con­si­gue l tra­ba­jo de tus sue­ños

Pre­pá­ra­te pa­ra el pues­to per­fec­to, y su­pera con éxi­to la en­tre­vis­ta, sea es­ta co­mo sea

Women's Fitness - - CONTENIDOS -

Tru­cos pa­ra pa­sar con éxi­to la en­tre­vis­ta

Las en­tre­vis­tas de tra­ba­jo es­tán cam­bian­do. Atrás que­da­ron esos días en que las em­pre­sas tan so­lo que­rían una char­la ca­ra a ca­ra.

Aho­ra, es más pro­ba­ble que ten­gas que res­pon­der a un sin­fín de pre­gun­tas, com­ple­tar una se­rie de ta­reas o in­clu­so te­ner un en­cuen­tro vía Sky­pe.

Ron Stewart ha tra­ba­ja­do en agen­cias de con­tra­ta­ción du­ran­te los úl­ti­mos 30 años, y ac­tual­men­te di­ri­ge la em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da Jobs4G­roup, la cual in­clu­yes Jobs4me­di­cal. co.uk. “To­do el pro­ce­so de pos­tu­la­ción ha evo­lu­cio­na­do mu­cho en los úl­ti­mos años”, ex­pli­ca. “He­mos vis­to en­tre­vis­tas en sec­to­res en los que la com­pe­ten­cia es muy al­ta, en los que se exa­mi­na ca­da vez más a los can­di­da­tos y se les pi­de que reali­cen ta­reas prác­ti­cas”. Las em­pre­sas tam­bién se fi­jan en las ap­ti­tu­des del so­li­ci­tan­te: los ras­gos de su per­so­na­li­dad y su ha­bi­li­dad pa­ra in­ter­ac­tuar, pa­ra ase­gu­rar­se de que con­tra­tan a per­so­nas con un al­to per­fil cul­tu­ral.

Des­de que co­men­zó la cri­sis, la com­pe­ten­cia laboral se ha in­cre­men­ta­do mu­cho, con lo que las em­pre­sas se pue­den per­mi­tir ser exi­gen­tes en de­ma­sía. Se­gún una re­cien­te encuesta lle­va­da a ca­bo por As­so­cia­tion of Gra­dua­te Re­crui­ters, que reúne a más de 200 em­pre­sas (in­clui­das Cad­bury, Marks & Spen­cer o Vo­da­fo­ne), la me­dia de so­li­ci­tan­tes por va­can­te en Reino Uni­do se ha in­cre­men­ta­do en 68.8. El nú­me­ro de so­li­ci­tu­des en los sec­to­res más com­pe­ti­ti­vos (ali­men­ta­ción, tex­til y cos­mé­ti­ca) se dis­pa­ra has­ta las 205.

Ka­te Dun­ba­van, de la Uni­ver­si­dad de Lan­cas­ter, es­tá es­pe­cia­li­za­da en pre­pa­rar a los es­tu­dian­tes y gra­dua­dos pa­ra las en­tre­vis­tas de tra­ba­jo y be­cas, y ha vis­to lo com­pli­ca­do que se ha vuel­to el pa­no­ra­ma laboral. “La gen­te en­cuen­tra di­fi­cul­ta­des in­clu­so pa­ra que la en­tre­vis­ten; el pro­ce­so es más com­pe­ti­ti­vo que nun­ca”, afir­ma.

Al ta­jo

No to­do son ma­las no­ti­cias. Es­te cam­bio en el mun­do laboral sig­ni­fi­ca que hay más opor­tu­ni­da­des y pla­ta­for­mas en las que re­sal­tar (so­bre to­do, pa­ra aque­llos que pue­den des­mo­ro­nar­se en el tí­pi­co en­cuen­tro ca­ra a ca­ra). Es­to te po­drá ayu­dar a te­ner más in­for­ma­ción de la em­pre­sa en la que te gus­ta­ría tra­ba­jar. “Los tra­ba­ja­do­res sa­ben, ca­da vez más, va­ler­se de herramientas que, ade­más de su­po­ner un re­to, es­tán di­se­ña­das pa­ra sa­car lo mejor de ellos”, co­men­ta Ka­te.

