YO­GA Y TRX

Women's Health (Spain) - - CONTENIDO - MA­RÍA GIJÓN ART­HUR BELEBEAU

Una mez­cla ex­plo­si­va y re­la­jan­te, ¡en se­rio!

Aprio­ri, la fu­sión de yo­ga y TRX pue­de pa­re­cer ex­plo­si­va. ¿A quién se le ha ocu­rri­do em­pa­re­jar es­ta dis­ci­pli­na an­ces­tral con el sis­te­ma de en­tre­na­mien­to in­ven­ta­do por el ejér­ci­to ame­ri­cano? En reali­dad, es­ta­mos ha­blan­do de un com­bo mez­cla­do, no agi­ta­do –co­mo di­ría Bond–, y en cuan­to pongas el pri­mer pie en el es­tu­dio, las du­das se que­da­rán en la puer­ta, ya que en­se­gui­da te da­rás cuen­ta de que lo que vas a rea­li­zar es una cla­se de yo­ga, sí, con TRX, pe­ro es­tas co­rreas son so­lo un ele­men­to que te ayu­da­rá a po­ten­ciar los efec­tos de tu prác­ti­ca, igual que pue­de ha­cer­lo la rue­da, el blo­que o el bols­ter. Así que si por un mo­men­to te ha­bías ima­gi­na­do a un pro­fe­sor en plan sar­gen­to con­tan­do las res­pi­ra­cio­nes que ha­ces en ca­da asa­na, ¡cam­bia el chip! Bien­ve­ni­da a una nue­va for­ma de co­nec­tar contigo mis­ma y su­pe­rar­te.

¿Lis­ta pa­ra lle­var tus se­sio­nes a otro ni­vel gra­cias al tra­ba­jo en sus­pen­sión? Cuél­ga­te de es­te tán­dem y re­ta a la gra­ve­dad con to­do ti­po de asa­nas in­ver­ti­das, tor­sio­nes y equi­li­brios.

EL TRX AYU­DA A PO­TEN­CIAR LOS EFEC­TOS DE LA PRÁC­TI­CA DE YO­GA

La cla­se em­pie­za en 30 mi­nu­tos y, lo ad­mi­to, es­toy al­go ner­vio­sa. Va­le, sí, he en­tre­na­do con TRX más de una vez y el yo­ga se ha con­ver­ti­do ca­si en al­go te­ra­péu­ti­co pa­ra mí, pe­ro no ten­go ni idea de có­mo pue­de ser el mix de am­bas dis­ci­pli­nas. “¿Me lle­vo el mat?, ¿echo las za­pa­ti­llas?, ¿me pon­go un su­je­ta­dor de­por­ti­vo de al­to im­pac­to?”, me plan­teo al pre­pa­rar la bol­sa. La lleno de “por si aca­sos” y me voy di­rec­ta al Zen­tro Ur­ban Yo­ga de Barcelona. Al en­trar en el es­tu­dio, una fra­se es­cri­ta en la pa­red de pi­za­rra me da la bien­ve­ni­da: You can’t stop the wa­ves, but you can learn to surf them (no pue­des pa­rar las olas, pe­ro sí pue­des apren­der a sur­fear­las). “Bien di­cho, Jon Ka­bat-zinn. Es­to pro­me­te”, me di­go a mí mis­ma.

EM­PIE­ZA LA CLA­SE

Clo­til­de Amou­roux, pro­fe­so­ra ex­per­ta en TRX yo­ga, ya es­tá col­gan­do los TRXS de la gran vi­ga que co­ro­na la sa­la de es­ti­lo neo­yor­quino. So­mos cin­co alum­nas. “Que ca­da una co­ja un mat y lo co­lo­que de­ba­jo de un TRX. Una man­ta tam­bién os ayu­da­rá a la ho­ra de apo­yar la ro­di­lla en pos­tu­ras co­mo el lun­ge ba­jo”, in­di­ca Amou­roux, que rá­pi­da­men­te pa­sa a la ac­ción des­pués de unas res­pi­ra­cio­nes en Lo­to. “Em­pe­za­mos de pie, con un es­tri­bo del TRX en ca­da mano, ins­pi­ra en Va­ca y ex­pi­ra en Ga­to. Es im­por­tan­te que os ayu­déis de las co­rreas pa­ra en­con­trar el eje cen­tral y te­ner una bue­na ali­nea­ción del cuer­po”, se­ña­la. Me­nos mal que he de­ja­do las za­pa­ti­llas en la ta­qui­lla. ¡Ah! Al fi­nal por suer­te me decidí por el su­je­ta­dor de ba­jo im­pac­to y es­pal­da cru­za­da, y es que no hay que ol­vi­dar que es­to es yo­ga, y que po­der abrir el pe­cho, res­pi­rar pro­fun­da­men­te y te­ner li­ber­tad de mo­vi­mien­to son as­pec­tos cru­cia­les.

