A fon­do La gra­na­da

Ro­sa, ju­go­sa y lle­na de pro­pie­da­des, nun­ca ten­drás su­fi­cien­te de es­ta ‘de­li­fru­ta’

Women's Fitness - - CON­TE­NI­DOS -

L a gra­na­da, pro­ce­den­te de orien­te me­dio, des­ta­ca por su pre­cio­so co­lor ro­jo ru­bí y sus se­mi­llas. En los úl­ti­mos años se ha po­pu­la­ri­za­do su con­su­mo, gra­cias a su al­to con­te­ni­do en an­ti­oxi­dan­tes y, por en­de, a su al­to va­lor nu­tri­cio­nal.

Los an­ti­oxi­dan­tes son vi­ta­les pa­ra la pro­tec­ción de la sa­lud de las cé­lu­las, y ayu­dan a in­hi­bir la pro­li­fe­ra­ción e in­va­sión ce­lu­lar, a la vez que pro­mue­ven la apop­to­sis (muer­te ce­lu­lar) en al­gu­nos ti­pos de cán­cer. Se ha de­mos­tra­do que la gra­na­da con­tie­ne 124 fi­to­quí­mi­cos dis­tin­tos, in­clui­dos los lla­ma­dos ela­gi­ta­ni­nos, que en­con­tra­mos en fre­sas, mo­ras, nue­ces y al­men­dras; pe­ro la ca­pa­ci­dad de la gra­na­da en es­te cam­po es mu­cho ma­yor. De he­cho, un es­tu­dio de 2008 sos­tie­ne que el zu­mo de gra­na­da te­nía un po­ten­cial en an­ti­oxi­dan­tes un 20% ma­yor que el zu­mo de arán­da­nos o de uvas.

Las gra­na­das, ade­más, son fuen­te de fi­bra, vi­ta­mi­na A,E y hie­rro; una so­la pie­za te da­rá has­ta un 40% de la can­ti­dad de vi­ta­mi­na C que ne­ce­si­tas al día. De he­cho, la fi­bra que con­tie­nen las gra­na­das ayu­da­rá a tu apa­ra­to di­ges­ti­vo; una con­tie­ne al­re­de­dor del 45% de la in­ges­ta dia­ria re­co­men­da­da.

Pa­ra to­mar­la, pue­des co­mer­te di­rec­ta­men­te sus se­mi­llas, o bien com­prar su zu­mo; eso sí, ase­gú­ra­te de que no tie­ne azú­ca­res aña­di­dos. Ca­da vez hay más da­tos que sos­tie­nen las bon­da­des del zu­mo de gra­na­da. Un es­tu­dio afir­ma que 238 ml dia­rios de zu­mo de gra­na­da, to­ma­dos du­ran­te tres me­ses, in­cre­men­tan el flu­jo san­guí­neo ha­cia el co­ra­zón, y dis­mi­nu­yen el ries­go de in­far­to; es­to tam­bién ayu­da a dis­mi­nuir la pre­sión ar­te­rial.

Un se­gun­do es­tu­dio sos­tie­ne que be­ber so­lo 50 ml dia­rios du­ran­te tres años, re­du­ce a la mi­tad los da­ños cau­sa­dos por el co­les­te­rol a las ar­te­rias, y eli­mi­na par­te del ya acu­mu­la­do, lo que con­vier­te a es­te zu­mo en un gran alia­do de tu co­ra­zón.

Si pa­de­ces in­fla­ma­ción ar­ti­cu­lar o ar­tri­tis, la gra­na­da es ideal, ya que con­tie­ne fla­vo­noi­des, muy efi­ca­ces a la ho­ra de eli­mi­nar el car­tí­la­go, y ade­más pue­de ali­viar el do­lor ar­ti­cu­lar tí­pi­co de al­gu­nas en­fer­me­da­des co­mo la os­tear­tri­tis.

Si te sien­tes muy es­tre­sa­da,se­gu­ra­men­te te ven­ga ge­nial be­ber 500 ml de zu­mo de gra­na­da al día. Se­gún un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad Queen Mar­ga­ret, las gra­na­das pue­den ayu­dar a re­du­cir el ner­vio­sis­mo psi­co­ló­gi­co, ya que re­du­cen el cor­ti­sol, la hor­mo­na del es­trés que se in­cre­men­ta en las si­tua­cio­nes de ner­vios.

‘150 ml dia­rios su­po­nen una de las cin­co ra­cio­nes de fru­ta y ver­du­ras dia­rias re­co­men­da­das’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.