SOP­HIE AUS­TER la neo­yor­qui­na más ‘spa­nish’

La hi­ja del escritor Paul Aus­ter ha en­con­tra­do en nues­tro país su fi­lón pro­fe­sio­nal. To­das las pe­lí­cu­las que ha pro­ta­go­ni­za­do las han di­ri­gi­do au­to­res pa­trios y a las fir­mas de mo­da es­pa­ño­las les en­can­ta su es­ti­lo.

Woman - - OCIO PROTAGONISTA - POR PI­LAR ARRANZ FO­TO­GRA­FÍA CÉ­SAR LU­CAS ABREU

Su ros­tro no de­la­ta las diez ho­ras de vue­lo y la no­che ca­si en ve­la que ha pa­sa­do. Lle­ga a Ma­drid res­plan­de­cien­te. Sop­hie Aus­ter atra­pa las mi­ra­das allá por don­de pa­sa gra­cias a su ai­re so­fis­ti­ca­do, un pun­to eté­reo, que des­pren­de al mo­ver­se. ¿La car­ta de pre­sen­ta­ción? Su ape­lli­do. Es el re­to­ño de los es­cri­to­res Paul Aus­ter y Si­ri Hust­vetd. Su pa­dre le dio la pri­me­ra opor­tu­ni­dad en el ci­ne, la di­ri­gió en ‘Lu­lú on the Brid­ge’ (pos­te­rior­men­te lo hi­zo en ‘ La vi­da in­te­rior de Mar­tin Frost’), pe­ro su con­so­li­da­ción en la gran pan­ta­lla le vie­ne de la mano de dos es­pa­ño­les, Xa­vier Ri­be­ra, que le dio su pri­mer pa­pel pro­ta­go­nis­ta en ‘Cir­cuit’, y Da­vid Mar­tín Po­rras, que fir­ma ‘Stea­ling Sum­mers’, pre­sen­ta­da en el úl­ti­mo Fes­ti­val de Ci­ne de Va­lla­do­lid –al que acu­dió– y que es­pe­ra ser ex­hi­bi­da en los ci­nes en fe­chas pró­xi­mas. En es­te úl­ti­mo tra­ba­jo, com­par­tía aven­tu­ras, en­ga­ños y amoríos con otro ca­cho­rro de la ‘ca­ma­da’ de las ce­le­bri­ties, Ja­mes Jag­ger, hi­jo del líder de los Ro­lling Sto­nes. Mo­de­lo oca­sio­nal –ha si­do ima­gen de fir­mas co­mo Man­go y Hoss In­tro­pia–, con­si­de­ra la mo­da co­mo un tram­po­lín pa­ra dar a co­no­cer sus tra­ba­jos en el mun­do de la in­ter­pre­ta­ción y la mú­si­ca. Re­cién ter­mi­na­dos sus es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios de li­te­ra­tu­ra, se ha en­ce­rra­do en un es­tu­dio de gra­ba­ción pa­ra ter­mi­nar un se­gun­do dis­co que pu­bli­ca­rá muy pron­to jun­to a su ban­da One Ring Ze­ro. Sop­hie Aus­ter sue­ña con vo­lar so­la, ha­cer­se un nom­bre en el mun­do del ar­te y ser al­go más que una ‘ni­ña’ de pa­pá.

TRIÁN­GU­LO AMO­RO­SO

«En ‘Stea­ling Sum­mers’ me con­vier­to en el ob­je­to de de­seo de dos hom­bres a los que, en prin­ci­pio, voy a ayu­dar a co­me­ter un ro­bo.

En la fic­ción re­sul­ta muy in­tere­san­te esa lu­cha que se da en­tre los personajes, el he­cho de tener que ele­gir, que com­pa­gi­nar dos re­la­cio­nes en las que ca­da per­so­na te da al­go dis­tin­to. Pe­ro eso ocu­rre en la fic­ción; en la reali­dad, no me he en­con­tra­do en esa te­si­tu­ra, ¡de­be de ser te­rri­ble! La pe­lí­cu­la es salvaje, sexy y di­ver­ti­da, qui­zá por­que la he­mos he­cho un gru­po de gen­te muy jo­ven, la ma­yo­ría no ha­bía­mos cum­pli­do los trein­ta años.»

EL PE­SO DEL APE­LLI­DO

«Cuan­do co­no­cí a Ja­mes (Jag­ger) no sa­bía que era hi­jo de Mick; des­pués, cuan­do me en­te­ré, ja­más ha­bla­mos de nues­tros pro­ge­ni­to­res.

Pe­ro, ba­jo mi pun­to de vis­ta, aun­que se­gu­ro que él lo sus­cri­be, pa­ra no­so­tros no son esas gran­des fi­gu­ras que ad­mi­ran los de­más, son nues­tros pa­dres y na­da más. De to­das for­mas, es muy dis­tin­to ser hi­ja de un escritor que de una fi­gu­ra del rock tan po­ten­te co­mo Jag­ger, su­pon­go que la aten­ción re­cae más so­bre ti si te ape­lli­das así.»

