más le­jos

Es­fuér­za­te, am­plía tus lí­mi­tes, y te ase­gu­ra­mos que no­ta­rás la me­jo­ría...

Women's Fitness - - CONTENIDOS -

Ha lle­ga­do el mo­men­to de ir más allá

Te en­can­ta co­rrer? ¿Eres la reina de los 5 km, o in­clu­so de los 10 km? En­ton­ces, ¿cuál pue­de ser tu pró­xi­mo pa­so a dar? ¿Una me­dia? ¿Un ma­ra­tón?

Des­pués de to­do, si eres ca­paz de aca­bar una de­ter­mi­na­da dis­tan­cia, ¿por qué (con el en­tre­na­mien­to ade­cua­do) no po­drías su­pe­rar una ma­yor? La tem­po­ra­da de ca­rre­ras po­pu­la­res aca­ba de em­pe­zar; so­lo tie­nes que echar­le un ojo, y de­ci­dir cuál te gus­ta más...

“Las ca­rre­ras de obs­tácu­los con­ti­núan cre­cien­do en po­pu­la­ri­dad. Son atrac­ti­vas tan­to pa­ra un nue­vo ti­po de pú­bli­co, co­mo pa­ra co­rre­do­res más ex­pe­ri­men­ta­dos da­da su na­tu­ra­le­za start-stop, y a su es­pí­ri­tu di­ver­ti­do. Los ul­tras tam­bién es­tán co­gien­do fuer­za, ya que mu­chos ma­ra­to­nis­tas quie­ren más”, ex­pli­ca el en­tre­na­dor Geor­ge An­der­son.

An­tes en­tre­nar, has de es­tar men­tal­men­te pre­pa­ra­do pa­ra la dis­tan­cia. He­mos agru­pa­do los pro­ble­mas más co­mu­nes, y los he­mos re­suel­to. ¡A co­rrer!

PRO­BLE­MA 1:

ABU­RRI­MIEN­TO En­tre­nar pue­de ser du­ro, pe­ro con la mú­si­ca ade­cua­da lo­gra­rás la mo­ti­va­ción que ne­ce­si­tas. “Ha­cer siem­pre la mis­ma ru­ta pue­de ha­cer­se tedioso. Si te abu­rres en las ti­ra­das lar­gas, co­ge tu re­pro­duc­tor mp3, que­da pa­ra en­tre­nar con un ami­go o, sim­ple­men­te, eli­ge otra ru­ta”, su­gie­re Geor­ge.

PRO­BLE­MA 2: FAL­TA DE MO­TI­VA­CIÓN La va­rie­dad es la sal de la vi­da; por ello, si siem­pre en­tre­nas por el mis­mo si­tio, o lle­vas el mis­mo equi­pa­mien­to en ca­da se­sión, es muy pro­ba­ble que em­pie­ces a no­tar que tus ga­nas de sa­lir flo­jean. Cam­biar con cier­ta re­gu­la­ri­dad de ru­ta, o es­tre­nar nue­vas pren­das o za­pa­ti­llas se­gu­ro que te ins­pi­ra­rá. “Te­ner pre­sen­te en ca­da en­treno una ra­zón pa­ra co­rrer (una ca­rre­ra, un even­to) tam­bién es muy im­por­tan­te. En­tre ca­rre­ras, in­ten­ta sa­lir sin cro­nó­me­tro. Las re­glas de la li­ber­tad son una vía ideal pa­ra re­co­nec­tar con tu run­ning, y te re­cor­da­rán por qué te enamo­ras­te de es­te de­por­te”, co­men­ta Geor­ge.

PRO­BLE­MA 3: LE­SIO­NES Des­de fas­ci­tis a do­lor de ro­di­llas, la­men­ta­ble­men­te las le­sio­nes son una par­te in­sal­va­ble de la vi­da del co­rre­dor. For­ta­le­cer los pun­tos dé­bi­les pue­de ser una efec­ti­va for­ma de pre­ve­nir­las. “Las le­sio­nes son el ma­yor de los te­mo­res del co­rre­dor. Pa­ra evi­tar do­lo­res in­ne­ce­sa­rios, in­vier­te en for­ta­le­ci­mien­to y es­ti­ra­mien­to. Sen­ta­di­llas de una so­la pier­na, o ejer­ci­cios de es­pal­da y de ca­de­ra te ayu­da­rán a lo­grar un cuer­po a prue­ba de bom­bas”, ex­pli­ca Geor­ge.

