¿Pue­de pro­vo­car la qui­noa sín­dro­me del in­tes­tino permea­ble?

Women's Health (Spain) - - PREGUNTA - RO­CÍO, MA­DRID

R:

A los adep­tos de los su­per­ali­men­tos les es­tán llo­vien­do crí­ti­cas por par­te de los de­fen­so­res de la die­ta pa­leo. ¿Su ar­gu­men­to? La qui­noa pue­de ge­ne­rar Sín­dro­me del In­tes­tino Permea­ble (es­to ocu­rre cuan­do las pa­re­des de es­te con­duc­to de­jan pa­sar las to­xi­nas y la co­mi­da sin di­ge­rir al flu­jo san­guí­neo). Los pa­leo­fans echan la cul­pa a las sa­po­ni­nas, un com­po­nen­te de la ca­pa ex­te­rior que re­cu­bre los gra­nos de es­te ce­real. “La qui­noa con­tie­ne cier­tos com­pues­tos que po­ten­cial­men­te re­du­cen el va­lor nu­tri­ti­vo del grano, ya que im­pi­den la bue­na asi­mi­la­ción de los nu­trien­tes. Las sa­po­ni­nas son el prin­ci­pal fac­tor an­ti­nu­tri­cio­nal de las se­mi­llas de es­te seu­do­ce­real”, ex­pli­ca Mi­reia Ben­lliu­re, nu­tri­cio­nis­ta de la Uni­dad de Sa­lud De­por­ti­va del Hos­pi­tal Vit­has Ni­sa 9 de Oc­tu­bre. Es­tas mo­lé­cu­las se ado­san a otras vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les de los ali­men­tos y pue­den di­fi­cul­tar la di­ges­tión de los mis­mos y su ab­sor­ción, se­gún apun­ta la ex­per­ta. Pe­ro no va­yas a la des­pen­sa pa­ra des­ha­cer­te de tu pa­que­te de qui­noa. Si es­to fue­ra ra­zón su­fi­cien­te pa­ra des­te­rrar­la de tu die­ta, tam­bién ten­drías que des­ha­cer­te de las le­gum­bres, la yu­ca o el gin­seng. ¿Nos ol­vi­da­mos de la qui­noa, en­ton­ces? Lo que de­be­mos ha­cer es de­jar­la en re­mo­jo, es­pe­rar una ho­ras, la­var­la fro­tan­do y cam­biar pos­te­rior­men­te el agua. Y a la ho­ra de co­ci­nar­la, eli­mi­nar la es­pu­ma que va­ya sa­lien­do”, recomienda la nu­tri­cio­nis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.