LA MO­DA

«Me gus­ta ir a des­fi­les y ver lo que se es­tá ha­cien­do en­tre bam­ba­li­nas.

Com­pro en bou­ti­ques de di­se­ña­do­res des­co­no­ci­dos; me en­can­tan las cha­que­tas, las bo­tas y, so­bre to­do, los som­bre­ros.»

I LO­VE NUE­VA YORK

«Me en­can­ta vi­vir allí, es una ciu­dad muy cos­mo­po­li­ta. De he­cho, los neo­yor­qui­nos no so­mos ‘nor­te­ame­ri­ca­nos’ pu­ros.

Ade­más, tener allí mi ca­sa me ha per­mi­ti­do abrir mi men­te, y que­rer lan­zar­me a vi­vir nue­vas ex­pe­rien­cias en lu­ga­res dis­tin­tos, ex­plo­rar otras culturas... Y tam­bién tener una in­quie­tud crea­ti­va, desear ac­tuar y com­po­ner mú­si­ca. Pa­ra mí es, sin du­da, el lu­gar idó­neo pa­ra vi­vir. Y quie­ro pen­sar que si he lo­gra­do tra­ba­jar en el ci­ne eu­ro­peo ha si­do gra­cias a que he po­di­do dis­fru­tar de una men­te más abier­ta.»

FREN­TE AL ES­PE­JO

«¿La pa­la­bra es­pa­ño­la que más me gus­ta? ¡Gua­pa! Ten­go una re­la­ción ex­tra­ña con mi pro­pia be­lle­za;

es un he­cho que los de­más ven y me co­men­tan, pe­ro no re­sul­ta al­go de lo que sea cons­cien­te. Me mi­ro en el es­pe­jo y me di­go: ‘no es­tás mal’ (ríe). Es­toy más con­ten­ta con mi fí­si­co aho­ra que cuan­do te­nía 18 años, y es­pe­ro se­guir es­tán­do­lo cuan­do lle­gue a los cua­ren­ta. Veo a mi ma­dre y me pa­re­ce que es­tá es­tu­pen­da; de­be de re­sul­tar muy tris­te sen­tir que has per­di­do el atrac­ti­vo fí­si­co. Pe­ro en reali­dad, no me cui­do mu­cho. Ha­go gim­na­sia, por­que me sien­ta bien en­tre­nar mis múscu­los, pe­ro co­mo de to­do. In­ten­to lle­var una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble, por eso no desa­yuno ba­con todos los días. Tam­bién me gus­ta to­mar una co­pa de vino de vez en cuan­do. Pe­ro, de to­das for­mas, no ba­so mi vi­da en el fí­si­co, qui­zá por eso ha­go mú­si­ca, por­que es­tá des­ti­na­da a los oí­dos, no a los ojos.»

PA­SIÓN POR LA LI­TE­RA­TU­RA

«Cuan­do aca­bo de leer un li­bro siem­pre me pre­gun­to có­mo al­guien pue­de crear al­go tan com­pli­ca­do: pen­sar una his­to­ria, des­cri­bir ca­da per­so­na­je, en­con­trar un fi­nal in­tere­san­te...

Pe­ro no me plan­teo es­cri­bir una no­ve­la. Ya lo ha­cen mis pa­dres y me pa­re­ce que tie­nen un mé­ri­to in­creí­ble. Yo me ma­ne­jo me­jor con las historias cor­tas y la poe­sía. Me en­can­tan los li­bros de mi pa­dre, aun­que mi fa­vo­ri­to es uno que no ha es­cri­to él: ‘Ma­da­me Bo­vary’, de Flau­bert.»

OBA­MA, PRE­SI­DEN­TE

«Cuan­do Ba­rack Oba­ma se pre­sen­tó a las elec­cio­nes, le mos­tré mi apo­yo in­con­di­cio­nal.

Ló­gi­ca­men­te, no pue­do es­tar de acuer­do al cien por cien con to­das las po­lí­ti­cas que es­tá adop­tan­do, pe­ro creo que nues­tro país po­dría en­con­trar­se en una si­tua­ción bas­tan­te peor de la que vi­vi­mos en la ac­tua­li­dad si hu­bié­se­mos ele­gi­do a otro pre­si­den­te. Te­ne­mos que ver có­mo va evo­lu­cio­nan­do to­do, por eso, de mo­men­to, si­go dán­do­le un vo­to de con­fian­za.»

LOS IN­DIG­NA­DOS

«No he po­di­do su­mar­me a las ma­ni­fes­ta­cio­nes, por­que me he en­ce­rra­do día y no­che en el es­tu­dio ter­mi­nan­do mi dis­co,

aun­que apo­yo sus reivin­di­ca­cio­nes Me pa­re­ce un mo­vi­mien­to fan­tás­ti­co. Me en­can­ta que la gen­te pro­tes­te en Nue­va York por­que, en ge­ne­ral, los nor­te­ame­ri­ca­nos so­mos bas­tan­te con­for­mis­tas. Re­sul­ta fun­da­men­tal que la gen­te gri­te con­tra las in­jus­ti­cias, que se es­cu­che su voz.»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.