Sin ex­cu­sas

¿Tie­nes al­gún pre­tex­to pa­ra no en­tre­nar en in­vierno? ¡No que­re­mos oír­la!

Women's Fitness - - MUÉVETE: ¡A ENTRENAR! -

EX­CU­SA # #1

En Na­vi­da­des,Na­vi­da­des es­toy muy lia­da Lo sa­be­mos:os las com­pras na­vi­de­ñas, la fiesta de la ofi­ci­na, vi­si­tas fa­mi­lia­res, y to­do ti­po de even­tos pue­den ha­cer de es­te pe­río­do fes­ti­vo un mo­men­to muy es­tre­san­te. Lo úl­ti­mo que ne­ce­si­tas es preo­cu­par­te por en­con­trar tiem­po pa­ra en­tre­nar...

NO VA­LE: De acuer­do, po­de­mos em­pa­ti­zar con­ti­go, pe­ro to­do el mun­do pue­de en­tre­nar gra­cias a las ta­bla de alta in­ten­si­dad. Un en­tre­na­mien­to cor­to, in­ten­so, y he­cho co­rrec­ta­men­te, pue­de ser tan efec­ti­vo co­mo uno largo, y to­do lo que ne­ce­si­tas son 20 mi­nu­tos. Eso sí, lue­go no­te enredes y pier­das tiem­po en el ves­tua­rio... “La cla­ve del éxi­to es­tá en en­tre­nar es­for­zán­do­te de ver­dad”, ex­pli­ca Ka­tie Bul­mer- Coo­ke, en­tre­na­do­ra per­so­nal. “Es­co­ge mo­vi­mien­tos am­plios, gran­des, que in­cre­men­ten tu rit­mo car­día­co: sal­tos, sen­ta­di­llas, fle­xio­nes, o burpees”. Si quie­res efec­ti­vi­dad, la ca­li­dad ga­na a la can­ti­dad; al­go per­fec­to si tu agen­da es­tá ati­bo­rra­da de even­tos...

EX­CU­SA XCUSA #2#

Ha­ce mu­cho frío pa­ra sa­li­ra­lir de ca­sa Va­le, de acuer­do, es­tá he­lan­do, no te lo ne­ga­mos. In­clu­so la ca­rre­ra de ca­sa al co­che te de­ja las ore­jas con­ge­la­das. Por no ha­blar de to­dos los pla­nes que he­mos re­cha­za­do tan so­lo por no sa­lir. ¿Por qué ten­drás que de­jar la co­mo­di­dad y el ca­lor­ci­to de tu ho­gar, si no tie­nes por qué?

NO VA­LE: Cam­bia tus en­tre­na­mien­tos al ai­re li­bre por otros in­door; por ejem­plo, des­de la co­mo­di­dad de tu sa­lón. “Si tra­ba­jas con el pe­so de tu pro­pio cuer­po, no ne­ce­si­ta­rás nin­gún equi­pa­mien­to”, ex­pli­ca Ka­tie. “Pue­des va­ler­te de una si­lla o de tu so­fá pa­ra ha­cer trí­ceps o fle­xio­nes in­cli­na­das, o to­ni­fi­car el tren in­fe­rior con sen­ta­di­llas par­ti­das [con la pier­na tra­se­ra so­bre una si­lla], o puen­tes con una pier­na ele­va­da”. Pa­ra el en­tre­na­mien­to de car­dio, pue­des co­rrer por las es­ca­le­ras. “Sube co­rrien­do y ba­ja an­dan­do”.

EXCUSAXCUSA # #3

Es­tá muy os­cu os­cu­ro Si ma­dru­gas as pa­rap ir a tra­ba­jar y vuel­ves ya por la tar­de (in­clu­so si lo ha­ces a una ho­ra ra­zo­na­ble), es muy pro­ba­ble que ya no ha­ya luz so­lar. Es­to pue­de des­mo­ti­var mu­cho. Y, ade­más, no es tan se­gu­ro co­rrer fue­ra cuan­do no hay su­fi­cien­te vi­si­bi­li­dad.

NO VA­LE: Si pa­ra ti ha­cer de­por­te es si­nó­ni­mo de co­rrer al ai­re li­bre, no te preo­cu­pes: hay una for­ma de ha­cer­lo con se­gu­ri­dad. “Has de bri­llar”, co­men­ta Ka­tie. “In­vier­te en una bue­na cha­que­ta con ele­men­tos re­flec­tan­tes. No so­lo te ayu­da­rá a ser vis­ta; ade­más, sue­len te­ner un mon­tón de bol­si­llos pa­ra lle­var tus per­te­nen­cias: las lla­ves, el mó­vil y di­ne­ro”. Ade­más, no es­ta­ría de más que te ha­gas con un buen par de ma­llas con ele­men­tos re­flec­tan­tes que te pro­te­jan del frío. “Aho­ra mis­mo son pu­ra ten­den­cia; es más, cuan­to más lla­ma­ti­vas sean, me­jor”, aña­de Ka­tie.

EXCUSAXCUSA # #4

Es­toy y res­friad res­fria­da Ay, el cons­ti­pa­do.tip Una de las peo­res co­sas que trae el frío es que nos po­ne­mos ma­las. Con tan­tos gér­me­nes, es di­fí­cil evi­tar­lo; pe­ro, tran­qui­la, hay for­mas de evi­tar­lo. In­clu­so si ya es­tás en es­ta­do mo­co­so, pue­de que te ven­ga bien se­guir en­tre­nan­do.

