elec­tro-fit

¿Quie­res op­ti­mi­zar tu es­fuer­zo? ¿Qué te pa­re­ce ha­cer­lo con co­rrien­te eléc­tri­ca?

Women's Fitness - - CONTENIDOS -

To­do lo que que­rías sa­ber so­bre la elec­tro­es­ti­mu­la­ción

La co­rrien­te eléc­tri­ca po­dría te­ner otros usos ade­más de pro­veer­te de luz. Por ejem­plo, po­dría ayu­dar­te a es­tar más en for­ma. Se tra­ta de la elec­tro­es­ti­mu­la­ción, una téc­ni­ca que uti­li­za una co­rrien­te eléc­tri­ca ade­cua­da pa­ra cau­sar una con­trac­ción mus­cu­lar. ¿Quie­res sa­ber más de ella? Ha­bla­mos con Cesc Pa­lo­mo, pro­pie­ta­rio y crea­dor de Qtrai­ning (qtrai­ning. es), es­tu­dio de en­tre­na­mien­to in­te­gral por es­ti­mu­la­ción y tra­ba­jo fun­cio­nal.

¿Po­drías des­cri­bir la elec­tro­es­ti­mu­la­ción? ¿En qué con­sis­te? ¿Por qué fun­cio­na?

La Elec­tro Es­ti­mu­la­ción Mus­cu­lar (EMS) ac­ti­va las fi­bras del múscu­lo me­dian­te im­pul­sos eléc­tri­cos igual que lo ha­ce el ce­re­bro. La di­fe­ren­cia es que en el ca­so de la EMS es di­rec­to. Al­gu­nos es­tu­dios de­mues­tran que la EMS lle­ga a zo­nas y pro­fun­di­da­des que son im­po­si­bles de ac­ti­var con el ejer­ci­cio con­ven­cio­nal.

¿Cuá­les son sus prin­ci­pa­les be­ne­fi­cios? ¿Hay al­gún es­tu­dio cien­tí­fi­co que am­pa­re sus re­sul­ta­dos?

Hay que di­fe­ren­ciar en­tre la EMS in­te­gral (ac­ti­va to­do el cuer­po, y tie­ne una lis­ta de be­ne­fi­cios más am­plia) de la EMS con­ven­cio­nal (lo­ca­li­za­da por zo­nas in­de­pen­dien­tes). La pri­me­ra es mas có­mo­da, op­ti­mi­za el tiem­po y me­jo­ra los re­sul­ta­dos.

La EMS no so­lo to­ni­fi­ca; ade­más, au­men­ta la ba­se me­ta­bó­li­ca, lo que ayu­da a que­mar gra­sa (su­man­do el

con­su­mo post- ejer­ci­cio); se­gún la Uni­ver­si­dad de Granada, has­ta 3.500 ca­lo­rías. El Dr. Án­gel Gu­tié­rrez , es­pe­cia­lis­ta en Me­di­ci­na De­por­ti­va, pro­fe­sor en el INEF de Granada e in­ves­ti­ga­dor de la elec­tro­es­ti­mu­la­ción, afir­ma que la EMS In­te­gral, bien apli­ca­da por pro­fe­sio­na­les bien for­ma­dos, pro­vo­ca un in­cre­men­to con­si­de­ra­ble del me­ta­bo­lis­mo ba­sal du­ran­te al me­nos 72 ho­ras; es de­cir, en los tres días si­guien­tes, con el con­si­guien­te con­su­mo de has­ta 3.000 ca­lo­rías y re­duc­ción de gra­sa.

Se tra­ta de una he­rra­mien­ta que per­mi­te in­ver­tir me­nos tiem­po en en­tre­na­mien­to y con­se­guir me­jo­res re­sul­ta­dos.

Ade­más, al ace­le­rar el me­ta­bo­lis­mo ba­sal, se in­cre­men­ta la pro­duc­ción de hor­mo­nas re­ge­ne­ra­ti­vas con un efec­to an­ti­edad y una subida no­ta­ble de las en­dor­fi­nas que pro­por­cio­nan bie­nes­tar. Adi­cio­nal­men­te, me­jo­ra la cir­cu­la­ción y eli­mi­na to­xi­nas que cau­san la ce­lu­li­tis.

Tam­bién lo­gra un in­cre­men­to de ma­sa mus­cu­lar, esen­cial pa­ra el ren­di­mien­to de­por­ti­vo.

La elec­tro­es­ti­mu­la­ción, ¿fun­cio­na per se, o ha de combinarse con ejer­ci­cio?

La EMS ha de combinarse con ejer­ci­cio, el cual po­ten­cia. Ac­ti­va más de 300 múscu­los de for­ma si­mul­tá­nea; así, con­vier­te cual­quier mo­vi­mien­to sen­ci­llo en un ejer­ci­cio de al­ta in­ten­si­dad.

¿Pue­de apli­car­se en cual­quier ti­po de per­so­na?

La EMS es ap­ta pa­ra to­das las eda­des y ni­ve­les de fit­ness; pe­ro, al igual que cual­quier en­tre­na­mien­to de al­ta in­ten­si­dad, es im­por­tan­te se­guir los pro­to­co­los de se­gu­ri­dad. An­tes de pro­bar la má­qui­na, ha de rea­li­zar­se una en­tre­vis­ta con el clien­te pa­ra con­tro­lar que no tie­ne nin­gu­na con­tra­in­di­ca­ción. Por ello, la for­ma­ción de los pro­fe­sio­na­les es esen­cial.

