EL OR­GAS­MO DE TU VI­DA

Women's Health (Spain) - - CONTENIDO - MA­RÍA CORISCO VIZERSKAYA

Al­cán­za­lo ¡una y otra vez!

Tan ca­pa­ces de te­ner múl­ti­ples or­gas­mos co­mo de fin­gir­los, así so­mos las mu­je­res del si­glo XXI. Ex­plo­ra tu cuer­po sin pre­sio­nes en bus­ca de nue­vas sen­sa­cio­nes y des­cu­bre el ver­da­de­ro placer.

Se­gu­ro que has oí­do ha­blar en las pe­lí­cu­las, y has­ta en la vi­da real –pue­de que in­clu­so tam­bién ha­yas par­ti­ci­pa­do–, de los tup­per­sex, esos en­cuen­tros fes­ti­vos y picantes en los que se reúnen mu­je­res pa­ra co­no­cer las úl­ti­mas no­ve­da­des en el cam­po de los ju­gue­tes se­xua­les. Pe­ro, a me­nos que ha­yas vi­vi­do en Es­ta­dos Uni­dos, es más di­fí­cil que co­noz­cas Body­sex, un ta­ller de mu­je­res pa­ra mu­je­res don­de tra­ba­jar la re­la­ción con nues­tro cuer­po y nues­tra se­xua­li­dad. Se tra­ta de un re­vo­lu­cio­na­ria ini­cia­ti­va pues­ta en mar­cha ha­ce ya más de tres dé­ca­das por Betty Dod­son.

El ob­je­ti­vo de es­ta ac­ti­vis­ta del se­xo era que las mu­je­res pu­die­ran ex­pe­ri­men­tar lo que es el placer. “El placer co­mo un de­re­cho que to­da mu­jer tie­ne y al que de­ma­sia­das ve­ces re­nun­cia­mos. Aquí se abor­da el placer fe­me­nino, el po­der, la con­fian­za y la her­man­dad en­tre mu­je­res a tra­vés de la mas­tur­ba­ción”, ex­pli­ca Al­mu­de­na Fe­rrer, crea­do­ra de Bread&sex (brea­dan­da­sex. com), co­mu­ni­ca­do­ra y ex­per­ta en for­ma­ción se­xual. Ha­ce al­gún tiem­po, Al­mu­de­na en­tre­vis­tó a Dod­son –pio­ne­ra de la re­vo­lu­ción se­xual y de­fen­so­ra a ul­tran­za de la mas­tur­ba­ción fe­me­ni­na– y de ese en­cuen­tro sur­gió la idea de traer a Es­pa­ña Body­sex. “En Es­ta­dos Uni­dos son de­ce­nas de mi­les las mu­je­res que han asis­ti­do a es­tos en­cuen­tros, pe­ro no te­nía ni idea de cuál se­ría la res­pues­ta en nues­tro país”, se­ña­la.

Un año des­pués, Al­mu­de­na ha or­ga­ni­za­do ya cua­tro ta­lle­res gru­pa­les y cin­co in­di­vi­dua­les, y el ba­lan­ce es muy po­si­ti­vo. “Es una ex­pe­rien­cia trans­for­ma­do­ra”, apun­ta.

Es fá­cil que te pre­gun­tes qué ti­po de mu­je­res acu­de a una ex­pe­rien­cia co­mo es­ta. “No hay un per­fil úni­co –nos cuen­ta es­ta em­pren­de­do­ra–. Al­gu­nas lo ha­cen por­que no tie­nen or­gas­mos, otras por­que le cues­ta al­can­zar­los… Tam­bién vie­nen mu­je­res que es­tán aver­gon­za­das con su vul­va o que con­si­de­ran feos sus ge­ni­ta­les. La cues­tión es que es­tas cla­ses ayu­den a su­pe­rar con­flic­tos, a ver­te de una ma­ne­ra di­fe­ren­te”. Así, en el se­gui­mien­to que se ha­ce tres me­ses des­pués, la ex­per­ta ha vis­to que se pro­du­cen cam­bios fí­si­cos, en la li­bi­do, en la lu­bri­ca­ción y tam­bién en la au­to­es­ti­ma. “Hay una ma­yor se­gu­ri­dad en una mis­ma y me­jo­ra la re­la­ción de pa­re­ja”.

