¿so­bre­en­tre­nas?

Aun­que tus in­ten­cio­nes sean bue­nas, pa­sar­te con el ejer­ci­cio po­dría ser más per­ju­di­cial que be­ne­fi­cio­so...

Women's Fitness - - CONTENIDOS -

A ve­ces, me­nos es más

Así que, co­mes bien, cui­das la can­ti­dad de azú­car que in­gie­res, so­lo be­bes al­cohol de vez en cuan­do, y de­tes­tas el ta­ba­co.

Ade­más, te ase­gu­ras de acu­dir al gim­na­sio con re­gu­la­ri­dad, y una vez por se­ma­na vas a yo­ga pa­ra es­ti­rar­te bien. Siem­pre que pue­des, te das un ba­ño de sol pa­ra re­ci­bir vi­ta­mi­na D, y be­bes ocho va­sos de agua a dia­rio. Pe­ro, a pe­sar de to­do, no te es­tás to­do lo sa­na que que­rrías. En lu­gar de sen­tir­te lle­na de ener­gía, te po­nes ma­la ca­da dos por tres, te sien­tes sin fuer­zas y sue­les aque­jar­te de dis­tin­tas do­len­cias.

Si to­do es­to te sue­na, pue­de que ha­ya lle­ga­do el mo­men­to de dar­le una vuel­ta a tu vi­sión de lo que sig­ni­fi­ca “sa­lud”. “Aun­que al­gu­nos sín­to­mas pue­den es­tar aso­cia­dos al ex­ce­so de ejer­ci­cio, otros, co­mo los psi­co­ló­gi­cos, pue­den de­ber­se a los ni­ve­les de pro­teí­nas, hor­mo­na­les o a tu es­ta­do de áni­mo”, afir­ma Liam Maho­ney, nu­tri­cio­nis­ta de­por­ti­vo en Nu­triCen­tre.com. Las bue­nas no­ti­cias es que hay in­di­cios de que te es­tás so­bre­en­tre­nan­do. “Sen­tir­te can­sa­da to­do el día, y no ser ca­paz de des­can­sar bien por la noche son dos de las se­ña­les que has de te­ner en cuen­ta”, ex­pli­ca el en­tre­na­dor per­so­nal Dan Law­ren­ce. “Otra po­dría ser que no al­can­ces tus ob­je­ti­vos al rit­mo al que de­be­rías,o que tus múscu­los no se re­cu­pe­ren bien (por ejem­plo, tie­nes mo­les­tias que du­ran más de lo ha­bi­tual)”. ¿HAR­TA DE ES­TAR MA­LA? An­tes de na­da, no tie­ne sen­ti­do ha­cer ejer­ci­cio pa­ra cui­dar­te, si es­to te ha­ce es­tar dé­bil. Tu sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio es in­creí­ble­men­te com­ple­jo; si no te cui­das, po­drías com­pro­me­ter su efi­ca­cia. “Cuan­do ha­ces ejer­ci­cio ae­ró­bi­co, co­mo co­rrer, mon­tar en bi­ci, o na­dar, es­to afec­ta po­si­ti­va­men­te al sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio y a su re­sis­ten­cia na­tu­ral al es­trés”, ex­pli­ca Liam. “Un pe­río­do pro­lon­ga­do de ejer­ci­cio tam­bién afec­ta a la ca­pa­ci­dad de de­fen­sa del or­ga­nis­mo con­tra las in­fec­cio­nes”.

Sue­na con­tra­pro­du­cen­te, ¿verdad? Pues pue­de ser más gra­ve, ya que la fal­ta de des­can­so em­peo­ra­ría to­do; por ello, has de dar­les tus se­sio­nes de en­tre­na­mien­to una du­ra­ción mo­de­ra­da, y de­be­rías in­cluir en ellas días de des­can­so. Me­nos es más. Si tu cuer­po se sien­te can­sa­do, y los en­tre­na­mien­tos te cues­tan más de lo nor­mal (re­cuer­da que has de aten­der a las se­ña­les que te man­da el cuer­po), tó­ma­te­lo con cal­ma. Ade­más de ver los re­sul­ta­dos an­tes, ten­drás me­nos agu­je­tas. CHAR­LA CON LA AL­MOHA­DA ¿Al­gu­na vez te has que­da­do dor­mi­da na­da más po­ner la ca­be­za so­bre la al­moha­da tras una bue­na se­sión de en­tre­na­mien­to? Es una sen­sa­ción ma­ra­vi­llo­sa. El ejer­ci­cio pue­de fa­vo­re­cer la ca­li­dad del sue­ño gra­cias a que fa­vo­re­ce la pro­duc­ción de las hor­mo­nas que re­gu­lan el des­can­so, se­gún Liam. Pe­ro, si te pa­sas, po­dría te­ner el efec­to con­tra­rio, y el ejer­ci­cio no te per­mi­ti­ría des­can­sar bien. Y, por su­pues­to, es­to ge­ne­ra­ría un círcu­lo vi­cio­so: la fal­ta de sue­ño im­pli­ca que tu cuer­po no des­can­sa bien, y no se re­cu­pe­ra bien pa­ra se­guir man­te­nien­do el rit­mo (que, de otro mo­do, po­drías lle­var). “Si em­pie­zas a des­per­tar­te a me­dia noche, y no pa­ras de dar vuel­tas en la ca­ma, po­dría ser la se­ñal de que te es­tás so­bre­en­tre­nan­do (so­bre to­do, si te su­ce­de con fre­cuen­cia)”, ex­pli­ca Liam. “El in­cre­men­to de de­ter­mi­na­das hor­mo­nas que ace­le­ran tu rit­mo car­día­co y tu pre­sión san­guí­nea tam­bién es­ti­mu­la la pér­di­da de ener­gía e in­hi­be las fun­cio­nes del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio”, aña­de. “Con el des­can­so su­fi­cien­te, los ni­ve­les hor­mo­na­les vol­ve­rán a su es­ta­do nor­mal; pe­ro, la fal­ta de re­po­so pue­de al­te­rar­los de ma­ne­ra cró­ni­ca”.

