Afi­la tu men­te Con­se­jos pa­ra ga­nar agi­li­dad men­tal

Re­cu­pe­ra la ac­ti­vi­dad de tu ma­te­ria gris y di­le adiós a esa ca­be­za ol­vi­di­za

Women's Fitness - - CONTENIDOS -

Te sien­tes cons­tan­te­men­te can­sa­da? ¿No te pue­des con­cen­trar? Po­drías es­tar su­frien­do un nue­vo fe­nó­meno co­no­ci­do co­mo scat­ter­brain, que se ex­pan­de por cul­pa de nues­tro rit­mo de vi­da.

En su nue­vo li­bro The Brain Fog Fix, el te­ra­peu­ta cog­ni­ti­vo-con­duc­tual Dr Mi­ke Dow te ofre­ce po­si­bles soluciones pa­ra recuperar tu sa­lud men­tal y pa­ra lu­char con­tra es­ta epi­de­mia. Ade­más, po­drás man­te­ner a ra­ya la an­sie­dad, la de­pre­sión, y otros ma­les ca­da vez más co­mu­nes.

“El scat­ter­brain es la in­ca­pa­ci­dad pa­ra con­cen­trar­se y pres­tar aten­ción a una so­la ta­rea; un efec­to se­cun­da­rio de nues­tras vi­das mul­ti­ta­rea y en­gan­che di­gi­tal”, ex­pli­ca el doc­tor Dow. “Pien­sa que nues­tra aten­ción es un múscu­lo, co­mo el bí­ceps o el trí­ceps. El rit­mo de vi­da ac­tual y las nue­vas nor­mas so­cia­les ha­cen que ra­ra vez tu ce­re­bro ten­ga que fle­xio­nar­se, y por ello, no cre­ce. El scat­ter­brain es co­mo una atro­fia mus­cu­lar, pe­ro en el ce­re­bro. Es el re­sul­ta­do de ac­tuar sin cons­cien­cia y de ha­cer va­rias co­sas a la vez”.

Las cé­lu­las de nues­tro ce­re­bro re­quie­ren el do­ble de ener­gía que las del res­to del cuer­po, pe­ro, a ve­ces, no re­ci­ben to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra pro­ce­sar los quí­mi­cos res­pon­sa­bles de que es­te­mos aten­tos, en cal­ma, cen­tra­dos e ins­pi­ra­dos. Si so­lo co­mes co­mi­da ba­su­ra y dul­ces, en­gor­dar se­rá ca­si inevi­ta­ble.

Del mis­mo mo­do, si es­tás es­tre­sa­da, lle­vas una ma­la ali­men­ta­ción, no ha­ces ejer­ci­cio, te fal­tan ho­ras de sue­ño y te pa­sas de­ma­sia­das ho­ras vien­do la TV y en las re­des so­cia­les, la quí­mi­ca de tu ce­re­bro se va a des­equi­li­brar, lo que con­lle­va­rá pro­ble­mas cog­ni­ti­vos y emo­cio­na­les.

Por des­gra­cia, la res­pues­ta ha­bi­tual a es­tos pro­ble­mas los em­peo­ra. Si dor­mi­mos po­cas ho­ras, re­cu­rri­mos a es­ti­mu­lan­tes co­mo la ca­feí­na o be­bi­das ener­gé­ti­cas; es­to nos man­tie­ne des­pier­tos a la no­che si­guien­te, con lo que to­ma­mos al­go pa­ra des­can­sar. Con el tiem­po, nues­tro es­ta­do de áni­mo em­peo­ra, así que bus­ca­mos al­go que nos ani­me, co­mo an­ti­de­pre­si­vos (con efec­tos se­cun­da­rios). Es un círcu­lo vi­cio­so.

¿La so­lu­ción? Si quie­res sen­tir­te bien, ne­ce­si­tas ade­cuar los ni­ve­les de los neu­ro­trans­mi­so­res del bie­nes­tar (co­mo la se­ro­to­ni­na o la do­pa­mi­na), y re­du­cir los del es­trés , co­mo el cor­ti­sol. Y pue­des lo­grar­lo en tres se­ma­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.