te quie­ro… ¿ya te cam­bia­ré?

Via­ja­mos con Adria­na Ugarte y Hu­go Sil­va, pro­ta­go­nis­tas de ‘Lo con­tra­rio al amor’, la co­me­dia ro­mán­ti­ca del año, a un des­tino idí­li­co: Asi­lah. En la ma­le­ta, so­lo lo im­pres­cin­di­ble, y Biot­herm en el neceser. Más atrac­ti­vos que nun­ca, po­nen a prue­ba sus ar

Woman - - BÁSICOS ENERGIZANTES -

Fue el des­tino. Hu­go y Adria­na no se co­no­cían de na­da, pe­ro Vicente Vi­lla­nue­va ya los ha­bía ima­gi­na­do al es­cri­bir la gran his­to­ria de amor de su ópe­ra pri­ma. Y, mien­tras ellos pen­sa­ban si me­ter­se o no en la piel de Raúl y Merche, una re­vis­ta les lla­mó pa­ra fo­to­gra­fiar­los jun­tos. En la se­sión sal­ta­ron chis­pas: «Si tú ha­ces la pe­li, yo tam­bién me apun­to», le di­jo Hu­go a Adria­na. Y por la no­che ya se es­ta­ban lla­man­do pa­ra dar el ‘sí, quie­ro’ al director. «Vicente me con­quis­tó des­de la pri­me­ra reunión. Yo no ha­bía vis­to nin­gún cor­to su­yo, pe­ro en se­gui­da me di cuen­ta de que es al­guien con es­ti­lo pro­pio, co­mo Fer­nan­do Fer­nán Gó­mez o Pe­dro Al­mo­dó­var. Di­ri­ge po­nién­do­te siem­pre al lí­mi­te en­tre lo real y lo ac­tua­do; sus guio­nes es­tán muy ar­ma­dos, al es­ti­lo ame­ri­cano... La his­to­ria es­tá muy bien, pe­ro su lec­tu­ra per­so­nal es lo me­jor de to­do, esa vuel­ta de tuer­ca que le da me apa­sio­na; es­toy con él a muer­te», ex­pli­ca Hu­go con un en­tu­sias­mo con­ta­gio­so. Y eso des­pués de ha­ber­se pa­sa­do un mes en­te­ro fue­ra, en Co­lom­bia, ro­dan­do la mi­ni­se­rie ‘El co­ra­zón del océano’, con Cla­ra La­go e In­grid Ru­bio, don­de in­ter­pre­ta a un ca­pi­tán es­pa­ñol del si­glo XVI. «Ha si­do un tra­ba­jo que me ha de­ja­do hue­lla. Y he des­cu­bier­to a un pe­da­zo de ac­triz: Adria­na es un ta­len­ta­zo. En­tre no­so­tros ha ha­bi­do mu­chí­si­ma quí­mi­ca y ¿sa­bes lo que más nos ha uni­do? Que te­ne­mos el mis­mo sen­ti­do del hu­mor», ase­gu­ra Hu­go. No hay más que ver­los jun­tos: Los reu­ni­mos en un pue­ble­ci­to cer­cano a Tán­ger –don­de Adria­na ha es­ta­do ro­dan­do la se­rie ‘El tiem­po en­tre cos­tu­ras’, so­bre la no­ve­la de María Due­ñas– pa­ra ave­ri­guar­lo. «Te­ne­mos mu­cha co­ne­xión –di­ce la ac­triz–. Am­bos so­mos igual de pa­ya­sos y nos pa­sa­mos el ro­da­je ha­cien­do el ton­to: nos in­ven­tá­ba­mos que éra­mos dos pi­jas que iban por el pla­tó co­men­tán­do­lo to­do o imi­tá­ba­mos a El Fary... era una for­ma de sol­tar­nos, de re­la­jar­nos que nos fun­cio­na­ba a los dos. Ra­ra vez se lo­gra eso con tan­ta fa­ci­li­dad, sin co­no­cer­se de na­da.» Ade­más, a nin­guno de los dos les cos­tó me­ter­se en el

