el fla­co res­pal­do lis­ta­do y en­re­ja­do ele­ván­do­se has­ta los cen­tí­me­tros, an­tes que a una fór­mu­la fun­cio­nal res­pon­día al em­pe­ño es­te­ti­cis­ta de su au­tor. Se tra­ta­ba de una obra de ar­te, por su­pues­to. Y co­mo tal ha si­do ve­ne­ra­da en su lar­go siglo de ex­po­si­ción, prin­ci­pal re­cla­mo en es­pa­cios de­co­ra­ti­vos con ín­fu­las mo­der­nas y has­ta fu­tu­ris­tas, ya fue­ran un mi­ni­ma­lis­ta apar­ta­men­to de

yup­pie ochen­te­ro (véa­se la adap­ta­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de Ame­ri­can Psy­cho) o una sa­la de jun­tas di­plo­má­ti­cas del año (en la se­rie Baby

lon ). El buen di­se­ño es lo que tie­ne, di­rán, que re­sul­ta atem­po­ral y eterno. Pe­ro, qui­zá por eso mis­mo, tam­bién sus­cep­ti­ble de di­luir­se en las aguas con­ta­mi­na­das de la cul­tu­ra po­pu­lar de ma­sas, des­vir­tua­do en to­do ti­po de ar­tícu­los pe­re­ce­de­ros, pas­to de tien­das de re­ga­lo, que ig­no­ran por com­ple­to el ori­gen. Y no di­ga­mos al crea­dor. A Char­les Ren­nie Mac­kin­tosh (Glas­gow, -Lon­dres, ) le ha pa­sa­do un po­co eso, y no so­lo con su si­lla más fa­mo­sa.

La oca­sión pa­ra vol­ver a re­co­no­cer el ge­nio del ar­qui­tec­to, in­terio­ris­ta, acua­re­lis­ta y di­se­ña­dor in­dus­trial, grá­fi­co y tex­til es­co­cés se ha pre­sen­ta­do jus­to es­te año, el del aniver­sa­rio de su na­ci­mien­to. Qué opor­tuno. A tiem­po pa­ra la ce­le­bra­ción, su ciu­dad na­tal ha vis­to re­abrir las puer­tas del Wi­llow Tea Rooms, le­gen­da­rio sa­lón de té de que, tras ser res­ca­ta­do de su tris­te des­tino co­mo gran­des al­ma­ce­nes y jo­ye­ría, ha si­do mi­nu­cio­sa­men­te re­crea­do a ima­gen y se­me­jan­za del ori­gi­nal, al tiem­po que se ha apro­ve­cha­do pa­ra con­ver­tir el edi­fi­cio co­lin­dan­te en mu­seo y cen­tro edu­ca­ti­vo. La mis­ma suer­te ha co­rri­do la bi­blio­te­ca de la Es­cue­la de Ar­te, pas­to de las lla­mas en y res­tau­ra­da con mi­mo en to­da su gó­ti­ca glo­ria, se­gún los de­ta­lla­dos pla­nos de . Los ho­me­na­jes in­clu­yen, ade­más, re­co­rri­dos guia­dos por los edi­fi­cios pro­yec­ta­dos por Mac­kin­tosh que en su día die­ron lus­tre ar­qui­tec­tó­ni­co a Glas­gow y, cla­ro, re­tros­pec­ti­vas de su obra. Aun­que se­gu­ra­men­te nin­guno de tan­to al­can­ce co­mo el que Jo­nat­han An­der­son le de­di­ca en una nue­va co­lec­ción cáp­su­la de Loe­we.