Es más; es­to te da la opor­tu­ni­dad de des­cu­brir si real­men­te te in­tere­sa tra­ba­jar pa­ra esa com­pa­ñía. “Una en­tre­vis­ta fue­ra de lo nor­mal pue­de ofre­cer al can­di­da­to una bue­na idea de lo que la em­pre­sa quiere y pue­de ofre­cer­le , y el ti­po de cultura que tie­nen”, co­men­ta Ron. “En al­gu­nos ca­sos, los tra­ba­ja­do­res pue­den des­cu­brir que el am­bien­te de la em­pre­sa no les in­tere­sa; en otros ca­sos, pue­den acep­tar el re­to y dis­fru­tar de la crea­ti­vi­dad de la en­tre­vis­ta”.

Me­re­ce la pe­na re­cor­dar que, aun­que un pro­ce­so de en­tre­vis­ta pue­de pa­re­cer al­go fa­rra­go­so, el en­tre­vis­ta­dor no tie­ne in­te­rés en ha­cér­te­lo pa­sar mal. Ni­co­la Mew­se, de Ha­les Group Re­cruit­ment, ex­pli­ca: “Los en­tre­vis­ta­do­res quie­ren que su nue­vo tra­ba­ja­dor se en­cuen­tre có­mo­do en el en­torno de la ofi­ci­na, y que ten­ga los mis­mos ob­je­ti­vos que el res­to del equi­po”.

A la ca­be­za

Con tan­tas nue­vas téc­ni­cas al al­can­ce del en­tre­vis­ta­dor, pre­pa­rar­se el en­cuen­tro es más di­fí­cil que nun­ca, ex­pli­ca Ni­co­la: “Por mu­cho que avi­se­mos a los can­di­da­tos de lo que se pue­den es­pe­rar, mu­chas com­pa­ñías lle­van a ca­bo ac­cio­nes ex­tra­ñas, so­lo por ver có­mo reac­cio­na. Hay un sin­fín de pre­gun­tas ra­ras; por ejem­plo, ‘ ¿Có­mo me­te­rías una ji­ra­fa en una ne­ve­ra?’”.

El ob­je­ti­vo de es­tas pre­gun­tas es ana­li­zar tu per­so­na­li­dad, ex­pli­ca Ni­co­la. “Es­tas pre­gun­tas rá­pi­das e ines­pe­ra­das tra­tan de ana­li­zar cuán rá­pi­do eres reac­cio­nan­do, mien­tras que otras son so­lo una for­ma de rom­per el hie­lo y com­pro­bar si tie­nes el mis­mo humor que ellos. Tan­to tu ex­pe­rien­cia co­mo tu per­so­na­li­dad han de en­ca­jar en el equi­po”.

In­ten­ta no de­jar­te in­ti­mi­dar, y tra­ta es­ta si­tua­ción co­mo una for­ma de de­jar ver có­mo eres. “Es­tas en­tre­vis­tas ayu­dan a las em­pre­sas a des­cu­brir esa par­te de tu per­so­na­li­dad que no pue­de co­no­cer­se a tra­vés de un CV”, co­men­ta. “No hay res­pues­tas co­rrec­tas; pe­ro dar con la te­cla ade­cua­da es cla­ve. Por ejem­plo, una vez, a la tí­pi­ca pre­gun­ta, ‘ ¿Dón­de te ves en los pró­xi­mos cin­co años?’ res­pon­die­ron con humor: ‘ Aquí sen­ta­da, di­ri­gien­do el equi­po, mien­tras vo­so­tros es­táis en la pla­ya’. Po­dría ha­ber caí­do bien o mal, pe­ro acer­tó. ¡Con­si­guió el tra­ba­jo!”.

Gran com­por­ta­mien­to

Ade­más de pre­gun­tas ex­tra­ñas, las em­pre­sas usan ca­da vez más las lla­ma­das en­tre­vis­tas del com­por­ta­mien­to, ex­pli­ca Ron. “Es­tán ga­nan­do po­pu­la­ri­dad, ya que per­mi­ten que el en­tre­vis­ta­dor se ha­ga una mejor idea de có­mo reac­cio­na el can­di­da­to en de­ter­mi­na­das si­tua­cio­nes. Así que, mejor que pre­gun­tar­le si es ho­nes­to, el en­tre­vis­ta­dor le ha­rá pre­gun­tas co­mo ‘ ¿Al­gu­na vez men­ti­rías por tu je­fe?’”.

“No quie­ren es­cu­char una res­pues­ta ti­po; quie­ren des­cu­brir la ver­da­de­ra per­so­na­li­dad del can­di­da­to a tra­vés de su res­pues­ta. Es­te ti­po de en­tre­vis­tas se usa mu­cho en las in­dus­trias más crea­ti­vas, con el fin de des­cu­brir la ima­gi­na­ción que tie­ne el can­di­da­to”.

