9 PA­SOS PA­RA RECUPERAR LA CHIS­PA

Women's Fitness - - SALUD: MÁS PICANTE -

Ha lle­ga­do el mo­men­to de cal­dear el am­bien­te...

1

TO­MA HIER­BAS

¿Bus­cas un ex­tra de de­seo? La me­di­ci­na ici­na chi­na, que pri­me­ro lo­ca­li­za cuá­les son on las cau­sas de las pa­to­lo­gías y des­pués tra­ta los sín­to­mas, po­dría ayu­dar­te a recuperar tuu li­bi­do. Se­gún John Tsa­ga­ris, un prac­ti­can­te nte de la me­di­ci­na orien­tal y de la del bie­nes­tar, tar, un desequilibrio hor­mo­nal pue­de cau­sar r pér­di­das de li­bi­do; pe­ro hay re­me­dios na­tu­ra­les pa­ra ello. “La li­bi­do ba­ja es muy y co­mún du­ran­te los cam­bios hor­mo­na­les s co­mo la pe­ri­me­no­pau­sia o la me­no­pau­sia”. ia”. Una de las plan­tas que pue­de tra­tar es­to o es la Ash­wa­gand­ha. “Se tra­ta de uno de los es­ti­mu­lan­tes se­xua­les más an­ti­guos de Orien­te, y es un adap­tó­geno, que per­mi­te que el cuer­po se re­gu­le a sí mis­mo. Apo­ya a la sa­lud se­xual y a la vi­ta­li­dad e in­cre­men­tar el rie­go san­guí­neo y re­du­ce la ten­sión san­guí­nea”, ex­pli­ca John.

2

MI­NI­MI­ZA EL ES­TRÉS

Na­da co­mo el ner­vio­sis­mo pa­ra ma­tar la chis­pa en la ca­ma; por ello, es im­por­tan­te

re­la­jar­se, man­tie­ne la doc­to­ra Pam Spurr, una psi­có­lo­ga. “Busca una nue­va afi­ción pa­ra re­la­jar­te, co­mo yoga o Pi­la­tes. Da­te un pa­seo des­pués de tra­ba­jar pa­ra car­gar las pi­las y lim­piar tu men­te del es­trés dia­rio”, su­gie­re. “Ade­más, ser ac­ti­va tam­bién ayu­da a ge­ne­rar hor­mo­nas que te ha­rán sen­tir­te más fe­liz y más sexy”.

3 PRUE­BA LA ACU­PUN­TU­RA

Sea cual sea tu pro­ble­ma fí­si­co, la acu­pun­tu­ra se­gu­ro que pue­de ayu­dar­te. Qui­tar­te blo­queos te ser­vi­rá pa­ra recuperar tu flu­jo vi­tal, así co­mo a eli­mi­nar los po­si­bles fac­to­res pa­to­ló­gi­cos de los que no eres cons­cien­te y que se­rían los cul­pa­bles de tu fal­ta de li­bi­do. “Si tu cuer­po tie­ne un desequilibrio ener­gé­ti­co, so­bre to­do en el co­ra­zón o en los ri­ño­nes, po­drías te­ner ba­jo­nes de li­bi­do, in­fer­ti­li­dad y se­que­dad va­gi­nal”, ex­pli­ca John. “La acu­pun­tu­ra re­suel­ve es­tos pro­ble­mas de una for­ma segura, y re­cu­pe­ra tu equi­li­brio en la zo­na re­pro­duc­ti­va”.

4 CAM­BIA LA DIE­TA DE TU PA­RE­JA

¿Quie­res quedarte em­ba­ra­za­da y po­ten­ciar tu vi­da se­xual, to­do en uno? Pue­de que ha­cer­se or­gá­ni­co sea el re­me­dio que tú y tu pa­re­ja ne­ce­si­táis. En 2014, los cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad de Har­vard con­fir­ma­ron que los hom­bres que con­su­men ali­men­tos con tra­zas de pes­ti­ci­das te­nían un 50% me­nos de es­per­ma, mien­tras que otro in­for­me de la Uni­ver­si­dad de New­castle sos­tie­ne que la fru­ta y la ver­du­ra or­gá­ni­cas tie­nen más be­ne­fi­cios nu­tri­cio­na­les, así co­mo cua­tro y cin­co ve­ces me­nos residuos de pes­ti­ci­das. Así que, ya sa­bes: lle­na tu des­pen­sa de ali­men­tos or­gá­ni­cos si quie­res ac­ti­var la lla­ma...

