Pre­gun­ta a WH

Women's Health (Spain) - - CONTENIDO - >Ro­sa, Ali­can­te

Siem­pre he­mos echa­do la cul­pa a los ta­co­nes al­tos cuan­do ha­bla­mos de dolor de es­pal­da, pe­ro qui­zá los culpables sean esos jeans que te mar­can las cur­vas... más de lo de­bi­do. “La pre­sión que ejer­ce la pren­da, no so­lo en las pier­nas, sino tam­bién so­bre el ab­do­men, in­ci­de en los múscu­los pa­ra­es­pi­na­les, los sub­glú­teos y el psoas. Y la es­pal­da se apo­ya en to­da es­ta es­truc­tu­ra mus­cu­lar, por lo tan­to, pier­de mo­vi­li­dad”, ex­pli­ca Ata Pou­ra­mi­ni, di­rec­tor de Qui­ro­prac­tic Va­len­cia y au­tor de Es­cue­la de la es­pal­da.

Pe­ro aún hay más: “To­dos los pro­ble­mas or­gá­ni­cos se re­fle­jan en es­ta zo­na de nues­tro cuer­po, por lo que si los te­ja­nos es­tán afec­tan­do al sis­te­ma ner­vio­so pe­ri­fé­ri­co, com­pri­mien­do venas y ar­te­rias, y per­ju­di­can­do el co­rrec­to fun­cio­na­mien­to de nues­tro or­ga­nis­mo, la pri­me­ra en re­sen­tir­se se­rá la es­pal­da”. Ya sa­bes: me­jor opta por los pan­ta­lo­nes boy­friend.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.