Tam­bién pue­de que te pi­dan que com­ple­tes una ta­rea en gru­po, pa­ra ver có­mo tra­ba­jas con otros, co­men­ta Ron. “Has de reac­cio­nar a es­ta si­tua­ción en fun­ción del pues­to al que es­tés op­tan­do”, ex­pli­ca. “Si la en­tre­vis­ta es pa­ra un pues­to se­nior, has de cen­trar­te en de­mos­trar tus ca­pa­ci­da­des pa­ra coor­di­nar. Es de­cir, to­mar el con­trol en cuan­to pue­das, ge­ne­ran­do sub­gru­pos y po­si­cio­nan­do a la gen­te de acuer­do a sus ha­bi­li­da­des. Si la en­tre­vis­ta es pa­ra re­cur­sos hu­ma­nos, de­mues­tra tu po­ten­cial or­ga­ni­za­dor y de re­la­cio­nes per­so­na­les. Plan­téa­te las ta­reas co­mo un mo­do de coope­rar, no co­mo una com­pe­ti­ción”.

In­ves­ti­ga

La pre­sión no so­lo se ha in­cre­men­ta­do pa­ra los so­li­ci­tan­tes; tam­bién so­bre las

em­pre­sas, ex­pli­ca Ron. De he­cho, se­gún Ox­ford Eco­no­mics, en­con­trar al can­di­da­to ade­cua­do tie­ne un cos­te muy ele­va­do. “Pa­ra al­gu­nos pues­tos di­rec­ti­vos, las en­tre­vis­tas se han vuel­to du­ras, con el fin de ase­gu­rar­se que el ele­gi­do es el co­rrec­to”, ex­pli­ca Ron. En su in­ves­ti­ga­ción, las em­pre­sas em­plea­rán un am­plio ran­go de téc­ni­cas. Es­to in­clu­ye bu­cear en las re­des so­cia­les co­mo Lin­ke­dIn, o in­clu­so Fa­ce­book o Twit­ter. “Aun­que un CV te da in­for­ma­ción so­bre la edu­ca­ción o ex­pe­rien­cia de un can­di­da­to, al­gu­nas em­pre­sas quie­ren te­ner da­tos de tu per­so­na­li­dad”, ex­pli­ca Ni­co­la.

Por pan­ta­lla

Sky­pe tam­bién se ha ga­na­do un pa­pel vi­tal. Se­gún una in­ves­ti­ga­ción de 2012, el 42% de las em­pre­sas rea­li­za­ban vi­deo­con­fe­ren­cias. “En lo que a las en­tre­vis­tas de tra­ba­jo se re­fie­re, la ten­den­cia a rea­li­zar­las de ma­ne­ra re­mo­ta, a tra­vés de Sky­pe, es­tá cre­cien­do, y mu­cho”, ex­pli­ca Ron. “Es­te ti­po de en­tre­vis­tas son idea­les pa­ra las em­pre­sas que pre­ten­den con­tra­tar a gen­te de otros paí­ses, o que con­tra­tan pa­ra ins­ta­lar­se en el ex­tran­je­ro”.

Es­to abre un sin­fín de po­si­bi­li­da­des nue­vas, tan­to pa­ra las em­pre­sas, co­mo pa­ra los can­di­da­tos. “En es­te ti­po de en­tre­vis­ta pue­den sur­gir pro­ble­mas, los cua­les in­clu­yen caí­das de la co­ne­xión de In­ter­net, o que el equi­po fa­lle. Pe­ro, en otras oca­sio­nes, tam­bién pue­de ser di­fí­cil ha­cer­se una idea de có­mo es en reali­dad el tra­ba­ja­dor, y si en­ca­ja­rá bien en la com­pa­ñía”.

El con­se­jo de Ron es que se en­tre­vis­te a tra­vés de Sky­pe del mis­mo mo­do en que se ha­ría per­so­nal­men­te, ca­ra a ca­ra. “Una en­tre­vis­ta es una en­tre­vis­ta, tan­to si hay una pan­ta­lla de por me­dio, co­mo si no. Las re­glas han de ser las mis­mas; el can­di­da­to ha de ir bien ves­ti­do, ha de es­tar bien pre­pa­ra­do pa­ra el en­cuen­tro, y se­guir exac­ta­men­te los mis­mos

‘Al­gu­nas pre­gun­tas son so­lo una for­ma de rom­per el hie­lo y com­pro­bar si el can­di­da­to tie­ne el mis­mo sen­ti­do del humor que el equi­po’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.