QUE SE VA­YA LA TRIS­TE­ZA

¿Tu hu­mor es una mon­ta­ña ru­sa? ¿Tu es­ta­do de áni­mo es va­ria­ble? Tran­qui­la; no tie­ne por qué ser al­go ma­lo...

Women's Fitness - - ASÍ SOMOS DE BAJÓN -

Al­gu­na vez te has de­rrum­ba­do en el so­fá tras un día du­ro, y te has sen­ti­do cul­pa­ble por ser una per­so­na ines­ta­ble? Se­gún el li­bro Moody Bit­ches, de la psi­quia­tra Ju­lie Ho­lland, po­dría­mos te­ner más de una ra­zón pa­ra sen­tir­nos mal: to­das na­ci­mos pa­ra ser ines­ta­bles. Los cam­bios de hu­mor, los mo­men­tos de lo­cu­ra, y la fal­ta de con­trol hor­mo­nal son al­go ha­bi­tual, si bien, hoy en día, con la pre­sión la­bo­ral, la vi­da so­cial y, en­ci­ma, te­ner que li­diar con ello co­mo si na­da, ayu­dan po­co. Tran­qui­la; Ju­lie nos echa una mano: “To­das vi­vi­mos con an­sie­dad, pre­sión, in­clu­so de­pre­sión”, ex­pli­ca. “Nues­tro es­ta­do de áni­mo y li­bi­do es­tán muy ba­jos, nos que­da­mos sin ener­gía vi­tal pa­ra po­der con­ci­liar la vi­da la­bo­ral, fa­mi­liar y so­cial”. ¿Te sue­na? Tran­qui­la. No quie­re de­cir que no pue­das sa­lir­te con la tu­ya. Con los con­se­jos de Ju­lie, lle­ga­rás a amar a ese pe­que­ño lo­co que to­dos lle­va­mos den­tro.

Arri­ba y aba­jo

Es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que no has de eli­mi­nar tus cam­bios de hu­mor. Son par­te de ti, y son el re­sul­ta­do de la evo­lu­ción; los ne­ce­si­tas. “De­sa­for­tu­na­da­men­te, no es po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to ad­mi­tir que las mu­je­res es­tán, emo­cio­nal­men­te ha­blan­do, a la mer­ced de nues­tros ciclos de fer­ti­li­dad”, ex­pli­ca Ju­lie. “A eso, añá­de­le los men­sa­jes que re­ci­bi­mos de las far­ma­céu­ti­cas, di­se­ña­das pa­ra ca­pi­ta­li­zar nues­tras in­se­gu­ri­da­des, con lo que nos con­ven­cen de que nos me­di­que­mos pa­ra re­gu­lar nues­tro ci­clo hor­mo­nal, an­ti­de­pre­si­vos...”.

Pue­de pa­re­cer in­jus­to, pe­ro es cier­to que los hom­bres y las mu­je­res so­mos dis­tin­tos, y es­to se de­be, sim­ple­men­te, a que nues­tros ce­re­bros se han desa­rro­lla­do de ma­ne­ra di­fe­ren­te. Y es­to afec­ta a có­mo ca­da uno de no­so­tros nos en­fren­ta­mos a la co­mu­ni­ca­ción y las emo­cio­nes. “Los hom­bres no es­tán he­chos pa­ra ser tan sen­si­bles co­mo las mu­je­res”, aña­de Ju­lie. “Las mu­je­res tie­nen más ca­pa­ci­dad no so­lo pa­ra ex­pre­sar­se; tam­bién pa­ra de­tec­tar emo­cio­nes y pa­ra sen­tir em­pa­tía”. Ade­más se sos­te­ner que so­mos em­pá­ti­cas, en Moody Bit­ches, Ju­lie tam­bién sub­ra­ya que las mu­je­res es­ta­mos más pre­dis­pues­tas ge­né­ti­ca­men­te a te­ner con­flic­tos, ser so­cia­bles en si­tua­cio­nes de di­fí­ci­les y ser mul­ti­ta­rea; y to­do, por el mo­do en que nues­tro ce­re­bro se ha desa­rro­lla­do. ¿Te sue­na? Si la res­pues­ta es sí, sa­brás que to­do es­to son he­rra­mien­tas muy úti­les pa­ra la su­per­vi­ven­cia. Por su­pues­to, es­to nos ha­ce más sus­cep­ti­bles a los cam­bios de hu­mor y, en el peor de los ca­sos, a su­frir de­pre­sión o an­sie­dad. Por suer­te, tam­bién pue­de ser un mo­ti­vo de ce­le­bra­ción, y nos pue­de ayu­dar en nues­tro día a día.

