Apro­ve­cha el es­trés

Si no pue­des con tu enemi­go, úne­te a él...

Women's Fitness - - CONTENIDOS -

Se­gu­ra­men­te es­tés más que in­for­ma­da de lo ma­lo que es el es­trés pa­ra tu sa­lud, ¿ver­dad? Des­de acor­tar­nos la vi­da, a ha­cer­nos en­gor­dar, el es­trés es ha­lla­do cul­pa­ble de un sin­fín de pro­ble­mas fí­si­cos y psi­co­ló­gi­cos, con lo que es nor­mal que pen­se­mos que es no­ci­vo.

Pe­ro, ¿y si, al con­tra­rio de lo que se nos ha mos­tra­do en es­tu­dios, in­for­mes y de­más, en reali­dad fue­se bueno? ¿Una fuer­za po­si­ti­va que pue­de ha­cer­nos más fe­li­ces y sa­nos?

Es­ta re­vo­lu­cio­na­ria idea es sos­te­ni­da por la psi­có­lo­ga Kelly McGo­ni­gal. Co­mo la ma­yo­ría de no­so­tros, a Kelly se le di­jo que el es­trés es pe­li­gro­so y, por lo tan­to, per­ju­di­cial pa­ra nues­tro bie­nes­tar. Pe­ro, tras años de es­tu­diar la ma­te­ria y de aconsejar a sus pa­cien­tes que apli­ca­sen téc­ni­cas pa­ra lu­char con­tra él, Kelly ha lle­ga­do a la con­vic­ción de que la ver­dad es la con­tra­ria.

“Las úl­ti­mas evi­den­cias cien­tí­fi­cas re­ve­lan que el es­trés te pue­de ha­cer más lis­to, más fuer­te y exi­to­so. Te ayu­da a apren­der más y a cre­cer. In­clu­so te pue­de ins­pi­rar va­lor y com­pa­sión”. Se nos di­ce con fre­cuen­cia que de­be­mos re­du­cir o in­clu­so eli­mi­nar por com­ple­to el ner­vio­sis­mo, pe­ro Kelly cree que es­ta idea es erró­nea. Lo que real­men­te ne­ce­si­ta­mos es cam­biar el mo­do en que lo afron­ta­mos.

“Cam­biar el mo­do en que ves el es­trés pue­de trans­for­mar tu sa­lud, tus emo­cio­nes y tu vi­da. Acep­tar el es­trés te pue­de lle­nar de ener­gía a la ho­ra de afron­tar cam­bios; te pue­de ca­pa­ci­tar pa­ra apro­ve­char­te de la ener­gía del es­trés sin que­mar­te, y ayu­dar­te a trans­for­mar la an­sie­dad en una co­ne­xión con la so­cie­dad, en lu­gar de ais­lar­te y ha­cer­te su­frir”. La idea es real­men­te re­vo­lu­cio­na­ria, y es la que Kelly sos­tie­ne en su li­bro, The Up­si­de of Stress (Avery). En él, define la an­sie­dad co­mo aque­llo que apa­re­ce cuan­do al­go que te preo­cu­pa es­tá en jue­go; una de­fi­ni­ción muy am­plia que in­clu­ye to­do, des­de la frus­tra­ción que se sien­te cuan­do es­tás atra­pa­da en un atas­co, la pre­sión que se ex­pe­ri­men­ta cuan­do las co­sas en el tra­ba­jo se po­nen di­fí­ci­les, a la an­sie­dad que ge­ne­ra que al­guien a quien amas es­tá

en­fer­mo. “Na­die se es­tre­sa por co­sas que no le im­por­tan; y na­die pue­de te­ner una vi­da con sen­ti­do sin lle­gar a ex­pe­ri­men­tar al­gún ti­po de es­trés”, ex­pli­ca. Co­mo los ner­vios son al­go inevi­ta­ble, y al­go que he­mos de acep­tar co­mo una par­te más de la vi­da, ella con­si­de­ra que de­be­mos tra­tar de con­se­guir lo me­jor de ella.

