HOY CO­ME­MOS FUE­RA

Women's Health (Spain) - - CONTENIDO - POR LAURA PÉ­REZ

Y no cae­mos en las tram­pas de los res­tau­ran­tes.

que usan los Co­no­ce los sie­te tru­cos caer en la res­tau­ran­tes pa­ra ha­cer­nos re­sis­tir­te. ten­ta­ción y así po­drás

Co­mien­zas el día con un desa­yuno re­don­do (se­gún los ex­per­tos): un bol de fruta va­ria­da, unas tos­ta­das de pan de centeno con unas go­tas de acei­te de oli­va y una lon­cha de pa­vo ba­jo en gra­sa, un yo­gur des­na­ta­do... Pe­ro, cuan­do lle­ga la ho­ra de la co­mi­da y sa­les de la ofi­ci­na ca­mino al res­tau­ran­te de mo­da más cer­cano, ¡sal­tan las alar­mas! ¿Có­mo ele­gir el pla­to más sa­lu­da­ble de la car­ta? Ham­bur­gue­sa ca­se­ra con que­so ho­lan­dés; Ra­lla­du­ra de to­ma­te na­tu­ral y chips de re­mo­la­cha; Ri­sot­to de bo­le­tus al es­ti­lo tradicional ita­liano (¡y sin glu­ten!)...

Cual­quie­ra de las op­cio­nes nos pa­re­ce tan sa­na co­mo una ensalada de agua­ca­te, sal­món y se­mi­llas de sé­sa­mo. ¿Es­tás se­gu­ra? Lo cier­to es que nues­tro ce­re­bro es fá­cil­men­te in­fluen­cia­ble y la in­dus­tria gas­tro­nó­mi­ca sa­be bien có­mo cap­tar nues­tra aten­ción con efi­ca­ces es­tra­te­gias de mar­ke­ting. Pe­ro, tran­qui­la, te­ne­mos la guía de su­per­vi­ven­cia de­fi­ni­ti­va pa­ra que no nos den ga­to por lie­bre cuan­do co­me­mos fue­ra de ca­sa.

Co­mer por los ojos

“La car­ta del res­tau­ran­te cum­ple un rol de anun­cio: fotos atrac­ti­vas, di­fe­ren­tes ti­po­gra­fías, co­lo­res ac­trac­ti­vos... To­do es­tá plan­tea­do de ma­ne­ra que el res­tau­ran­te ven­da lo que más le in­tere­sa y no­so­tros pa­gue­mos más por esa ex­pe­rien­cia”, ex­pli­ca el pro­fe­sor del EAE Bu­si­ness School Eduar­do Iras­tor­za, ex­per­to en mar­ke­ting es­tra­té­gi­co en el sec­tor ali­men­ta­rio. Pa­ra evi­tar de­ci­sio­nes im­pul­si­vas mi­ra an­tes el me­nú on­li­ne y ten una idea fi­ja de lo que vas a pe­dir. Y una vez en la me­sa... ¡mu­cha fuer­za de vo­lun­tad!

Di­rec­to al pa­la­dar

¿Qué en­con­tra­mos a pri­mer gol­pe de vis­ta en una car­ta? Los es­ta­ble­ci­mien­tos bus­can cap­tar nues­tra aten­ción con su­ge­ren­cias ape­ti­to­sas y eco­nó­mi­cas que sue­len co­lo­car en la es­qui­na su­pe­rior iz­quier­da. Nor­mal­men­te, los en­tran­tes y pla­tos pa­ra com­par­tir. La ra­zón es que ha­ce­mos una lec­tu­ra rá­pi­da del me­nú, en zig­zag, por lo que lo más pro­ba­ble es que es­co­ja­mos en­tre las pri­me­ras cua­tro op­cio­nes que el ojo de­tec­ta. ¿So­lu­ción? Tó­ma­te to­do el tiem­po que ne­ce­si­tes has­ta es­tar se­gu­ra de cuál es la me­jor elec­ción.

Bo­ca­dos in­ten­sos

El con­cep­to de ‘al­ta co­ci­na en mi­nia­tu­ra’ no so­lo re­per­cu­te en las ca­lo­rías que in­ge­ri­mos, sino en el pre­cio. “Si co­me­mos fue­ra no so­mos cons­cien­tes de las can­ti­da­des y, ade­más, no es fá­cil op­tar por el pla­to más sa­lu­da­ble”, ex­pli­ca la nu­tri­cio­nis­ta Mar­ti­na Mi­se­rachs, CEO de Healt­hia Cer­ti­fi­ca­tion –pri­mer se­llo de ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble pa­ra ho­te­les– y miem­bro de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Nu­tri­ción y Die­té­ti­ca.