PRO­BLE­MA 4: MAL TIEM­PO A me­di­da que nos aden­tra­mos en el oto­ño, el tiem­po se vuel­ve más im­pre­de­ci­ble. Y es­to pue­de ser un pro­ble­ma pa­ra los co­rre­do­res. Si no ha­ce bueno, es muy ten­ta­dor que­dar­se en ca­sa y sal­tar­se el en­tre­na­mien­to; pa­ra evi­tar­lo, es im­por­tan­te te­ner en men­te tu

ob­je­ti­vo. “Un po­co de frío y de hu­me­dad no ha de im­pli­car anu­lar la se­sión; si la co­sa em­peo­ra, no du­des en lle­var el en­tre­na­mien­to al in­te­rior. Aun­que la cin­ta pue­de abu­rrir y no es lo ideal pa­ra pre­pa­rar una ca­rre­ra, son per­fec­tas pa­ra no in­te­rrum­pir tus pla­nes en ca­so de tor­men­ta”, ex­pli­ca Geor­ge.

PRO­BLE­MA 5:

DE­MA­SIA­DO CAN­SA­DA

En­tre­nar can­sa; es­to es un he­cho. Y cuan­do tu cuer­po no pue­de más, otra se­sión pue­de su­po­ner­te un ries­go de le­sión. Si no has dor­mi­do, no te sien­tes del to­do bien o te no­tas dé­bil, pien­sa que es­tas pue­den ser se­ña­les de tu or­ga­nis­mo pa­ra de­cir­te que es mejor des­can­sar. No te aba­tas; de­jar que tu cuer­po des­can­se es la mejor so­lu­ción.

PRO­BLE­MA 6: SIN TIEM­PO

No siem­pre es fá­cil ha­cer­le un hue­co a tan­tas se­sio­nes de en­treno. Pon las cla­ses en lo más al­to de tu lis­ta de co­sas que ha­cer, y pro­gra­ma el res­to de tu agen­da a su al­re­de­dor. No te agobies si no pue­des sa­lir ca­da día. “En­tre­nar pa­ra un 10 km, una me­dia o un ma­ra­tón te trae a la ca­be­za las lar­gas se­sio­nes de ca­rre­ras, y ho­ras y ho­ras de tra­ba­jo se­ma­nal. Es­to ha­ce que mu­chos co­rre­do­res desis­tan in­clu­so an­tes de em­pe­zar; pien­sa que si te cen­tras más en la ca­li­dad que en la can­ti­dad, in­clu­so tres sa­li­das a la se­ma­na pue­den ser su­fi­cien­tes. Con­se­gui­rás un pro­gra­ma mu­cho más prác­ti­co, y evi­ta­rás so­bre en­tre­nar o le­sio­nes”, co­men­ta Geor­ge.

PRO­BLE­MA 7: APREN­DE A SU­PE­RAR­TE

¿Te pa­re­ce im­po­si­ble ba­jar de mar­ca, o lle­gar a ter­mi­nar una de­ter­mi­na­da dis­tan­cia? La cons­tan­cia y el com­pro­mi­so son las claves pa­ra lo­grar­lo. Ase­gú­ra­te de que te es­fuer­zas en ca­da se­sión, y se­gu­ro que lo­gra­rás tu ob­je­ti­vo. “Pre­pa­rar­te con en­tre­na­mien­tos exi­gen­tes pue­de re­sul­tar muy efec­ti­vo”, co­men­ta Geor­ge. “Man­te­ner un rit­mo en ese pun­to en el que vas in­có­mo­da­men­te có­mo­da du­ran­te pe­río­dos ca­da vez más lar­gos (ha­cien­do se­ries, por ejem­plo) ten­drá un efec­to in­creí­ble so­bre tu es­ta­do de for­ma. Tu cuer­po se adap­ta­rá mejor a li­diar con el áci­do lác­ti­co, con lo que co­rrer más rá­pi­do se te ha­rá una ta­rea más y más sen­ci­lla”, aña­de Geor­ge.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.