Pa­ra ello, ex­pli­ca Kelly, te­ne­mos que re­plan­tear­nos nues­tras ac­ti­tu­des ha­cia la an­sie­dad, y em­pe­zar a ana­li­zar los da­tos cien­tí­fi­cos. El es­trés nos afec­ta bio­ló­gi­ca­men­te; es sa­bi­do que li­be­ra hor­mo­nas co­mo el cor­ti­sol o la dehi­dro­epian­dros­te­ro­na (DHEA). “La pri­me­ra es­tá re­la­cio­na­da con pro­ble­mas pa­ra el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co y de­pre­sión, pe­ro la úl­ti­ma re­du­ce el ries­go de pa­de­cer an­sie­dad,

‘Los ner­vios pue­den ha­cer­te más lis­ta, más fuer­te y ayu­dar­te a lo­grar tus ob­je­ti­vos’

‘Quie­nes tie­nen un pun­to de vis­ta po­si­ti­vo del es­trés es­tán más sa­tis­fe­chos con sus vi­das que aque­llos que pien­san que es da­ñino’

de­pre­sión, pro­ble­mas car­día­cos y neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­vos”, ex­pli­ca. “Un in­for­me ame­ri­cano de­mues­tra que la gen­te que con­si­de­ra que la an­sie­dad no es tan ma­la pro­du­ce más DHEA, lo cual les ayu­da a ma­ne­jar las si­tua­cio­nes es­tre­san­tes, y re­du­ce sus ni­ve­les de cor­ti­sol”. Otra hor­mo­na que se se­cre­ta du­ran­te los mo­men­tos de ner­vios es la oxi­ti­ci­na. Es­ta es co­no­ci­da co­mo la hor­mo­na del abra­zo, por­que se sue­le ge­ne­rar du­ran­te el con­tac­to fí­si­co con amor. “La oxi­ti­ci­na es tan im­por­tan­te en el es­trés co­mo la adre­na­li­na que ace­le­ra tu co­ra­zón. Es­ta dis­mi­nu­ye la res­pues­ta del mie­do en tu ce­re­bro, lo cual te ha­ce más va­lien­te. Ade­más, te lle­na de va­lor, y te ayu­da a co­nec­tar con tu entorno, lo que te ayu­da a so­bre­vi­vir”, afir­ma.

Kelly tam­bién ex­pli­ca que el “lu­cha o hu­ye” no es so­lo una res­pues­ta del cuer­po an­te el es­trés. “Hay mu­chas po­si­bles reac­cio­nes an­te la an­sie­dad; la res­pues­ta “sé ami­ga­ble” in­cre­men­ta tu va­lor, mo­ti­va el he­cho de dar ca­ri­ño y for­ta­le­ce las re­la­cio­nes so­cia­les, mien­tras que la “re­to” in­cre­men­ta tu au­to­es­ti­ma, mo­ti­va a la ac­ción y te ayu­da a apren­der de las ex­pe­rien­cias”.

De­jan­do la bio­lo­gía de la­do, otras in­ves­ti­ga­cio­nes han des­cu­bier­to que “la gen­te con un pun­to de vis­ta po­si­ti­vo con res­pec­to a la an­sie­dad es­tán me­nos de­pri­mi­dos y más sa­tis­fe­chos con sus vi­das que aque­llos que creen que es al­go ma­lo”. Tie­nen más ener­gía y me­nos pro­ble­mas de sa­lud; son más fe­li­ces y más pro­duc­ti­vos en el tra­ba­jo. Es­tán me­nos ago­bia­dos y más se­gu­ros de sus ca­pa­ci­da­des pa­ra

‘Usa­do co­rrec­ta­men­te, el es­trés pue­de in­clu­so me­jo­rar tu ren­di­mien­to de­por­ti­vo’

en­fren­tar­se a los pro­ble­mas”, ex­pli­ca Kelly. Ade­más de afec­tar a tu for­ma de pen­sar, te­ner un pun­to de vis­ta ne­ga­ti­vo so­bre el es­trés te pue­de ha­cer ac­tuar de de­ter­mi­na­da ma­ne­ra. “La gen­te que tie­ne en la men­te que el es­trés es da­ñino tie­ne más pro­ba­bi­li­da­des de li­diar con él in­ten­tan­do no pen­sar en lo que real­men­te les cau­sa ese es­ta­do, en lu­gar de en­fren­tar­se a ello. Pro­ba­ble­men­te ter­mi­nen to­man­do al­cohol o dro­gas pa­ra es­ca­par de la si­tua­ción, y de­ja­rán cual­quier re­la­ción o me­ta que les es­té ha­cien­do sen­tir­se así”, ex­pli­ca Kelly. En cam­bio, aque­llos que con­si­de­ren que los ner­vios pue­den ser úti­les tie­nen más pro­ba­bi­li­da­des de afron­tar con po­si­ti­vi­dad la fuen­te de sus pro­ble­mas.

