BUE­NA CA­BE­ZA

Women's Fitness - - SALUD: MENTE MÁGICA -

Nues­tro ce­re­bro tie­ne una com­ple­ja sin­fo­nía de quí­mi­cos pa­ra man­te­ner el es­ta­do de áni­mo a pun­to y pa­ra fun­cio­nar co­rrec­ta­men­te. “Si los quí­mi­cos de nues­tro ce­re­bro se des­equi­li­bran, pue­den sur­gir to­do ti­po de pro­ble­mas. Es en­ton­ces cuan­do lle­ga la de­pre­sión, el in­som­nio, o la in­ca­pa­ci­dad pa­ra con­cen­trar­se. Po­de­mos sen­tir­nos a to­pe un mi­nu­to, y en el peor de los mo­men­tos en el si­guien­te”. La cla­ve pa­ra sen­tir­se me­jor re­si­de en re­gu­lar esos ni­ve­les de ma­ne­ra efec­ti­va, y ese es el ob­je­ti­vo de The Brain Fog Fix. He aquí un lis­ta­do con lo que te­ne­mos que lo­grar, y có­mo: SE­RO­TO­NI­NA: La res­pon­sa­ble de sen­ti­mien­tos co­mo la cal­ma, el op­ti­mis­mo o la se­gu­ri­dad. Cuan­do es­te neu­ro­trans­mi­sor de­cae, pue­de que te sien­tas de ba­jón, de­pre­si­va, con an­sie­dad, que ten­gas pro­ble­mas de sue­ño, de­ses­pe­ran­za, una ac­ti­tud ne­ga­ti­va, o que tu au­to­es­ti­ma cai­ga. DO­PA­MI­NA: Co­no­ci­da co­mo el quí­mi­co del pla­cer, ayu­da a te­ner la men­te cla­ra, te per­mi­te es­tar mo­ti­va­da y lle­na de ener­gía. Cuan­do cae, pue­des sen­tir abu­rri­mien­to, in­ca­pa­ci­dad de con­cen­trar­te e im­pul­si­vi­dad. Su desequilibrio se aso­cia con com­por­ta­mien­tos adic­ti­vos. COR­TI­SOL: En ex­ce­so, es­ta hor­mo­na pue­de fa­ti­gar­te o ha­cer­te sen­tir ten­sa, o am­bos. Si es­to se cro­ni­fi­ca, ha­rá caer los ni­ve­les de do­pa­mi­na, a la vez que evi­ta­rá que la se­ro­to­ni­na lle­gue a al­gu­nas par­tes del ce­re­bro. Se cree que tam­bién evi­ta la re­ge­ne­ra­ción de cé­lu­las ce­re­bra­les.

SÉ CONS­CIEN­TE

El ce­re­bro hu­mano es una má­qui­na muy com­ple­ja, con lo que ne­ce­si­ta un mon­tón de cui­da­dos. El doc­tor Dow con­si­de­ra que una for­ma de ha­cer­lo es com­bi­nan­do he­rra­mien­tas tra­di­cio­na­les co­mo la te­ra­pia cog­ni­ti­vo­con­duc­tual, y una nu­tri­ción ade­cua­da, con otros mé­to­dos más no­ve­do­sos, co­mo la es­pi­ri­tua­li­dad, o ac­ti­vi­da­des que fa­vo­re­cen el cre­ci­mien­to de las cé­lu­las ce­re­bra­les. “El mind­ful­ness (ha­cer so­lo una co­sa so­bre la que cen­trar tu aten­ción) es un po­de­ro­so an­tí­do­to con­tra las dis­trac­cio­nes. Pue­des prac­ti­car el mind­ful­ness jun­to a la me­di­ta­ción. Se ha de­mos­tra­do que es­to fa­vo­re­ce la con­cen­tra­ción, y no con­lle­va de­ma­sia­do es­fuer­zo con­se­guir re­sul­ta­dos”, co­men­ta el doc­tor Dow.

