Ha­bla el ex­per­to Me­jo­ra tu cir­cu­la­ción

La nu­tri­cio­nis­ta, es­cri­to­ra y ex­per­ta en sa­lud Aman­da Ha­mil­ton te ayu­da a aca­bar con los hor­mi­gueos

Women's Fitness - - CONTENIDOS -

Frío, cos­qui­lleos y pi­co­res en los de­dos de los pies no son so­lo con­se­cuen­cia de la es­ta­ción in­ver­nal; pa­sar­te el día he­la­da po­dría ser se­ñal de que tu cir­cu­la­ción no es­tá bien.

Ge­ne­ral­men­te, es­te ti­po de pro­ble­mas se pue­den de­ber a una ca­ren­cia de ac­ti­vi­dad fí­si­ca, al ta­ba­co o a una die­ta inade­cua­da o po­bre en al­gu­nos nu­trien­tes, lo cual po­dría re­du­cir­se con su­ple­men­tos ali­men­ti­cios.

Los es­tu­dios han de­mos­tra­do que una in­ges­ta ele­va­da de ali­men­tos ri­cos en fitoestrógenos (co­mo las semillas de ca­la­ba­za, de sé­sa­mo, de gi­ra­sol o de lino), pue­den ser­vir pa­ra di­la­tar las pe­que­ñas ar­te­rias y me­jo­rar el flu­jo san­guí­neo. Pue­des aña­dir una cu­cha­ra­di­ta de semillas a tus en­sa­la­das o so­fri­tos.

Los ali­men­tos ri­cos en áci­dos gra­sos ome­ga-3 ayu­dan a evi­tar los coá­gu­los de san­gre, e in­hi­ben la pro­duc­ción de leu­co­trie­nos, un com­po­nen­te in­fla­ma­to­rio. Cam­bia tus ape­ri­ti­vos o me­rien­das por ca­ba­lla o sal­món, o por un pu­ña­do de frutos se­cos.

Las vi­ta­mi­nas Cy E jue­gan un pa­pel vi­tal en el for­ta­le­ci­mien­to de los va­sos ca­pi­la­res. Los cí­tri­cos, las ver­du­ras de hoja ver­de y la ma­yo­ría de los frutos se­cos en­tran en es­ta ca­te­go­ría. Las fuen­tes de vi­ta­mi­na B, co­mo los ce­rea­les in­te­gra­les y las ver­du­ras de hoja ver­de tam­bién pue­den ser úti­les. En for­ma de su­ple­men­tos son más efec­ti­vos tam­bién pue­den se efec­ti­vas.

El gink­go bi­lo­ba pue­de re­sul­tar tam­bién un re­me­dio in­tere­san­te pa­ra los pro­ble­mas cir­cu­la­to­rios, gra­cias a los dos com­po­nen­tes quí­mi­cos (los fla­vo­noi­des y los ter­pe­noi­des), que se en­cuen­tran en sus ho­jas. Es­tos tie­nen pro­pie­da­des an­ti­oxi­dan­tes muy po­ten­tes. Al­gu­nos es­tu­dios han des­cu­bier­to evi­den­cias que apo­yan su uso, aun­que los re­sul­ta­dos son po­lé­mi­cos. A pe­sar de to­do, se le con­si­de­ra efec­ti­vo pa­ra di­la­tar los va­sos san­guí­neos y se cree que evi­ta que las pla­que­tas se que­den ad­he­ri­das a ellos.

Co­mo ya ima­gi­na­rás, si pa­de­ces pro­ble­mas cir­cu­la­to­rios, de­bes de­jar de fu­mar in­me­dia­ta­men­te. Es es­trés es uno de los fac­to­res que ha­cen que la gen­te fu­me, con lo que ase­gú­ra­te de que hay tiem­po pa­ra la cal­ma y el relax en tu día a día. E in­cre­men­ta la in­ges­ta de zinc y de cro­mo pa­ra equi­li­brar los ni­ve­les de azú­car en san­gre y evi­tar los an­to­jos de dul­ce.

Por úl­ti­mo, no te ol­vi­des de beber abun­dan­te agua. In­clu­so la más le­ve des­hi­dra­ta­ción pue­de afec­tar a tu cir­cu­la­ción, ya que la san­gre se vuel­ve más den­sa, lo que ha­ce que le sea más di­fí­cil mo­ver­se por el cuer­po.

‘To­ma ca­ba­lla, sal­món o frutos se­cos co­mo ape­ri­ti­vo’

Pue­de que el ajo sea fa­tal pa­ra los vam­pi­ros, pe­ro a ti

te va fe­no­me­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.