Es­to es al­go con lo que la psi­có­lo­ga del com­por­ta­mien­to Ka­te Jo­seph es­tá de acuer­do: “En sí mis­ma, la an­sie­dad no es in­he­ren­te­men­te ma­la. Lo que tie­ne un efec­to ne­ga­ti­vo so­bre nues­tro bie­nes­tar es la re­la­ción que es­ta­blez­cas con ella. A me­nu­do, los me­ca­nis­mos de res­pues­ta que tie­ne la gen­te son po­co úti­les o in­clu­so des­truc­ti­vos. Una co­pa de vino o un ci­ga­rro pue­de que te cal­men en un prin­ci­pio y que te ha­gan ol­vi­dar las pre­sio­nes, pe­ro am­bos son el ini­cio de una es­pi­ral ha­cia las adic­cio­nes, y nin­guno de los dos so­lu­cio­na el pro­ble­ma”.

CÓ­MO APRO­VE­CHAR­TE

¿Có­mo pue­des mo­di­fi­car tu mo­do de ver el es­trés, y usar­lo pa­ra me­jo­rar tu vi­da? Kelly con­si­de­ra que hay múl­ti­ples mo­dos de res­pon­der an­te una si­tua­ción de ner­vios. “La pró­xi­ma vez, prue­ba a pre­gun­tar­te qué es lo que quie­res: ¿ne­ce­si­tas en­fren­tar­te a ello, es­ca­par, in­vo­lu­crar­te, co­nec­tar, en­con­trar­le el sen­ti­do, o sim­ple­men­te, cre­cer? In­clu­so si el es­trés te es­tá lle­van­do a ac­tuar de un mo­do de­ter­mi­na­do, cen­trar­te en lo que real­men­te quie­res ha­cer pue­de cam­biar tu bio­lo­gía y apo­yar­te”.

Otra for­ma de dar­le la vuel­ta a la an­sie­dad es re­cor­dán­do­te que una vi­da con sen­ti­do con­lle­va ner­vio­sis­mo. “El es­trés es la con­se­cuen­cia de adop­tar de­ter­mi­na­dos ro­les y lo­grar ob­je­ti­vos. En lu­gar de ser la se­ñal de que al­go va mal en tu vi­da, sen­tir ner­vios pue­de ser un ba­ró­me­tro de cuán­to te in­vo­lu­cras con las ac­ti­vi­da­des y per­so­nas de tu entorno”. De he­cho, Kelly afir­ma que la fal­ta de ner­vio­sis­mo pue­de ser has­ta no­ci­va pa­ra tu sa­lud, se­gún un in­for­me bri­tá­ni­co que afir­ma que la gen­te con vi­das más llenas de sen­ti­do re­du­cen en un 30% su ín­di­ce de mor­ta­li­dad. Así que, la pró­xi­ma vez que al­go te preo­cu­pe, pien­sa en lo im­por­tan­te que es pa­ra ti esa per­so­na u ob­je­ti­vo, y pien­sa en có­mo se­ría la vi­da sin ello. “Cuan­do se tie­ne en cuen­ta el va­lor de las co­sas, el es­trés co­bra sen­ti­do, y es­to es po­si­ti­vo”.

Pue­de que no cam­bies de la no­che a la ma­ña­na, pe­ro, se­gún Kelly, en la prác­ti­ca to­dos po­de­mos me­jo­rar. “In­clu­so pue­de ser be­ne­fi­cio­so pa­ra tu ren­di­mien­to de­por­ti­vo; los ner­vios de an­tes de una ca­rre­ra ayu­dan a los atle­tas a cen­trar­se y a lo­grar sus me­tas”. Así que, ya sa­bes: des­de hoy, em­pie­za a apro­ve­char tus ner­vios...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.