Dow cree que in­tro­du­cir el mind­ful­ness en el día a día es po­si­ble con sen­ci­llas soluciones, co­mo apa­gar el mó­vil o blo­quear el ac­ce­so a tu cuen­ta de Fa­ce­book du­ran­te una ho­ra. De­ja tu mó­vil en ca­sa y ve­te a dar una vuel­ta. La pró­xi­ma vez que te du­ches o que la­ves los pla­tos, pres­ta aten­ción a lo que es­tás ha­cien­do, y sien­te ca­da una de las ac­ti­vi­da­des de ese mo­men­to.

APA­GA TU OR­DE­NA­DOR

Otro mo­do de ali­men­tar tu ce­re­bro es a tra­vés del ca­ra a ca­ra, con la co­ne­xión con otras per­so­nas; al­go que, en es­ta era di­gi­tal, es­ca­sea. “De­ma­sia­da gen­te re­em­pla­za las re­la­cio­nes reales por los so­cial me­dia. Ahí va una pre­gun­ta: ¿Es­tá el uso de las re­des so­cia­les me­jo­ran­do tus re­la­cio­nes en la vi­da real, o las es­tá sus­ti­tu­yen­do? Si usas Fa­ce­book pa­ra man­te­ner­te co­nec­ta­da con bue­nos ami­gos de otros paí­ses, o pa­ra ha­cer pla­nes con los que vi­ven cer­ca de ti, ge­nial. Pe­ro si te pa­sas las ho­ras ana­li­zan­do las va­ca­cio­nes de al­guien a quien ape­nas conoces (y te sien­tes mal por lo po­co gla­mo­ro­sa que es tu vi­da com­pa­ra­da con la su­ya), qui­zás de­be­rías con­si­de­rar em­plear ese tiem­po pa­ra que­dar con al­guien pa­ra un ca­fé o una ce­na”, acon­se­ja Dow.

CO­ME BIEN

La die­ta tie­ne un im­pac­to enor­me en el bie­nes­tar. “Los ali­men­tos pue­den ayu­dar a sen­tir­nos en paz y ale­gres. Pe­ro tam­bién nos pue­den pre­dis­po­ner a la an­sie­dad, a la de­pre­sión, al in­som­nio o la de­men­cia”, co­men­ta Dow. Lo pri­me­ro que has de con­tro­lar es el ni­vel de azú­car en san­gre. Lo que co­me­mos pue­de es­ta­bi­li­zar­la o crear pi­cos de glu­ce­mia; es­to úl­ti­mo ge­ne­ra un es­ta­do de áni­mo va­ria­ble, an­sie­dad y men­te po­co cla­ra. Li­mi­ta la in­ges­ta de hi­dra­tos y op­ta por los com­ple­jos, co­mo la qui­noa, los nood­les de ca­la­ba­cín o los gar­ban­zos.

In­cre­men­tar la in­ges­ta de fru­tas y ver­du­ras tam­bién es vi­tal pa­ra el ce­re­bro. Dow su­gie­re in­clu­so sie­te ra­cio­nes al día. “Un es­tu­dio ase­gu­ra que es­ta es la can­ti­dad que to­ma la gen­te más fe­liz. Si se co­me una gran va­rie­dad de fru­tas y ver­du­ras, le es­tás ase­gu­ran­do a tu ce­re­bro los ele­men­tos que va a ne­ce­si­tar pa­ra trans­for­mar los ami­noá­ci­dos de tus pla­tos en do­pa­mi­na y se­ro­to­ni­na, las hor­mo­nas de la fe­li­ci­dad”, ex­pli­ca. Por ejem­plo, tu ce­re­bro ne­ce­si­ta vi­ta­mi­na B6 (pre­sen­te en los plá­ta­nos) y mag­ne­sio (en las acel­gas) pa­ra con­ver­tir el trip­tó­fano, un ami­noá­ci­do, en se­ro­to­ni­na. Por úl­ti­mo, los ali­men­tos ri­cos en ome­ga-3 es­tán re­la­cio­na­dos con una me­jor sa­lud ce­re­bral . Es­tán pre­sen­tes en el pescado azul, los frutos se­cos y las semillas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.