5 BUSCA TIEM­PO PA­RA EL AMOR

En­tre el frío, las lar­gas jor­na­das la­bo­ra­les y tra­tar de te­ner al­go de vi­da so­cial, a ve­ces no en­con­tra­mos el mo­men­to pa­ra la in­ti­mi­dad. No per­mi­tas que tu ocu­pa­da agen­da de­je fue­ra tu vi­da se­xual. Si tie­nes una se­ma­na ati­bo­rra­da de even­tos, y el se­xo es la úl­ti­ma de tus prio­ri­da­des, ha lle­ga­do el mo­men­to de to­mar­te un res­pi­ro. Ol­ví­da­te de la ce­na con tu me­jor ami­ga y cám­bia­la por una ci­ta ro­mán­ti­ca por tu pa­re­ja.

6 PON AL DÍA LA SA­LUD DE TU CUER­PO

Una die­ta ri­ca en nu­trien­tes pue­de ser un po­ten­te afro­di­sía­co, mien­tras que el so­bre­pe­so re­du­ce la li­bi­do. “La obe­si­dad es un fac­tor de ries­go; por ello, in­ten­ta lle­var una die­ta equi­li­bra­da, ri­ca en fru­tas y ver­du­ras”, afir­ma Spurr. La fru­ta ri­ca en vi­ta­mi­na C (co­mo los ki­wis) pue­de me­jo­rar el flu­jo san­guí­neo (que in­cre­men­ta la li­bi­do), mien­tras los ce­rea­les in­te­gra­les son ri­cos en vi­ta­mi­na B y re­gu­lan los ni­ve­les hor­mo­na­les.

Tam­bién pue­des echar es­pe­cias que me­jo­ran la cir­cu­la­ción san­guí­nea (co­mo el chi­le o el jengibre) pa­ra fo­men­tar la ale­gría en la ca­ma.

7 OL­VÍ­DA­TE DE LOS PI­COS DE ENER­GÍA

Ade­más de co­mer con ca­be­za, eli­mi­nar los ali­men­tos azu­ca­ra­dos de tus pla­tos te ayu­da­rá a evi­tar po­si­bles pi­cos de ener­gía, los cua­les afec­tan ne­ga­ti­va­men­te al ape­ti­to se­xual. “Evi­ta con­su­mir de­ma­sia­do azú­car, ya que pue­den con­lle­var pi­cos de ener­gía”, co­men­ta Spurr. Tam­bién de­be­rías con­si­de­rar re­du­cir la in­ges­ta de al­cohol y ca­feí­na; el pri­me­ro es un de­pre­sor que pue­de re­du­cir la li­bi­do, y la ca­feí­na es un es­tre­sor; los ni­ve­les al­tos de ner­vio­sis­mo pue­den con­lle­var el ago­ta­mien­to de las glán­du­las adre­na­les, ne­ce­sa­rias pa­ra op­ti­mi­zar tu de­seo se­xual.

8

MÁS DE­POR­TE

El ejer­ci­cio es bueno pa­ra to­do lo re­la­cio­na­do con la sa­lud; des­de man­te­ner el pe­so a ra­ya, a cui­dar tu sa­lud car­día­ca. Ade­más, te sen­ti­rás más segura de tu cuer­po, a la vez que me­jo­ra­rá el flu­jo de san­gre a tus ór­ga­nos se­xua­les. Ir al gim­na­sio con re­gu­la­ri­dad pue­de su­bir­te el áni­mo, lo que tam­bién in­cre­men­ta el de­seo se­xual. “Pa­ra op­ti­mi­zar re­sul­ta­dos, in­ten­ta ha­cer 30 mi­nu­tos de ejer­ci­cio, cin­co días a la se­ma­na” re­co­mien­da Spurr

9 SÉ ES­PON­TÁ­NEA

No hay du­da de que tu vi­da se­xual es­ta­rá pa­san­do por un mal mo­men­to si siem­pre ha­céis lo mis­mo. “Las re­la­cio­nes a largo pla­zo tam­bién pue­den con­lle­var abu­rri­mien­to, con lo que el se­xo pue­de ser me­nos sa­tis­fac­to­rio”, ex­pli­ca Spurr. Haz el es­fuer­zo y pien­sa en ma­ne­ras de de­vol­ver­le la chis­pa a tu re­la­ción; las gran­des aven­tu­ras es­tán bien, pe­ro, a ve­ces, un pe­que­ño ges­to pue­de mar­car la di­fe­ren­cia. “Por ejem­plo, prue­ba a sor­pren­der a tu pa­re­ja con un bo­ni­to re­ga­lo, o rom­pe la ru­ti­na y prue­ba al­go nue­vo”, su­gie­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.