Inés Ro­ca, 39

Women's Health (Spain) - - COMER BIEN - PER­SO­NA­LI­DAD: SO­BRE TO­DO, PICOTEA POR LA NO­CHE.

Re­em­pla­za los car­bohi­dra­tos azu­ca­ra­dos por otros ali­men­tos. “Pue­des to­mar

yo­gu­res na­tu­ra­les con ca­ne­la”, pro­po­ne Yo­lan­da García.

Es fá­cil evi­tar la ten­ta­ción si es­tás in­mer­sa en al­go que

te gus­ta. “Cuan­do se nos ol­vi­da co­mer es que no te­ne­mos ham­bre de ver­dad”, opi­na Yo­lan­da García.

Es­to no es bueno pa­ra una per­so­na dia­bé­ti­ca. “Es muy

im­por­tan­te que

si­ga un ré­gi­men es­pe­cial, co­mien­do a me­nu­do, pa­ra con­tro­lar el azú­car”, afir­ma Mar­cos.

El can­san­cio es in­duc­tor del ham­bre. “Cuan­do es­ta apa­rez­ca a des­ho­ra pue­des to­mar una pie­za de fru­ta”, su­gie­re la pro­fe­so­ra del ICTAN.

“Hay que evi­tar si­tua­cio­nes de ries­go que in­ci­ten a rea­li­zar trans­gre­sio­nes die­té­ti­cas”, pun­tua­li­za Be­lli­do. Si no los com­pras, evi­ta­rás el pe­li­gro.

Co­mo pa­cien­te de dia­be­tes ti­po 1, Inés co­no­ce el da­ño de te­ner so­bre­pe­so y, co­mo ex­fu­ma­do­ra, lu­cha con­tra ello. Tie­ne un pro­ble­ma pa­ra con­tro­lar su ape­ti­to a des­tiem­po, es­pe­cial­men­te aho­ra que es­tá sol­te­ra. An­tes so­lía sa­lir a ce­nar en pa­re­ja, pe­ro en es­tos mo­men­tos ese tiem­po lo gas­ta en ha­cer in­cur­sio­nes a la co­ci­na, don­de arra­sa con las pa­ta­tas fri­tas y otros dul­ces que com­pra pa­ra sus hi­jos. Des­pués de ga­nar 16 ki­los en dos años, quie­re vol­ver a un pe­so sa­lu­da­ble. Ha he­cho un se­gui­mien­to de un día bueno, uno nor­mal y uno ma­lo pa­ra que nues­tros ex­per­tos ana­li­cen su ca­so.

Un buen día

Desa­yuno sen­ta­da en la me­sa, que te­nien­do un be­bé es­to no es lo ha­bi­tual. El al­muer­zo con­sis­te en un po­co de qui­noa, ka­le y pa­vo, pe­ro des­pués lo fas­ti­dio con un do­nut. To­mo un ca­fé des­ca­fei­na­do con la ce­na, en vez de agua, por­que me ayu­da a con­tro­lar la ne­ce­si­dad de co­mer un pos­tre. Es­toy ocupada por la no­che y es­to me ale­ja de la ten­ta­ción de ir a por la piz­za que so­bró de la ce­na de los ni­ños.

Un día nor­mal

Me las arre­glo pa­ra to­mar un buen desa­yuno (ga­chas), pe­ro des­pués me pue­do que­dar sin tiem­po pa­ra al­mor­zar, así que me sal­to esa co­mi­da. Lue­go, en la ce­na me pa­so con los car­bohi­dra­tos (pa­ta­tas fri­tas y pas­ta), pe­ro, pa­ra me­ren­dar so­lo me to­mo una man­za­na. Si es­toy un po­co es­tre­sa­da y no pue­do dor­mir bien, me lan­zo a por un bol de ce­rea­les azu­ca­ra­dos an­tes de me­ter­me en la ca­ma.

Un día ma­lo

Las co­sas em­pie­zan a ir cues­ta aba­jo cuan­do por la tar­de me zam­po una bol­sa de pa­ta­tas fri­tas mien­tras veo una pe­lí­cu­la. Aun­que tra­te de com­pen­sar con una en­sa­la­da en la ce­na, no me lle­na y lue­go ten­go que re­cu­rrir a un pla­to de na­chos, pas­te­les de arroz y uno de los dul­ces de los ni­ños. Pa­ra ter­mi­nar, si mi hi­jo de dos años no ter­mi­na su co­mi­da, le ayu­do co­mién­do­me lo que no quie­ra...

“El ta­ba­co re­du­ce la in­ges­ta e in­cre­men­ta el gas­to ener­gé­ti­co. Ade­más, al eli­mi­nar los ci­ga­rri­llos el pa­cien­te co­me más por­que to­do le sa­be bien”, apun­ta Die­go Be­lli­do.

As­cen­sión Mar­cos re­cuer­da que hay que in­ten­tar evi­tar los dul­ces en la me­di­da de lo po­si­ble. Se pue­den to­mar al­gu­na vez, pe­ro no a dia­rio, se­ña­la la ex­per­ta.

Nos ale­ja de otros an­to­jos. Fa­ci­li­ta una tran­si­ción de sa­bor por la que in­tui­mos el fin de la in­ges­ta. “Con él evi­ta­mos to­mar un pos­tre dul­ce”, ex­pli­ca la pro­fe­so­ra del ICTAN.

El Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad, en su Guía Prác­ti­ca Clí­ni­ca so­bre Dia­be­tes Me­lli­tus, Ti­po 1, pro­po­ne a los pa­cien­tes un me­nú en el que ha­ya tres pie­zas de fru­ta.

Pi­co­tear mien­tras es­tás dis­traí­da no es la me­jor op­ción. “El ce­re­bro man­tie­ne la aten­ción en otra co­sa y per­de­mos la con­cien­cia de lo que co­me­mos”, ad­vier­te García.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.