per­so­na­je por­que, en el fon­do, Hu­go y Adria­na tie­nen mu­cho de Raúl y Merche: «En es­te tra­ba­jo me trans­for­mo en una mu­jer que mues­tra un sin­fín de ca­ras y me apa­sio­na, por­que creo que en el fon­do to­dos so­mos ‘mul­ti­po­la­res’. Tan pron­to que­re­mos es­tar tran­qui­los en pa­re­ja co­mo so­mos unos ka­mi­ka­zes del amor», ex­pli­ca Adria­na. Por su par­te, Hu­go di­ce que ha tra­ba­ja­do con par­te de su esen­cia pa­ra cons­truir a Raúl: «El per­so­na­je me ha per­mi­ti­do desa­rro­llar mi par­te lu­mi­no­sa: Raúl tie­ne mi la­do bueno, inocen­te, in­clu­so un po­co idea­lis­ta de las co­sas... pe­ro, sin­ce­ra­men­te, yo soy un po­qui­to más re­tor­ci­do que él», afir­ma Hu­go. «¿Y al­gu­na vez te ha di­cho una chi­ca que eras ‘un bo­rra­cho y un po­rre­ro’, co­mo le di­ce Merche a Raúl to­do el ra­to?», le pre­gun­ta Adria­na. «Mi ma­dre.» (Ri­sas). Adria­na ase­gu­ra que ella, que es bas­tan­te más re­la­ja­da que Merche, tam­bién pa­só por la eta­pa de po­rros y bi­rras: «Pe­ro las co­sas tie­nen su ca­du­ci­dad. Es cier­to que uno es co­mo es, pe­ro bus­ca­mos ser per­so­nas sa­nas, evo­lu­cio­nar... es una de­ci­sión per­so­nal. ¡No vas a vi­vir siem­pre co­mo si tu­vie­ras 18 años, qué abu­rri­mien­to! Cuan­do me mi­ro al es­pe­jo, veo que es­toy ma­du­ran­do. Me en­cuen­tro ca­da vez más se­re­na.»

¡VI­VA EL RO­MAN­TI­CIS­MO!

Pe­ro si hay al­go en lo que Adria­na si­gue sien­do la mis­ma es en el ro­man­ti­cis­mo: «Siem­pre he si­do así. Que­rer y de­jar­me que­rer es lo que más me pue­de gus­tar del mun­do. Lo más im­por­tan­te es vi­vir a to­pe el pre­sen­te, dis­fru­tar de ca­da mo­men­to con in­ten­si­dad. Es­toy con­ven­ci­da de que quien cui­da su pre­sen­te, se ase­gu­ra el fu­tu­ro.» ‘Lo con­tra­rio al amor’ co­men­zó a ro­dar­se el día de San Va­len­tín, un 14 de fe­bre­ro... «Fue un de­ta­lle bo­ni­to», di­ce Hu­go. ¡Aten­ción! To­do apun­ta a que es un hom­bre ro­mán­ti­co... «¿Yo? Bueno, de­pen­de de có­mo me le­van­te (ri­sas)... El amor es una cues­tión de quí­mi­ca, de piel; mu­chas ve­ces que­re­mos in­te­lec­tua­li­zar­lo, y ahí es don­de la ca­gamos. Cuan­do nos enamo­ra­mos y em­pe­za­mos a ha­cer­le ca­so a la ca­be­za en lu­gar de al cuer­po, nos equi­vo­ca­mos: Cree­mos que esa per­so­na nos per­te­ne­ce y, en­ci­ma, in­ten­ta­mos cam­biar­la pa­ra que se aco­mo­de a no­so­tros, nos con­ver­ti­mos en se­res vul­ne­ra­bles y pa­té­ti­cos. Por­que, ¿de quién te has enamo­ra­do, de al­guien que quie­res cam­biar?», ase­gu­ra Hu­go. «Lo bueno –afir­ma Adria­na– es cuan­do te en­cuen­tras a al­guien con per­so­na­li­dad y for­ta­le­za su­fi­cien­te y no te lo per­mi­te, por­que en­ton­ces te da una lec­ción. Cuan­do uno se enamora, lo ha­ce de las vir­tu­des y erro­res del que tie­ne al la­do. Ese con­jun­to de co­sas, la plu­ra­li­dad, es lo que te iman­ta.» ¿Pe­ro a es­tas al­tu­ras de la vi­da, se pue­de cam­biar por amor? «To­das las his­to­rias que su­ce­den a lo lar­go de tu vi­da, ya sean amis­to­sas o ro­mán­ti­cas, te cam­bian, te to­can, ha­cen que mu­tes, que evo­lu­cio­nes... o por lo me­nos, a mí me gus­ta pen­sar eso. Si no, ¡me­nu­do co­ña­zo!», di­ce Hu­go. ¿Y qué hay de

vues­tros sue­ños, de vues­tras me­tas? «Co­mo de­cía Fer­nan­do Fer­nán Gó­mez: ‘El éxi­to son sen­sa­cio­nes, no he­chos’. Pa­ra mí, la me­ta es dis­fru­tar ca­da vez un po­qui­to más con mi tra­ba­jo. Lle­vo diez años en es­to y lo que me gus­ta es el pu­ro ‘ac­ting’, aun­que aho­ra ten­go más con­trol pe­ri­fé­ri­co de to­do lo que con­lle­va una gra­ba­ción y me in­tere­sa ca­da vez más el as­pec­to téc­ni­co. Me plan­teo muy se­ria­men­te di­ri­gir, así que em­pe­za­ré por un cor­to pa­ra pro­bar, ju­gar... ten­go mu­chos ami­gue­tes bue­nos ac­to­res a los que liar pa­ra que me ayu­den con el pro­yec­to», nos ex­pli­ca el ma­dri­le­ño.