NO VA­LE: “Una die­ta ri­ca en nu­trien­tes y sin ali­men­tos pro­ce­sa­dos te ayu­da­rá”, co­men­ta Ka­tie. “Y man­te­ner tu ru­ti­na de en­tre­na­mien­tos, tam­bién. Es­cu­cha a tu cuer­po. A mis clien­tes, les suelo de­cir que si no pue­des ga­nar, no en­tre­nes. Es de­cir, si no pue­des es­for­zar­te tan­to co­mo pa­ra sa­car­le pro­ve­cho a tu tra­ba­jo, lo me­jor es des­can­sar”. Es­tá bien, de acuer­do; a ve­ces, es­ta ex­cu­sa te ser­vi­rá pa­ra no ir al gym...

EX­CU­SA XCUSA #5

Las fies­ta­ses­tas m me han de­ja­do­ja­do muy can­sa­da Si en es­tas fe­chas lo das to­do, to­do y to­do, es muy pro­ba­ble que aca­bes he­cha pol­vo. In­ten­ta no de­cir sí a to­das las in­vi­ta­cio­nes, y da­le prio­ri­dad a los en­tre­na­mien­tos.

NO VA­LE: En­tre­nar no so­lo de­be­ría ser lo pri­me­ro de tu lis­ta de ca­ra a cui­dar tu sa­lud y tu es­ta­do de for­ma; el de­por­te te da­rá un ex­tra de ener­gía, te ayu­da­rá a sen­tir­te me­jor y a de­cir­le adiós al can­san­cio. “Lo úni­co que has de de­ci­dir es qué ejer­ci­cio rea­li­zar pa­ra pa­sar­lo bien”, co­men­ta Ka­tie. “Si es­co­ges al­go que te gus­te, ten­drás más pro­ba­bi­li­da­des de ha­cer­lo y ter­mi­nar la se­sión”.

EXCUSACUSA #6

Ten­go re­sac re­sa­ca Aten­ción: es po­si­ble que es­to su­ce­da con bas­tan­te fre­cuen­cia en es­ta épo­ca del año. No es que es­té bien, pe­ro tam­po­co so­mos quién pa­ra de­cir­te que nun­ca más be­bas. Eso sí: es­to no es ex­cu­sa pa­ra no en­tre­nar...

NO VA­LE: Si a la ma­ña­na si­guien­te te sien­tes mal, lo más pro­ba­ble es que tu cuer­po te es­té pi­dien­do agua a gri­tos. “Be­be mu­cha agua a lo largo del día, in­fu­sio­nes y zu­mo de li­món”, acon­se­ja Ka­tie. “Des­pués, es­co­ge un en­tre­na­mien­to que te ayu­de a su­dar to­das las to­xi­nas de la no­che an­te­rior. Te re­co­mien­do una bue­na se­sión de car­dio, co­mo ci­clo in­door o una ta­bla de fuer­za con el pe­so de tu pro­pio cuer­po; am­bas te ayu­da­rán a ac­ti­var tu me­ta­bo­lis­mo”.

EXCUSAXCUSA # #7

El gim­na­sio mna­sio es­táe de­ma­sia­do ia­do lleno Si el gym es­tá aba­rro­ta­do, es por­que to­dos te­ne­mos la mis­ma idea en men­te: es­tar en for­ma pa­ra las fies­tas. Na­vi­da­des y No­che­vie­ja son dos ci­tas a las que la gen­te quie­re lle­gar bien, pe­ro no tie­nes por qué dis­cu­tir so­bre quién es­tá pri­me­ro pa­ra co­ger la bi­ci o que te cai­ga el su­dor de otra en la ca­ra pa­ra lo­grar­lo.

NO VA­LE: Pue­des ha­cer de­por­te sin ir al gym. Una se­sión con el pe­so de tu cuer­po es más que su­fi­cien­te pa­ra po­ner­te a su­dar y ace­le­rar tu co­ra­zón, y no ne­ce­si­tas equi­pa­mien­to; te evi­ta­rás te­ner que ir al gim­na­sio. “Tu cuer­po es la me­jor má­qui­na de en­tre­na­mien­to del mun­do”, co­men­ta Ka­tie. “To­do lo que ne­ce­si­tas es un pe­que­ño es­pa­cio en ca­sa. La cla­ve pa­ra es­te ti­po de en­tre­na­mien­to es tra­ba­jar con el pe­so de tu cuer­po. Ol­ví­da­te de tum­bar­te de la­do y su­bir y ba­jar la pier­na”. Man­tén un ni­vel al­to de in­ten­si­dad to­do el tiem­po si quie­res que­mar bas­tan­tes ca­lo­rías. In­ten­ta se­guir los con­se­jos de Ka­tie y haz 45 s de tra­ba­jo, con 15 s de des­can­so; en el tra­ba­jo haz sen­ta­di­llas, fle­xio­nes con ro­ta­ción, plan­chas, burpees y sprints en el si­tio con ele­va­ción de ro­di­llas. ¡Y lis­ta!

‘Una bue­na se­sión de tra­ba­jo de fuer­za con el pe­so de tu cuer­po es su­fi­cien­te pa­ra po­ner­te a su­dar’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.