Y to­do se de­be a có­mo nos re­la­cio­na­mos con cuer­po y con nues­tra se­xua­li­dad pa­ra al­can­zar el clí­max, ese fre­ne­sí que ape­nas du­ra unos se­gun­dos, pe­ro so­bre el que se ha es­cri­to, dis­cu­ti­do y fan­ta­sea­do más que so­bre nin­gu­na otra res­pues­ta fi­sio­ló­gi­ca de la mu­jer. Esa ex­plo­sión que du­ran­te mi­le­nios per­te­ne­ció al ám­bi­to de lo más ín­ti­mo y pri­va­do, en las úl­ti­mas dé­ca­das ha emer­gi­do de las al­co­bas pa­ra al­zar­se co­mo una reivin­di­ca­ción de la mu­jer y to­do un re­to pa­ra el va­rón.

EL ORI­GEN

Ha­ga­mos un po­co de me­mo­ria y va­yá­mo­nos no muy le­jos en el tiem­po, a los años 50 del pa­sa­do si­glo. Has­ta ese mo­men­to, y du­ran­te mi­le­nios, apun­ta el se­xó­lo­go Fran­cis­co Ca­be­llo, “el placer fe­me­nino ha­bía si­do nin­gu­nea­do... has­ta que lle­gó el po­lé­mi­co In­for­me Kin­sey.a

lo lar­go de mi­les de en­tre­vis­tas, es­te es­tu­dio do­cu­men­ta­ba la in­sa­tis­fac­ción ge­ne­ra­li­za­da en el te­rreno se­xual de las mu­je­res nor­te­ame­ri­ca­nas. Su pu­bli­ca­ción su­pu­so un re­vul­si­vo, pe­ro tu­vo tam­bién su par­te ne­ga­ti­va: el hom­bre pa­só de ig­no­rar a su com­pa­ñe­ra a ha­cer­se res­pon­sa­ble de su se­xua­li­dad”. La con­se­cuen­cia fue que el or­gas­mo se con­vir­tió en el eje de mu­chas re­la­cio­nes y co­men­za­ron a apa­re­cer los lla­ma­dos ‘fac­to­res ge­ne­ra­do­res de estrés’.

Si has­ta ese mo­men­to no ha­bía si­do ‘ne­ce­sa­rio’ fin­gir los or­gas­mos, ya que el com­pa­ñe­ro se­xual no los te­nía en cuen­ta, el re­pen­tino in­te­rés mas­cu­lino pro­pi­ció esas men­ti­ri­ji­llas apa­ren­te­men­te inocen­tes. Se­gún una en­cues­ta rea­li­za­da por la web de ci­tas Vic­to­ria Mi­lan en­tre 5.700 mu­je­res, el 51% de las par­ti­ci­pan­tes re­co­no­ció fin­gir or­gas­mos. De ellas, el

73% lo ha­ce con su pa­re­ja, y so­lo el 16% con sus aman­tes. La pre­gun­ta es: ¿Por qué? El 62% di­ce ha­cer­lo “pa­ra dar placer y se­gu­ri­dad a su com­pa­ñe­ro”; el 10% “pa­ra ter­mi­nar an­tes el ac­to se­xual”; el 9% por­que, al fin­gir, “ex­pe­ri­men­ta un mi­ni­or­gas­mo”; y el 8% por­que “quie­re ex­ci­tar a su pa­re­ja y man­te­ner la ac­ción du­ran­te más tiem­po”.

Con el pro­ta­go­nis­mo del or­gas­mo sur­gió tam­bién el con­cep­to de ‘no hay mu­jer frí­gi­da, sino hom­bre inexperto’, y los dor­mi­to­rios se lle­na­ron de pre­sión. Ellos ba­sa­ban su hom­bría en su ca­pa­ci­dad pa­ra ha­cer que su pa­re­ja tu­vie­ra or­gas­mos y ellas reivin­di­ca­ban un placer al que sa­bían que te­nían de­re­cho, pe­ro que no siem­pre lo­gra­ban con fa­ci­li­dad. Di­cho es­to, ana­li­ce­mos el si­guien­te da­to: “Se con­si­de­ra que el 10% de las es­pa­ño­las no ha ex­pe­ri­men­ta­do nun­ca un or­gas­mo”, se­ña­la Ca­be­llo.