PA­PE­LES EX­TRE­MOS

Pa­ra Adria­na, el sue­ño más gran­de es el de vi­vir el pre­sen­te: «Me he en­con­tra­do en el ca­mino mu­cho amor por to­das par­tes y doy gra­cias a la vi­da por ello. Vi­vir­lo es lo que quie­ro aho­ra», con­fie­sa la ac­triz de ‘La Se­ño­ra’ y ‘Hos­pi­tal Cen­tral’, que es­ta­rá in­mer­sa en el ro­da­je de la se­rie en la que en­car­na a la mo­dis­ta Sa­ra Qui­ro­ga has­ta fi­na­les de año. «Es que María Due­ñas es­cri­bió una no­ve­la muuuy lar­ga (ri­sas). Es­ta­mos gra­ban­do on­ce ca­pí­tu­los del ti­rón y, aun­que en agos­to vol­ve­mos a Ma­drid des­pués de pa­sar dos me­ses en Tán­ger, has­ta enero no aca­ba­re­mos.» ¿Y des­pués? «Se­gu­ra­men­te, rue­de una pe­lí­cu­la so­bre gla­cia­res...» ¡Ay, los ac­to­res, siem­pre con tan­tos se­cre­tos! «Lo que de ver­dad me gus­ta­ría es ha­cer de mu­jer ma­quia­vé­li­ca. Me ape­te­ce des­cu­brir el la­do oscuro que hay en mí. Siem­pre he en­car­na­do a mu­je­res fuer­tes, pe­ro bue­nas. A ver si Icíar Bo­llaín me da un pa­pel de ese ti­po, me en­can­ta­ría», con­fie­sa Adria­na. A Hu­go, lo que le gus­ta­ría es ha­cer una pe­lí­cu­la fu­tu­ris­ta: «Nun­ca he he­cho un pa­pel de ese ti­po y, cuan­to más ale­ja­do es­té de mí, más di­ver­ti­do re­sul­ta ha­cer el per­so­na­je y el pro­ce­so de bús­que­da.» Aho­ra no se com­pro­me­te­ría ni lo­co con una se­rie de lar­ga du­ra­ción: «Es­toy in­ten­tan­do ha­cer pa­pe­les que no ten­gan de­ma­sia­da con­ti­nui­dad, pa­ra po­der cam­biar con cier­ta fre­cuen­cia. Es­tar dos años con el mis­mo per­so­na­je –co­mo le pa­só con el ins­pec­tor Lu­cas, de ‘Los hom­bres de Pa­co’– aca­ba ago­tán­do­te, y eso se no­ta en el re­sul­ta­do. Me me­tí en es­to –des­pués de ha­cer de elec­tri­cis­ta– pa­ra ju­gar a ser un mon­tón de gen­te, y aguan­ta­ré mien­tras me lo pue­da per­mi­tir... Tam­po­co ne­ce­si­to mu­cho pa­ra vi­vir: con mi co­che de se­gun­da mano voy a to­dos la­dos», ex­pli­ca el ac­tor, que aho­ra se man­tie­ne en for­ma con un arte mar­cial nue­vo: el ‘va­le tu­do’. «Es una mo­da­li­dad de com­ba­te bra­si­le­ño que com­bi­na ‘muai thai’ y ‘yiu­yit­su’, pe­ro so­lo en­treno, nun­ca se me ocu­rri­ría guan­tear... me en­gan­cho con mu­cha fa­ci­li­dad a los de­por­tes ra­ros por­que me gus­ta ir pro­ban­do, aun­que tam­bién con­ti­núo bai­lan­do.» Adria­na, en cam­bio, se con­for­ma con prac­ti­car bi­kram yo­ga e in­ten­tar sa­car­se el car­net de mo­to: «Lo ma­lo es que me gus­ta la ve­lo­ci­dad... de­ma­sia­do.» Así son ellos, tan dis­pa­res co­mo sus per­so­na­jes.

Hu­go: ca­mi­sa etro,

y al­par­ga­tas Úr­su­lA MAs­cA­ró. Adria­na: ves­ti­do de

pun­to Mis­so­ni y zue­cos uni­sA.

La ac­triz lle­va ba­ña­dor es­tam­pa­do ro­Ber­to cA­vA­lli y ca­mi­so­la con flo­res de or­gan­za sPort­MAx. Hu­go, un po­lo ArMAnd BA­si. High Re­char­ge de Biot­herM hoM­Me bo­rró los sig­nos de fa­ti­ga de su ros­tro.

Adria­na lle­va ba­ña­dor y ca­pa con fle­cos ro­Ber­to cA­vA­lli.

Las ca­lle­jue­las co­lo­ris­tas de la Me­di­na de Asi­lah.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.