Al­gu­nos mé­di­cos afir­man que hay que te­ner cui­da­do con la elec­tro­es­ti­mu­la­ción, ya que pue­den ge­ne­rar pro­ble­mas de sa­lud (ex­ce­so de es­ti­mu­la­ción mus­cu­lar, por ejem­plo). ¿Có­mo se pue­de con­tro­lar es­to?

La EMS es, pro­ba­ble­men­te, la ma­ne­ra más se­gu­ra y efi­caz de ha­cer ejer­ci­cio de al­ta in­ten­si­dad. Re­cien­te­men­te se hi­zo un es­tu­dio en Ale­ma­nia con per­so­nas de en­tre 75 y 90 años, y los re­sul­ta­dos fue­ron es­pec­ta­cu­la­res.

Tras la pri­me­ra se­sión, se sien­te la efec­ti­vi­dad de es­te sis­te­ma; en cua­tro se­sio­nes, se no­ta ma­yor fir­me­za y to­ni­fi­ca­ción. La EMS es ca­paz de trans­for­mar el cuer­po en po­cos me­ses.

Hay mé­di­cos que afir­man que la elec­tro­es­ti­mu­la­ción tra­ba­ja mus­cu­la­tu­ra, pe­ro no li­ga­men­tos y ten­do­nes; ¿pue­de ha­ber al­gún pro­ble­ma por es­te des­equi­li­brio?

A día de hoy, más de un mi­llón de per­so­nas dis­fru­tan de sus be­ne­fi­cios, y ca­da día se apun­tan más a es­te mé­to­do de en­tre­na­mien­to.

La elec­tro es­ti­mu­la­ción in­te­gral, se­gún al­gu­nos es­tu­dios, lo­gra ac­ti­var ma­yor can­ti­dad de fi­bras mus­cu­la­res a pro­fun­di­da­des inal­can­za­bles con el ejer­ci­cio con­ven­cio­nal, con lo que se man­tie­ne el múscu­lo ba­jo ten­sión has­ta 18 ve­ces más por mi­nu­to que du­ran­te una se­sión de pe­sas; y es­to, sin car­ga ar­ti­cu­lar.

Ade­más, se rea­li­zan ges­tos fun­cio­na­les y/ o mo­vi­mien­tos es­pe­cí­fi­cos de­por­ti­vos que tam­bién in­cor­po­ran la ac­ti­vi­dad de los li­ga­men­tos y ten­do­nes. El ten­dón es par­te del múscu­lo y no es po­si­ble no ac­ti­var­los si las

‘Ac­ti­va más de 300 múscu­los de for­ma si­mul­tá­nea, con lo que con­vier­te cual­quier mo­vi­mien­to en ejer­ci­cio de

al­ta in­ten­si­dad ’

fi­bras del múscu­lo es­tán ac­ti­va­das al 100%. La EMS es un en­tre­na­mien­to ac­ti­vo que se so­bre­im­po­ne a la ac­ti­vi­dad vo­lun­ta­ria, no es pa­si­vo. Ima­gi­na te­ner que mo­ver­te en un pla­ne­ta con 30 ve­ces la gra­ve­dad de la tie­rra. Es­ta es la sen­sa­ción de uti­li­zar el bio­tra­je EMS. Es un desafío que engancha a to­dos los usua­rios.

¿Po­drías des­cri­bir una se­sión? ¿Cuán­tas son ne­ce­sa­rias a la se­ma­na pa­ra ver re­sul­ta­dos?

En la se­sión de so­lo 20 mi­nu­tos se uti­li­zan cua­tro pro­gra­mas. El primero es de ca­len­ta­mien­to; a con­ti­nua­ción, otro de to­ni­fi­ca­ción, se­gui­do por un pro­gra­ma me­ta­bó­li­co y ter­mi­nan­do con uno de re­la­ja­ción que ayu­da la re­cu­pe­ra­ción. Lo ha­bi­tual es una a la se­ma­na, si bien al­gu­nos cen­tros ofre­cen una se­gun­da se­sión se­ma­nal me­nos in­ten­sa pa­ra ac­ti­var el me­ta­bo­lis­mo.

¿Hay al­gún ti­po de ga­ran­tía de re­sul­ta­dos?

Se pue­den ga­ran­ti­zar re­sul­ta­dos por­que el es­fuer­zo no es el fac­tor de­ter­mi­nan­te; la má­qui­na im­po­ne la in­ten­si­dad ne­ce­sa­ria pa­ra lo­grar re­sul­ta­dos. La di­fe­ren­cia en­tre el éxi­to y el fra­ca­so es­tá en ha­cer se­sio­nes si­guien­do los pro­to­co­los se­gu­ros y el pro­ce­di­mien­to y pro­gre­sio­nes es­ti­pu­la­dos del en­treno.

‘Al igual que cual­quier en­tre­na­mien­to de al­ta in­ten­si­dad, es im­por­tan­te se­guir los pro­to­co­los de se­gu­ri­dad’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.