Ha­bla el ex­per­to

Com­ba­te los sín­to­mas de la aler­gia

Women's Fitness - - CONTENIDOS -

‘LA ALER­GIA ME SUE­LE AFEC­TAR EN ES­TA ÉPO­CA. ¿QUÉ PUE­DO HA­CER’

‘Si te apli­cas una cre­ma que ha­ga de ba­rre­ra en el in­te­rior de la na­riz, pue­des evi­tar que el po­len te dé aler­gia’

La nu­tri­cio­nis­ta y ex­per­ta en sa­lud Aman­da Ha­mil­ton te des­ve­la sus se­cre­tos pa­ra man­te­ner las aler­gias a ra­ya

La aler­gia al po­len, o ri­ni­tis es­ta­cio­nal, es un pro­ble­ma que afec­ta a una de ca­da cua­tro per­so­nas. Cuan­do más ca­sos hay es en el cam­bio de la pri­ma­ve­ra al ve­rano, si bien tam­bién hay quien la su­fre en es­ta épo­ca. Al igual que mu­chas otras en­fer­me­da­des del si­glo XXI, las aler­gias son ob­je­to de de­ba­te. Hay quien sos­tie­ne la “hi­pó­te­sis de la hi­gie­ne”, que afir­ma que nues­tro entorno es­tá de­ma­sia­do lim­pio, con lo que el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co de los ni­ños no es­tá bien en­tre­na­do. Los be­bés es­tán en am­bien­tes es­te­ri­li­za­dos has­ta el ex­tre­mo, lo cual no per­mi­te que se desa­rro­lle bien su in­mu­ni­dad.

Pa­ra otros, la raíz del pro­ble­ma es el in­tes­tino, don­de los pro­ble­mas cre­cen ca­da vez más. Si se to­ma co­mo ejem­plo Reino Unido, don­de los pro­ble­mas de aler­gias son ma­yo­res que en el res­to de Eu­ro­pa (so­bre to­do, en­tre ado­les­cen­tes, con un 38% de ellos su­frién­do­la). Una teo­ría es que en es­te país es­tán vien­do aho­ra los re­sul­ta­dos de los al­tos ni­ve­les de an­ti­bió­ti­cos que se pres­cri­bie­ron por los mé­di­cos has­ta ha­ce 10 o 15 años. Es­to po­dría ha­ber de­ja­do al in­tes­tino más vul­ne­ra­ble a los alér­ge­nos (re­cuer­da que es­ta zo­na del cuer­po con­cen­tra gran par­te de nues­tras de­fen­sas).

Los cien­tí­fi­cos es­tán in­ves­ti­gan­do si los pro­bió­ti­cos po­drían ayu­dar a re­gu­lar la res­pues­ta del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co al po­len, si bien aún es muy pron­to pa­ra afir­mar que los su­ple­men­tos son o no efi­ca­ces en es­te sen­ti­do. Aun así, me­re­ce la pe­na pro­bar con el ke­fir de co­co (no lác­teo), el cual ayu­da a las bac­te­rias bue­nas del in­tes­tino. Tam­bién se pue­de pro­bar un su­ple­men­to, la quer­ce­ti­na, co­no­ci­da por in­hi­bir a las cé­lu­las de ge­ne­rar com­po­nen­tes in­fla­ma­to­rios, los cau­san­tes de los sín­to­mas de la aler­gia.

Otro con­se­jo a te­ner en cuen­ta es que con­vie­ne co­mer mu­cha ce­bo­lla y ajos, ya que am­bos con­tie­nen elevados ni­ve­les de quer­ce­ti­na. Es po­si­ble que no te gus­te co­mer­los; por ello, pue­des to­mar­los en for­ma de su­ple­men­to. Con­su­mir 250 mg, dos ve­ces al día, con un ex­tra de vi­ta­mi­na C, es lo ha­bi­tual. Y no te ol­vi­des de be­ber abun­dan­te agua. La his­ta­mi­na (el com­po­nen­te que se se­cre­ta en las reac­cio­nes alér­gi­cas) es usa­da en el cuer­po co­mo re­gu­la­dor del agua, con lo que si tu cuer­po es­tá des­hi­dra­ta­do, se pro­du­ci­rá más his­ta­mi­na.

El es­trés em­peo­ra la aler­gia, así co­mo el can­san­cio. Por ello, si no­tas que tu cuer­po es­tá más vul­ne­ra­ble, écha­le una mano co­mien­do y des­can­sa­do bien (in­ten­ta dor­mir, co­mo po­co, sie­te ho­ras dia­rias). Por úl­ti­mo, usa un bál­sa­mo que ha­ga de ba­rre­ra en el in­te­rior de la na­riz, ya que evi­ta­rá que el po­len en­tre en tu cuer­po y des­en­ca­de­ne una reac­ción alér­gi­ca.

La­men­ta­ble­men­te, es muy di­fí­cil man­te­ner­se 100% a sal­vo de las aler­gias. Y, una ma­la no­ti­cia pa­ra al­gu­nos, el cho­co­la­te es un ali­men­to con his­ta­mi­na, así co­mo el he­la­do, que tie­ne un efec­to in­fla­ma­to­rio. Así que, ol­ví­da­te de ati­bo­rrar­te a Häa­gen Dazs pa­ra pa­sar las pe­nas...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.