Cuan­do has cre­ci­do en Gran Bre­ta­ña, es di­fí­cil que no ha­yas oí­do ha­blar de Char­les Ren­nie Mac­kin­tosh des­de ni­ño», di­ce el di­se­ña­dor. «La pri­me­ra vez que vi su tra­ba­jo me pa­re­ció to­tal­men­te ra­di­cal. La idea de que al­guien hu­bie­ra si­do ca­paz de con­ce­bir al­go así me de­ja­ba bo­quia­bier­to», afir­ma. Sa­bien­do que el po­li­fa­cé­ti­co ar­tis­ta fue una de las fi­gu­ras pro­mi­nen­tes del mo­vi­mien­to Arts & Crafts de fi­na­les del siglo XIX, ob­se­sión re­cu­rren­te de An­der­son, tam­po­co re­sul­ta ex­tra­ño que ha­ya aca­ba­do for­man­do par­te de las re­fe­ren­cias plás­ti­cas que sal­pi­can sus co­lec­cio­nes co­mo di­rec­tor crea­ti­vo de la fir­ma de ori­gen es­pa­ñol, con­ver­ti­da ba­jo su man­do en una suer­te de es­tan­dar­te/es­ca­pa­ra­te cul­tu- ral. La im­pron­ta Mac­kin­tosh se tras­la­da, pa­ra la oca­sión, a una se­rie de pren­das y ac­ce­so­rios (pa­ra mu­jer y hom­bre) que evo­can la eco­no­mía de ar­ti­fi­cios, las for­mas ob­ser­va­das en la na­tu­ra­le­za y la fas­ci­na­ción ja­po­ne­sa que lo alis­ta­ron con ho­no­res en el gru­po de los sim­bo­lis­tas, pri­me­ro, y los mo­der­nis­tas, des­pués. Aun­que, en reali­dad, nun­ca ha ha­bi­do ma­ne­ra de eti­que­tar­lo sino es en un re­gis­tro úni­co. «Co­mo to­dos los gran- des ar­tis­tas, tra­ba­jó su mé­to­do de for­ma in­cons­cien­te, sin bus­car la ori­gi­na­li­dad o el re­co­no­ci­mien­to co­mo mo­der­nis­ta o his­to­ri­cis­ta. Su cre­do era la ho­nes­ti­dad, ser fiel a sí mis­mo», con­ce­de a Vo­gue el ga­le­ris­ta, con­ser­va­dor y es­cri­tor Ro­ger Bill­clif­fe, una de las má­xi­mas au­to­ri­da­des en la obra de Mac­kin­tosh. «Cier­to que su vi­da com­pren­de dis­tin­tos pe­rio­dos y es­ti­los, pe­ro en ho­nor a la ver­dad no pue­de cir­cuns­cri­bir­se a nin­guno. Era un crea­dor in­di­vi­dual, un es­tu­dio­so de la his­to­ria de la ar­qui­tec­tu­ra es­co­ce­sa que que­ría ha­llar la ma­ne­ra de en­trar en el siglo XX re­co­no­cien­do su pa­sa­do pa­ra de­fi­nir su fu­tu­ro».

Au­tor de va­rios vo­lú­me­nes so­bre el ar­tis­ta y la lla­ma­da Es­cue­la de Glas­gow (el úl­ti­mo, Char­les Ren­nie Mac­kin­tosh and The

Art of The Four, pu­bli­ca­do el pa­sa­do año), Bill­clif­fe re­co­no­ce que el tiem­po ha mal­tra­ta­do, sin em­bar­go, su le­ga­do: «Des­de me­dia­dos de los se­ten­ta, sus mu­chos mo­ti­vos de­co­ra­ti­vos han si­do ais­la­dos y uti­li­za­dos fue­ra de con­tex­to, apli­ca­dos en pro­duc­tos y su­per­fi­cies que él hu­bie­ra tra­ta­do sin du­da de ma­ne­ra di­fe­ren­te». Pa­ra el ca­so, que aho­ra apa­rez­can in­te­gra­dos en una se­rie de ar­tícu­los de mo­da tam­po­co le sor­pren­de, «qui­zá por­que se tra­ta de una ico­no­gra­fía muy in­ten­sa y au­to­su­fi­cien­te. Mac­kin­tosh desa­rro­lló una am­plia va­rie­dad de imá­ge­nes y es­ti­los a par­tir de una pa­le­ta en reali­dad su­cin­ta. Por otro la­do, co­mo di­se­ña­dor tex­til en los úl­ti­mos años de su vi­da co­bró con­cien­cia del po­der de los te­ji­dos y la im­por­tan­cia de la tex­tu­ra y el es­tam­pa­do».

En es­ta co­lec­ción que Loe­we pon­drá a la ven­ta en no­viem­bre, An­der­son ha ju­ga­do con los que, a buen se-

gu­ro, son los de­ta­lles grá­fi­cos y or­na­men­ta­les más em­ble­má­ti­cos del crea­dor es­co­cés.

Las de­li­cio­sas acua­re­las con mo­ti­vos bo­tá­ni­cos apa­re­cen en abri­gos, ca­mi­sas e in­clu­so esas man­tas mar­ca de la ca­sa. Aun­que son los bol­sos los que ga­nan: el Puzz­le, que in­cor­po­ra la ro­sa di­se­ña­da pa­ra una vi­drie­ra de la Ca­sa pa­ra un aman­te del ar­te (pro­yec­to ori- gi­nal de , aun­que no lle­gó a cons­truir­se has­ta ¡ !), y el Ga­te, re­bau­ti­za­do Ga­te Grid en la ver­sión de­co­ra­da con la re­tí­cu­la ca­rac­te­rís­ti­ca de obras co­mo la cé­le­bre si­lla House Hill (una de las pri­me­ras pie­zas de mo­bi­lia­rio que el di­se­ña­dor in­cor­po­ró al nue­vo pai­sa­je de las tien­das de la mar­ca cuan­do ate­rri­zó en ella, en ). «Mac­kin­tosh sig­ni­fi­ca in­di­vi­dua­lis­mo. Me im­pac­tó ver las fo­to­gra­fías de sus pri­me­ros di­se­ños de in­te­rio­res, en es­pe­cial la ha­bi­ta­ción blan­ca que pro­pu­so tras la épo­ca vic­to­ria­na, que me pa­re­ce com­pli­ca­dí­si­ma de eje­cu­tar. Creo que, a ve­ces, es ese ele­men­to de al­to im­pac­to jus­to lo que ne­ce­si­ta­mos pa­ra avan­zar», con­ti­núa An­der­son.