Adiós al SPM

Si quie­res un ejem­plo (y, ade­más, uno que la ma­yo­ría he­mos vi­vi­do) de lo nor­mal y na­tu­ral que es ver­te so­me­ti­da a los cam­bios de hu­mor, pien­sa en los días que vi­ves jus­to an­tes de te­ner la mens­trua­ción. Sí, nos re­fe­ri­mos al fa­mo­so Sín­dro­me Pre Mens­trual (SPM). Ca­da mes sa­bes que ese día se acer­ca, por­que te gol­pea co­mo un la­dri­llo (a ti, y se­gu­ro que a los que te ro­dean, tam­bién). Conoces el sen­ti­mien­to: es­tás más irri­ta­ble, más sen­si­ble, y tu pa­cien­cia desaparece. Ju­lie lo des­cri­be co­mo al­go “no di­ver­ti­do, pe­ro nor­mal”. Pe­ro, ¿por qué su­ce­de? Se­gún la au­to­ra, “los ni­ve­les ba­jos de es­tró­geno ha­cen que la se­ro­to­ni­na cai­ga abrup­ta­men­te an­tes de que ven­ga la re­gla; es­ta po­dría ser la ba­se bio­ló­gi­ca del SPM”, ex­pli­ca. Y, aun­que no seas ca­paz de con­tro­lar có­mo te afec­ta, se­gu­ro que pue­des lle­var­lo bien: “Es com­ple­ta­men­te nor­mal te­ner cam­bios de hu­mor a lo largo de los ciclos hor­mo­na­les, así que no es ne­ce­sa­rio me­di­car­te pa­ra ali­viar el SPM. Eso sí, has de edu­car a tu cuer­po”, co­men­ta Ju­lie. “Mo­ni­to­ri­zar tus ciclos hor­mo­na­les te ha­rá sa­ber en qué mo­men­tos del mes vas a es­tar más sen­si­ble. Pue­des en­fren­tar­te a si­tua­cio­nes más di­fí­ci­les al prin­ci­pio del ci­clo hor­mo­nal, na­da más ter­mi­nar la re­gla, cuan­do tu re­sis­ten­cia es ma­yor”.

Sé tú mis­ma

Cuan­to an­tes acep­tes y has­ta ad­mi­res tus po­si­bles cam­bios de hu­mor, an­tes de­ja­rás de sen­tir­te con­tro­la­da por ello. Aun así, el pro­ble­ma pue­de ser la can­ti­dad ex­tra de es­trés al que te ve­rás so­me­ti­da ca­da día; si a ello se unes tu ma­yor sen­si­bi­li­dad, o que ten­drás las emo­cio­nes a flor de piel, el cóc­tel pue­de ser ex­plo­si­vo. Si un mal día en la ofi­ci­na, o una dis­cu­sión con un ami­go ha he­cho que se te sal­ten las lá­gri­mas, re­cuer­da que llo­rar es

al­go positivo. “Es im­por­tan­te re­cor­dar que llo­rar es­tá bien. Las mu­je­res so­le­mos ha­cer­lo cuan­do ex­pe­ri­men­ta­mos cual­quier emo­ción fuer­te: ale­gría, frus­tra­ción, pe­na o in­clu­so en­fa­do”, co­men­ta Ju­lie. “No siem­pre se tra­ta de pe­na. Y evi­tar sol­tar los sen­ti­mien­tos pue­de em­peo­rar las co­sas”.

De he­cho, pue­des dar un pa­so más allá, y de­jar sa­lir a ese pe­que­ño lo­co que to­dos lle­va­mos . Con­tar­le tus pro­ble­mas a tus ami­gos no so­lo ayu­da por­que ge­ne­ras do­pa­mi­na, esa sus­tan­cia quí­mi­ca que nos ha­ce sen­tir bien; sol­tar lo que lle­vas de vez en cuan­do te ven­drá bien, y te da­rá va­lor pa­ra en­fren­tar­te a lo que te preo­cu­pa. “De­cir ‘sí’ cuan­do en reali­dad que­re­mos de­cir ‘no’ ge­ne­ra es­trés en nues­tras ca­be­zas y cuer­po, y pue­de in­clu­so ha­cer­nos en­fer­mar”, ad­vier­te. “Ana­li­zar tus sen­ti­mien­tos y ha­blar de ellos te pue­de cal­mar”.

Haz­lo real

A ve­ces, tra­tar de con­ci­liar vi­da per­so­nal y la­bo­ral mien­tras se tie­nen tre­men­dos cam­bios de hu­mor pue­de ser di­fí­cil, pe­ro no de­jes que la co­sa em­peo­re. Uti­li­za esos cam­bios de hu­mor pa­ra es­cu­char a tu cuer­po o y reac­cio­nar en con­se­cuen­cia. “Te­ne­mos que mo­du­lar nues­tro es­ta­do de áni­mo, no anu­lar­lo por com­ple­to”, co­men­ta Ju­lie. “El mind­ful­ness, la me­di­ta­ción y la ac­ti­vi­dad fí­si­ca nos ayu­da a es­tar en el pre­sen­te, a ga­nar con­trol de nues­tras emo­cio­nes y nues­tras reac­cio­nes; por ello, po­de­mos mo­de­rar­nos sin ne­ce­si­dad de me­di­ci­nas”. ¿Quie­res evi­tar en­gor­dar, can­sar­te o sen­tir­te mi­se­ra­ble? Usa op­cio­nes sa­lu­da­bles. To­ma una die­ta con in­gre­dien­tes in­te­gra­les, haz ejer­ci­cio con re­gu­la­ri­dad, y, de vez en cuan­do, sé egoís­ta y tó­ma­te tu tiem­po pa­ra mi­mar­te y pen­sar en ti.

Es im­por­tan­te re­cor­dar que es­tá bien llo­rar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.