No se tra­ta so­lo de la anor­gas­mia. Re­tos y pre­sio­nes es­tán pre­sen­tes en de­ma­sia­das re­la­cio­nes, y hay tres de­man­das que sue­len ge­ne­rar frus­tra­ción. Una de ellas –se­gu­ro que te sue­na– es el mi­to de que el or­gas­mo per­fec­to es el va­gi­nal. No te to­ques, que no te to­quen: el clí­max de­be lle­gar a tra­vés del coi­to. Y aquí te­ne­mos que acu­dir a Freud, quien no so­lo fue el pa­dre del psi­coa­ná­li­sis, sino de la di­vi­sión de los or­gas­mos en ge­ni­ta­les y cli­to­ria­nos, una cla­si­fi­ca­ción que ha da­do un sin­fín de que­bra­de­ros de ca­be­za a las mu­je­res del si­glo XX. Así lo es­cri­bió en su In­tro­duc­ción ge­ne­ral al psi­coa­ná­li­sis: “Con el cam­bio a la fe­mi­nei­dad, el clí­to­ris de­be ce­der to­tal o par­cial­men­te su sen­si­bi­li­dad y, al mis­mo tiem­po, su im­por­tan­cia a la va­gi­na”. Ahí que­da eso.

EL CAM­BIO

Una de las mu­je­res que más se ob­se­sio­nó con es­te te­ma fue, cu­rio­sa­men­te, una so­bri­na nie­ta de Na­po­león. Ma­rie Bo­na­par­te fue, ade­más de prin­ce­sa de Gre­cia y Di­na­mar­ca, dis­cí­pu­la de Freud y una fo­ro­fa del psi­coa­ná­li­sis. En sus re­la­cio­nes se­xua­les te­nía, lo que ella con­si­de­ra­ba, un gra­ve pro­ble­ma: no lo­gra­ba al­can­zar

EL 51% DE LAS MU­JE­RES CON­FIE­SA QUE FINGE LOS OR­GAS­MOS

or­gas­mos más que a tra­vés de la es­ti­mu­la­ción del clí­to­ris.

Así que ini­ció una cru­za­da en­ca­mi­na­da a co­no­cer los re­co­ve­cos del or­gas­mo va­gi­nal. Pa­ra ello reali­zó un com­ple­to tra­ba­jo de cam­po: en­tre­vis­tó a más de 200 mu­je­res –a las que tam­bién exa­mi­nó sus par­tes ín­ti­mas–, les pre­gun­tó por sus or­gas­mos y co­rre­la­cio­nó sus res­pues­tas con la dis­tan­cia exis­ten­te en­tre su clí­to­ris y la aber­tu­ra de su ure­tra. Su idea era ver có­mo la dis­po­si­ción en la vul­va de las dis­tin­tas es­truc­tu­ras anató­mi­cas po­día fa­vo­re­cer o im­pe­dir la con­se­cu­ción de uno u otro ti­po de or­gas­mo, y lle­gó a pu­bli­car sus con­clu­sio­nes –eso sí, ba­jo un seu­dó­ni­mo– en la re­vis­ta cien­tí­fi­ca Bru­xe­lles Me­di­cal. ¿Cuá­les eran esas con­clu­sio­nes? Que, cuan­to más ale­ja­do es­tu­vie­ra el clí­to­ris, más di­fi­cul­tad ha­bría pa­ra al­can­zar el or­gas­mo me­dian­te la pe­ne­tra­ción. La mis­ma con­clu­sión a la que, en 2011, lle­ga­ron in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Emory (EE.UU.) y del Ins­ti­tu­to Kin­sey.

