Sé fe­liz Te ayu­da­mos a lo­grar­lo

Si pa­de­ces es­trés, de­pre­sión, o an­sie­dad, How To Be Happy (un nue­vo li­bro de au­to­ayu­da) po­dría ser lo que ne­ce­si­tas pa­ra se­guir son­rien­do

Women's Fitness - - CONTENIDOS -

Sa­be­mos lo que es­tás pen­san­do. Otro li­bro de au­to­ayu­da, con cien­tos de pá­gi­nas en las que per­der­te, y que no po­drán ali­viar ni la mi­tad del pe­so que aho­ra mis­mo sien­tes so­bre tus hom­bros.

Mu­chas obras pro­me­ten la fe­li­ci­dad en sus por­ta­das; y, de he­cho, a mu­chas per­so­nas les fun­cio­nan. Nos en­se­ñan los fun­da­men­tos ge­ne­ra­les pa­ra re­du­cir la an­sie­dad, to­mar con­trol de nues­tra vi­da, y vol­ver el pen­sa­mien­to ne­ga­ti­vo en positivo. Pe­ro, pa­ra otras, es­to no es su­fi­cien­te; y es a ellas a quie­nes les irá bien How To Be Happy, de Lee Crut­chley. Sí, es un li­bro. Pe­ro, lo que lo­gra es po­ten­ciar la crea­ti­vi­dad, y te ani­ma a ac­ti­var­te. Su ca­rác­ter prác­ti­co real­men­te te ayu­da a

di­ri­gir­te y sa­ber con­tro­lar­te en los mo­men­tos di­fí­ci­les con pen­sa­mien­tos po­si­ti­vos..

No es un li­bro cual­quie­ra

¿Qué con­vier­te a Lee Crut­chley en un ex­per­to? “Des­de que era ado­les­cen­te, pa­sé por pe­río­dos de de­pre­sión, pe­ro so­lo pu­de ser cons­cien­te de lo que me pa­sa­ba cuan­do lle­gué a la vein­te­na”, ex­pli­ca Lee. “Tras tocar fon­do en 2013, me de­ci­dí a in­ten­tar ser fe­liz. Pe­ro, cuan­to más lo in­ten­ta­ba, me­nos lo con­se­guía”. Lee con­sul­tó va­rios li­bros de au­to­ayu­da, vi­si­tó a un doc­tor, y, fi­nal­men­te, se de­ci­dió a agru­par to­do lo que ha­bía leí­do pa­ra ex­po­ner los mé­to­dos que le ha­bían fun­cio­na­do en sus ma­los mo­men­tos. Uno de los as­pec­tos más exi­to­sos del li­bro es el mo­do en que lo­gra re­fle­jar los sen­ti­mien­tos del lec­tor. Mu­chos li­bros de au­to­ayu­da pue­den caer en el error de se­ña­lar a la gen­te que pa­de­ce de­pre­sión del res­to, ha­cer­les sen­tir ra­ros, pe­ro las re­fe­ren­cias que ha­ce Lee a al­gu­nas pe­lí­cu­las muy po­pu­la­res, así co­mo fra­ses famosas que ayu­da­rán a la gen­te a re­cor­dar, son la cla­ve del éxi­to.

How To Be Happy tie­ne una es­tra­te­gia in­te­li­gen­te, ya que im­pli­ca al lec­tor, y ca­da per­so­na es di­fe­ren­te, ¿ver­dad? Dis­tin­tas per­so­na­li­da­des, no sa­tis­fe­chas por di­ver­sas ra­zo­nes, y que han de afron­tar dis­tin­tas cir­cuns­tan­cias. “No hay una so­lu­ción fi­ja, o una que val­ga pa­ra to­dos los ti­pos de de­pre­sión”, co­men­ta Lee. “Tan­to la de­pre­sión co­mo la fe­li­ci­dad son sen­ti­mien­tos muy per­so­na­les, con lo que ca­da uno ne­ce­si­ta­mos una so­lu­ción per­so­na­li­za­da, y el úni­co que pue­de dar con ella eres tú”. Tras ha­ber leí­do un sin­fín de li­bros de au­to­ayu­da con po­co re­sul­ta­do, Lee creó un ma­nual de tra­ba­jo.

Pa­pel y bo­lí­gra­fo

Pe­ro no to­do son pa­la­bras. Una ima­gen pue­de ser igual de po­ten­te, co­mo cual­quie­ra que se lea el li­bro po­drá com­pro­bar. A ve­ces, no so­mos ca­pa­ces de en­con­trar una pa­la­bra que ex­pre­se có­mo nos sen­ti­mos; en esos mo­men­to,s una fo­to nos pue­de ser de gran ayu­da. “Ha­cer di­bu­jos es ge­nial, ya que no con­lle­va nin­gún ti­po de pre­sión”, ex­pli­ca Lee. “Pue­de ser muy li­be­ra­dor. Di­bu­jar sin un ob­je­ti­vo con­cre­to ayu­da a des­co­nec­tar de la ne­ga­ti­vi­dad, y ade­más pue­de re­ve­lar co­sas de su sub­cons­cien­te”. Pe­ro la im­por­tan­cia de las imá­ge­nes no ha de ha­cer­te olvidar cuán in­flu­yen­tes pue­den ser las pa­la­bras. Por ejem­plo, Lee pre­fie­re usar el tér­mino “ga­ra­ba­tear” en vez de “di­bu­jar”, ya que cree es­te úl­ti­mo ge­ne­ra cier­tas ex­pec­ta­ti­vas. La ex­pli­ca­ción de es­te ti­po de de­ta­lles es lo que ha­ce tan útil es­te li­bro. “Una de las co­sas que me re­sul­tó más útil fue es­cri­bir un dia­rio con mis pen­sa­mien­tos y sen­sa­cio­nes”, aña­de Lee. “El he­cho en sí mis­mo de es­cri­bir no me ha­cía más fe­liz, pe­ro me ayu­da­ba a iden­ti­fi­car pa­tro­nes ne­ga­ti­vos y des­en­ca­de­nan­tes”. El li­bro pi­de a su lec­tor que anote las res­pues­tas a de­ter­mi­na­das pre­gun­tas que Lee cree que ayu­dan a man­te­ner ale­ja­dos los pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos y a ga­nar pers­pec­ti­va. How to be Happy lle­ga en el mo­men­to in­di­ca­do. Vi­vi­mos en un mun­do ca­da vez más fre­né­ti­co,fre­né­ti­co con pre­sio­nes la­bo­ra­les, y pro­ble­mas que nos afec­tan día a día. In­ten­tar ha­cer más co­sas pue­de pa­re­cer ne­ce­sa­rio, pe­ro no es sa­lu­da­ble. “Pa­re­ce que te­ne­mos que es­tar cons­tan­te­men­te co­nec­ta­das, con el mó­vil en­cen­di­do y aten­tas a las re­des so­cia­les”, co­men­ta Lee. Es­te li­bro tra­ta de edu­car­nos de nue­vo so­bre lo que es im­por­tan­te en la vi­da; nos ayu­da a vol­ver a to­mar el con­trol, y nos echa una mano pa­ra sa­lir del ca­rril rá­pi­do, y vol­ver a dis­fru­tar de la vi­da, a rit­mo len­to y pau­sa­do...

‘LA DE­PRE­SIÓN Y LA FE­LI­CI­DAD SON TAN PER­SO­NA­LES, QUE SE NE­CE­SI­TAN SOLUCIONESNES IN­DI­VI­DUA­LES; Y LA ÚNI­CA NI­CA QUE PUE­DE HALLARLASLAS

ERES TÚ’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.