PAR A MÍ, LA BE­LLE­ZA TIE­NE MU­CHA IM­POR­TAN­CIA.

Woman - - PORTADA -

Hay un ti­po de chi­ca que, sin un fí­si­co de im­pac­to, siem­pre es la más gua­pa. De la pla­ya, de la fies­ta, de la cla­se o del gru­po de ami­gas. ¿Dón­de re­si­de el éxi­to? Bo­ni­tas fac­cio­nes, por su­pues­to; unas me­di­das pro­por­cio­na­das, tam­bién, pe­ro so­bre to­do, y lo más im­por­tan­te, un encanto na­tu­ral. Si ade­más aña­di­mos una sim­pa­tía arro­lla­do­ra, al­tas do­sis de pro­fe­sio­na­li­dad y mu­cha fe­li­ci­dad, el re­sul­ta­do se lla­ma Pau­la Eche­va­rría. En vi­vo y en di­rec­to, en­tien­des el por­qué del fe­nó­meno de es­ta as­tu­ria­na de 34 años, ac­triz, mo­de­lo, blo­gue­ra e ins­pi­ra­do­ra de ten­den­cias que a to­do el mun­do gus­ta. Es la it girl es­pa­ño­la.

Cuan­do pa­re­cía que ya lo te­nías to­do, te lle­ga un con­tra­to con una mar­ca de al­ta cos­mé­ti­ca, ¿po­días ima­gi­nar­lo?

La verdad es que nun­ca ha­bía so­ña­do que me pa­sa­ran la ma­yo­ría de las co­sas que me es­tán pa­san­do.

¿Te iden­ti­fi­cas con De­cléor, una mar­ca de be­lle­za na­tu­ral?

¡Sí! Yo era muy fan de la mar­ca, al­gu­nos de sus pro­duc­tos eran fi­jos en mi ne­ce­ser des­de ha­cía años. Nues­tra for­ma de en­ten­der la be­lle­za es muy si­mi­lar, me en­can­tan sus prin­ci­pios y los in­gre­dien­tes na­tu­ra­les que uti­li­za.

Co­no­cía­mos tu pa­sión por la mo­da, ¿es cier­to que tam­bién eres una beauty ad­dict?

Si vie­rais mi ba­ño y mi to­ca­dor... Es­tá lleno de to­do ti­po de cre­mas, pro­duc­tos ca­pi­la­res, ma­qui­lla­jes... ¡Me en­can­ta pro­bar de to­do!

¿Va­lo­ras de la mis­ma ma­ne­ra la mo­da que la be­lle­za a la ho­ra de arre­glar­te ca­da día?

No... ¡Creo que la be­lle­za es mu­chí­si­mo más im­por­tan­te! Ves­ti­dos hay mu­chos, piel so­lo te­ne­mos una y de­be­mos cui­dar­la pa­ra que es­té bien el res­to de nues­tra vi­da. Ade­más, ¿de qué nos ser­vi­ría lle­var un ves­ti­do pre­cio­so con una piel apa­ga­da, sin vi­da, un pe­lo es­tro­pea­do...? ¡Ho­rror!

¿Có­mo lo ha­ces pa­ra gus­tar a todos, hom­bres, mu­je­res...?

¡Ja, ja, ja! Una vez, una chi­ca me di­jo: gus­tas a los chi­cos y caes bien a las chi­cas. Su­pon­go que no me ven co­mo una ame­na­za, sino co­mo a una ami­ga.

Mo­re­na, ojos os­cu­ros, tie­nes una be­lle­za muy es­pa­ño­la, ¿crees que mu­chas mu­je­res se ven re­fle­ja­das en ti?

Se pue­den sen­tir iden­ti­fi­ca­das con­mi­go por­que no soy nin­gu­na su­per top, soy muy nor­ma­li­ta, de es­ta­tu­ra, de pe­so... Lle­vo co­sas que to­das pue­den com­prar­se y ten­go una vi­da muy fa­mi­liar, co­mo la ma­yo­ría. Lue­go, ca­da una te­ne­mos la jor­na­da la­bo­ral en si­tios dis­tin­tos, y la mía es en un pla­tó, pe­ro eso es lo úni­co que nos di­fe­ren­cia.

Si el amor pu­die­ra en­cap­su­lar­se, ¿se­ría el me­jor cos­mé­ti­co?

¡Por su­pues­to que sí! Cuan­do una per­so­na se enamo­ra se ilu­mi­na so­la. Lue­go se va re­la­jan­do un po­qui­to y to­do vuel­ve a la nor­ma­li­dad, gra­cias a Dios, ¡por­que si no mo­ri­ría­mos todos! Ese es­ta­do de exal­ta­ción cons­tan­te que tie­nes cuan­do te enamo­ras no po­dría­mos so­por­tar­lo de por vi­da.