De­ta­lles que mar­can la di­fe­ren­cia

Pa­ra pro­mo­cio­nar al­gu­nos pla­tos y au­men­tar la idea de va­rie­dad gas­tro­nó­mi­ca, se uti­li­zan stop­pers, que in­te­rrum­pen la lec­tu­ra en zig­zag, y nos ven­den al­go co­mo ‘opor­tu­ni­dad’. “Es­te ti­po de su­ge­ren­cias úni­ca­men­te ten­drán un va­lor aña­di­do real si exis­te una co­ci­na li­ga­da al con­cep­to de tem­po­ra­da, don­de ha­ya una ro­ta­ción de pla­tos y nue­vas ten­den­cias. Si no, pue­de que la es­tra­te­gia de mar­ke­ting so­lo pa­se por en­gor­dar el pre­cio fi­nal”, ex­pli­ca el pro­fe­sor Iras­tor­za.

Emo­jis a la car­ta

Los emo­ti­co­nos, sig­nos y sím­bo­los han in­va­di­do nues­tra vi­da. Des­de What­sapp a Fa­ce­book has­ta las car­tas más co­ol de los res­tau­ran­tes.

‘Sin glu­ten’, ‘Ve­ge­ta­riano’, ‘Light’, ‘Eco­ló­gi­co’... “Son eti­que­tas con las que to­dos es­ta­mos ya fa­mi­lia­ri­za­dos y que nos trans­mi­ten un va­lor aña­di­do a tra­vés de ico­nos que quie­ren des­per­tar nues­tra cu­rio­si­dad. Nor­mal­men­te, no cues­tio­na­mos el po­der pres­crip­tor de es­tos ele­men­tos, pe­ro la ten­den­cia pa­ra los pró­xi­mos años se­rá la crea­ción de se­llos es­pe­cia­li­za­dos –co­mo ya los hay pa­ra los alér­ge­nos– que ra­ti­fi­quen la ca­li­dad o los be­ne­fi­cios de un de­ter­mi­na­do ti­po de co­ci­na.

Pa­la­bras que se­du­cen

La die­tis­ta Mar­ti­na Mi­se­rachs ad­vier­te que de­be­mos te­ner cui­da­do con al­gu­nos tér­mi­nos, co­mo ‘eco’ o ‘sin glu­ten’, que nues­tro ce­re­bro pue­de lle­gar a in­ter­pre­tar co­mo si­nó­ni­mos de ‘sa­lu­da­ble’. “Se ha pues­to de mo­da lle­var una die­ta sin glu­ten en­tre per­so­nas que no su­fren la en­fer­me­dad ce­lia­ca por­que se tie­ne la fal­sa creen­cia de que los hi­dra­tos de car­bono pre­dis­po­nen al so­bre­pe­so. La pas­ta sin glu­ten ten­drá sen­ti­do pa­ra aquel que ten­ga una aler­gia o una in­to­le­ran­cia, pe­ro pen­sar que es más sa­lu­da­ble es un gran error. Al igual que una ham­bur­gue­sa de car­ne eco­ló­gi­ca no tie­ne me­nos ca­lo­rías y me­nos gra­sa que una con­ven­cio­nal. Se­rá más sos­te­ni­ble pa­ra el me­dio am­bien­te, pe­ro si­gue sien­do car­ne ro­ja, y de­be­mos mo­de­rar su con­su­mo”.

Eli­ge bien dón­de te sien­tas

Nu­me­ro­sos es­tu­dios, co­mo el del repu­tado psicólogo de la ali­men­ta­ción Brian Wan­sink, han ana­li­za­do có­mo in­flu­ye la de­co­ra­ción, la ilu­mi­na­ción o, in­clu­so, el ti­po de me­sa.

Si te sien­tas cer­ca de una ven­ta­na... po­si­ble­men­te pi­das más co­mi­da, al igual que si lo ha­ces cer­ca de una pa­red o de un rin­cón apar­ta­do. La ex­pli­ca­ción es muy sen­ci­lla: co­mo ani­ma­les que so­mos nos gus­ta re­fu­giar­nos y sen­tir­nos pro­te­gi­dos. Esa se­gu­ri­dad ins­tin­ti­va ha­ce que la pro­ba­bi­li­dad de con­su­mo sea ma­yor. Vea­mos.

A la luz de las ve­las: Una ilu­mi­na­ción sua­ve ha­rá que es­tés más re­la­ja­da, pe­ro tam­bién que, a la ho­ra de pe­dir, no to­mes las de­ci­sio­nes más sa­lu­da­bles. Se­gu­ro que no te re­sis­tes al brow­nie de la car­ta de pos­tres.

Sién­ta­te en me­sas al­tas: Una pos­tu­ra más er­gui­da ha­rá que nues­tro es­ta­do de aler­ta no baje la guar­dia, por lo que seremos más cons­cien­tes de nues­tras elec­cio­nes. Con­clu­sión: co­me­rás y be­be­rás me­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.