«Al igual que mu­chos de sus coe­tá­neos del Arts & Crafts, Mac­kin­tosh de­tes­ta­ba la idea de amue­blar los es­pa­cios que idea­ba con en­se­res co­mer­cia­les, ya fue­ran me­sas, si­llas, te­las o lám­pa­ras. Su so­lu­ción fue di­se­ñar sus pro­pias pie­zas que, ob­via­men­te, le qui­ta­ban tiem­po pa­ra de­di­car­se a pro­yec­tos de ar­qui­tec­tu­ra. Creía en un con­cep­to glo­bal, el de la ha­bi­ta­ción co­mo obra de ar­te. Por eso, pa­ra que se per­ci­bie­ran co­mo que­ría, sus tra­ba­jos te­nían que ver­se igual por fue­ra que por den­tro», ex­pli­ca Bill­clif­fe. He ahí el mo­ti­vo, sin ir más le­jos, por el que cuan­do la em­pre­sa­ria Ka­te Crans­ton le en­car­gó su im­po­nen­te sa­lón de té, el ar­tis­ta no so­lo se ocu­pó de di­se­ñar la fa­cha­da, sino tam­bién el in­te­rior e in­clu­so el me­na­je, los uni­for­mes de las ca­ma­re­ras y el lo­go. Cuán­to y de qué ma­ne­ra con­tri­bu­yó a tal con­cep­ción ho­lís­ti­ca de tra­ba­jar la tam­bién ar­tis­ta Mar­ga­ret Ma­cDo­nald, es­po­sa de Mac­kin­tosh, es una cues­tión que no de­be pa­sar­se por al­to en es­te aniver­sa­rio.

Ape­sar de su pro­ver­bial ta­lan­te in­di­vi­dua­lis­ta, Mac­kin­tosh for­mó par­te de The Four, el sin­gu­lar cuar­te­to que com­ple­ta­ban Mar­ga­ret Ma­cDo­nald, su her­ma­na Fran­ces y Her­bert Ma­cNair (lue­go es­po­so de es­ta). Las cró­ni­cas cuen­tan que fue Fran­ces la que, en ver­dad, dio for­ma a esa amal­ga­ma de in­fluen­cias folk, me­die­va­les, ro­mán­ti­cas y ja­po­ne­sas que cris­ta­li­zó en el es­ti­lo del gru­po y que Mar­ga­ret lle­va­ría a su má­xi­ma ex­pre­sión en las vi­drie­ras que crea­ba. «Las po­lí­ti­cas ar­tís­ti­cas de la épo­ca com­pli­can po­ner en pers­pec­ti­va a sus fi­gu­ras fe­me­ni­nas», con­clu­ye Bill­clif­fe. «Pe­ro aun­que Mac­kin­tosh era un ar­tis­ta in­no­va­dor an­tes de co­no­cer a Mar­ga­ret, lo que es se­gu­ro es que ella fue el prin­ci­pal apo­yo de sus pro­yec­tos, so­bre to­do des­de ». Rei­vin­di­car­las a ellas es la si­guien­te asig­na­tu­ra pen­dien­te

May­ka, con dos abri­gos ( . u.), cha­que­ta ( €), ves­ti­do, bolso ama­ri­llo ( €) y gran­de, bu­fan­da ( €) y za­pa­tos, to­do de la co­lec­ción Mac­kin­tosh de Loe­we. Mo­de­los: May­ka Me­rino (Uno Mo­dels) y Moi­sés Cam­pe­lo (View Ma­na­ge­ment). Ma­qui­lla­je y pe­lu­que­ría: Iván Gó­mez (X Ar­tist Ma­na­ge­ment) pa­ra Cha­nel y Shu Ue­mu­ra. Ayu­dan­te de rea­li­za­ción: Pa­tri­cia Ló­pez. Ayu­dan­te de fo­to­gra­fía: Sil­via Tor­ta­ja­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.