¡Qué bo­ni­ta esa de­cla­ra­ción de amor de Da­vid Bus­ta­man­te en un con­cier­to! ¿Te si­gue sor­pren­dien­do?

Da­vid es sú­per ex­pre­si­vo, yo soy mu­cho más re­ser­va­da, me dan más ver­güen­za esas de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas, pe­ro me en­can­ta cuan­do él lo ha­ce. Me pon­go co­mo un to­ma­te y has­ta se me sal­ta al­gu­na la­gri­mi­lla. Pe­ro no so­lo lo ha­ce en pú­bli­co ¿eh?, en ca­sa tam­bién es muy así...

Por fa­vor, con­fié­sa­nos, ¿có­mo es él com­par­tien­do to­ca­dor?

Antes pa­sa­ba de to­do, aho­ra es mu­cho más cons­tan­te. Le he in­cul­ca­do un po­qui­to de mi pa­sión por los cos­mé­ti­cos y aho­ra, por ejem­plo, no sa­le de ca­sa sin echar­se su cre­ma cor­po­ral, su hi­dra­tan­te pa­ra la ca­ra...

¿Te gus­ta­ba Da­vid Bus­ta­man­te antes de enamo­ra­ros?

Me en­can­tó des­de el mi­nu­to uno en que lo vi en el pro­gra­ma, era un ni­ño y me hi­zo mu­cha gra­cia por­que sen­tí que to­do lo que ha­cía y de­cía era muy de verdad.

Sois la es­tam­pa de la fe­li­ci­dad. ¿No pe­sa a ve­ces esa ima­gen de pa­re­ja o de fa­mi­lia perfecta?

Si la da­mos, es por­que la vi­da que te­ne­mos es muy tran­qui­la y muy nor­mal, nos en­can­ta es­tar jun­tos, dis­fru­tar de nues­tra hi­ja, com­par­tir con nues­tras fa­mi­lias y nues­tros amigos, no nos gus­ta ha­cer vi­das por se­pa­ra­do, y cuan­do sa­li­mos lo ha­ce­mos jun­tos, a no ser que sea por tra­ba­jo.

¿El gus­to es al­go in­na­to o se pue­de ir ad­qui­rien­do? ¿Tú te lo has cu­rra­do?

La ele­gan­cia es lo que es in­na­to, el gus­to por sa­ber com­bi­nar las pren­das y ele­gir lo que más nos fa­vo­re­ce se va apren­dien­do con los años, so­lo es cues­tión de que te in­tere­se apren­der­lo....

Eres una ar­tis­ta com­bi­nan­do mo­da low cost con mar­cas it o de lu­jo, ¿con la cos­mé­ti­ca ha­ces igual?

¡Sí, ten­go pro­duc­tos de to­do ti­po! Aun­que hay cier­tas co­sas, co­mo la hi­dra­tan­te, el tó­ni­co, el con­torno de ojos... en las que es me­jor no ju­gár­se­la por el pre­cio. Es co­mo los za­pa­tos, hay que usar­los de piel, no de plás­ti­co, pues con la cos­mé­ti­ca pa­sa un po­co lo mis­mo.

¿Cuán­to tiem­po tar­das en es­tar lis­ta ca­da ma­ña­na?

¡El es­ta­do de áni­mo es el que man­da! No tar­do mu­cho. Du­char­me, la­var el pe­lo, se­car­lo y pei­nar­lo, echar­me mis cre­mas, ma­qui­llar­me y ves­tir­me... 40 mi­nu­tos co­mo mu­cho.

Lle­vas las ca­mi­sas de cua­dros y los va­que­ros co­mo na­die. ¿Con qué otros looks in­fa­li­bles te sien­tes muy tú?

Aho­ra, en ve­rano, shorts con ca­mi­se­tas y ves­ti­di­tos fres­cos con san­da­lias o bo­tas, ¡que me en­can­tan!

¿Eres cons­cien­te de que to­do lo que lle­váis tú y tu hi­ja Da­nie­la se ago­ta en las tien­das?

Eso me di­cen, y no de­jo de sor­pren­der­me.

Ade­lán­ta­nos dos out­fits con los que te ve­re­mos es­te ve­rano…

Pues se­gu­ro con al­gún look es­ti­lo na­va­jo y al­guno muy cá­li­do en to­nos pas­tel. ¡Y ya lle­vo todos los flúor del mun­do!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.