Ma­rie Bo­na­par­te no es­ta­ba tan des­en­ca­mi­na­da, al fin y al ca­bo. Eso sí, su afán le lle­vó, in­clu­so, a pa­tro­ci­nar las que po­si­ble­men­te ha­yan si­do las pri­me­ras ci­ru­gías ín­ti­mas fe­me­ni­nas de la his­to­ria, ope­ra­cio­nes en las que se re­co­lo­ca­ba el clí­to­ris pa­ra si­tuar­lo más cer­ca de la ure­tra. Al pa­re­cer, es­tas ci­ru­gías no tu­vie­ron el efec­to desea­do. Pe­ro nos sir­ven pa­ra ilus­trar có­mo sur­gió, y con qué ím­pe­tu, el de­ba­te acer­ca de los or­gas­mos cli­to­ria­nos y los or­gas­mos va­gi­na­les. “Freud con­si­de­ra­ba que el úni­co or­gas­mo pro­pio de una mu­jer se­xual­men­te ma­du­ra era el va­gi­nal; el cli­to­riano se­ría, se­gún él, pro­pio de fé­mi­nas in­ma­du­ras y neu­ró­ti­cas”, ex­pli­ca el doc­tor Ca­be­llo. Y es­to es al­go que con­ti­núa tra­yen­do de ca­be­za a mu­chas pa­re­jas. “De he­cho, la ma­yo­ría de las mu­je­res que acu­den a con­sul­ta preo­cu­pa­das por sus or­gas­mos no lo ha­cen por­que no los ten­gan, sino por­que los con­si­de­ran im­per­fec­tos. Ellas quie­ren sa­ber por qué so­lo lle­gan al éx­ta­sis me­dian­te la es­ti­mu­la­ción del clí­to­ris y no pue­den al­can­zar­lo con la pe­ne­tra­ción”, se­ña­la el es­pe­cia­lis­ta.

Se tra­ta de un de­ba­te eterno, in­clu­so en­tre los científicos. Y no con­tri­bu­ye a so­lu­cio­nar­lo la pro­li­fe­ra­ción de pe­lí­cu­las en las que las mu­je­res co­mien­zan a ja­dear en cuan­to el hom­bre le arran­ca la ro­pa in­te­rior y que, con ape­nas un par de em­bes­ti­das, aú­llan de placer. En reali­dad, se­gún da­tos de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Se­xo­lo­gía, el 80% de las es­pa­ño­las lle­gan al or­gas­mo a tra­vés de lo que se co­no­ce co­mo ‘ma­nio­bra puen­te’; es de­cir, la es­ti­mu­la­ción del clí­to­ris, ya sea so­la o du­ran­te el coi­to.

Pe­ro ha­blá­ba­mos de otros fac­to­res ge­ne­ra­do­res de estrés. Se­gu­ro que tam­bién te re­sul­tan fa­mi­lia­res los tér­mi­nos pun­to G y mul­ti­or­gas­mo. Del pri­me­ro di­re­mos que con­ti­núa sien­do un enig­ma: pa­ra po­der es­ti­mu­lar­lo, pri­me­ro hay que en­con­trar­lo, y es­to úl­ti­mo es un desafío pa­ra un sin­fín de aman­tes. Si eres de las afor­tu­na­das que han lo­gra­do ju­gue­tear con el su­yo, en­ho­ra­bue­na. Si aún no lo has en­con­tra­do, no te ago­bies: las dis­tin­tas en­cues­tas y tra­ba­jos rea­li­za­dos a lo lar­go de las úl­ti­mas dé­ca­das mues­tran que, aun cuan­do ha­ya mu­je­res que afir­man te­ner un pun­to G, los científicos no han lo­gra­do la evi­den­cia de su exis­ten­cia.

En cuan­to al mul­ti­or­gas­mo, qué po­de­mos de­cir. Se con­si­de­ra que hay mu­je­res que, tras el pri­me­ro, no al­can­zan la fa­se de­no­mi­na­da “de re­so­lu­ción”, y les que­da po­ten­cial pa­ra más. Es un fe­nó­meno na­tu­ral, ni obli­ga­to­rio ni im­pres­cin­di­ble.

Más allá de re­tos, de an­sie­da­des y frus­tra­cio­nes, no es sano vi­vir la se­xua­li­dad co­mo un desafío ni co­mo una com­pe­ti­ción. Per­mí­te­te dis­fru­tar de tu cuer­po sin cul­pas ni ago­bios, da al in­te­rrup­tor de des­co­ne­xión y aban­dó­na­te al placer.

EL 80% DE LAS ES­PA­ÑO­LAS LLE­GA AL OR­GAS­MO CON LA MA­NIO­BRA PUEN­TE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.