072

Lle­ga el in­vierno... ¡Ce­le­bré­mos­lo! (Que es­to no es Jue­go de Tro­nos). Ol­ví­da­te de es­con­der­te de­ba­jo de la man­ta: ha lle­ga­do el mo­men­to de po­ner­se en for­ma

Women's Fitness - - CONTENIDOS -

ra­zo­nes pa­ra

amar­lo Por qué los de­por­tes de nie­ve son bue­nos pa­ra ti

‘Ex­po­ner­te un

po­co al frío pue­de for­ta­le­cer tus de­fen­sas; apro­vé­cha­te’

Cuan­do caen las tem­pe­ra­tu­ras, so­le­mos co­rrer al so­fá pa­ra es­con­der­nos ba­jo la man­ta e hi­ber­nar to­do lo po­si­ble...

Pe­ro, ¿sa­bías que tu de­seo de huir del frío es más psi­co­ló­gi­co que fí­si­co? De he­cho, ex­po­ner­te un po­co pue­de for­ta­le­cer tus de­fen­sas y ve­nir­te bien. He aquí por qué ama­mos el in­vierno…

ES BE­NE­FI­CIO­SO PA­RA TU SA­LUD

Pa­ra man­te­ner el cuer­po ca­lien­te, el co­ra­zón tra­ba­ja más (con el ob­je­ti­vo de ac­ti­var la cir­cu­la­ción). Es­to me­jo­ra el sis­te­ma lin­fá­ti­co y car­dio­vas­cu­lar, lo cual fa­vo­re­ce el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio, y es por eso que tu cuer­po es­tá lis­to pa­ra lu­char con­tra las en­fer­me­da­des. Por eso, si tien­des a res­friar­te en es­ta épo­ca, su­dar un po­co al ai­re li­bre no te ven­drá na­da mal, ya que ha­rás que tu or­ga­nis­mo sea más resistente. Ade­más, ex­po­ner­te al frío ali­via los do­lo­res mus­cu­la­res y las mo­les­tias (al igual que un po­co de hie­lo). Así que si tie­nes al­gún acha­que, tie­nes más mo­ti­vos aún pa­ra sa­lir a la ca­lle.

FA­VO­RE­CE LA QUE­MA DE CA­LO­RÍAS

Bue­nas no­ti­cias: ha­cer de­por­te con frío te ha­rá que­mar más ca­lo­rías, ya que tu or­ga­nis­mo ha de usar­las pa­ra man­te­ner el ca­lor del cuer­po. “Hay un li­ge­ro in­cre­men­to en el gas­to ca­ló­ri­co cuan­do tu cuer­po ha de ge­ne­rar ca­lor tan­to por el con­tac­to con el ai­re frío co­mo por el que in­ha­las”, co­men­ta Ch­ris Hall, fun­da­dor del ser­vi­cio de en­tre­na­mien­to Hall Trai­ning Sys­tems. “Es­to in­cre­men­ta el rit­mo al cual tu cuer­po que­ma ca­lo­rías, en­tre un 3 y un 7%”. Otra for­ma que tie­ne tu or­ga­nis­mo de que­mar ca­lo­rías es in­cre­men­tan­do la gra­sa ma­rrón. “Es­te es el ti­po de lí­pi­dos que te­ne­mos al na­cer, pe­ro que va­mos per­dien­do a me­di­da que nos ha­ce­mos ma­yo­res. La ven­ta­ja de es­tas cé­lu­las es que con­tie­nen una gran can­ti­dad de mi­to­con­drias (la po­ten­cia de las cé­lu­las), las cua­les ayu­dan a que­mar ca­lo­rías”, ex­pli­ca Ch­ris. “Las in­ves­ti­ga­cio­nes han de­mos­tra­do que cuan­to más se ex­po­ne una per­so­na al frío, más gra­sa ma­rrón pro­du­ce, y es­to pue­de su­po­ner el gas­to de 60 ca­lo­rías ex­tra al día”.

TE HA­CE MÁS FUER­TE

Pue­de que tu or­ga­nis­mo no es­té acos­tum­bra­do a ex­po­ner­se al frío, si bien es­tá he­cho pa­ra su­pe­rar re­tos, y pue­de acos­tum­brar­se al cli­ma. Co­mo tu cuer­po tie­ne que tra­ba­jar más, tus múscu­los y ór­ga­nos se for­ta­le­ce­rán, lo que me­jo­ra­rá tu sa­lud y tu es­ta­do de for­ma. Es más, tus ni­ve­les de ener­gía se in­cre­men­ta­rán du­ran­te y des­pués del ejer­ci­cio.

ME­JO­RA TU ES­TA­DO DE ÁNI­MO

Sa­lir a la ca­lle no so­lo re­du­ci­rá tus ni­ve­les de es­trés; tam­bién me­jo­ra­rá tu es­ta­do de áni­mo. La vi­ta­mi­na D de la luz so­lar ejer­ce de an­ti­de­pre­si­vo, y te ayu­da­rá a li­diar con el des­or­den emo­cio­nal es­ta­cio­nal (SAD, en sus si­glas en in­glés). Así que, en lu­gar de que­jar­te por el frío, sal a que te dé el sol in­ver­nal, y te sen­ti­rás mu­cho me­jor. Si te cues­ta dor­mir por las no­ches, sa­lir a la ca­lle (in­clu­so si so­lo es pa­ra un pa­seo de 15 mi­nu­tos) re­ajus­ta­rá tu re­loj bio­ló­gi­co. La luz so­lar apa­ga la pro­duc­ción de me­la­to­ni­na, la cual ayu­da a con­ci­liar el suelo, y te ayu­da­rá a pro­du­cir­la de nue­vo por la no­che.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.