Des­afor­tu­na­da­men­te, es­to tam­bién sig­ni­fi­ca que el rit­mo car­día­co ace­le­ra­do y la al­ta pre­sión san­guí­nea tam­bién se per­pe­tua­rán (lo cual no es muy re­co­men­da­ble si lo que ne­ce­si­tas es des­can­sar bien). Así que, re­cuer­da: un buen des­can­so sig­ni­fi­ca sue­ño de ca­li­dad. Si en­tre­nas du­ro, des­can­sa bien. LA FER­TI­LI­DAD Un sue­ño al­te­ra­do y un sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio de­bi­li­ta­do no son las úni­cas con­se­cuen­cias del so­bre­en­tre­na­mien­to. Es­te tam­bién pue­de afec­tar a tu ca­pa­ci­dad pa­ra con­ce­bir. Y, aun­que es­ta no sea la ma­yor de tus preo­cu­pa­cio­nes en es­tos mo­men­tos, en el fu­tu­ro po­dría ser­lo, y tu for­ma de ac­tuar po­dría te­ner un fuer­te im­pac­to en tu fu­tu­ro.

“El cuer­po ne­ce­si­ta las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra con­ce­bir”, ex­pli­ca Liam. “Las in­ves­ti­ga­cio­nes sub­ra­yan que más de una ho­ra al día de ejer­ci­cio in­ten­so con­lle­va un des­cen­so en la pro­duc­ción de hor­mo­nas que es­ti­mu­lan la pro­duc­ción de los ova­rios”. Es quiere de­cir, que es­tos se vuel­ven po­co ac­ti­vos...

NO TE ROM­PAS Se­guir es­for­zán­do­te aun con do­lo­res y mo­les­tias no te ha­ce más fuer­te. De he­cho, lo ha­bi­tual es que ten­gas más pro­ba­bi­li­da­des de le­sio­nar­te.

Y es­to, ob­via­men­te, es un pro­ble­ma. “Si so­bre­en­tre­nas, im­pi­des que los te­ji­dos del cuer­po se re­cu­pe­ren, con lo que se van de­bi­li­tan­do has­ta que se da­ñan tan­to, que te im­pi­den con­ti­nuar ha­cien­do ejer­ci­cio”, ex­pli­ca Lucy Macdonald, psi­co­te­ra­peu­ta en Oc­to­pus Cli­nic. Es­to no siem­pre es al­go gra­dual; y lo que crees que ha si­do un ac­ci­den­te en­tre­nan­do, pue­de de­ber­se a que te has pa­sa­do.

“Ade­más, la re­duc­ción en el ren­di­mien­to pue­de in­ci­tar a una ma­la téc­ni­ca en la eje­cu­ción de los ejer­ci­cios, lo que aca­ba­ría en ma­yor ma­les­tar”, aña­de Lucy. “Una ma­la eje­cu­ción in­cre­men­ta tus pro­ba­bi­li­da­des de caer, o de rea­li­zar mo­vi­mien­tos in­con­tro­la­dos o in­co­rrec­tos, to­do lo cual pue­de ge­ne­rar ro­tu­ras en los te­ji­dos blan­dos, do­lo­res ar­ti­cu­la­res o in­clu­so frac­tu­ras de hue­sos”. La idea es sen­ci­lla: pa­sar­te en­tre­nan­do te de­ja­rá can­sa­da, te de­bi­li­ta­rá y te des­cen­tra­rá; y no es pre­ci­sa­men­te lo que ne­ce­si­tas si quie­res es­tar a to­pe y li­brar­te de las le­sio­nes. PLA­NI­FI­CA EL DES­CAN­SO Mi­ni­mi­zar el ries­go de so­bre­en­tre­nar no sig­ni­fi­ca no ir al gim­na­sio. Pue­des se­guir dán­do­lo to­do en la sa­la (de he­cho, si en­tre­nas, lo su­yo es que lo ha­gas), pe­ro la pre­pa­ra­ción es la cla­ve. “Ten pre­sen­te que has de re­cu­pe­rar­te”, acon­se­ja Dan. Es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.