SIN LÍ­MI­TES

La cla­se avan­za y po­co a po­co el ni­vel de di­fi­cul­tad de las asa­nas va in cres­cen­do. “Aho­ra to­ca ha­cer el Bai­la­rín”, ex­cla­ma la pro­fe­so­ra. “¿Per-do-na?”, se le es­ca­pa a una de mis com­pa­ñe­ras. “Lo que has es­cu­cha­do”, res­pon­de con una son­ri­sa de ore­ja a ore­ja. A lo que aña­de: “La he­rra­mien­ta del TRX es ideal tan­to pa­ra prin­ci­pian­tes co­mo pa­ra prac­ti­can­tes más avan­za­dos.

Las co­rreas pro­por­cio­nan una pa­lan­ca con­tra la gra­ve­dad y dan la con­fian­za ne­ce­sa­ria pa­ra ex­plo­rar asa­nas más com­pli­ca­das, co­mo aque­llas en las que se ar­quea o se in­vier­te el cuer­po y las que im­pli­can equi­li­brios, co­mo se­ría el ca­so de es­ta, que te obli­ga a man­te­ner­te so­bre un pie. ¡Va­mos, in­ten­tad­lo, ya ve­réis co­mo po­déis!”. Di­cho y he­cho. Ade­más, al de­jar el mie­do a un la­do, eres más cons­cien­te de la po­si­ción y pue­des au­to­co­rre­gir­te. Ya sa­bes: sa­ca pe­cho, estira la co­lum­na, ali­nea las ca­de­ras… Con ca­da mo­vi­mien­to sien­tes có­mo los efec­tos de tu cla­se tradicional de yo­ga se mul­ti­pli­can; por ejem­plo, al ha­cer el Gue­rre­ro I, el pie re­tra­sa­do se co­lo­ca en un es­tri­bo del TRX, y es­to se tra­du­ce en un tra­ba­jo de fle­xi­bi­li­dad, de fuer­za y, so­bre to­do, de concentración mu­cho más po­ten­cia­do. “Al es­tar en sus­pen­sión, tie­nes que es­tar 100% pre­sen­te, so­lo así po­drás man­te­ner el equi­li­brio”, ad­vier­te Amou­roux. “Vas a no­tar co­sas muy dis­tin­tas a las que sue­les ex­pe­ri­men­tar en tu prác­ti­ca dia­ria”, se­ña­la. ¡Y da­mos fe de ello!, de­pen­de de la asa­na, las co­rreas pue­den ayu­dar­te o des­equi­li­brar­te. Pre­ci­sa­men­te, es­ta ines­ta­bi­li­dad se va a con­ver­tir en tu gran alia­da pa­ra con­se­guir re­sul­ta­dos de for­ma mu­cho más rá­pi­da. Una investigación de la Uni­ver­si­dad de la Mu­jer de Te­xas (EE.UU.) ase­gu­ra que el ejer­ci­cio en sus­pen­sión ac­ti­va mu­cho más la mus­cu­la­tu­ra que el que se rea­li­za en una ba­se es­ta­ble. Tus abs tam­bién ama­rán las co­rreas, ya que pa­ra man­te­ner el equi­li­brio es fun­da­men­tal ten­sar­los y es­to ha­ce que se to­ni­fi­quen pro­fun­da­men­te.

Yogui, ¿es­tás de­sean­do pro­bar el TRX yo­ga? Al prin­ci­pio, no te lo pien­ses dos ve­ces y pon­te en ma­nos de una ex­per­ta que te guíe en tu prác­ti­ca y, en cuan­to do­mi­nes es­tar en­tre las cuer­das, ¡haz­te con unas co­rreas y prac­tí­ca­lo en ca­sa! El subidón y la di­ver­sión es­tán ga­ran­ti­za­dos.

EL EJER­CI­CIO EN SUS­PEN­SIÓN AC­TI­VA MU­CHO MÁS LA MUS­CU­LA­TU­RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.